in

“Una guía para buscar protección espiritual”

Cada uno de nosotros necesitamos las disciplinas de nuestro amoroso Padre celestial. Y por supuesto, esto no será agradable en el presente, pero luego produce una cosecha de rectitud y paz para aquellos que están dispuestos a someterse a su entrenamiento.

 Poner una atadura al león de la tentación no sólo es factible sino también exigible. Entonces, hoy, Ron Moore ofrece una correa, un látigo y una vía de escape. Con esos medios, encontrarás defensa en oración de los peligros de la tentación.

¿Puedes realmente decir: «Señor dame hoy mis necesidades diarias”? ¿Has logrado entender que Dios es el dueño de todo y por ende es necesario depender únicamente del Señor? ¿Puedes confesarle al Señor que tú única necesidad es su eterna presencia? Acaso ¿Puedes decir: “Señor, mi seguridad no está en mi cuenta bancaria o en mi seguro de vida, mi seguridad está en ti y solo en ti”?

En el programa anterior vimos el ejemplo máximo de oración, y vimos que es necesario depender diariamente del Señor, orar todos los días, no como una obligación sino como el mayor de tus deleites. Y hoy quiero decirte algo que tal vez muchas veces olvidamos: “la disciplina es parte de la vida para todos los que somos pecadores por naturaleza. Desde el momento en que somos jóvenes y arrojamos nuestra comida de bebé en el comedor hasta el momento en que lanzamos nuestros berrinches adultos más sofisticados, se necesita disciplina. La disciplina no sólo forma nuestra personalidad, sino que nos mantiene a salvo.

Cuando éramos niños, teníamos que saber que el fuego es algo de lo que debemos alejarnos. Necesitamos que se nos enseñe que los enchufes eléctricos no son juguetes. Necesitamos algunas instrucciones serias de que esa cosa llamada calle está ocupada con cosas llamadas autos y, por lo tanto, no es un área donde podamos jugar. La disciplina es parte de la vida de todos los que somos pecadores por nacimiento. Desde el momento en que somos jóvenes cristianos y hacemos un lío de cosas hasta el momento en que somos viejos cristianos y hacemos un lío de cosas, se necesita disciplina.

La disciplina no sólo forma nuestro carácter, sino que nos mantiene espiritualmente seguros. Dios nos ama demasiado para dejarnos jugar en áreas peligrosas. Entonces, necesitamos disciplina cuando jugamos en la calle concurrida del materialismo, cuando nos acercamos a los fuegos de la tentación sexual, cuando jugamos con cosas que son espiritualmente peligrosas, cuando nos importa más lo que las personas piensan que lo que Dios piensa, cuando murmuramos, cuando arrojamos palabras duras a los demás y así, la lista podría seguir y seguir, ¿verdad?

Mira, todos hemos experimentado la tentación ¿verdad? Y Muchas veces nos llegará en el momento menos esperado y tenemos que tomar una decisión, entonces ¿Vamos a obedecer o no? A veces la tentación es como una olla de agua sobre fuego; comienza tan inocentemente y luego se pone más cálido y más cálido, luego hace calor y luego está hirviendo y tenemos que tomar la decisión de ceder a esta profunda emoción dentro de nosotros o no, y eso lo podremos lograr solamente a través de la disciplina espiritual.

Bien, tomen sus Biblias y regresen conmigo al capítulo 6 de Mateo. Hemos visto a Jesús abordar este tema de la oración y hoy queremos enfocarnos en el versículo 13. Mateo 6:13 dice: «Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal«. Ahora, al leerlo por primera vez, puede parecer que Jesús insinúa que Dios es quien trae la tentación a nuestra vida. Es algo así como: “Dios, no nos metas en la tentación como lo haces normalmente” ¿Crees que ese es el caso? ¿Dios nos tienta? ¿Es Dios quien pone un cebo delante de nosotros esperando que mordamos el anzuelo? ¿Nos tienta Dios?

Bueno, como saben, el mejor comentario sobre la Biblia es ¿qué? La misma Biblia. Así que veamos el capítulo 1 de Santiago, el versículo 13 dice: » Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie» La tentación no proviene de Dios. Nadie puede decir que es Dios quien lo está tentando. No está en la persona de Dios tentarnos. Tampoco nuestro amoroso Padre celestial pone la tentación frente a nuestros ojos para ver si mordemos el anzuelo. La tentación y el pecado no son un juego para Dios. Él nos ordena que seamos santos, ya que Él es santo. Él nos pide que estemos separados del pecado como Él está separado del pecado. De hecho, cuando somos tentados, Dios dice que nos dará la fuerza para resistir y una forma de escapar. En 1 Corintios capítulo 10 versículo 13 Pablo dice: «No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;  pero fiel es Dios,  que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir,  sino que dará también juntamente con la tentación la salida,  para que podáis soportar.» Ahora, piensa en lo que dijo Pablo. Nunca creas que la tentación a la que te enfrentas es especial. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana” Pero debes saber esto: «pero fiel es Dios,  que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir»

Él nunca te permitirá caer por la tentación en contra de tu voluntad. Y sepan que cuando sean tentados, Dios «proporcionará una salida» para que puedas ponerte de pie sobre ella. No importa lo caliente que esté, cómo se sienta el deseo o lo hirviendo las emociones, Dios te dará una salida y podrás salir de ahí.

La tentación no viene de Dios, pero entonces ¿de dónde viene? Bueno, vamos a las Escrituras, dos fuentes: el primero se encuentra en Santiago 1 versos 13 y 14: “Cuando alguno es tentado,  no diga que es tentado de parte de Dios;  porque Dios no puede ser tentado por el mal,  ni él tienta a nadie;” Pero mira el versículo 14: “sino que cada uno es tentado,  cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.” ¿Cuál es la primera fuente de tentación? Pues lo eres tú mismo. La tentación viene de tu propia naturaleza pecaminosa, viene de tus malos deseos. Así que no puedes culpar a nadie más.

Cuando nos convertimos en cristianos, la pena del pecado se elimina. Cristo murió en la cruz por nuestro pecado; Él pagó la multa en su totalidad y cuando confiamos en Él como el único que murió por nuestro pecado, el único que podría haber pagado la pena, cuando confiamos en Él como el único camino a Dios, la pena del pecado se va. Somos hijos de Dios y lo seremos por siempre. Pero la propensión al pecado, la naturaleza pecaminosa no se erradica, todavía está allí en nuestra vida y estará ahí hasta el día de nuestra muerte. La primera fuente de tentación eres tú mismo.

Nosotros somos los que disfrutamos de los chismes, los rumores y las quejas. No porque Dios ponga ese pecado delante de nosotros para ver si podemos aguantar, sino porque nosotros las disfrutamos. Dios no me hace decir palabras hirientes a mi esposa. De hecho, Proverbios 12:18 dice: «Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada;» Pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, debido al deseo de controlar o de poder, a veces esas palabras salen como dardos venenosos. Dios no hace que hagamos clic en el mouse que conduce a los sitios pornográficos en Internet. Tú eres dueño de ti mismo. Dios no nos dice que gastemos nuestro dinero en lujos a nuestro alrededor para obtener más cosas. De hecho, Dios nos da recursos para que podamos ocuparnos de los pobres y necesitados. Somos nosotros quienes decidimos cómo gastar nuestro dinero.

Recuerda que nuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Él no puede ser tentado; eso no está en su persona ni puede tentar a nadie. Él es un Padre amoroso. Somos arrastrados y atraídos por nuestra cuenta. ¿Recuerdas a Caín y Abel en el capítulo 4 de Génesis? Ellos trajeron una ofrenda a Dios. Ambos presentaron grandes ofrendas, pero el tema de la ofrenda es tu corazón. Y el corazón de Abel era bueno y puro ante Dios pero Caín no y Dios no aceptó la ofrenda de Caín y Caín estaba enojado porque Dios aceptó la ofrenda de Abel y no la de él. Y en el capítulo 4 de Génesis, Dios le dice esto a Caín: «Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado,  y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres,  ¿no serás enaltecido?  Y si no hicieres bien,  el pecado está a la puerta;  con todo esto,  a ti será su deseo,  y tú te enseñorearás de él.» Dios dice que la tentación es como un animal salvaje agachado en tu puerta y si le abres la puerta, entonces el pecado ya estará sobre ti. La tentación desea comerte vivo. Y entonces, esta parte de la Oración del Señor Jesús es para protección espiritual.

Primero, Dios me proteja de mí. Evita que me deje arrastrar y seducir por mi propio deseo de pecar. “Señor, protégeme de mí, dame la inteligencia para mantenerte alejado de lugares que debiliten mi decisión, protégeme de mí. Dios, ayúdame a construir mi defensa, para que no caiga en el pecado. Protégeme de mí cuando llega la tentación sexual y quiero caer en ella. Muéstrame la señal de salida y ayúdame a no caminar, sino a correr por la ruta de escape. Guárdame de las personas que me derriban. Dame el coraje para caminar por esta vida sin amigos que continuamente me derriban, incluso si están sentados a mi lado en la iglesia. Señor, sabes que me siento tentado por cosas brillantes, ayúdame a diferenciar lo que necesito y a saber usar mis recursos de una manera que te honre”.

Pablo le dice a Timoteo que el amor al dinero es la raíz de todo tipo de maldad. Algunas personas ansiosas de dinero se han apartado de la fe y se han herido de muchas penas, pero tú, hombre o mujer de Dios, huyen de todo esto. Señor, algunos de ustedes pueden decir, saben que no estoy contento en mi matrimonio en este momento y que quiero salir y el pecado de romper mi voto de parte de-para-peor-hasta-la-muerte-hacer-nosotros es agachado en mi puerta. Dame la fuerza y el coraje para ser obediente y permanecer en este matrimonio incluso cuando no quiera ser obediente.

“Vivir en dependencia diaria”

“Una guía para buscar protección espiritual 2”