in

Como la sabiduría advierte acerca de la infidelidad matrimonial

Es una bendición para nosotros el saber que Usted nos está escuchando a través de esta emisora. Bienvenida, o bienvenido al estudio bíblico de hoy. Prosiguiendo con la serie titulada: Proverbios, sabiduría celestial para la vida terrenal, en esta ocasión, David Logacho nos mostrará como la sabiduría advierte acerca de la infidelidad matrimonial.

Si Usted es casada o casado, ¿es fiel a su esposo o a su esposa? Quiera Dios que sí, porque ese es el plan de Dios para el matrimonio.

Lamentablemente no son pocas las parejas en las cuales, a veces él, o a veces ella, quebranta los votos de fidelidad que hicieron cuando se casaron.

En una encuesta realizada por la revista Psychology Today, en los Estados Unidos, una tercera parte de los hombres encuestados y también una tercera parte de las mujeres encuestadas, respondieron que habían tenido al menos una aventura extramarital. Esto es asombroso.

¿Por qué tan alto índice de infidelidad? Muchas razones se pueden esgrimir, pero todas ellas esconden la verdadera razón. La verdadera razón es porque tanto el hombre como la mujer, han dado sus espaldas a la palabra de Dios, y han decidido vivir conforme a sus propios deseos egoístas.

Para mantenerse fiel a los votos matrimoniales y de esa manera vivir en pureza sexual es necesario poner mucha atención a las advertencias que hace la sabiduría en el libro de Proverbios. Abramos nuestras Biblias en Proverbios capítulo 5.

Este capítulo de Proverbios se podría dividir en dos secciones.

La primera, entre los versículos 1 a 6 que describe la táctica de la mujer extraña, y la segunda, entre los versículos 7 a 23, que describe la tragedia que resulta de ceder a las pretensiones de la mujer extraña.

Hoy nos ocuparemos solamente de la primera sección. Antes de mostrar la táctica de la mujer extraña, Salomón invita a su hijo a atesorar la sabiduría. Note lo que dice Proverbios 5:1-2 «Hijo mío, está atento a mi sabiduría, y a mi inteligencia inclina tu oído, para que guardes consejo, y tus labios conserven la ciencia.»

La invitación se sintetiza en cuatro verbos: Estar atento, inclinar el oído, guardar y conservar.

Para atesorar la sabiduría primero es necesario estar atento a lo que ella dice. El hijo de Salomón tenía a su padre para oír de él la sabiduría. Usted y yo tenemos la Biblia, la palabra de Dios como la fuente de la sabiduría. Es necesario estar atento a lo que dice la Biblia.

Después es necesario inclinar el oído, esto habla de la necesidad de hacer propia la sabiduría por medio de la reflexión profunda de sus dichos.

A continuación es necesario guardar la sabiduría. Esto significa seguir fielmente su consejo.

Por último conservar la sabiduría. Esto apunta hacia la necesidad de tener a la sabiduría a disposición todo el tiempo, no solamente en momentos de crisis.

Es digno de notar que para reconocer la táctica de la mujer extraña hace falta mucha sabiduría. Lo que pasa es que la mujer extraña es experta en esconder su verdadero rostro detrás de una fachada deslumbrante. Sin sabiduría celestial es imposible mirar a la mujer extraña tal como es en el fondo.

Dicho esto, Salomón pasa a describir la táctica de la mujer extraña.

Número uno, tiene un hablar seductor. Proverbios 5:3 dice: «Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite.»

Cuando este versículo habla de la mujer extraña, se está refiriendo a la mujer que sin ser la esposa, trata de conquistar a un hombre casado. Para lograr su propósito, la mujer extraña comienza por hablar con sensualidad al hombre sobre quien ha puesto su mirada.

Dice el texto que los labios de la mujer extraña destilan miel. Esto significa que lo que ella dice suena tan grato al oído. Es dulce como la miel. Además dice el texto que su paladar es más blando que el aceite. Esto significa que tiene una capacidad extraordinaria para convencer con sus palabras. Así es como la mujer extraña comienza a seducir a un hombre.

Cuidado amigo oyente con alguna mujer que sin ser su esposa comienza a hablarle con dulzura, insinuándose a algún placer prohibido. Se trata de una mujer extraña. Ese es el primer paso de su táctica para atrapar a un hombre. Lo mismo podríamos decir del hombre extraño. El hombre extraño es aquel que sin ser el esposo trata de conquistar a una mujer casada. El hombre extraño también echará mano del hablar seductor para atrapar a su víctima. Mucho cuidado amiga oyente, con aquel hombre que sin ser su esposo comienza a calentarle el oído con frases seductoras.

La advertencia se sustenta en el hecho que detrás del hablar sensual de la mujer extraña se esconde una triste realidad. Observe lo que dice Proverbios 5:4 «Mas su fin es amargo como el ajenjo, agudo como espada de dos filos»

El hablar de la mujer extraña sonaba tan dulce, pero cuando el hombre cae en sus brazos, y comete el pecado de infidelidad, se da cuenta que ese hablar tan dulce se ha convertido en algo amargo como el ajenjo.

El ajenjo es un arbusto de sabor amargo y simboliza el colmo de la amargura. Antes de cometer el pecado de infidelidad, parecía algo tan atractivo, tan gratificante, tan sensual. La mujer extraña dijo que sería algo maravilloso. Así convenció a su víctima, pero después de cometer el pecado de infidelidad, se transformó en algo destructivo comparable a una espada de dos filos.

Esto es justamente lo que experimentó un hombre quien buscando consejo escribió a un consejero familiar lo siguiente: Hace once años acabé con un matrimonio que había durado doce años. Mi esposa era una buena persona, pero entró en un período de estrés que duró largo tiempo. En lugar de ayudarle, me metí a una relación ilícita con la mejor amiga de ella. Con esto, ya no pude ver crecer a mi hija, perdí el respeto de muchos viejos amigos, perdí el gozo de vivir en familia, perdí una esposa que fue leal, que me apreciaba y que se esforzaba mucho por hacerme feliz. A cambio, ¿qué gané? Dos ahijados que me tratan como si fuera basura, una mujer que lo único que sabe hacer para la cena es llamar por teléfono a un restaurante para hacer reservaciones, una mujer que sólo le interesa el dinero que puede sacarme, una mujer que difama a mi familia y ha arruinado todas mis amistades presentes. Finalmente, todo acabó en un amargo y costoso divorcio.

La gente no sabe lo que tiene hasta que lo pierde y para entonces ya es demasiado tarde.

Cuánta razón tiene la Biblia al decir que el hablar dulce de la mujer extraña se transforma en algo más amargo que el ajenjo, y el embrujo de una relación ilícita se transforma en una temible espada de dos filos. Una vez que la mujer extraña logra captar la atención de su víctima por medio de su hablar sensual, da el siguiente paso. Invita a su víctima a andar junto a ella. Lo que no sabe el hombre que anda junto a la mujer extraña es que va camino a la muerte.

Observe lo que dice Proverbios 5:5 «Sus pies descienden a la muerte; sus pasos conducen al Seol»

La mujer extraña invita a su víctima a ascender a las alturas de la gloria. Cuando el hombre acepta la invitación de la mujer extraña, encuentra que en lugar de ascender a las alturas de la gloria, está descendiendo a las profundidades de la muerte. Dice el texto que los pies de la mujer extraña descienden a la muerte. Los pasos de la mujer extraña conducen al Seol.

Seol es la palabra hebrea para designar el lugar al que van los muertos.

Tal vez tenga que ver con esto, una antigua leyenda ecuatoriana. Se la conoce como la dama de negro. Según esta leyenda, la dama de negro sale por las noches y se para al borde de la carretera y con su dedo pulgar hace señas a los conductores solitarios para que le hagan subir al auto. Es una mujer de un cuerpo escultural provocativamente vestida con un soberbio traje negro. Su cabello largo y rubio oculta los detalles de su cara. Cuando un conductor se detiene, la dama de negro se sube al auto y se sienta al lado del conductor. Juntamente con ella, el conductor prosigue su viaje. Más adelante, el conductor se detiene al borde de la carretera e intenta besar a la dama de negro. Cuando le retira el cabello queda horrorizado al ver que la cara de la dama de negro no tiene carne sino que es una calavera. En ese instante el conductor se desmaya, expulsa espuma por su boca y muere.

Por supuesto que no se trata sino de una leyenda, pero ilustra muy bien lo que dice la Biblia. Los pies de la mujer extraña descienden a la muerte y sus pasos conducen al Seol.

La táctica de la mujer extraña es hablar seductoramente, luego invitar a su víctima para ir junto a ella a un viaje que termina en la misma muerte.

Proverbios 5:6 lo resume de esta manera: «Sus caminos son inestables; no los conocerás, si no considerares el camino de la vida.» Lo que este proverbio está diciendo es que el destino de la mujer extraña es la muerte, pero el hombre no lo puede distinguir a menos que ponga atención a lo que dice la sabiduría, porque ella conduce a la vida.

La Biblia demanda a los casados que sean fieles a sus cónyuges. La infidelidad parece algo codiciable, pero si se produce deja un rastro de destrucción y muerte. Si Usted está luchando en esta área, ponga atención a la solemne advertencia que hace la sabiduría. Si a pesar de haber sido advertido, cae en infidelidad, no será porque nadie le dijo lo que podría pasar.

La necesidad de atesorar la sabiduría

Las trágicas consecuencias de la infidelidad matrimonial