in

“Dándole a Dios una posición cero 2”

Vivir una vida de acción de gracias es una determinación individual de ser obediente a Dios, de decir a los demás lo que Dios está haciendo en tu vida. De confesar tus pecados ante Él y de vivir una vida con confianza porque siempre vas a mirar alrededor y ver lo que ha estado haciendo en tu vida vas a agradecerle y vas a hacer que lo elogien por eso.

Ayer tuvimos una boda y tenían una vela de la unidad, esta vela de la unidad estaba en el medio de dos velas individuales colocadas a los lados, y hay una pequeña vela en la parte posterior encendida; luego los novios encienden esa vela y luego enciende las dos velas individuales, pero en medio de la ceremonia esta vela se apagó y todos empezaron a buscar desesperadamente un fósforo para encenderla, finalmente, un pequeño encendedor apareció desde algún lugar, no sé de dónde vino, pero rápidamente encendimos la vela y todo fue genial. Después hablé con la madre de la novia y me dice: «Ron, si eso vuelve a pasar, simplemente usa una de las velas de los candelabros que rodean el salón» Y yo dije: «¿Qué velas en que candelabros?» Y ella dijo: «Oh, algunos de las ochenta velas que están sobre los candelabros de afuera». Salí y miré y había velas encendidas por todos lados.

Mira, hay momentos en nuestra vida en que hay «candelabros» de acción de gracias a nuestro alrededor, pero las ignoramos, estamos tan enfrascados en buscar lo que queremos que no vemos el fuego que está ardiendo a nuestro alrededor.

Dios está haciendo cosas tremendas en nuestra vida. Está todo ahí, pero estamos tan concentrados en esta pequeña cosa que necesitamos que no somos capaces de ver lo que Dios está haciendo. El salmista dice: «No hagas eso, mira todo lo que Dios está haciendo en tu vida”.

Ahora sé que algunos de ustedes pueden pensar que no están rodeados por el amor de Dios y que están pasando por momentos difíciles y justamente a esas personas el salmista se dirige y dice: debes dar gracias a Dios por tu trabajo, incluso en los momentos difíciles. Mira el versículo 8 « Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, Y haced oír la voz de su alabanza» Algo ha estado sucediendo en la vida del salmista. No sabemos lo que era, pero miremos el versículo 9 » Él es quien preservó la vida a nuestra alma Y no permitió que nuestros pies resbalasen. Porque tú nos probaste, oh Dios; Nos ensayaste como se afina la plata. Nos metiste en la red; Pusiste sobre nuestros lomos pesada carga» (Salmo 66:9-11)

Hemos estado caminando y físicamente nos hemos cansado, sentimos que llevamos mochilas de 70 libras, la carga es pesada y sé que algunos de ustedes saben exactamente lo que eso significa. Mira el versículo 12 » Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza; Pasamos por el fuego y por el agua, Y nos sacaste a abundancia.» Bastante descriptivo, ¿no? ¿Estas atravesando por situaciones difíciles? Mira nuevamente lo que el salmista dice: «Pasamos por el fuego y por el agua» y ¿qué dice? Y nos sacaste a abundancia. Él hizo todas esas cosas en nuestra vida, pero Dios estaba siempre estuvo junto a nosotros trabajando en nuestra vida y al final «nos trajiste a un lugar de abundancia». Y esa es una promesa de Espada de Dios.

No sé por lo que estás pasando hoy, tal vez es un momento extremadamente desafiante para tu vida, y obvio, yo no puedo hacer mucho en esa situación, sólo puedo decirte esto: Dios te promete esto; Él te va a ver a través de eso, Él te refinará, te pondrá a prueba y te hará más fuerte y en medio de cada dificultad, puedes dar un paso adelante con Su ayuda y ver todo lo que Él está haciendo en tu vida para convertirte en la persona que Él quiere que seas. Puedo prometerte que no estás perdiendo el tiempo, Él está usando cada situación en tu vida para hacerte crecer, estirarte, refinarte y hacerte la persona que Él necesita que seas para lo siguiente que Él tiene que hacer. Dios está trabajando y puedes agradecerle incluso en medio de los tiempos difíciles.

Debemos darle gracias a Dios por esos momentos difíciles, pero la verdad es que la Acción de Gracias no es algo que hacemos habitualmente cuando estamos atravesando por momentos difíciles. Sin embargo, para el creyente, para la persona que ha confiado en Cristo esa debe ser la característica de nuestra vida. Pablo dice en Colosenses capítulo 2 versos del 6 al 7 «Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados,  abundando en acciones de gracias.»

¿Qué se necesita para vivir una vida rebosante de acción de gracias? ¿Cuáles son los ingredientes necesarios para ello? ¿Qué es lo que necesitamos hacer? El salmista nos da cuatro cosas para lograr vivir una vida abundante en acción de gracias: la primera es la obediencia decidida. Mira el versículo 13, pero antes de que lo leamos quiero que notes algo, hasta este punto, este salmo ha sido un himno de acción de gracias y fue escrito para cantar juntos. Ahora, en el versículo 13, el salmista se vuelve muy, muy personal y emplea todos los pronombres en plural; el de nosotros, en yo, en mí. Y aquí el salmista está diciendo que en medio de la batalla él no quiere amargarse, él quiere seguir siendo un agradecido.

Y el salmista personaliza este salmo para que nosotros podamos decir: «No me importa lo que hagan los demás, esto es lo que yo voy a hacer” Obediencia resuelta. Mira el versículo 13 «Entraré en tu casa con holocaustos; Te pagaré mis votos, Que pronunciaron mis labios y habló mi boca, cuando estaba angustiado.” Nos detendremos allí por un segundo. Hay mucha gente que se toma muy en serio su fe en Cristo cuando están en problemas. Y luego, ¿sabes lo que sucede? El desafío ha terminado. Obtengo un nuevo trabajo, el matrimonio se restablece, un niño descarriado vuelve a casa. Y luego, de repente, toman muy en serio su determinación de crecer.

El salmista dice esto: me atravesaste en un momento difícil por una razón y durante ese tiempo difícil te hice algunas promesas y el tiempo difícil terminó. No voy a olvidar esas promesas. Te hice promesas y ahora las cumpliré. Verso 15: «Holocaustos de animales engordados te ofreceré, Con sahumerio de carneros; Te ofreceré en sacrificio bueyes y machos cabríos. Selah” Estoy decidido a obedecerte. La obediencia decidida es el primer ingrediente para vivir una vida verdaderamente desbordante de acción de gracias.

Aquí está el segundo testigo personal, si Dios está haciendo algunas cosas buenas en tu vida, ¿no deberías decírselo a alguien más? Si Dios está trabajando en tu vida de maneras geniales, ¿no sería genial compartir eso con otras personas? No sólo sería genial, es lo que se supone que debes hacer. Mira el versículo 16 «Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma.» Debes ir y decirles que esto no es algo que tú lo hayas hecho, esto es lo que Dios hizo por mí y quiero darles las gracias públicamente por todo lo que Él ha hecho, pero al hacerlo quiero que sepan que Él puede hacer lo mismo por ustedes.

Él te llevará a la abundancia y tú debes ser un testigo personal de ello, sin embargo, muchas veces no lo hacemos, nos negamos a compartir con los demás las grandes cosas que Dios está haciendo y pensamos ¿cómo va a saber alguien más de lo que Dios ha hecho? Pero ante esas dudas, yo te invito a que pienses en toda la energía y el estímulo que le das a otras personas cuando les dices lo que Dios está haciendo en tu vida.

La tercera cosa es la confesión. Mira el versículo 17 «A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; Atendió a la voz de mi súplica.”

El salmista dijo que, si hubiera acariciado el pecado en mi corazón, si estuviera viviendo con un pecado conocido, si esa fuera la manera en que estoy viviendo mi vida, el salmista dice que el Señor no habría escuchado. Entonces, si hay algún pecado en tu vida, y continúas en él sin arrepentimiento, sin confesión, el Señor no te escuchará.

Por último, confianza en Dios. Mira el versículo 20 «Bendito sea Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia” Alabado sea Dios. Sé que Él no desechará mi oración y sé que Él no retendrá Su amor de mí. Él no retirará su mirada de mí y trabajará en mi nombre. El salmista tiene confianza en que Dios hará eso. Por lo tanto, vivir una vida de acción de gracias es mucho más que simplemente ponerse de pie y cantar canciones en voz alta.

Por favor quédate con nosotros, Ron Moore regresa con algunos comentarios finales. Cuando estás solo con tus pensamientos, ¿sufres dudas persistentes sobre tu salvación? Cuando pecas, ¿te preocupa que el Señor te haya abandonado, te haya considerado indigno de su gracia continua? ¿Alguna vez esa preocupación y esa duda derivan en un miedo total a la eternidad? Bueno, puedes encontrar la alegre confianza que las Escrituras prometen en el Estudio Bíblico de la Biblia Dice.

 

 

“Dándole a Dios una posición O”

“El Señor es Mi Pastor”