in

El Evangelio Exige Compasión Radical Parte 4

¿Quién de los que me escucha sabe cuántos cabellos hay en su cabeza? Sólo Dios nos conoce por completo. Él sabe todo sobre nosotros mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. Él nos gobierna soberanamente. Bienvenidos a este su programa “La Biblia Dice Presenta” Soy Nelson Cabrera y estas son las dudas que queremos resolver el día de hoy, y para eso, tenemos junto a nosotros a David Platt, él ha sido un gran instrumento de Dios para llevar el Evangelio a miles de personas, retomando las raíces del Evangelio y proponiendo cambios radicales en nuestras vidas.

Si tiene una Biblia, quiero invitarte a que la abras conmigo en Mateo 10:24 y 25, esto dice: “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?”.

Jesús fue traicionado, odiado y perseguido. Así que, si eres un discípulo de Jesús y, un estudiante es como su maestro y si Jesús vivió todas estas cosas, entonces todas estas cosas serán una realidad para ti si sigues a Jesús. Y aquí es donde una cruda realidad vuelve, es una realidad, completamente bíblica, y es que, el peligro de nuestras vidas aumenta en proporción a la profundidad de nuestra relación e identificación con Cristo. Esto es inevitable.

Jesús está diciendo: “si quieren evitar el peligro y vivir una vida despreocupada y fácil, no deben seguirme”. Si quieres evitar ser traicionado, odiado y perseguido, entonces evita seguir a Jesús. Porque la realidad es que Jesús fue traicionado, odiado y perseguido y cuanto más se manifiesta su vida en tu vida más te consume tu presencia y más te responderá el mundo como el mundo le respondió a Él. La gente dice que, si todos nos volviéramos como Jesús, el mundo nos amaría, pero, por el contrario, si todos nos volvemos como Jesús, la Biblia dice que el mundo nos odiará porque el mundo odiaba a Cristo. El mundo traicionó, odió y persiguió a Cristo. Esto nos resulta tan difícil de entender.

Hemos creado un sistema de cristianismo donde es fácil ser cristiano, hemos construido toda una filosofía de iglesia basada en cómo podemos imitar mejor el mundo para ser atractivos para ellos. En eso se basa todo nuestro sistema. Y creemos que cuanto más imitamos al mundo, es mejor. Y la realidad es que hacemos todo lo posible para hacerlo y, en el proceso, perdemos por completo nuestra identificación con Jesucristo nuestro Salvador. Porque Él no vivió para imitar el mundo, la realidad es que, si estamos apelando al mundo, entonces no estamos identificados con Cristo.

Las Escrituras dicen, que saldrás y habrá personas que se opondrán a ti: el mundo, su sistema, incluso sus gobernantes y lo sentirás. Mira, mientras más conozcamos a Cristo y seamos como Cristo, cuanto más nos convirtamos en Cristo las cosas serán más difíciles en nuestras vidas. Y cuantos más oyentes se vuelvan como Cristo, las cosas se pondrán más difíciles. Escucha Lucas capítulo 6, versículo 40, Jesús dice: «El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro”.

¿Eso te asusta? Me asusta a mí; Jesús es nuestro maestro y entonces vamos a ser como Él. Él fue burlado, golpeado, azotado, escupido, y una corona de espinas clavada en su cabeza. ¿Este es el maestro que queremos seguir? Damas y caballeros, ¿realmente queremos ser como Cristo? Porque si somos como Él, si nuestras vidas están identificadas con Él, entonces nuestras vidas no serán las mismas que las del mundo. Nuestras vidas serán radicalmente diferentes y no será fácil, será peligroso. Esto es lo que Jesús está diciendo, no es lo que yo estoy diciendo, es lo que Él está diciendo. Así que esta es la pregunta: ¿Realmente queremos ser como Cristo? porque si continuamos alimentando nuestro ego y placeres, entonces no estamos siendo como Cristo.

Los primeros 300 años de cristianismo que siguieron a esta clase de comisión involucraron una terrible persecución de los cristianos. Y los cristianos construyeron millas y millas de catacumbas debajo de Roma, tumbas subterráneas para enterrar a los cristianos que perdieron sus vidas siguiendo a Cristo. Innumerables tumbas. Los arqueólogos dicen que han observado esas tumbas identificadas con la palabra “ichthy” un acróstico griego que representa a Jesús, el Hijo de Dios, nuestro Salvador. Es un símbolo que parece el perfil de un pez. Y este acróstico se puso sobre estas tumbas subterráneas de aquellos que habían confiado en Cristo, identificado con Él y pagado con sus vidas por ello.

Ahora, yo te pregunto: nosotros, ¿hasta dónde hemos llegado? Hemos tomado el mismo símbolo de un pez y lo hemos puesto en nuestro auto y decimos que esa es nuestra identificación con Cristo. Déjame decirte que identificarte con Él va más allá que hacer el gran sacrificio de colocar un símbolo en tu auto. Identificarnos con Cristo significa darlo todo, incluso nuestra propia vida. Serás traicionado, aborrecido y perseguido. Y Jesús dice: «Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse. Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas. Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno«(Mateo 10: 26-28). Tres veces en esos tres versículos Él dice que no tengas miedo. Lo que Jesús está diciendo es que, si sigues esta comisión, el miedo te tentará. Serás tentado por el miedo y esa es una verdadera tentación. Ahora, mira cómo Jesús los prepara para el miedo que los enfrentará. El temor que enfrentará cualquiera de nosotros cuando comencemos a dar pasos radicales en nuestras vidas al seguir a Cristo. Él dice que así es como lo enfrentas:

Número uno, ve con una perspectiva eterna. » porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse” En otras palabras, ves a tu alrededor los caminos, los pensamientos y las ideas de este mundo, pues ve contra ellos y Él dice que no tengas miedo porque un día esos pensamientos, esas ideas y esos valores se darán la vuelta y se mostrará lo que es verdad y lo que es correcto. Así que, cree en lo que es verdad, en lo que es correcto, incluso cuando eso vaya contra la corriente cultural. Incluso cuando desees ser aceptado en este mundo, no temas porque Dios te aceptará. Su verdad, lo que es correcto, la justicia, lo que es puro, lo que dice su Palabra se expondrá como correcto. Así que aférrate a eso. Incluso cuando no puedes verlo. Incluso cuando todos en el mundo te dicen que eres un tonto por aferrarte a eso. Mira con una perspectiva eterna.

Segundo, habla con una audacia santa. «Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas«. Dios susurra su Palabra en nuestros oídos y la proclamamos en voz alta desde los tejados. Hablamos con una audacia santa. No se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Esto es de lo que Jesús habla. Él dice que tomes su palabra y hables. Para muchos a tu alrededor eso no tendrá sentido, pero mira desde una perspectiva eterna. Esto es lo que importa al final. No es el material del que todos hablan y está tan consumido. Esto es lo que importa: aferrarse a eso, hablar de eso y confiar en lo que importa.

Mira con una perspectiva eterna. Habla con audacia y sacrificio santo con abandono imprudente. Quiero que escuches esto. Jesús dice que vas a enfrentar el miedo y Él dice estas palabras. Así es como Él los alienta. Él dice en el versículo 28: “no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno«. ¿Lo entendiste? Jesús dice que sentirás la tentación de temer al hombre. Pero Él los mira y dice que el hombre sólo puede matar el cuerpo, más Dios puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. No es el hombre quien tiene tu destino eterno en sus manos, es Dios quien lo hace. Entonces, no temas al hombre ni a lo que el hombre pueda hacerte. Temed a Dios, vive con el temor de Dios.

¿Te das cuenta de lo que Jesús acaba de decir? Él acaba de decir que vas a salir y la gente va a querer matarte. Y dijo que no tengas miedo de eso. Jesús dijo que lo peor que pueden hacer es ¿qué? ¿Matarte? No tienes nada que temer, cuando vayas a hablar de Él ¿qué es lo peor que te puede pasar? ¿Morir? Esa es una forma extraña de hablar ¿verdad? Las palabras de Jesús no son muy alentadoras que digamos, la única manera en que esas palabras suenen alentadoras es si ya hemos muerto a nosotros mismos y es si vivimos en Cristo. Y sabemos que mucho peor que morir en esta tierra por el nombre de Jesucristo sería desobedecer al Padre que tiene nuestra vida en sus manos.

De los santos de la antigüedad se decía que temían a los hombres tan poco porque temían tanto a Dios. Y entonces les diría, basados ​​en la autoridad de la Palabra de Cristo hoy como iglesia, entreguémonos a la misión. ¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿Podrían matarnos a todos? Vivir es Cristo y morir es ganancia; esta es la manera de pensar de Cristo. Lo peor que pueden hacerte es matarte, así que entrégate a la comisión de Cristo. Esa es una forma radical de vivir.

Escucha lo que dice a continuación, Mateo 10, verso 29 dice: “¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Pues aun vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos«. El miedo te tentará, pero el Padre cuidará de ti. Esta es su promesa, el Padre cuidará de ti. Y escucha la ilustración que usa, Él habla de pajarillos, ni siquiera pueden caer al suelo sin Dios.

Entonces número uno: Él te gobierna soberanamente. Así es como Él te cuida. Él gobierna soberanamente cada detalle de tu vida. No hay nada que no esté bajo la guía soberana de Dios Todopoderoso. Eso es bueno. Él te gobierna soberanamente.

Segundo: Él te conoce por completo. Él conoce cada cabello en tu cabeza. Él sabe, cuántos cabellos solías tener en la cabeza. Él conoce a todos y cada uno de ellos. Él sabe cuál es el verdadero color de nuestro cabello. Él conoce todos los detalles sobre nosotros. Él sabe más de lo que sabemos sobre nosotros mismos. Él nos gobierna por completo, nos conoce por completo.

La tercera cosa es que Él te ama profundamente. ¿No eres mucho más valioso que todas estas cosas? ¿Un pajarillo? Él sabe todo sobre un pajarillo y Él sabe todo sobre ti. Él te gobierna soberanamente y te ama profundamente. Eres valioso ante Dios. Señoras y señores, el que los llama para que vayan como ovejas en medio de los lobos es bueno. Él es un Padre, Jesús dice y Él cuidará de ti. Él cuidará de ti ahora y te cuidará por toda la eternidad. Esta es la razón por la cual los discípulos debían responder en obediencia a este tipo de comisión, y es la razón por la cual tú debes responder en obediencia a las palabras del Señor Jesús.

El Evangelio Exige Compasión Radical Parte 3

El Evangelio Exige una entrega Radical Parte 1