in

El Rey Uzías

 

47 Personajes de Influencia. El Rey Uzías I

¿Cuál es el remedio para el orgullo? ¿qué podemos hacer para lidiar con esto? Una cosa es saber que el orgullo está ahí, lo entendemos, aparece de maneras diferentes, Pero,  ¿cuál es el remedio?

Hay dos perspectivas para la batalla por tu alma, la una afirma que tú eres el capitán de tu propio destino, la segunda asegura que tú le perteneces a Dios, la idea que triunfe puede hacer la diferencia entre un legado de victoria y un destino que seguramente querrás evitar. Hoy compartiremos estos dos puntos de vista a través de la escritura, para que tú puedas tomar una decisión correcta.

Pero antes queremos darte a conocer una publicación especial de la Biblia Dice “Personajes de Influencia” este es un estudio interactivo en audio, que examina hitos importantes que conducen a un legado perdurable “Personajes de Influencia” ahora está disponible en nuestro sitio web.

Estamos involucrados en una serie de sermones llamados “lo que vives es lo que dejas” la manera como vives hoy, será tu legado para mañana, estos estudios nos dejan grandes enseñanzas, no sólo de lo que una vida puede hacer en su presente, sino de la herencia que puede dejar para el futuro, y estamos estudiando a los reyes de esta pequeña nación llamada Israel, Israel quería un rey, tal cual como las otras naciones.

Y escogieron a un hombre llamado Saúl, ellos estaban felices con Saúl, porque era un hombre que montaba su carruaje dorado con soldaos armados a su alrededor, ellos habían puesto sus ojos sólo en lo externo, pues Saúl era un hombre poderoso, pero tenía su corazón marchito y por lo tanto Dios lo desecho. Entonces Dios llamo a David. David fue su siguiente Rey, pero lejos de ser un hombre perfecto, era un hombre conforme al corazón de Dios, pues era sensible y cuando estaba en pecado, siempre se arrepentía y regresaba a Dios. Y después de él llegó su hijo Salomón, y Salomón fue el hombre más sabio y más rico que jamás haya existido, pero el corazón de Salomón estaba dividido, tenía 700 esposas y 300 concubinas, y la Escritura dice que cuando se hizo más viejo, sus mujeres inclinaron su corazón a los dioses falsos. Y después de Solomon, el reino se dividió, en el norte, el reino de Israel, y en el sur el reino de Judá, en su mayoría los reyes de estos reinos eran malos, pero, algunos Reyes siguieron a Dios.

En estudios anteriores conocimos al rey Asa, un hombre que comenzó bien, pero abandonó la carrera tempranamente, luego vimos la vida de Josafat, quién siguió los caminos de Dios, luego se alejó de Él, pero al final clamó a Dios nuevamente, y Dios lo respaldo. Y en el estudio anterior conocimos al rey Joas, un hombre que nunca poseyó su fe, y el día de hoy queremos considerar la vida de uno de los líderes más fuertes en el Reino del Sur, su vida nos brinda un estudio asombroso, lo conocemos más comúnmente por su nombre real Uzías, esto significa “El Señor es fuerte” toma tu Biblia y busca el capítulo 26 de 2 de Crónicas verso 1, “Entonces todo el pueblo de Judá tomó a Uzías, el cual tenía dieciséis años, y lo pusieron por rey en lugar de Amasías su padre.” Amasías, su padre fue el rey, pero había desechado su fe y la gente lo envió al exilio, por lo tanto, ahora Uzías es proclamado el nuevo Rey del Reino del Sur.

Uzías tenía una gran personalidad, él tenía un don de mando natural, la escritura dice que se convirtió en Rey con apenas 16 años, y reinó durante 52 años, fue el Rey más diligente que alguna vez haya tenido el reino del sur, mira el verso 5, “Y persistió en buscar a Dios en los días de Zacarías, entendido en visiones de Dios; y en estos días que buscó a Jehová, él le prosperó.” Ahora mira una de las primeras cosas que hizo, verso 2, “Uzías edificó él a Elot, y la restituyó a Judá después que el rey Amasías durmió con sus padres.” Esta era una ciudad muy importante, pues era un puerto cerca del Golfo de Aqaba, por esta ciudad pasaban todas las importaciones y exportaciones, así que esté rey se aseguró de que su reino sea económicamente fuerte, él era un gran líder.

Uzías hace principalmente dos cosas, mira 2 Crónicas 26:6-8, “Y salió, y peleó contra los filisteos,” los filisteos siempre fueron un dolor de cabeza para Israel, por lo tanto, él va a la guerra contra ellos, “y rompió el muro de Gat, y el muro de Jabnia, y el muro de Asdod; y edificó ciudades en Asdod, y en la tierra de los filisteos. Dios le dio ayuda contra los filisteos, y contra los árabes que habitaban en Gur-baal, y contra los amonitas. Y dieron los amonitas presentes a Uzías, y se divulgó su fama hasta la frontera de Egipto; porque se había hecho altamente poderoso.” Uzías es un hombre poderoso, y Dios estaba con él, mientras su corazón estaba con Dios, él tenía mucho éxito y sabía que debía fortalecer la ciudad.

Mira los versos 9 y 10, “Edificó también Uzías torres en Jerusalén, junto a la puerta del ángulo, y junto a la puerta del valle, y junto a las esquinas; y las fortificó. Asimismo, edificó torres en el desierto,” Las torres eran grandes estructuras que tenían dos objetivos: primero, eran puestos de observación, por lo tanto, el ejército podía mirar si algún enemigo se acercaba; y segundo, servían como un puesto estratégico de batalla para los soldados, de manera que cuando los soldados iban a la guerra, subían a la torre y desde ahí también podían atacar a sus enemigos. “y abrió muchas cisternas:” Las cisternas eran simplemente grandes agujeros en la tierra, servían para recolectar el agua de la lluvia, Uzías sabía que en el desierto iba a necesitar de mucha agua, por lo tanto, construye estas cisternas alrededor. Una vez más, él muestra el cuidado por su país y ¿por qué hace esto? mira el final del versículo, “porque tuvo muchos ganados, así en los Sefela como en las vegas; y viñas, y labranzas, así en los montes como en los llanos fértiles; porque era amigo de la agricultura.”

Si vas a tener un país fuerte, debes tener militares fuertes, 2 Crónicas 26:11 dice, “Tuvo también Uzías un ejército de guerreros, los cuales salían a la guerra en divisiones, de acuerdo con la lista hecha por mano de Jehiel escriba, y de Maasías gobernador, y por mano de Hananías, uno de los jefes del rey. Todo el número de los jefes de familias, valientes y esforzados era dos mil seiscientos.” Ahora mira el versículo 13, “Y bajo la mano de éstos estaba el ejército de guerra, de trescientos siete mil quinientos guerreros poderosos y fuertes, para ayudar al rey contra los enemigos.” Su fuerza militar era poderosa, en esos tiempos cada soldado debía conseguir su propio equipamiento, pero no en el gobierno de Uzías, mira el verso 14, “Y Uzías preparó para todo el ejército, escudos, lanzas, yelmos, coseletes, arcos, y hondas para tirar piedras. E hizo en Jerusalén máquinas inventadas por ingenieros, para que estuviesen en las torres y en los baluartes, para arrojar saetas y grandes piedras, y su fama se extendió lejos, porque fue ayudado maravillosamente, hasta hacerse poderoso.”

Los baluartes posiblemente eran lugares estratégicos ubicados en las paredes, de modo que cuando el arquero disparaba hacia el enemigo los soldados que estaban en la tierra no podían responder y herirlos, ¿qué crees que hacía sentir esto a sus soldados? “Uzías se preocupa por nosotros” “él quiere protegernos” “seguiremos a Uzías a donde él vaya” él es un líder fuerte, es trabajador, es innovador, es bueno y poderoso, y aquí es en donde tenemos que tener cuidado, pues nuestra mayor fortaleza puede ser nuestra mayor debilidad, mira el final del verso 15, “hasta hacerse poderoso. Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina;”

Su capacidad e inteligencia le permitió hacer grandes cosas, pero esto sería también la causa de su perdición, pues su mayor fortaleza se convirtió en su mayor debilidad, mira el final del verso 16 “porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar incienso en el altar del incienso.” Uzías sabía que sólo los sacerdotes podían quemar el incienso en el altar, él conocía las instrucciones de la ley, estaba claramente establecido en el libro de Éxodo, claramente establecido en el libro de Números, pero como muchos líderes poderosos, él era impaciente, no podía esperar a que un sacerdote venga para quemar el incienso, o tal vez estaba tan lleno de sí mismo que no puso límites a su orgullo.

Las reglas no se hicieron para él, ¿cuántas veces vemos el orgullo obrando en funcionarios públicos? cuando ellos no se someten a las reglas, o cuando los líderes de la iglesia cegados por su orgullo viven por encima de la instrucción de Dios, ¿sabes qué es lo que sucede? mira los versos 17 y 18, “Y entró tras él el sacerdote Azarías, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, varones valientes. Y se pusieron contra el rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, oh Uzías, el quemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo. Sal del santuario, porque has prevaricado, y no te será para gloria delante de Jehová Dios.”

¿Ves lo que están haciendo estos sacerdotes? ellos se oponen a este Rey poderoso cuya fama se ha extendido, le dicen; “Sal del santuario, porque has prevaricado,” ¡qué valentía de estos sacerdotes! necesitamos a gente con esa misma valentía hoy en nuestros días ¿verdad? Hombres que se levanten cuando vean a otros perderse, mira 2 Crónicas 26:19-20, “Entonces Uzías, teniendo en la mano un incensario para ofrecer incienso, se llenó de ira; y en su ira contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso. Y le miró el sumo sacerdote Azarías, y todos los sacerdotes, y he aquí la lepra estaba en su frente; y le hicieron salir apresuradamente de aquel lugar; y él también se dio prisa a salir, porque Jehová lo había herido.” Entonces lo pusieron en cuarentena, y luego en un lugar apartado de la ciudad y ahí vivió toda su vida hasta el final de sus días debido a su lepra.

¿Es asombroso verdad? Un día estas de pie con tu orgullo y vanagloria y a día siguiente estas apartado de todo, porque tu mayor fortaleza puede ser tu mayor debilidad. El orgullo siempre viene antes que la destrucción, a veces el orgullo se esconde profundamente en una persona y otras veces sale a flote con arrogancia, el orgullo está detrás de cada negativa para arrepentirse, el orgullo jamás aceptará que está equivocado, ¿puedes perdonarme? A propósito, si no te acuerdas cuando fue la última vez que dijiste esto deberías estar preocupado.

Proverbios 18:15 dice: “El corazón del entendido adquiere sabiduría, y el oído de los sabios busca la ciencia.”

Los entendidos y sabios se inclinan siempre hacia la sabiduría y la ciencia. Es algo natural en ellos. Puede ser que Usted piense que es entendido y sabio. ¿Le gustaría comprobarlo? Simplemente mire hacia qué se inclina su corazón. Si se inclina hacia absorber lo más que pueda de la palabra del Señor, entonces Usted comprobará que es entendido y sabio. Pero si su corazón se inclina hacia lo que es malo, entonces Usted comprobará que no es entendido y sabio.

El orgullo nos hace pensar que somos la excepción de la regla, el orgullo es un pecado horrible y un instrumento de Satanás que nos hace pensar que nos merecemos todo. ¿Qué podemos hacer para lidiar con esto?

Esperamos que puedas escuchar nuestro próximo programa, donde estaremos respondiendo a estas interrogantes. Bendiciones

 

 

 

 

El Rey Joas II

El Rey Uzías II