in

“El Señor es Mi Pastor 2”

Solamente bajo el cuidado del pastor podemos comer y estar satisfechos. Solamente cuando una oveja está en un pastizal rico y verde, podrá encontrar una calma interior y en torno a quienes lo rodean. Cuando el pastor los ha llevado a ese lugar, una oveja mastica sus mimos y descansa ganando peso y fortaleza.

Una vez leí un artículo en el que decía que, en un pastizal verde la leche materna es tan rica y pesada que un cordero puede ganar cien libras en cien días, ¿Qué te parece?

Pues mira, cuando leí esto, inmediatamente recordé aquel término, tantas veces escuchado, “tierra que fluye leche y miel” ¿Sabes lo que esto significa? Eso significa un pastizal rico y verde donde el ganado come esos ricos nutrientes y la leche es rica y pesada, y donde las abejas vienen y se alimentan de las flores y la tierra fluye con miel. Una tierra rica en leche y miel o que fluye en leche y miel es una tierra rica en pastos verdes y ahí es donde nuestro Señor nos guía. Él nos lleva a un lugar que es rico, en alimento y ¿sabes cuál es ese alimento? Es su Palabra Nuestros pastos verdes son Su Palabra. Cuando abrimos este libro y hay tensión en nuestra vida, es como mudarse a ese pasto verde y encontrar un lugar suave para la vida, es un pasto verde donde podemos descansar.

Es a través de Su Palabra que Él nos calma, nos instruye y nos ayuda a liberarnos del temor, la tensión y las plagas y de llenarnos de los nutrientes que provienen de Su Palabra. El Salmo 23 verso 2 dice: «En lugares de delicados pastos me hará descansar;» ¿Ahora sabes dónde David escribió esto? Este Salmo fue escrito por David y Él escribía desde los alrededores de Belén. Ahora, David estaba escribiendo este Salmo mientras miraba hacia afuera, recuerdas que él es de Belén y Belén es un páramo seco y quemado y, para que haya pastos verdes para las ovejas, el pastor debía salir y encontrar un buen campo y muchas veces eso requiere arar profundamente y luego sembrar esa área con granos especiales, requiere averiguar cómo hacer que el agua baje a esa área para irrigarla. Es un trabajo muy pesado y es el resultado de limpiar la roca.

Pero eso no sucede de la noche a la mañana, toma mucho tiempo prepararlo, así que el pastor tiene que estar preparando los campos para su rebaño. Los pastos verdes no ocurren por casualidad y si nuestras vidas van a experimentar la riqueza de un pasto verde ¿adivinen qué? Dios tendrá que hacer un trabajo con nosotros. Él tendrá que venir y romper algunos corazones de piedra, tendrá que llevarnos a través de algunas experiencias para estirarnos y hacernos crecer. Mira los pastos verdes no ocurren fácilmente, son un trabajo duro. Entonces yo te pregunto, ¿estás dispuesto a someterte al control del Espíritu Santo? ¿Estás dispuesto a darle a Él el control de tu corazón y de tu vida? ¿Estás dispuesto a permitirle hacer las cosas que Él necesita hacer para enriquecer tu vida, hacerla más verde y nutritiva, y no sólo para ti sino también para los demás?

Ahora algo más, nuestra Dios no sólo me hace «recostar en pastos verdes», sino que «Él me conduce junto a aguas tranquilas» Mira, cuando las ovejas tienen sed, beben cualquier cosa y hay un par de problemas con eso; las ovejas beberán de estanques de agua hechos de surcos o baches llenos de parásitos internos. Y cuando beben esa agua, pensando que se están alimentando a sí mismos, a veces se contagian de parásitos, ellas mismas se conducen a su muerte. Pero el pastor es el único capaz de encontrar un arroyo con charcos profundos de agua donde las ovejas pueden beber agua pura y fresca.

Ahora, espiritualmente también estamos sedientos, ¿no es así? Todas las religiones en el mundo demuestran que nuestros corazones anhelan algo, y las personas al igual que las ovejas beben de baches contaminados. ¿Sabes cuál es uno de esos baches? El bache contaminado e infestado del materialismo y lo bebemos profundamente porque los seres humanos siempre anhelamos un poco más; si tan sólo tuvieras un poquito más, entonces estarás satisfecho, pero lamentablemente siempre vas a querer más, ese es un bache contaminado. Otros beben de los baches contaminados llenos de su ego personal, del conocimiento o atrapados en algún pasatiempo, actividad física y, por supuesto, otras religiones para apagar su búsqueda espiritual, pero la verdad es que sólo hay un camino, Jesús dijo en Juan capítulo 7 «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba» (Juan 7:37). Si alguien está realmente sediento, sólo hay un lugar en el que encontrarás un estanque puro, un estanque profundo que saciará tu sed y ese es Jesucristo.

Una cosa más antes de terminar, «Él confortará mi alma.» «Jehová es mi pastor;  nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma;»

Las ovejas son animales indefensos y cuando las ovejas caen boca arriba, ellas no pueden levantarse. Cuando David habla de que nuestras almas están siendo confortadas, él está pensando en una oveja que ha caído boca a arriba y no puede levantarse; y cuando la oveja está boca arriba, es una vista patética, sus pies se mueven frenéticamente, llenos de miedo y frustración. Y mientras más fuerte patea su circulación se detiene más rápido, así que sus pies se paralizan y entonces se convierte en presa fácil de los buitres o cualquier depredador hambriento.

Entonces, cuando el pastor cuenta sus ovejas y encuentra que falta una, él va y busca a las ovejas que están atrapadas en un matorral, pérdidas boca arriba, y cuando el pastor encuentra a esta oveja, corre hacia ella, porque muchas veces no sabe cuánto tiempo ha estado allí, la gira con suavidad, luego se para sobre la oveja y comienza a masajear sus patas para que la sangre comience de nuevo lamentablemente, a veces las ovejas se quitan y simplemente tropiezan y caen de nuevo porque sus patas no están listas para cargarlas.

Hay momentos en que nuestra alma está abatida, que cargamos un enorme dolor y por lo que terminamos alejándonos; tal vez fue culpa tuya, tal vez te enredaste en el pecado y caíste en esa área tan débil para ti, y lo haces una y otra y otra vez, y muy probablemente ahora sientes que ya no puedes salir de todo esto, pero nunca olvides que el buen Pastor está buscándote y Él viene muy suavemente a ti y con Su Espíritu masajea tus piernas, hace que la sangre circule nuevamente para que puedas ponerte de pie y seguirlo nuevamente. Mira, tú puedes sentrte derrotado, pero hay uno que puede levantarte y restaurar tu alma y ese es el buen pastor, Jesucristo.

Ahora, una última pregunta ¿sabes cuándo las ovejas corren más riesgos de caer? Hay tres momentos que son más peligrosos para una oveja:

Primero, ovejas que se acuestan en un lugar blando en la hierba sin darse cuenta de que cuando se levantan, están en territorio inestable y se caen. Puntos suaves

Segundo, ovejas cargadas de lana; llevan una carga muy pesada y cuando tratan de levantarse no lo pueden hacer. Las ovejas que son demasiado gordas corren un gran peligro de caer y ¿sabes qué? Algunos de ustedes corren demasiado peligro porque están en un punto débil espiritualmente; no estás en la Palabra, no estás memorizando las Escrituras, no estás interactuando con otros creyentes, entonces estás en un punto espiritualmente débil. Tal vez tú eres cristiano pero estás agobiado por demasiada lana, tienes demasiadas cosas, demasiadas cargas, preocupaciones y dudas. O tal vez estás demasiado gordo como un cristiano, eres demasiado autoindulgente y no hay mucho servicio espiritual en tu vida, solamente tomas para ti pero no devuelves nada. Si es asi déjame decirte que estás en un gran peligro de caer y ser arrojado. «Jehová es mi pastor;  nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”

Mientras yo crecía, siempre creí que el amor de Dios para mí era condicional. Me enseñaron y creyeron que podía decir algo o hacer algo o pensar algo que hiciera que Dios me desconozca. Podría ser su hijo por la mañana y ser expulsado de su familia por la tarde. Y recuerdo haber imaginado en el registro del cielo que Dios había escrito mi nombre y lo borró tantas veces que había un agujero en la página donde había estado mi nombre. Entonces aprendí del amor incondicional de Dios. En realidad, fue una clase en el seminario que aprendí esa verdad y luego, después de esa clase en un estacionamiento en Dallas, Texas, esa verdad de las Escrituras se trasladó de mi cabeza a mi corazón y tengo que decirte que era como si una carga ha sido levantado de mis hombros. Finalmente creí en el pasaje que había leído durante años cuando Jesús dijo: « y yo les doy vida eterna;  y no perecerán jamás,  ni nadie las arrebatará de mi mano. « (Juan 10:28). ¡Y qué verdad!

 

“El Señor es Mi Pastor”

“El Señor es Mi Pastor 3”