in

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 3

¿Crees que Jesús te diría que des todo lo que tienes si lo vieras hoy? y si efectivamente Él te dijera eso, ¿cómo responderías? Ahora, recuerda que una cosa es responder y decir, está bien, estoy dispuesto y otra cosa es actuar. Es ir y dejarlo todo por seguirlo a Él. ¿Estarías dispuesto a dejarlo todo por ir tras Él? Bienvenidos a este su programa “La Biblia Dice Presenta” Soy Nelson Cabrera y hoy estaremos hablando sobre esto. Para eso, tenemos junto a nosotros a David Platt.

Hoy quiero invitarte a que te acerques personalmente a Jesús y le preguntes que es lo que Él quiere que tú hagas, Acércate a Él con un corazón dispuesto a obedecerlos tan pronto como Él lo diga. Y si Él te dice que esperes, pues entonces espera. Y cuando Él te lo muestre, no consideres si es o no una buena opción, simplemente obedece.

¿Qué sucede cuando una familia de fe llena de seguidores de Cristo vive en oración preguntando a Dios que es lo que Él quiere que ellos hagan? Te diré lo que sucede; los recursos del cielo se abren para que la gloria de Dios sea proclamada en esta comunidad y en este mundo. Entonces, acerquémonos a Dios y preguntémosle, y cuando Él hable, no consideremos nuestras opciones, obedezcamos. Esta es una manera radical de vivir. ¿Crees que eso es arriesgado?

Bien, hoy vamos a ver la siguiente verdad: una obediencia total, trae una recompensa radical. Jesús no quiere despojarnos de nuestro placer. Él quiere satisfacernos con un tesoro, esto es lo que dice Marcos 10, pero, en cierto sentido esta es una mentalidad egoísta ¿verdad? Entonces toma tu Biblia y ve conmigo a Mateo capítulo 13. Esta es una perspectiva radical sobre la recompensa de seguir a Cristo, la recompensa de sacrificar y renunciar a todas las cosas. Mira Mateo capítulo 13, versículo 44. Escucha lo que Jesús dice acerca del reino de los cielos. Mateo 13:44 dice: «Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo«. ¿Eso es bueno?

¿Te imaginas que encuentres un tesoro, y lo escondes, entonces vuelves a la comunidad, vendes tu casa, tu auto y todo lo que tienes? Todos dirán que estás loco, incluso la comunidad religiosa dirá que has perdido la cabeza. Entonces tu dirás: “Lo sé, pero es algo que necesito hacer”. En aquel momento eres condenado al ostracismo. Todo el mundo dirá que no tienes nada. Pero tú vuelves al campo y lo compras. Puede que no parezca demasiado valioso, pero si sabes que hay un tesoro allí, entonces todo eso tiene sentido. Para el resto del mundo, parece una locura, pero para ti tiene mucho sentido. ¿Por qué? Porque tienes confianza en el tesoro.

Cuando los seguidores de Cristo se dan cuenta del tesoro de alegría que les espera, entonces venden todo lo que tienen y dan todo porque tienen alegría en su interior, porque saben que hay tesoros que los espera. Mira, Jesús no nos está llamando a abandonar el placer. Él nos llama a comenzar a vivir por un tesoro imperecedero. Hermanos y hermanas, comiencen a vivir por un verdadero tesoro, no por cosas materiales, sino por cosas realmente valiosas. El mundo pensará que estás loco, pero ¿sabes? hay fuentes eternas de alegría en ese campo. Así que ve y con alegría vende todo lo que tienes. Dale a los pobres y ven a disfrutar del tesoro que Dios ha preparado para ti.

Vamos al capítulo 6 de Mateo. Esta es la pregunta que todos debemos hacernos, ¿qué es lo que queremos? ¿Queremos tesoros a corto plazo que no podamos conservar? Queremos casas, autos, artilugios, juguetes, objetos de recuerdo, baratijas, ropa y demás. ¿Queremos tesoros a corto plazo que no podamos conservar o tesoros a largo plazo que no podamos perder? Es por eso que Jim Elliot, un mártir asesinado en Ecuador dijo justo antes de morir: “No es tonto quien da lo que no puede conservar, para ganar lo que no puede perder”. Eso es inteligente, ¿cuál quieres? ¿Tesoros a corto plazo que no podemos guardar o tesoros a largo plazo que no podemos perder? Debemos recordar que cualquier inversión en este mundo es temporal y es impredecible. Dios ayúdanos a aprender esto porque cada depósito que hagamos en el tesoro del reino será eterno.

Mateo capítulo 6, versículo 19 dice: «No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”. Esto es lo que nos dice que hagamos, almacenemos el tesoro, busquemos el tesoro, pero un tesoro real, no tesoro falso.

Aquí Jesús nos dice que hay dos formas de vivir: hay una manera de vivir que almacena tesoros en la tierra y hay una manera de vivir que almacena tesoros en el cielo. Y para que no pensemos que hay una manera de poner un pie en esto y un pie en el otro, Jesús dice en Mateo 6:24: «Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas«. Entonces, ¿para qué estamos viviendo? ¿Tesoro en la tierra o tesoro en el cielo? ¿Cómo sabes si estás viviendo para la tierra o para el cielo? Jesús dice que miras dónde está tu tesoro y es una señal segura de dónde está tu corazón. Donde esté tu tesoro, tu corazón también lo estará.

Esto es lo que Él está diciendo, nuestro uso del dinero es un barómetro seguro de nuestra condición espiritual actual. Esta es una verdad simple y aleccionadora y me incluyo en esto. Si miramos nuestros gastos, si tomó las cuentas bancarias de cada uno de ustedes, ¿en qué lugar vería más tesoros? ¿Tierra o cielo? Gran parte de nuestro tesoro está en lo que tenemos: entretenimiento, restaurantes, videojuegos, muchos de nuestros tesoros están en el mundo y aquí es donde está nuestro corazón.

Se dice de la iglesia primitiva, cuando la persecución romana estaba ocurriendo, que los perseguidores romanos entraron a una iglesia cristiana, irrumpieron para confiscar todos sus tesoros. Ellos dijeron: «¿dónde almacenaron sus tesoros?» Y se dijo que la iglesia señaló a un pequeño grupo en la esquina de viudas y huérfanos que estaban cenando y dijeron: «Este es el tesoro de la iglesia». Así es como se debe hacer iglesia, así es como se debe vivir el cristianismo. ¿Dónde está tu corazón? Nuestro uso de dinero es un indicador seguro de nuestro futuro destino eterno. Hablamos sobre esto la semana pasada. No estamos diciendo que ganemos la vida eterna con la forma en que usamos nuestro dinero. Pero lo que Jesús está diciendo muy claramente aquí es que, nuestro uso del dinero muestra dónde está nuestro corazón. Tu uso de dinero, mi uso de dinero, dónde gastamos y qué adquirimos muestra dónde está nuestro corazón. Es un indicador seguro de nuestro futuro destino eterno. Estamos gastando para lo que cuenta en la tierra o estamos gastando para lo que cuenta en el cielo. Recuerda que hay una recompensa radical que se tiene en el cielo, así que vamos a pasar allí.

Cerraremos con esto, pérdida radical. El amor por las posesiones será inevitable y finalmente nos privará de la alegría por la cual hemos sido creados. Vuelve al capítulo 10 de Marcos, el verso 22 dice: “Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones«. Este es el único momento en Marcos donde alguien se aleja de Jesús rehusando su llamado al discipulado. La única vez en el Evangelio de Marcos donde sucede esto. ¿Por qué sucedió? Creo que hay tres razones principales:

Número uno, porque sus ojos estaban ciegos. Es de lo que habla Jesús en el capítulo 6 de Mateo, versos del 22 al 23. En el contexto de esa conversación sobre el dinero, él dice: «La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?«. La realidad es que el adversario nos ciega a través del pecado, a través de la indulgencia en el mundo. Nos ciega y esta es la razón por la cual, hace unas semanas, cuando comenzamos esta serie, hablé de que esto ha sido un punto ciego evidente, no sólo en la iglesia sino también en la comunidad.

Para mi vida al igual que cuando miro hacia atrás hace un par de cientos de años y veo a hombres predicando el Evangelio con esclavos en sus hogares y pienso: “¿cómo podrían hacer eso? ¿Cómo podrías tener esclavos y predicar el evangelio?”. Hay un punto ciego importante que debía abordarse y me pregunto si dentro de cien años no nos mirarán de nuevo y dirán: “¿cómo es que dijeron seguir a Cristo y que parecían tener tanta pasión, pero viven con tanta opulencia? ¿Cómo pueden tener tantas cosas que no necesitan? Es un punto ciego y el pecado hace esto. Nos ciega. Es una de las maldiciones más grandes del pecado. Ceguera espiritual, tus ojos estaban ciegos. Ciegos a la profundidad de tu pecado y ciegos a la necesidad de los pobres. Pero Dios, abre tus ojos a la profundidad del pecado y a la profundidad de las necesidades de los pobres. Tus ojos estaban ciegos, tu cara estaba triste, no tenías alegría.

Eso fue lo que pasó con ese joven que se alejó al escuchar a Jesús. Si lo analizamos bien esto no tiene sentido, este joven se está alejando del tesoro en el campo triste. Él se estaba alejando de la única fuente de alegría que jamás perecería. Su rostro estaba triste y tenía las manos llenas, se alejó porque tenía una gran fortuna. Esto es lo que quiero que hagas. Quiero que te imagines esta escena en el capítulo 10 de Marcos, pero quiero que te pongas en su lugar. Y quiero que mires en el rostro de Cristo y veas su compasión, su amor por ti. Este no es él diciendo que quiere hacerte miserable y hacer la vida difícil o dura. Él dice que te ama y quiere que experimentes el tesoro que jamás perecerá.

Este joven se fue triste. ¿Por qué? Porque sus ojos estaban ciegos. Sus ojos estaban ciegos a la profundidad de su pecado que estaba ligado a sus posesiones. Había un punto ciego para él. Era rico y ni siquiera sabía hasta qué punto se lo había perdido. Hubo un punto ciego. Sus ojos no sólo estaban ciegos a la profundidad de su pecado sino a la profundidad de la necesidad de los pobres a su alrededor.

Sus ojos estaban ciegos, su cara estaba triste y sus manos llenas. Este joven se paró allí con una mano llena de tesoros y se alejó de Jesús por completo. Ahora eso es lo que sucedió en la conversación de Jesús con él. Pero eso sólo nos lleva a al siguiente verso. Jesús estaba junto a sus discípulos y Él dice: “Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!»  Marcos 10: 23.

Jesús dice que es difícil para los ricos entrar en el reino de Dios. Esto debería hacer que nuestros oídos se animen porque somos ricos. Es difícil entrar al reino de Dios desde donde estamos.

Ahora, ¿por qué Él dijo esto y por qué fue tan impactante para estos discípulos? Aquí es donde, para entender lo que está sucediendo aquí, tenemos que dar un paso atrás y sumergirnos en el Antiguo Testamento y es eso lo que haremos en el próximo capítulo.

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 2

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 4