in

El Rey David II

41 Personajes de influencia. El Rey David. II (Haz clic y descarga el texto)

David es considerado como un rey justo, valiente, apasionado; guerrero, músico y poeta, pero un rey, también, no exento de pecados. Él fue elegido por Dios para gobernar Israel. Y fue él quien escribió el Libro de los Salmos.

Dime cómo vives y te diré que tal te va, y esta es una verdad que se muestra claramente en la vida de los reyes del Antiguo Testamento. Esta es la serie de estudios en la que estamos involucrados en este momento.

¿Recuerdas cómo llego David a ser Rey? Según 1 Samuel 16:11 y 17:12, David fue el menor de ocho hermanos, él pertenecía a la familia de Isaí de la tribu de Judá. Por ser el menor de los hermanos y cómo era costumbre en esos tiempos, David era el más postergado y al que se le daban las tareas pastoriles. Tres de sus hermanos mayores fueron soldados del rey Saúl, sin embargo, recordemos que Dios no mira lo que miran los hombres, Dios mira el corazón, entonces le ordena a Samuel, el profeta, que viajará hasta Belén, para buscar al nuevo rey. Entonces Samuel lo encuentra y unge a David cómo el nuevo rey de Israel, sin embargo, no fue sino 17 años más tarde que David se toma su lugar cómo rey

Jesús vino a través del linaje de David, y desde este punto cada vez que Israel tenía otro rey, David era el estándar, y así vemos que a un rey le dicen que no siguió a Dios cómo lo hizo David, o que no estaba comprometido con Dios como David, el Rey David se convirtió en el estándar, sin embargo, tengo que decirte, que en este estudio sobre la vida de David, él era un hombre conforme al corazón de Dios, pero esto se vuelve un poco confuso pues David era un hombre complicado, David era un guerrero, un líder un hombre de acción, un diestro luchador en el campo de batalla, también era músico, compositor, hombre de reflexión e introspección, una combinación interesante. Un día David esgrime su espada en el campo de batalla poniendo al enemigo a muerte y al día siguiente escribe versos y poesías.

David escribió al menos 75 canciones; a veces expresa su enorme confianza, “Dios Tú eres mi roca eres mi libertador eres mi fortaleza” y al día siguiente David está diciendo, “Dios ¿Dónde estás? ¿Por qué te has olvidado de mí? algunas veces David da gritos de alabanza y otras veces da grandes gritos de dolor. David es un hombre con el cual nosotros podemos identificarnos, él es la persona que nosotros quisiéramos ser, pero también es la persona que somos algunas veces, David a menudo tomó las cosas en sus propias manos y se olvidó de Dios. Busca 1 Samuel 27, Saúl ha estado persiguiendo a David al menos durante 8 años y David está cansado, ¿alguna vez te has cansado de hacer lo que Dios te ha llamado para hacer? David estaba totalmente desgastado por la obediencia, él ha pasado 8 años y medio haciendo exactamente lo que Dios le pidió, está siendo perseguido por Saúl y entonces David dice en el capítulo 27 versículo 1, “Dijo luego David en su corazón: Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl; nada, por tanto, me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos, para que Saúl no se ocupe de mí, y no me ande buscando más por todo el territorio de Israel; y así escaparé de su mano”

Dios, estoy cansado, recuerdo el día que Samuel me dijo que yo iba a ser el próximo Rey de Israel, me gustaría saber si realmente Samuel estaba en lo correcto, pero Samuel ha muerto ya ni siquiera David puede hablar con este profeta, lo mejor que puede hacer es huir, Dios, no creo que puedas cumplir tu promesa, así que voy a ir a la tierra del enemigo, no me interesa si no vuelvo a Israel nunca más, voy a la tierra de los filisteos, al menos allá sé que no seré perseguido, entonces David se fue y paso 16 meses en Siclag y allí vivió una doble vida, este hombre conforme al corazón de Dios se convirtió en un gran mentiroso, y aquí la cosa se complica, ¿recuerdas la historia con Betsabé? esta historia es casi tan famosa como la historia de David y Goliat.

David cometió adulterio con la esposa de otro hombre, y ella se quedó embarazada, el nombre de su marido fue Urías, Urías era uno de los valientes de David, él habría muerto para salvar a David y David finalmente dio muerte a Urías, las consecuencias de su pecado fueron graves muy graves, y es que un hombre sin Dios es algo muy complicado.

Aquí hay otro grave error que David cometió, al final de su vida. Leamos 1 Crónicas 21 versos del 1 al 4, aquí dice: “Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David que hiciese censo de Israel. Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa. Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos estos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para pecado a Israel? Más la orden del rey pudo más que Joab. Salió, por tanto, Joab, y recorrió todo Israel, y volvió a Jerusalén y dio la cuenta del número del pueblo a David.”

David ordenó que debería hacerse un censo de todos los hombres valientes de su reino, Joab era su comandante, y no era conocido por su piedad, aun así, le dijo a David que eso no era una buena idea, que no deberían hacerlo, pero David insistió, el censo duró 9 meses y 20 días y tan pronto como David escuchó el número del resultado del censo, dice la escritura que la población fue asolada por una plaga qué se llevó a 70.000 personas en Israel como castigo por el pecado de David; pues el censo daría a David motivos más que suficientes para sentirse orgulloso de sus logros y poner su confianza más en el número de sus soldados que en el brazo del Señor.

Este hombre fue un gran pecador, pero también fue un hombre conforme al corazón de Dios pues él sabía reconocer su pecado. Leamos 2 Samuel capítulo 24 verso 10: “Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente.”
Y después de esto David murió, y algunas de las debilidades de su vida fueron traspasadas a su hijo Salomón, las muchas esposas que tuvo Salomón nunca estuvieron en el plan de Dios, esa mentalidad pecaminosa pasó a Salomón y él tuvo muchas esposas que se convirtieron en la desgracia de su vida, aquí tenemos la historia del reino, empezando por Saúl y luego con David uniendo al reino, y finalmente tenemos a Salomón y después de Salomón el reino se dividió nuevamente en algunos pequeños reinos. Bien ¿Qué podemos aprender de la vida de David? Pues aprendimos que David era un hombre conforme al corazón de Dios, pero con muchos fracasos.

David nos recuerda muchos de nosotros mismos ¿verdad? Pero ¿cómo puede ser que David era un hombre conforme al corazón de Dios?
Pues bien, quiero que consideremos 3 cosas: en primer lugar, Dios no busca a gente perfecta para trabajar con Él, ¿no te alegra esto? La segunda cosa que vemos en la vida de David es que él siempre estuvo dependiendo de Dios, otros reyes siguieron a otros dioses, adoraron ídolos y caminaron tras dioses extranjeros, pero incluso con todos sus errores, David siempre estuvo dependiendo de Dios, él nunca abandono a Dios, nunca estuvo fuera de la voluntad de Dios. Por último, la tercera, y más importante, es que su corazón siempre estaba sensible a la voz de Dios.
Dios no está buscando un corazón perfecto, Dios no está buscando a un hombre o a una mujer perfecta, Él está buscando a una persona con un corazón humilde, una persona cuyo corazón permanezca tierno, la persona que no siempre culpa a otros por su pecado, eso es lo que Saúl hizo, él siempre culpaba a los demás, David, aceptó su culpa, David siempre se arrepentía, él siempre iba ante Dios y decía; “Dios siento dolor por lo que hice, el pecado de David en Siclag casi le costó la vida, ¿recuerdas esa historia? David y sus hombres estaban en combate, pero cometieron un desatino estratégico, no dejaron a nadie para proteger a sus esposas e hijos, y entonces vino Amalec, incendió la ciudad de Siclag y se llevó a las esposas y a los niños cautivos, esto lo podemos encontrar en 1 Samuel 30 cuando David conduce el ejército de vuelta hacia atrás, a través de la colina. Entonces volvieron a Siclag, ellos pueden ver el humo que sale a lo lejos, corren hacia la ciudad, y se dan cuenta de que sus esposas e hijos han desaparecido, la Biblia dice que estos hombres lloraron hasta quedar sin fuerzas para seguir llorando, en 1 Samuel versos del 3 al 6 vemos a David muy angustiado porque la gente estaba hablando de matarlo.

Todos estaban tristes porque sus hijas e hijos habían desaparecido, entonces, ¿qué fue lo que hizo David? él consultó a Dios, David dijo; “Dios nos ha dado la victoria desde hace 16 meses, pero esta vez estoy contra la pared” “Dios, eres todo lo que tengo” y David sabe que, cuando Dios es todo lo que tiene, Dios es todo lo que necesita; el incidente con Betsabé le resultó muy caro, pero David se arrepintió y su oración de arrepentimiento es un modelo para nosotros, no voy a leer todo, pero podemos considerarla en el Salmo 51.

Veamos los versos del 1 al 4, “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; [la palabra “misericordia” en hebreo hace referencia a “por tu alianza de amor”] Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. [Estoy confiado en esto] Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. [La palabra hebrea es wo-kom] significa “en el vientre materno” Contra ti, contra ti solo he pecado, [reconozco mi culpa] Y he hecho lo malo delante de tus ojos; [yo pequé, David siempre acepta su pecado], “Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio” [acepto las consecuencias, lo siento, no tengo justificación]

Y ahora los versos del 5 al 13 dicen,
“He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.
Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve.
Hazme oír gozo y alegría, Y se recrearán los huesos que has abatido.
Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades.
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.
No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu Santo Espíritu.
Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.
Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se convertirán a ti.”

Esto es verdadero arrepentimiento, David estaba lejos de ser perfecto, él cometió muchos errores, y pecados muy graves, pero David siempre tuvo un corazón tierno para arrepentirse, eso es lo que hace latir el corazón de Dios, esto es lo que te convierte en un hombre o una mujer conforme al corazón de Dios.

Esto nos hace pensar en que Dios no está tan interesado en lo externo como en lo interno. A Dios no le impresiona la pompa, el lujo, la tradición. Lo que sí le impresiona es un corazón humilde que se da cuenta de su condición pecaminosa y trata de encontrar en Dios la aceptación por medio de Jesucristo. El hombre mira lo externo, pero Dios indaga el corazón. Dios hace un recuento de su obra a través de David. Le muestra lo que David era antes, para que valore lo que es hoy. Le muestra como Dios estuvo con él para que valore que lo que logró no fue por su propia fuerza sino porque Dios peleaba por él.

Las victorias del ayer no garantizan las victorias del mañana, si nos fijamos en la primera parte de la vida del Rey Asa, veríamos a un hombre que no está siguiendo a Dios, entonces llega alguien que va a tener un gran impacto en su vida, él considera lo que está haciendo, pero luego nuevamente se desvía, cada día es una nueva oportunidad para ver a Dios trabajando, pues no se puede vivir de historias recicladas.
Dios dice, “Yo quiero a esa persona cuyo corazón palpite con el mío, yo quiero a esa persona que esté dispuesta a dejar todo y seguirme” Escucha nuestro programa y descubramos quien es esa persona que el Señor ha preparado para su comunidad.
Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa para conocer más sobre las bendiciones que el Señor tiene preparadas para tu vida. Bendiciones.

El Rey David

El Rey Asa