in

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 8

Hay varias verdades fundamentales que creo es necesario que sepas. Primero, toda la riqueza pertenece a Dios. Segundo, toda riqueza es un don de Dios. Tercero, ser rico no es pecado. Y cuarto, ser pobre no es pecado. Bienvenidos a este su programa “La Biblia Dice Presenta” soy Nelson Cabrera y estas son algunas de las cosas de las que hablaremos el día de hoy, y para eso, tenemos junto a nosotros a David Platt.

Si tienes una Biblia y espero que la tengas, permíteme invitarte a que la abras conmigo en el capítulo 10 de Marcos. Esta es nuestra última semana con esta serie y hay algo quiero decirte, créelo o no, esta historia del hombre rico y Jesús, en realidad, también es nuestra historia. Y hoy quiero pedirte que miremos lo que Jesús dice acerca de lo que significa seguirlo.

Hemos estado viendo una especie de palabras de Jesús que si realmente creyéramos en ellas nuestra forma de vida cambiaría radicalmente en la cultura y en la iglesia de la que formamos parte. Y creo que esa es la pregunta a la que seguimos volviendo. Es la pregunta a la que sigo volviendo en mi propia vida y en mi propio liderazgo. ¿Creemos en este libro? Quiero decir, ¿realmente creemos que Jesús dijo estas cosas? ¿Creemos que lo que dice este libro es verdad? Porque si lo que dice este libro es verdad, entonces hay más de 4 mil millones de personas en el mundo de hoy que se dirigen a un infierno eterno porque no tienen a Cristo, además de 30.000 niños que morirán hoy de hambre o de una enfermedad prevenible. Si estas cosas son ciertas, entonces no tenemos tiempo para jugar juegos con nuestras vidas y con la iglesia. Si estas cosas son ciertas, no tenemos tiempo para jugar con nuestros recursos y posesiones.

Así que, hoy afirmaremos todo lo que hemos aprendido sobre la importancia de tomar decisiones radicales en nuestra vida.

Bien, ¿recuerdas que al iniciar esta serie vimos que, aun cuando parece que tienes problemas económicos, si tiene ropa para vestir, comida, una casa o apartamento para vivir y un medio de transporte razonablemente confiable, entonces te encuentras entre el 15% del resto de población mundial?, eso hace que estas palabras de Jesús sean particularmente apropiadas para ti y para mí.

Entonces, leamos Marcos 10, versos del 23 al 31 esto dice así: «Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios. Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna. Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros«.

Ahora que leímos esto, quiero pedirte que hagamos una oración pues solamente bajo la guía del Señor podremos digerir su Palabra, así que oremos:

Dios, oramos para que nos ayudes. Ayúdanos a conectar lo que hemos vivido con lo que ahora estudiamos. Ayúdanos a conectar la santidad y el valor de tu nombre con lo que significa vivir para exaltar tu nombre y no el nuestro. Dios, te pedimos que nos ayudes a encontrar tu gracia, tu Espíritu a través de este tiempo. Ayúdanos a escucharte a ti a través de nuestro pensamiento que está tan culturalmente arraigado y tan contra bíblicamente arraigado y nos ayudan a escuchar tus palabras frescas. Danos la gracia, no sólo para escucharlos, sino también Dios te rogamos por la gracia para responder a tu llamado. Dios, nosotros no podemos hacer nada para cambiarnos a nosotros mismos. Necesitamos que seas Tú quien cambie nuestros corazones, por eso oramos para que lo hagas a través de tu Palabra de una manera que recibas una gran gloria no sólo aquí sino en todo el mundo. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Hoy vamos a ver una advertencia radical en Marcos 10. Necesitamos desesperadamente darnos cuenta de la naturaleza letal de nuestras posesiones. Jesús dice: cuán difícil es para los ricos entrar al reino de Dios. La realidad es que la mayoría de la gente en nuestra cultura y la mayoría de nosotros en la iglesia, simplemente no le creemos a Jesús.

Estamos acostumbrados a pensar como la sociedad nos ha dicho que debemos pensar. Y tristemente la iglesia no es la excepción, la iglesia ha implantado un chip que nos hace pensar que, las posesiones, el dinero y la riqueza son evidencia de la bendición de Dios, pero no pensamos en ellos como barreras. Jesús dice, si eres rico, entonces tu riqueza, tus posesiones, los bienes materiales que posees son barreras para llegar a mí, esos son obstáculos para entrar al reino.

Ahora veamos una imagen de la iglesia después de estas declaraciones de Jesús. Después de que Jesús se va, ¿cuál es la imagen en la iglesia del Nuevo Testamento?, así que, para responder esto quiero que vayan conmigo a 1 Timoteo capítulo 6, pero antes déjame preguntar: ¿tiene la iglesia del Nuevo Testamento la misma postura sobre las posesiones que Jesús nos está dando en Marcos capítulo 10?

Ahora, te invito a ver si hay similitudes o desconexiones aquí. ¿Es difícil para los ricos en la iglesia del Nuevo Testamento entrar al reino de Dios? Mira 1 Timoteo capítulo 6, versículo 6 y ve lo que Pablo escribe a Timoteo, él le está diciendo a Timoteo que así es como alentamos a la iglesia en el Nuevo Testamento. Verso 6: «Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores» (1 Timoteo 6: 6-10).

Ahora hay algo que quiero decirte, la verdad es que, el dinero no es la raíz de todo tipo de maldad, la raíz del mal está en el amor al dinero. Tanto Jesús como Pablo no dicen que la riqueza y el dinero sean inherentemente malvados. Esa riqueza, dinero o posesiones no son inherentemente malvadas. Jesús no está diciendo ni Pablo está diciendo que tenemos que regalar riqueza, dinero y posesiones porque son malos. Ellos dicen que regalan riqueza, dinero y posesiones porque la gente se muere de hambre y necesita de nuestra riqueza. Jesús dice: “ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres”. Esto es enorme, es por eso que cuando pasa al versículo 17, Pablo comienza a hablar con los que son ricos. Y esto es lo que dijo: «A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna» (1 Timoteo 6: 17-19).

Este es un pasaje algo pesado, y quiero que veamos nuevamente lo que Pablo está diciendo, así que vuelve al versículo 9. Él dice: «Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición«. Esa es gente que quiere hacerse rica. Esto ni siquiera habla de personas que han logrado ser ricos. Esto dice que sólo el deseo de ser rico te lleva a una trampa que conduce a la ruina y la destrucción. ¿Parece que Pablo está advirtiendo acerca de la naturaleza letal de las posesiones, como lo hizo Jesús en el capítulo 10 de Marcos?

Entonces, ¿qué está diciendo Pablo? Retroceda al versículo 6 de 1 Timoteo 6 y dice: «Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento«. La gente dice, está bien, lo importante es que estoy contento y estoy bastante contento con la vida que vivo, así que estoy bien, pero mira cómo Pablo define la satisfacción; él dice en el versículo 8: «Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto«. Ahora esa es una satisfacción radicalmente diferente a la satisfacción que adoptaríamos. Pablo, identifica las necesidades básicas: sustento y abrigo. Si tienes eso, entonces estarás contento con ello, pero luego Pablo dice: “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo,  y en muchas codicias necias y dañosas,  que hunden a los hombres en destrucción y perdición”. ¿Ves la imagen que Pablo está dando? Él se está dirigiendo a aquellos que quieren disfrutar del lujo aún más allá de la necesidad y eso, dice Pablo es una trampa que te conduce a la ruina. Es por eso que Pablo está advirtiendo acerca de esto.

Ahora, ve al versículo 17 ahí Pablo comienza a hablar con los que son ricos. Ahí vemos que las riquezas nos hacen sentirnos seguros de nosotros mismos. Mira el versículo 17: «A los ricos de este siglo manda que no sean altivos”. La Escritura enseña que las posesiones producen orgullo. Cuando hacemos una nueva compra, cuando hacemos esta buena inversión, cuando depositamos un gran depósito, el orgullo comienza a hincharse en nosotros. Y lo que sucede es que comenzamos a depositar nuestra confianza en las riquezas en lugar de poner nuestra confianza en Dios. Ahora la mayoría de nosotros diría: “bueno mi confianza no está en las riquezas, mi confianza está en Dios” pero ¿sabes cómo se prueba todo eso? Comienza a despojarte de tus posesiones y de repente, las riquezas que te otorgaban confianza comienzan a quitarse de la mesa y la inseguridad en nuestros corazones se eleva.

Las riquezas no sólo nos hacen confiar en nosotros mismos, sino que las riquezas nos ciegan a la profundidad de nuestra confianza en Dios. Porque cuando tenemos riqueza, nuestra confianza está en esas cosas materiales, y cuando nos las quitan, nos damos cuenta del gran error que cometimos. No sólo confiamos en nosotros mismos, sino que la riqueza nos hace ser autosuficientes. «A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas«. Pablo dice que es difícil para los ricos poner su esperanza en Dios porque tienen muchas otras cosas en las cuales poner sus esperanzas. Y esto es verdad. Sabemos que somos propensos a que todos y cada uno de nosotros tengamos predisposición para disfrutar de los regalos e ignorar al dador, todos somos propensos a esto. Y la realidad es que cuanto más llenamos nuestras vidas con regalos cada vez somos más propensos a ignorar al dador de esos regalos.

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 7

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 9