in

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 9

Es muy posible que, si no ha ocurrido ya, en algún momento, usted se encuentre ante personas que afirman que la pobreza es una maldición de Dios y que la voluntad de Dios es que todos seamos ricos. El razonamiento que se escucha, más o menos dice así: Si usted es un hijo de Dios, entonces es un hijo del Rey, y por tanto no puede vivir como un mendigo. Suena lógico, pero como en muchos otros casos, lo lógico no necesariamente es bíblico. Si los hijos de Dios tenemos que ser siempre ricos por cuanto somos hijos del Rey, ¿qué diríamos entonces en casos como el de Lázaro y los que ya hemos citado, o más aun con casos como el mismo Señor Jesucristo?, de quien dice lo siguiente, el apóstol Pablo en 2 Corintios 8:9: porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Bienvenidos a este su programa “La Biblia Dice Presenta” Soy Nelson Cabrera y estas son las dudas que queremos resolver el día de hoy, y para eso, tenemos junto a nosotros a David Platt. ¡Bienvenidos!

Mira, cuanto más tenemos, más seguros nos sentimos. Nuestra seguridad aumenta gracias a lo que creemos que somos capaces de ganar o adquirir y cuando eso sucede nos encontramos en la misma situación que la iglesia en Laodicea, ahí en Apocalipsis capítulo 3. ¿Recuerdas ese pasaje? Ahí Jesús dice palabras fuertes como: » Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca«. Pero ¿por qué Él diría algo como esto? Escucha lo que Él le dice a una iglesia apática y cómoda que era próspera. Apocalipsis 3 del 17 al 20: «Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez;  y unge tus ojos con colirio,  para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete”. El Señor dice: tienes que arrepentirte. Él dice: «He aquí, yo estoy a la puerta y llamo;  si alguno oye mi voz y abre la puerta,  entraré a él,  y cenaré con él,  y él conmigo«. Este es Jesús llamando a la puerta exterior de la iglesia porque la gente se ha vuelto tan autosuficiente que piensa que todo lo que tienen y lo que son es por sus propias obras, disfrutando de los regalos sin ver al dador de todo. Este es el peligro contra el cual advierte Pablo y del cual queremos hablar en este programa.

Tus riquezas no sólo te hacen ser autosuficiente y seguro de ti mismo, la riqueza también nos hace volvernos egocéntricos. Así que esto es lo que Pablo dice en 1 Timoteo 6, versículo 18. Él dice: Ordénales “que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos”. Ahora fíjense en lo que Pablo dice que es el remedio para el peligro de las riquezas, Él dice: que hagan el bien y que sean generosos; el único remedio para el peligro de las riquezas es “dar”.

La verdad es que la riqueza nos hace querer más y más riquezas y comenzamos a acumular. Y él dice que debes pelear con eso. Entonces da generosamente y te volverás rico en buenas obras. He aquí cómo evitar el peligro, el peligro mortal de las posesiones es regalar lo que tienes. Sé rico en tus ofrendas, no des tus restos. Eso es lo que el hombre rico hizo en Lucas, dio lo que le restaba por miedo a dejar su seguridad que los bienes materiales le otorgaban.

Esto es exactamente de lo que Jesús habló en el cuadro egocéntrico cuando dijo: «donde está tu tesoro allí también estará tu corazón».

No debería sorprendernos nuestra falta de donaciones a los pobres si estamos invirtiendo nuestras posesiones en nuestras cosas, preferimos adquirir casas más grandes, coches más bonitos, ropa más linda, en lugar de fijarnos en quienes realmente necesitan, en quienes esta noche no tendrán nada que comer o un techo bajo el cual dormir.

La verdad es que nuestros corazones no están con los perdidos y los pobres, nuestros corazones están en las cosas materiales que este mundo nos ofrece. Así que, si realmente queremos ser verdaderos seguidores de Cristo debemos tomar una decisión. Y hoy te presento dos opciones: número uno, podemos vivir una vida de lujo egoísta y abandonar a los pobres. Una vida que no está contenta con la comida y la cobertura que necesita, sino que siempre necesitara más y más para sentirse bien, una vida que aumenta su nivel de vida cada vez que tiene la oportunidad. Esa es una opción frente a la cual Pablo dice: “No, no vivas así”, pero Pablo no es el único que nos dice que no elijamos esa opción, el propio Jesús nos dice que no elijamos eso. Jesús dice: “no viva así, si las posesiones se convierten en tu tesoro entonces serán mortales”. Entonces, tu primera opción es vivir una vida de lujo egoísta que abandona a los pobres.

La segunda opción es una vida de amor desinteresado por el bien de los pobres. Ahora es en este punto que damos un paso atrás por las implicaciones que esto tiene, y muchas preguntas nos vienen a la mente, preguntas como: ¿y qué pasa con mis cosas? ¿Qué pasa con mis anhelos de tener una casa bonita, un buen auto o ropa elegante? ¿Qué pasa con las cosas por las que he trabajado? ¿Es eso malo? Ahora déjame decirte algo: mientras hagamos la pregunta, bueno, ¿qué pasa con esto? Entonces estaremos reflejando exactamente lo que las Escrituras nos están advirtiendo y esa es una mentalidad egocéntrica de nuestras posesiones.

La única forma en que podemos hacernos preguntas como: ¿qué hay de malo en que yo tenga esto y qué hay de malo en que yo tenga eso? ¿Qué tiene de malo tener esto? es si hemos hecho oídos sordos a las necesidades de las demás personas. Déjame darte un ejemplo: cuando John Wesley estaba en la universidad Oxford, escribe su biógrafo: «Wesley acababa de terminar de comprar algunas fotos para su habitación cuando uno de los compañeros de cámara se acercó a su puerta. Era un día de invierno y notó que sólo tenía un vestido de lino fino para protegerse del frío». Wesley metió la mano en su bolsillo para darle algo de dinero para un abrigo y descubrió que le quedaba poco. Se le ocurrió que el Señor no estaba contento con la forma en que había gastado su dinero. Él se preguntó a sí mismo: «¿Dirá tu Maestro: Bien hecho, buen mayordomo fiel? Tenías que decorar tus paredes con el dinero que pudo haber abrigado a esta pobre criatura del frío.»

¿Entendiste lo que pasó? No es que sea malo tener bienes materiales, lo malo es la forma en que los gastamos y dónde estaba tú corazón mientras lo hacías. Lo que Wesley hizo al comprar cosas para decorar sus paredes no era intrínsecamente malo o incorrecto, pero estaba mal gastar dinero en imágenes para su pared, mientras que un hombre se estaba congelando afuera sin abrigo. Ahora tomemos la experiencia de Wesley y trasplantémosla a la nuestra. Imagínate hacer un recorrido por tu casa o mi casa y buscar muebles o tapices innecesarios, encontrar ropa innecesaria en el armario, centros de entretenimiento innecesarios, y la lista sigue y sigue. Entonces yo pregunto: ¿son estas cosas malas en sí mismas? Claro que no son malas, se tornan malas si afuera, en tu jardín hay 500 niños del sur de África cuyos cuerpos están desnutridos y cuyos cerebros se deforman porque no tienen comida, entonces ahí si seria realmente malo gastar tu dinero en cosas innecesarias.

¿Lo ves? La única forma en que podemos hacer la pregunta, bueno, ¿qué pasa con eso?, es si estamos ignorando a los pobres en nuestra puerta. ¿Ves la conexión aquí? ¿Para que vamos a vivir? Vida de lujo egoísta que abandona a los pobres o una vida de amor desinteresado por el bien de los pobres. Esto es lo que Jesús está diciendo, lo que Pablo está diciendo. “Dar”, da radicalmente a los pobres porque si no lo haces, estarás ignorando, no sólo las necesidades de los perdidos y los pobres, sino que abrumarás tu corazón con cosas y más cosas y más cosas que en realidad nunca ocuparán el lugar que sólo Jesús puede ocupar y, sobre todo, si decides llenar tu corazón con cosas materiales, corres un gran peligro, el peligro mortal de las posesiones.

Así que, tú decides, opción uno o dos.

Ahora, mi anhelo es que las familias que me escuchan, los jóvenes, adultos, profesionales, estudiantes, todos los que me escuchan, identifiquen las necesidades y los lujos de su vida y luego comiencen a vender y regalar sus lujos por el bien de los perdidos y los pobres. Continuaré y les haré saber que este no es un proceso fácil de recorrer. Es un proceso doloroso porque comienzas a darte cuenta de lo poco que hay en tu vida es por necesidad y cuánto es por lujo. Y es doloroso porque entonces empiezan a surgir racionalizaciones y justificaciones en nuestro corazón para explicar nuestros lujos.

Bueno, ¿qué sucede cuando identificamos las necesidades básicas y mínimas que son suficientes para vivir? Pues entonces empezamos a hacernos preguntas como: ¿realmente necesito el tipo de automóvil que conduzco? ¿Necesitamos el tipo de casa en la que vivimos? ¿Necesitamos toda la ropa y cosas que tenemos en la casa? Pero también es muy probable que surjan preguntas como: ¿qué pasa si me siento bien con lo que tengo? O ¿Por qué no puedo tener eso? Y es ahí donde quiero pedirte que tengas mucho cuidado porque estas preguntas solo están exponiendo la plaga egocéntrica que está en tu corazón. Y esa plaga necesita ser eliminada por Cristo, solamente cuando Cristo quite esas cosas de tu corazón serás capaz de ver que tu vida está llena de excesos.

Permítete poner en practica lo que hemos estado observando a lo largo de esta serie y, en función de tus necesidades, establece un límite simple en tu estilo de vida y luego regala todo lo demás. Establece un límite simple en su estilo de vida basado en los alimentos y las necesidades básicas de vida. Decide que es lo que tú y tu familia necesitan para vivir y vive de acuerdo con ello. Ahora, déjame decirte que eso es algo que va contra la cultura en la que nos encontramos, una cultura que nos dice que cuanto más ganas, más cosas materiales debes tener. Pero debes vivir de acuerdo con lo que dice Dios y Él te dice que, cuanto más tienes, más debes dar.

Esto comienza a sonar un poco más al Nuevo Testamento y entonces tú decides dar todo lo que Dios te ha concedido para hacer que la gloria de Cristo sea conocida entre los perdidos y los pobres.

Tú puedes decir: David, ¿estás diciendo que está mal tener mucho dinero, ganar mucho o tener un buen trabajo? Pues mi respuesta es no, es absolutamente correcto conseguir el mejor trabajo posible y ganar la mayor cantidad de dinero porque Dios ahora te está confiando recursos para ti, no para ti mismo sino por el bien de los perdidos y los pobres de todo el mundo. Ahora esto comienza a tener sentido.

Aquí es exactamente donde Wesley fue a la luz de lo que experimentó. Escucha lo que escribe su biógrafo: «En 1731, Wesley comenzó a limitar sus gastos para tener más dinero para dar a los pobres. Él registra que un año su ingreso fue de treinta libras y que sus gastos de vida fueron de veintiocho libras, así que tenía dos libras para regalar. Al año siguiente, sus ingresos se duplicaron, pero todavía vivía en veintiocho libras y daba treinta y dos libras a los pobres. Al tercer año, su ingreso fue de noventa libras. De nuevo, él vivió con veintiocho libras mientras daba sesenta y dos a los pobres. El cuarto año obtuvo 120 libras, pero él continúo viviendo con veintiocho libras y dio noventa y dos libras a los pobres”. Wesley predicó que los cristianos no deberían meramente diezmar sino regalar todos los ingresos extra una vez que la familia y los acreedores fueran atendidos. Él creía que con el aumento de los ingresos el estándar cristiano de dar debería aumentar, no su nivel de vida. Wesley comenzó esta práctica cuando estaba en Oxford y la continuó a lo largo de su vida, incluso cuando su ingreso ascendió a miles de libras, vivió de manera simple y rápidamente le entregó su dinero sobrante a quienes lo necesitaban. En un año su ingreso fue más de 1400 libras. Él regaló casi todo lo que tenía, porque tenía miedo de acumular tesoros en la tierra».

Él sabía que 1 Timoteo 6 era real, así que tenía miedo de acumular tesoros en la tierra, de modo que el dinero que él recibió lo dio a la caridad tan rápido como llegó a él. Cuando murió en 1791, el único dinero mencionado en su testamento eran las monedas que se podían encontrar en sus bolsillos y cajones. La mayoría de las 30.000 libras que había ganado en su vida las había regalado. Tú puedes decir: “bueno, él no dejó ninguna inversión atrás». Pues déjame decirte que él dejó miles de almas siguiendo a Cristo, esa es la mejor inversión que un hombre puede dejar, esa es una gran inversión en la vida de alguien.

Ahora, transfiere esto a los salarios del día actual. Hubo momentos en que Wesley ganaba 160.000 dólares al año y vivía de 20.000 dólares al año. ¿Eso es raro? Suena muy extravagante, pero no, en realidad es divinidad con satisfacción. Dar generosamente a los pobres es una gran ganancia, serás rico en buenas obras. Sé que la gente piensa que esto es una locura. La gente dice, bueno eso es radical. Pero qué pasa si yo te digo que todo eso es solamente obediencia. Mira, los recursos del cielo nos han sido confiados por el bien del mundo.

No dudaría en decir que no hay una persona que me está escuchando que comparezca ante Jesús en el tribunal de Cristo y Jesús le diga: “me diste demasiado, deberías haber gastado más en ti mismo”. No, eso no va a suceder, te prometo que no sucederá, así que, no te preocupes por equivocarte demasiado si empiezas a dar a quienes lo necesitan. Digamos que hay un peligro mortal en nuestras posesiones para nosotros y por el bien nuestro y el de los pobres, dejemos de ser indiferentes ante lo que Dios nos pide. Hagamos lo que Jesús le dijo al hombre rico que hiciera en Marcos 10 y lo que Pablo le está diciendo a los ricos que hagan en 1 Timoteo, capítulo 6. Ahora esta ofrenda es el desbordamiento de un regalo en ti, el regalo de la Salvación. Así que, escucha esto; la salvación es completamente imposible para cualquier persona, la salvación solamente es posible a través de la gracia de Dios.

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 8

Obras mayores. Pt.2