in

El Rey Ezequías II

50 Personajes de Influencia. El Rey Ezequías II (Haz clic y descarga el texto)

La cuestión no es cuántos años o meses o días tenemos, la pregunta es, ¿Qué estamos haciendo con el tiempo que Dios nos ha concedido?

Tenemos que aprovechar todas las oportunidades que tenemos para producir fruto para el reino de los cielos. A mayor fruto habrá mayor recompensa. Si somos negligentes en aprovechar las oportunidades que tenemos para producir fruto para el reino de Dios, corremos el riesgo de ser puestos a un lado por Dios. En estas condiciones no tendremos ninguna recompensa. Esto no significa que perderemos nuestra salvación. El Señor Jesús no está hablando de salvación sino de servicio. Si nosotros no aprovechamos las oportunidades que tenemos en el reino de Dios, serán otros los que aprovechen esas oportunidades.

Estamos involucrados en una serie de mensajes llamados “lo que vives es lo que dejas” estamos estudiando la vida de los reyes del Antiguo Testamento, para mostrar el impacto que una vida puede tener, no solamente en el presente, sino también en las futuras generaciones, estamos aprendiendo que lo que hacemos en nuestra vida presente, realmente tiene influencia en el futuro, hemos tenido el privilegio de estudiar las vidas de estos reyes.

Dios escogió a la nación de Israel para que fueran sus representantes en la tierra. Dios quería mostrarle al mundo su bondadoso obrar a través de la vida de este pueblo, entonces puso sobre Israel a un hombre llamado Samuel, él fue un profeta, estaba encargado de la enseñanza y de juzgar al pueblo de Dios, pero la gente dijo: Queremos a un hombre que monte a caballo, y escogieron a un hombre llamado Saúl, él fue el primer rey de Israel, ellos habían puesto sus ojos en él sólo por su apariencia, pues Saúl era un hombre alto y hermoso, pero tenía su corazón marchito, era impaciente, indeciso, y cruel y por lo tanto Dios lo desecho. Entonces Dios llamo a David. Él fue su siguiente Rey, pero lejos de ser un hombre perfecto, era un hombre conforme al corazón de Dios, pues era un hombre que siempre se arrepentía y regresaba a Dios.

David era un hombre conforme al corazón de Dios, Y después de él llegó su hijo Salomón, y Salomón fue el hombre más sabio y más rico que jamás haya existido, el problema con Salomón era que no podía controlar sus pasiones desenfrenadas, y estas le llevaron a su perdición, tuvo 700 esposas y 300 concubinas y la Escritura dice que cuando se hizo más viejo, sus mujeres inclinaron su corazón a los dioses falsos, esto provoco una guerra civil en el país y todo esto desemboco en una inminente división, y entonces este pequeño país que Dios quería utilizar para que sea de bendición para el mundo entero se dividió, en el norte, se estableció el reino de Israel, y en el sur el reino de Judá. El reino nunca más volvió a restaurarse, en el año 722 A.C. los asirios entraron en Jerusalén y pusieron cautivos a todos los habitantes del Reino del Norte, Dios le concedió a Judá un poco más de tiempo, en general no hubo Reyes buenos, unos cuantos de los que hemos estado estudiando, hicieron lo recto delante de Dios.

Asa fue el que comenzó bien, fue un gran líder, pero abandonó la carrera tempranamente, Josafat fue un fiel seguidor de las cosas de Dios, pero después de un tiempo, se alejó nuevamente, Joas estuvo en el trono durante 7 años, y mientras su consejero estaba con él siguió los caminos de Dios, pero tan pronto como el sacerdote murió él también abandonó a Dios, él fue alguien que nunca tuvo fe, y hoy continuaremos hablando del rey Ezequías.

En el programa anterior consideramos a este rey y vimos 2 lecciones de su vida, 2 verdades transferibles. Hoy terminaremos el estudio de este rey con 3 verdades para nuestra vida. Estas lecciones fueron aplicadas en su vida y en su tiempo y también pueden ser aplicadas en nuestras vidas y en este tiempo, Ezequías tenía 25 años cuando se hizo Rey y reinó durante 29 años. Hoy veremos como este gran rey olvido todas las enseñanzas que el Señor le dio y veremos que al finalizar sus días dejó que su corazón se llenara de orgullo y como esta actitud lo llevó a la muerte

¿Recuerdas a Ezequías? él llevó a grandes triunfos al pueblo de Israel. Él dijo “No permitiré que lo que sucedió con mi padre suceda conmigo y con mi familia” “ésta no será mi excusa para mis acciones de hoy”, por lo tanto, Ezequías decidió romper este ciclo de debilidad espiritual.

Esta es una gran lección para todos nosotros, ninguno puede culpar a su pasado para justificar sus acciones presentes, ¿Nos afecta nuestro pasado hoy? efectivamente, pero ¿debemos utilizar eso como una excusa para nuestros pecados? la respuesta es, definitivamente no, ¡Podemos romper el ciclo de pecado en nuestras vidas! Y si tenemos un pecado que nos persigue y es lo que está derribando nuestra vida espiritual, recuerda, no tenemos que vivir en ese ciclo, tenemos el poder de Dios viviendo en nosotros para romper cualquier ciclo de debilidad espiritual en nuestros corazones, Ezequías estaba dispuesto a conducir la reforma espiritual en su reino.

Después de estos triunfos, Ezequías cayó enfermo de muerte, sin embargo, Ezequías oró a Jehová y él le concedió quince años de vida,” y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.” 2 Reyes capítulo 20 versos del 4 al 6.

Pues bien, en la época que el rey Ezequías reinó, Asiria era una potencia mundial, pero los babilonios estaban dispuestos a conquistar de cualquier manera a los asirios, los babilonios sabían que no podían hacer esto solos, así que buscaron la cooperación de otros países y buscaron a Ezequías y a su gente, así que cuando escucharon que Ezequías estaba enfermo, enviaron a sus representantes con cartas y regalos para ganarse la aprobación de Ezequías y su pueblo, más cuando llegaron se dieron cuenta de que Ezequías estaba curado, mira el verso 13, “Y Ezequías los oyó, y les mostró toda la casa de sus tesoros, plata, oro, y especias, y ungüentos preciosos, y la casa de sus armas, y todo lo que había en sus tesoros; ninguna cosa quedó que Ezequías no les mostrase, así en su casa como en todos sus dominios.”

Esto no fue muy sabio de su parte ¿verdad?, mira 2 Reyes 20 versos 14 al 15, “Entonces el profeta Isaías vino al rey Ezequías, y le dijo: ¿Qué dijeron aquellos varones, y de dónde vinieron a ti? Y Ezequías le respondió: De lejanas tierras han venido, de Babilonia. Y él le volvió a decir: ¿Qué vieron en tu casa? Y Ezequías respondió: Vieron todo lo que había en mi casa; nada quedó en mis tesoros que no les mostrase.” Isaías le dijo ¡que es lo que has hecho! Mira el verso 16, “Entonces Isaías dijo a Ezequías: Oye palabra de Jehová: He aquí vienen días en que todo lo que está en tu casa, y todo lo que tus padres han atesorado hasta hoy, será llevado a Babilonia, sin quedar nada, dijo Jehová. Y de tus hijos que saldrán de ti, que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia.” (2 Reyes 20:16 al 18)

¿Recuerdas que Ezequías estaba muy enfermo y creyó que iba a morir? y entonces lloró amargamente, ¿cómo te imaginas que él respondió frente a esto? mira el verso 19, “Entonces Ezequías dijo a Isaías: La palabra de Jehová que has hablado, es buena. Después dijo: Habrá al menos paz y seguridad en mis días.” Está bien, al menos durante el tiempo que tenga vida, voy a disfrutar de estos lujos.

Bien, la primera lección de este día es la siguiente: “El orgullo siempre se concentra en el presente”. Cuando el orgullo ha conquistado nuestro corazón, lo único que nos interesa es el presente, lo que suceda después no nos preocupa, el corazón orgulloso sólo mira el bienestar del presente, ¡tengo lo que quiero y lo tengo ahora!

¿Por qué voy a hacer sacrificios hoy a favor de la gente del mañana? ¡Hoy tengo lo que quiero! Pero sólo cuando consideramos el futuro podemos hacer sacrificios aquí en el presente, algunos de estos sacrificios van a ser difíciles, pero es lo que Dios desea de nosotros por un bien mayor, pero dejemos que la Biblia haga el mejor comentario sobre lo que estamos diciendo, así que, vayamos a 2 de crónicas 32 versos del 27 al 30, “Y tuvo Ezequías riquezas y gloria, muchas en gran manera; y adquirió tesoros de plata y oro, piedras preciosas, perfumes , escudos, y toda clase de joyas deseables. Asimismo, hizo depósitos para las rentas del grano, del vino, y del aceite; establos para toda clase de bestias, y apriscos para los ganados. Adquirió también ciudades, y hatos de ovejas y de vacas en gran abundancia; porque Dios le había dado muchas riquezas. Este Ezequías cubrió los manantiales de Gihón la de arriba, y condujo el agua hacia el occidente de la ciudad de David. Y fue prosperado Ezequías en todo lo que hizo.”

Un hombre de éxito ¿verdad? Pero el escritor no quiere que olvidemos el principio de esta historia, así que veamos 2 Crónicas capítulo 32 versos del 24 al 25 “En aquel tiempo Ezequías enfermó de muerte; y oró a Jehová, quien le respondió, y le dio una señal. Mas Ezequías no correspondió al bien que le había sido hecho: sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén.”

Aproximadamente 100 años después de Ezequías, los babilonios están en el poder y entran al Reino de Judá por la parte sur del imperio, y mira lo que dice en el siguiente verso, 2 Crónicas 32:26 dice “Pero Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se humilló, él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová [¿cuándo?] en los días de Ezequías.”

Quiero hablar de un asunto muy difícil, pero muy importante; lección numero dos; “El pecado puede ser perdonado, pero aun debemos lidiar con sus consecuencias” no nos gusta esto ¿verdad? Ezequías se arrepintió, pero el orgullo de su corazón provocó la ira de Dios y esto va a traer consecuencias, si alguien comete asesinato, ¿Dios lo puede perdonar? Pues si, así es, pero de todas maneras esta persona debe ir a la cárcel, si eres un esposo promiscuo o una esposa adultera, y entonces te arrepientes, entonces Dios te perdona, y pasan varios años y después de todo este tiempo, aparece una enfermedad venérea, y tus hijos heredan algún virus o afección debido a tu pecado del pasado, acaso esto ¿Quiere decir que Dios no te perdonó? Bien, Dios ciertamente perdonó tu pecado, pero las consecuencias es algo que hay que afrontar.

Así que esto es algo que quiero que consideres ahora, no seamos tan inflexibles acerca de la obediencia antes de pecar, como lo somos acerca de la gracia y el perdón después de que pecamos.

Lección número tres; Mira los últimos versos del capítulo 32, desde el versículo 31, “Mas en lo referente a los mensajeros de los príncipes de Babilonia, que enviaron a él para saber del prodigio que había acontecido en el país, Dios lo dejó, para probarle, para hacer conocer todo lo que estaba en su corazón.” Dios no quiere que pequemos, pero a veces permite nuestro pecado para que esto sea testimonio a otros y que ellos puedan ver cuál es nuestra reacción al ver lo que hay en nuestro corazón.

Así que deseamos hacer la misma oración que hizo el salmista, esta oración la encontramos en Salmos 139:23 y 24 “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón, Pruébame y conoce mis pensamientos; ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.”  Muéstranos Padre lo que hay en nuestros corazones, para aprender a caminar en integridad, para abandonar el orgullo, para aprender a depender de tu gracia siempre.

Es algo muy serio rebelarse contra el Señor Jesucristo. Las consecuencias son graves. Si todavía no lo ha recibido como su Salvador, hágalo ahora mismo, mientras todavía tiene oportunidad. Si espera más tiempo, puede ser que pierda su oportunidad.

Josías conocía el poder de la Palabra de Dios Y nosotros también lo sabemos ¿verdad? ¿Estas leyendo la Palabra de Dios? Ya sé que me has oído decir esto muchas veces, pero te lo voy a decir una vez más, “no hay ningún sustituto para la Palabra de Dios” Esperamos que puedas escuchar nuestro próximo programa, dónde podremos conocer más sobre el poder de la Palabra de Dios en nuestra vida. Bendiciones.

 

 

 

“El Rey Ezequías”

“El Rey Josías”