in

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 2

Hablando de nosotros, el apóstol Pablo dijo: Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Algún día llegaremos a ser semejantes en carácter a Cristo Jesús, pero mientras más pronto comencemos a imitar la conducta de Cristo, será mejor para nosotros, y será mejor para el cristianismo, porque si somos honestos deberíamos estar de acuerdo en que más daño han hecho al cristianismo los amigos del cristianismo que los enemigos del cristianismo y justamente este será el tema que David Platt compartirá con nosotros en el estudio bíblico de hoy. Bienvenidos a una emisión más de “La Biblia Dice Presenta”.

La salvación nunca será una cuestión de reforma externa; siempre es una cuestión de transformación interna que se desarrolla externamente, pero comienza internamente y todo gira alrededor de la persona de Cristo. Esta es una clave para el joven rico que estamos estudiando en esta serie en Marcos capítulo 10. Cuando este joven vino a Jesús, ¿oíste cómo lo llamó? Él dijo: «Buen Maestro», le preguntó “¿qué haré para heredar la vida eterna?». En el versículo 20, este joven responde: “Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud«. Quiero que vean un defecto fundamental en la forma en que el joven rico percibió a Cristo. Señoras y señores, Jesús no es simplemente un maestro respetable. Este hombre vino a Jesús respetándolo por sus pensamientos y sus opiniones. Y Jesús responde y dice: «¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios» (Marcos 10:18). Jesús está insinuando el hecho de que este hombre no tenía ni idea de con quién estaba hablando. Jesús no es simplemente un maestro respetable, Jesús es el Señor soberano.

El joven rico estaba dispuesto a tener a Jesús como maestro para respetar, pero no como a un Señor a quien obedecer. Me temo que la forma en que nos acercamos en el cristianismo contemporáneo a la persona de Cristo es más como un maestro respetable que nos da consejos sobre nuestras vidas y la iglesia en lugar del Señor que determina todo sobre nuestras vidas y nuestra iglesia. Si eres un seguidor de Cristo, has sacrificado el derecho de determinar la dirección de tu vida; no determinas la casa en la que vive, el automóvil que manejas o la ropa que usas. Cristo determina todo de ti. Si Jesús es tu Señor, entonces le damos la potestad de todo sobre nuestra vida.

Él no es un maestro respetable, Él es el Señor soberano. En ninguna parte de las Escrituras vemos a Jesús con la intención de ser un consejero en nuestras vidas. Él tiene la intención de ser Señor sobre todo en nuestras vidas y eso hace toda la diferencia. Este es un enfoque radical que ha enviado a muchas personas lejos de Jesús. Entonces, ¿quién responderá a este enfoque radical hoy?

En segundo lugar, un afecto radical. Aquí es donde se vuelve realmente bueno. Jesús nos llama a dar sacrificialmente porque Él nos ama. Vamos al versículo 21. Jesús da esta orden y es un mandato difícil, él dice: “anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz”. ¿Te imaginas escuchar eso ahora?

Pensar en vender todas nuestras posesiones para dárselos a los perdidos y los pobres, es muy duro. Este es Jesús yendo directamente a la yugular. Este no es un mandato fácil, pero quiero que veas el comienzo del versículo 21: «Entonces Jesús, mirándole” ¿hizo qué? “le amó«. Jesús nos llama a dar sacrificialmente porque Él nos ama. Este es un mensaje difícil pero lo que necesitamos ver es que Jesús ama a los ricos. Jesús ama a los ricos lo suficiente como para decirles la verdad. Él está diciendo estas cosas que son palabras difíciles, no porque a Él no le importe o quiera darnos una vida dura y miserable. Él dice estas cosas porque ama a este hombre. Jesús le dice: “quiero que ocupes tu lugar aquí conmigo”.

Vamos al capítulo 12 de Lucas. Jesús quiere lo mejor para nosotros. Jesús quiere lo mejor para mí y para ti. Cuando dice cosas como esta, es porque él quiere lo mejor para nosotros. Mira conmigo en el versículo 16 de Lucas 12, Jesús cuenta una parábola sobre un tonto rico y quiero que oigas esto. Esta es otra vez una imagen fuerte. Al final del versículo 15 Él dice: «Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee«. Él advierte contra el peligro de las posesiones. «También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?”. Tengo tanto que no sé qué hacer. «Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios» (Lucas 12:17- 21).

Lo que Jesús hace justo después de esto es que empieza a hablar de que no tienes que preocuparte por cosas materiales porque tu Padre te proveerá. Quiero que vayas conmigo al versículo 32. Escucha esto, Lucas capítulo 12, Jesús dice en medio de estos duros dichos: «No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino«. Ahora vamos a volver a ese versículo en sólo un segundo, pero mira el versículo 33 y 34: «Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón«.

«Vende tus posesiones y dalas a los pobres». ¿Es eso una orden fácil? Seamos honestos. Cuando pensamos: “se supone que debo vender mis posesiones y darles a los pobres”, inmediatamente todo tipo de pensamientos surgen en nosotros; hay inseguridad, miedo, ansiedad y todo tipo de pensamientos y emociones comienzan a resistir eso. Y Jesús sabe que hay miedo y que habrá inseguridad en nuestras mentes en ese momento. Él sabe que esta no es una decisión fácil de tomar. Entonces, ¿qué dice Jesús justo antes de eso? Él dice «No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino». Es como si nos diera un estímulo para luego decirnos que no tengamos miedo, que nuestro Padre se complace en darnos el reino.

A la luz de esto, entonces te debo decir que no temas en darle tus posesiones a los pobres, no temas porque tu Padre se complace en darte el reino. Lucas capítulo 12, versículo 32 es la dinamita que explota al dios del materialismo en nuestras vidas, el dios que infunde y consume la cultura en la que vivimos, incluyéndonos a nosotros. Este versículo lo explota porque lo que Jesús dice es que la clave de todo el cuadro es que sueltas tus cosas porque sabes que tienes un Padre que te ama y no tienes que temer por lo que necesitas. Porque tu Padre que quiere lo mejor para ti, te está diciendo que hagas estas cosas. Jesús dice que Dios es el pastor que nos protege, Él dice: “pequeño rebaño”, ¿sientes el cariño y la protección que hay allí?

Jesús dice que no va a ser fácil para ti vender tus posesiones y darlas a los pobres, pero me preocupo por ti como un pastor se preocupa por sus ovejas. Y no necesitas preocuparte porque soy más grande que todo eso. Él es un pastor que nos protege, pero no sólo es un Pastor que nos protege, sino que también es un Padre que se deleita en nosotros.

«No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino«. Dios no es un empleador, no es un maestro de esclavos; Él es un Padre y nos cuida como sus hijos. Ahora, esto es lo que los hijos e hijas obtienen de un padre, ¿verdad? Herencia. ¿No es eso un pensamiento maravilloso? Hay una herencia almacenada para ti y para mí como hijos e hijas de Dios. Romanos 8 dice que somos herederos con Dios y coherederos con Cristo.

Tenemos un Padre que está listo para darnos todo lo que necesitamos y no nos lo dará a regañadientes. El materialismo no sólo es pecaminoso, es tonto. Porque tenemos un Padre que dice que tiene un reino para darnos. Él es un Pastor que nos protege, un Padre que se deleita en nosotros y un Rey que nos brinda sus servicios. Él no es un empleador que nos da dinero, Él no es un planificador de carrera que nos promete estatus, no es un agente que nos proporciona fama ni un inversor que nos da más información sobre cómo ganar dinero rápidamente, Él es el Rey que nos dará un reino.

¿Qué cosa puedes adquirir que sea tan bueno como eso en este mundo? Ve a vender todo lo que tienes, dáselo a los pobres que tienes un reino, un Pastor, un Padre y un Rey sobre ti; por lo tanto, vende tus posesiones y dalas a los pobres. No tengas miedo, eso es afecto radical. Jesús nos llama a dar sacrificialmente porque Él nos ama. Ese es un enfoque radical.

Tercero, un mandato radical. Jesús da órdenes, no consideraciones. Esta es la verdad aquí. Vuelve conmigo a Marcos capítulo 10, versículo 21 y te voy a pedir que cuentes el número de órdenes que Dios da aquí, Él dice: “Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz”. Cinco órdenes diferentes. Ahora aquí es donde tenemos que estudiar esos errores que debemos evitar.

Ya hemos establecido que Jesús no está diciendo que estos son órdenes directas para cada uno de sus seguidores. Pero, de nuevo aquí es donde tenemos que tener cuidado. Creo que una de las interpretaciones erróneas más peligrosas de este versículo, es pensar que es suficiente con ese sentimiento de estar dispuesto a hacer tal o cual cosa. Pero ¿sabes? No es suficiente con estar dispuesto, es necesario hacerlo. Es muy fácil para cualquiera de nosotros decir: “bueno, estaría dispuesto a dar esto o aquello”. Pero lo que Jesús está llamando a hacer a este hombre es a hacerlo. Necesitamos ser personas que estén dispuestas a hacer lo que Jesús diga que hagan, es fácil esconderse detrás de un, “estoy dispuesto y quiero hacerlo” pero lo realmente difícil es actuar, cumplir con lo que decimos.

Como seguidores de Cristo, no tenemos tiempo para considerar las opciones, simplemente obedecemos. Un escritor dijo que, el hecho de que Jesús no ordenó a todos sus seguidores que vendieran todas sus posesiones da consuelo únicamente a la clase de personas a quienes les daría esa orden. Cuando comenzamos esta serie, si estuviste aquí, tuvimos un tiempo en el que trabajamos a través de diferentes pasajes y pensamos en algunos de estos pasajes antes de estudiarlos y este fue uno de los pasajes que vimos. Y había una pregunta por la que estábamos trabajando. Quiero recordarle cuál fue esa pregunta. La consulta era, ¿crees que Jesús literalmente le dijo a este hombre que vendiera todo lo que tenía y se lo diera a los pobres? Creo que hemos establecido que Él le estaba diciendo a este joven que hiciera esto. Esto fue una orden. Entonces, ¿crees que Jesús te diría lo mismo hoy si lo vieras? Si Él dijera eso, ¿cómo responderías? Ahora una cosa es responder y decir, está bien, estoy dispuesto. Pero aquí es en lo que quiero alentarte, quiero alentarte a que vayas con un cheque en blanco a Jesús y le digas: “¿qué quieres que regale?”. Pregúntele, con un corazón dispuesto a obedecer tan pronto como Él lo diga.

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 1

El Evangelio Exige un abandono Radical Parte 3