in

José, el esposo de la madre de Jesús

Cordiales saludos amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Poco a poco vamos acercándonos al momento culminante del nacimiento de Jesús, en lo que va sobre los personajes alrededor del Pesebre, ya han desfilado ante el pesebre muchas personalidades como Adán y Eva, Abraham y David, y los profetas, en esta ocasión vamos a enfocar en un hombre que estuvo más cerca físicamente del niño Jesús que todos los otros personajes que hemos considerado anteriormente. Se trata de José, el esposo de la madre de Jesús, vamos a aprender de este hombre lecciones útiles para nuestro diario vivir.

Consideremos en primer lugar, la situación material de José, ¿Quién era José? El evangelio Según Mateo 1:16 nos provee de información. Dice así:  Eliud engendró a Eleazar,  Eleazar a Matán,  Matán a Jacob;
Mat 1:16  y Jacob engendró a José,  marido de María,  de la cual nació Jesús,  llamado el Cristo.
Según este texto, José fue hijo de Jacob, el cual a su vez, según la genealogía que tenemos en el Evangelio de Mateo, fue descendiente de Abraham, a quien Dios hizo una muy importante promesa, según la cual en uno de su simiente serian benditas todas la familias de la tierra. Génesis 12:3 dice: Bendeciré a los que te bendijeren,  y a los que te maldijeren maldeciré;  y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
Además de esto, José fue un descendiente de David, y siendo que David fue un Rey, José era de linaje real. Recordemos que Dios prometió a David que uno de sus descendientes reinaría para siempre. 2 Samuel 7:16 dice: Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro,  y tu trono será estable eternamente.
Por el lado de José, esposo de María, Jesús tiene todo el derecho legal de reinar en Israel, aunque todos sabemos que José no fue el padre biológico de Jesús, porque Jesús fue concebido por el Espíritu Santo en la entonces virgen María. José fue carpintero de profesión, vivía en un pueblo nada importante de Galilea, llamado Nazaret. Note lo que dice Juan 1.46 sobre este pueblo. Natanael le dijo:  ¿De Nazaret puede salir algo de bueno?  Le dijo Felipe:  Ven y ve.
Vivir en Nazaret no era necesariamente algo como para jactarse en aquel tiempo. En cuanto a su posición económica, José debe haber sido pobre. Al menos en Belén no tenía propiedades a pesar que su familia era originaria de esa ciudad, y cuando fue a presentar a Jesús en el Templo, solamente ofreció dos tórtolas o palominos, porque no tenía suficiente dinero para ofrecer un cordero.

Que interesante es pensar que Dios escoge a personas a así para hacer grandes cosas, 1Co. 1:27-29 dice: sino que lo necio del mundo escogió Dios,  para avergonzar a los sabios;  y lo débil del mundo escogió Dios,  para avergonzar a lo fuerte;
1Co 1:28  y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios,  y lo que no es,  para deshacer lo que es,
1Co 1:29  a fin de que nadie se jacte en su presencia.
Que consuelo es saber que para Dios no tenemos que ser todo una eminencia, como condición para ser utilizados por Él. Todo lo contrario, Él va a utilizar a hombre y mujeres frágiles, con debilidades para hacer con ellos una gran obra.

En segundo lugar, consideremos la situación social de José. Note lo que dice Mateo 1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así:  Estando desposada María su madre con José,  antes que se juntasen,  se halló que había concebido del Espíritu Santo.
La Biblia dice que María, siendo virgen, estaba desposada con José, El desposorio, era el contrato matrimonial efectuado por los contrayentes o más frecuentemente por los padres de los contrayentes. En esta época de desposorio los contrayentes se consideraban como marido y mujer, pero no vivían juntos como esposos hasta la ceremonia matrimonial conocida como la presentación, en la cual la esposa presentaba al esposo a la familia y sus amigos con la consiguiente fiesta de bodas, después de esto entonces los esposos podían vivir juntos. Fue durante el periodo, de desposorio que de alguna manera, José halló que María estaba embarazada. Fácil suponer los pensamientos que habrán surgido en la mente de José, pero difícil es hacer lo que José hizo. Mateo 1:19 dice: José su marido,  como era justo,  y no quería infamarla,  quiso dejarla secretamente.
la Biblia dice que José no quiso infamar a María, es decir no quería exponerla a pública vergüenza por haber quedado embarazada durante el desposorio ¿qué hubiera pasado sí lo hacia?, Pues María hubiera tenido que ser apedreada hasta morir, porque así determinaba la ley de Moisés. Es necesario notar que Josué tomó esta determinación antes de saber en verdad lo que había sucedido; cuanto amor debió haber tenido para María que aun teniendo en contra las evidencias, estaba dispuesto a dejar todo en secreto. Mateo 1:20 dice: Y pensando él en esto,  he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo:  José,  hijo de David,  no temas recibir a María tu mujer,  porque lo que en ella es engendrado,  del Espíritu Santo es.
Fue después que José halló que María estaba embarazada, que el ángel apareció en sueños a José, informándole que lo que había concebido María era del Espíritu Santo y animándole a recibir a su mujer. Que lección tan útil podemos extraer de este hombre, amigo oyente. Cuan prontos estamos a veces para condenar a otros y juzgarles injustamente, aun sin conocer los hechos reales. Que la vida de José nos anime a confiar en los que amamos aun cuando las evidencias parecerían estar en su contra.

En tercer lugar analicemos la situación Espiritual de José, se dice que el que esta sano espiritualmente, va a actuar sanamente, José fue así Mateo 1:19 dice que José era justo. Esto habla de su carácter, su justicia se manifestó en no condenar a la persona que amaba. Mateo 1:20 dice que en lugar de condenar, “Él pensaba en esto”, estaba afligido pero no se apresuró a dictaminar un juicio. Su justicia le permitió dormir con tranquilidad, porque había encomendado su causa a aquel que juzga con rectitud. No se afanó innecesariamente. Mientras dormía, el ángel le apareció en sueños. Pero mayormente su justicia sé manifestó en la obediencia de la Palabra de Dios. Mateo 1:24 dice: “Y despertando José del sueño hizo como el ángel del Señor le había mandando”. Esto es el fruto deseado de la justicia “hizo como el ángel del Señor le había mandado”.

Dios premió la fidelidad y obediencia de José. José y María tuvieron el privilegio de ver nacer al Salvador del mundo. Los dos tuvieron el privilegio de tomar en sus brazos al Dios en forma humana. Algún tiempo después del nacimiento de Jesús, José recibió otra orden de Dios, Mateo 2:13 dice: “He aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo, levántate toma al niño y a su madre y huye a Egipto” Parece que no terminaran las sorpresas para José. ¿qué hizo? Mateo 2:14 dice: “Y él despertando, tomó de noche al niño y a su madre y se fue a Egipto”. Es digno de notarse la secuencia de hechos. Dios habló a José, José oyó y José actuó en obediencia. Finalmente Mateo 2:19-20 dice: “pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños a José en Egipto diciendo: levántate, toma al niño y a su madre y vete a tierra de Israel”, Una vez más Dios pidió a José hacer algo que seguramente José no lo esperaba. ¿Cómo respondió José? V. 21 dice: “entonces él se levantó y tomó al niño y a su madre y vino a tierra de Israel”.

Otra vez vemos el mismo patrón: Dios habló, José oyó y José lo hizo lo que Dios le pidió, sin hacer reparos, sin hacer gestos de desaprobación, sin hacer preguntas. ¡Qué ejemplo que tenemos acá! Dios nos ha hablado muchas veces a través de su Palabra, hemos entendido su mensaje, pero no hemos obedecido a su mandato. Cuan distinto era José, con razón la Biblia dice que fue un varón justo. Mi deseo y oración es para que todos nosotros sigamos el ejemplo de José quien oyó lo que Dios le dijo y lo hizo. Estoy seguro que su vida y mi vida serán bendecidas, así como lo fue la vida de José, cuando obedezcamos a Dios sin condiciones. Que en esta Navidad Usted se haga un compromiso delante de Dios de imitar a José en su obediencia sin reservas. Feliz Navidad.

Profecías sobre el nacimiento de nuestro amado Salvador

Detalles de la vida de María la madre de nuestro Bendito Salvador