in

“Yo soy el buen pastor”

Quiero estar sintonizado con Jesús, sé que él me conoce. Quiero saber de Él. Y a usted ¿Cómo le va? ¿puede oír la voz de Dios? ¿puedes reconocerlo cuando lo llama?

Hay una voz que nos llama haciéndose eco en la eternidad. El Buen Pastor nos llama al redil. Hoy Ron Moore nos ayuda a reconocer la voz del pastor, la voz de su corazón.

La persona y la obra de Jesucristo es tan profunda y tan amplia que Jesús tiene que utilizar partes de sus sermones para describirse a sí mismo. El evangelio de Juan, por ejemplo, hace referencia a 7 descripciones que comienzan con las palabras “Yo soy” Aquí están las descripciones que encontramos a lo largo de este evangelio. Jesús dice: “Yo soy el pan de vida”

Aquí en “La Biblia Dice”, cada uno de nosotros hemos sido bendecidos con el alimento de este pan de vida. Jesús dice: “Yo soy la luz del mundo” justo después de darle la vista a un hombre ciego. Jesús dice: “Yo soy la puerta por donde entran las ovejas, yo soy el buen pastor, yo soy la resurrección y la vida, yo soy el camino la verdad y la vida, yo soy La Vid Verdadera” Ahora, estás son palabras de sus sermones, pero cuando vienen directamente de los labios de Jesús, tienen un profundo significado espiritual.

Quiero resaltar que, en cada una de estas declaraciones, Jesús no dice “soy como una puerta, soy como un buen pastor” No, él dice: “Yo soy el buen pastor, Yo soy la puerta Yo soy el pan de vida”. En el idioma griego, que es el que está utilizando Juan, una palabra en la que hace hincapié es la palabra “Yo” y luego el verbo “que soy” es decir, la expresión adecuada sería “Yo, que soy” Jesús hace esto por una razón muy importante, ¿recuerdas el Éxodo cuando Dios le dijo a Moisés que debía liberar a su pueblo de Egipto? Moisés no sólo estaba preocupado por lo que él le diría a faraón, también estaba preocupado de que los israelitas no quisieran seguirle, buenos pues, en Éxodo capítulo 3, Moisés le dice a Dios: “He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.” (Éxodo 3:13- 14).

En hebreo las palabras “YO SOY” es un verbo, así que cuando Dios habla de Él está proclamando su auto existencia “YO SOY”. Vamos al libro de Juan, aquí hay 7 declaraciones que Jesús dice, Él no sólo está proclamando una verdad evidente, Él está proclamando que es Dios mismo, vamos a considerar más adelante algunas de estas declaraciones: “Yo soy la vid verdadera” “Yo soy el pan de vida” “Yo soy la resurrección y la vida” pero hoy queremos analizar una de ellas: “Yo soy el buen pastor”

Así que toma tu Biblia y busca el libro de Juan capítulo 10, mientras lo haces, permíteme establecer el contexto. En el capítulo 9 Jesús encuentra a un hombre que había nacido ciego así que Jesús escupe en el suelo y hace lodo, luego pone este lodo sobre los ojos del ciego y le ordena lavarse en el pozo de Siloé y le dice: si lo haces serás sano.

Jesús fue muy creativo al hacer sus milagros, Él podía simplemente haber tocado los ojos del ciego, pero en esta ocasión utilizó un poco de tierra con la que hizo lodo y colocó este barro en los ojos del ciego, luego de lavarse en el estanque el hombre volvió recibió el milagro de la vista, ¿Puedes imaginarte la alegría de este ciego de nacimiento? Este milagro causó gran revuelo entre sus amigos, su familia y todos los que lo conocían, pero este milagro también agitó a los fariseos, quienes inmediatamente se pusieron a investigar los pormenores de la curación y en lugar de regocijarse de que este hombre que era ciego ahora podía ver, debido a sus celos por Jesús, convirtieron a este milagro en una investigación inquisitoria y, finalmente echaron al hombre fuera de la sinagoga. Jesús utilizó este incidente para enseñar la diferencia entre los líderes religiosos y Él.

Estos líderes religiosos estaban en el templo para complacerse a sí mismos, manipulaban a la gente, ponían cargas pesadas sobre las personas y ahora estaban celosos por lo que hizo Jesús, no se alegraban de que alguien que haya nacido ciego pudiera recibir la vista, eran falsos pastores y falsos maestros, pero aquí está Jesús “El Buen Pastor” como el mismo se presenta en el mensaje de hoy. Por cierto, el pastor de ovejas es una analogía muy común en el medio oriente, David y Moisés fueron llamados “pastores de Israel” por lo que no hay nada peyorativo en esta palabra.

Hoy queremos considerar tres aspectos que Jesús quiere que sepamos acerca de esta auto descripción que hace de sí mismo como el buen pastor. El capítulo 10 verso 11 de Juan dice: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, (ahora está hablando de los líderes religiosos), ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. (Juan 10:12-15)

“También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” (Juan 10:16-18). ¿Sabes de quien está hablando aquí? Pues de nosotros.

Creo que lo primero que quiere Jesús que sepamos, es que Él es el buen pastor, lo dice muy claramente en este pasaje, “El Buen Pastor da la vida por nosotros” Jesús menciona esto 3 veces en este pasaje: “y pongo mi vida por las ovejas.”  En el versículo 15 dice, “así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre” “y pongo mi vida por las ovejas.” Versículo 17, “Por eso me ama el Padre” “porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.”

Ahora, Las ovejas no son muy buenas protegiéndose ellas mismas, cuando se meten en problemas, su único mecanismo de defensa es correr, esta es la buena noticia, la mala noticia es que las ovejas no corren muy rápido, así que necesitan de un pastor para protegerlas. Un pastor guía a sus ovejas desde lo alto de la montaña hasta el valle donde: están los mejores pastos, hay abundante agua, el césped es exuberante en todos lados, pero en los estrechos de la montaña hay lugares peligrosos y acantilados profundos donde lobos, leones y osos se esconden y pueden atacar, en estos estrechos acantilados el sol no brilla por lo que generalmente existe oscuridad, son lugares muy peligrosos.

Los pastores debían proteger a sus ovejas de estas fieras salvajes que las miraban como deliciosa comida y el pastor estaba dispuesto a proteger a sus ovejas aún del más feroz enemigo. Jesús hizo lo mismo por nosotros ¿puedes imaginarte a un enemigo más terrible que la muerte? Pablo dice que la muerte es nuestro enemigo final. Así que Jesús, “El buen pastor”, venció a ese enemigo por nosotros, tomo sobre sí mismo la muerte, pero no sólo el resultado de la muerte sino su causa misma, el pecado. Él puso al pecado sobre sus hombros, lo llevó a la cruz y murió en mi lugar y en tu lugar, Él es el buen pastor que da su vida por sus ovejas.

Pero si sólo hubiera puesto su vida, entonces estaríamos en problemas ¿verdad? tendríamos a un buen pastor muerto, pero, recuerda lo que Jesús dice: “yo pongo mi vida para tomarla nuevamente” Él es la resurrección y la vida, Él ha vencido a la muerte y ha resucitado, no hay nada glorioso en la muerte. Jesús dice en Juan capítulo 5 “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24) me encanta este pasaje, todos vamos a morir, pero, el buen pastor conoce el camino a casa “El Buen Pastor” y no sólo conoce este camino, Él tiene las llaves de la puerta principal y Él es quien nos lleva a través de este viaje y tengo que decirles que este es un viaje que no desearías hacerlo por tu propia cuenta pues terminarás en un lugar en donde no desearías estar.

La segunda cosa que Jesús quiere enseñarnos, con la expresión “Yo soy El Buen Pastor”, es que el buen pastor conoce a sus ovejas y las ovejas conocen a su pastor. El capítulo 10 comienza con una escena de pastoreo matutino, cuando los pastores guiaban a sus ovejas desde las montañas y estaban con ellas durante todo el día, pero cuando estaban en las ciudades allí tenían algunos corrales hechos de piedra en donde los pastores podían poner a sus rebaños mientras ellos descansaban en la mañana. Los pastores buscaban a sus ovejas, el pastor Iba hasta el corral y llamaba a sus ovejas y las ovejas corrían hacia Él.

Mira el versículo 3: “A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas lo siguen porque conocen su voz.” (Juan 10:3 y 4)

¿Qué piensas de esta sencilla verdad? Creo que una de las cosas más difíciles de entender para mucha gente es esta intimidad, esta relación personal con Dios. Hay mucha gente muy religiosa que han estado en la iglesia toda su vida, pero eso no significa nada, no han logrado una relación íntima y personal con Dios a través de la religión, Jesús es sólo un concepto para ellos. Jesús no se ha convertido en su buen pastor, Él nos conoce nombre por nombre, Él dio su vida por cada uno de nosotros. Mira el versículo 14 “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”.

Jesucristo es El Buen Pastor, él está allí para guiarnos a través de los valles y las desafiantes escarpadas montañas de la vida, él nos proporciona alimento y fuerza, él nos protege de nuestros enemigos a quienes les encantaría tenernos como almuerzo, Jesús dio su vida por cada uno de nosotros en la cruz haciendo posible que tengamos una relación eterna con nuestro Padre celestial, un buen día nuestro buen pastor nos conducirá de regreso a casa, es mi propósito decirle a tantas personas como sea posible sobre este buen pastor y necesito de tu ayuda, después de ofrendar para tu iglesia apreciaría mucho que puedas considerar una ofrenda para nuestro ministerio, aquí en “El Camino” necesitamos de tu ayuda para mantenernos en el aire y seguir hablándoles a los demás sobre este “Buen Pastor Jesús” por favor considera ofrendarnos tu apoyo será bienvenido y muy apreciado.

 

“Respondiendo a Dios”

“Yo soy el buen pastor 2”