in

“Una guía para buscar protección espiritual 2”

Sin está agazapado en tu puerta. Desea tenerte pero debes dominarlo. Abres la puerta y caminas en el área del pecado y todo estará sobre ti. Tiene hambre. Desea comerte vivo.

 La oración y la acción siempre van de la mano, es imposible divorciar lo uno de lo otro. Terminando ya esta serie sobre la oración, es posible que Ud. amado hermano habrá escuchado muchos buenos principios sobre la oración. Lo que sepamos sobre la oración no nos ayudará en nada si somos renuentes a orar. A Dios no le impresiona cuanto sepamos sobre la oración, lo que a Él le interesa es que oremos.

Justo en medio del Sermón del Monte, Jesús aborda este tema de la oración. Él nos ha dicho que nunca debemos usar la oración para impresionar a las personas, nunca deberíamos balbucear una y otra vez usando una fórmula y palabras repetidas, repetición sin sentido. Él dice en oración. Pero Él nos dice que debemos orar como este versículo 9: «Así, pues, debes orar así:» Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre «, y consideramos lo que significa santificar el nombre de Dios. «Venga tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo». Y hablamos sobre lo que significa orar para que vivamos más como un hijo del cielo que como un hijo de la tierra. «Danos hoy nuestro pan de cada día». Hablamos sobre lo que significa vivir en dependencia diaria de Dios y diferenciar entre una necesidad y un lujo y hoy queremos enfocarnos en el versículo 13 «Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal”

Pablo dice que el amor al dinero es la raíz de todo tipo de maldad. Algunas personas ansiosas de dinero se han apartado de la fe y se han herido, pero tú, hombre o mujer de Dios, huyan de todo esto. Algunos de ustedes pueden decir: “no estoy contento con mi matrimonio, así que deben decirle al Señor: “Dios dame la fuerza y el coraje para ser obediente y permanecer en este matrimonio incluso cuando no quiera ser obediente. Señor, he perdido mi trabajo y sabes que la desesperación y la ansiedad están llegando a mi corazón. No me dejes hacer tonterías”

Siempre me sorprende cuánta gente sin trabajo juega a la lotería o van al casino pensando que Dios de alguna manera va a usar el juego para darles lo que necesitan.  Entonces esta parte de la oración tiene que ver con la protección que Dios te puede dar sobre ti mismo. Pero hay otra parte de la oración: “no sólo me protégeme de mí, también protégeme del maligno. Mateo capítulo 6 versículo 13 dice: «Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal»

Así que la primera fuente de tentación eres tú mismo y la segunda fuente de tentación es Satanás. Y aquí la oración es muy simple: Dios me guarde de los asaltos de Satanás y de todos sus intentos de hacerme caer. Si peleas por ti mismo, perderás todo el tiempo, el enemigo es un gran estudioso de ti. 1 Pedro 5: 8 dice esto: «Sed sobrios,  y velad;  porque vuestro adversario el diablo,  como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» Mira, Satanás no lo sabe todo, pero él sabe todo acerca de la condición humana, él te atraerá con las cosas que te atraen, él es engañoso y mentir es su lengua materna, él hace que los lujos parezcan necesidades, él puede cegarnos con cosas brillantes, él es el autor de la confusión. De hecho, puede hacer que la ambición egoísta parezca ser la voluntad de Dios para nuestras vidas. Y para cuando recuperamos el sentido, nos enredamos en su trampa, así que, nuestra oración debe ser “Dios, protégeme de él”

Volvamos al capítulo 6 de Efesios. Pablo dice esto: “Por lo demás,  hermanos míos,  fortaleceos en el Señor,  y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios,  para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,  sino contra principados,  contra potestades,  contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo,  contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

No puedes ir en contra de Satanás, debes ponerte la armadura completa. No es tu armadura sino la armadura de Dios. Efesios 6: 13-18 dice: «Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”

Mira, no sólo debes orar por ti mismo, también debes orar por quienes te rodean. Entonces, ¿cómo te pones la armadura de Dios? pues a través de la oración. Y es por eso que la oración es tan crítica en nuestra vida. Es por eso que tenemos que aprender a orar. Hemos enfatizado a lo largo de la serie que tenemos que cortar todas las fórmulas y el lenguaje de oración porque la oración es una conversación personal con Dios. Habla con Dios por tu cuenta como las oraciones de David. Lee sus oraciones en los Salmos y ve cómo derramó su corazón a Dios. Él expresó su corazón sin temor. Ahora, Pablo dice que cuando nos dirigimos a Dios, no sólo l podemos hacer como el creador del universo sino también como nuestro Padre.

Gary Thomas dice que una cosa es encontrar personas espiritualmente vacías fuera de la iglesia. Pero la verdadera tragedia de hoy en la iglesia es encontrar personas espiritualmente vacías en ellas. Mira, muchas personas caen en la rutina; la misma hora, el mismo lugar, el mismo método, las mismas oraciones. Y diariamente se preguntan por qué no se están conectando con Dios.

¿Te imaginas si solo hablaste con tu cónyuge o buen amigo en la misma habitación al mismo tiempo, usando el mismo idioma y todos los días? Eso no desarrolla una relación. La Escritura nos dice que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana. Así que prueba nuevas cosas: has una caminata de oración en el bosque, no cierres los ojos cuando estás caminando, puedes orar con los ojos abiertos. Lee las Escrituras en voz alta, ve a un lugar donde no hay nadie más y canta tu himno favorito o tu canción favorita. No permitas que nuestro tiempo con Dios sea rutinario, puedes hacer un diario y escribir las misericordias de Dios en tu vida diariamente. Verás, no puedes esperar hacer lo mismo una y otra y otra vez. Puede que realmente te hayas conectado con Dios esta vez, pero eso no significa que te conectarás con Dios todos los días por el resto de tu vida.  Estírate, tendrás algo nuevo de lo que hablar con Dios.

En 1 Samuel 27 David razonó. Dijo: uno de estos días voy a ser destruido por la mano de Saúl. Lo mejor que puedo hacer es escapar a la tierra de los filisteos y entonces Saúl dejará de buscarme en cualquier parte de Israel y me escabulliré de su mano. David cometió dos errores clásicos en su proceso de toma de decisiones. Primero, se convirtió en su propio consejero. Él dejó a Dios afuera. David pensó para sí mismo. Él determinó que él era su mejor consejero. David no oró, no buscó consejo. Estaba pensando unilateralmente y las malas decisiones generalmente son el resultado de un pensamiento unilateral.

Personalmente, cuando estoy estresado y no pienso con claridad, determino que no necesito ejecutar mi decisión por parte de Dios o de cualquier otra persona. Eso es usualmente cuando me meto en problemas. No pensar correctamente es un factor decisivo que no estoy pensando correctamente. Algunas de las peores decisiones que tomé vinieron cuando estaba completamente agotado y esas decisiones han causado muchos problemas y han tomado mucho trabajo para corregir. En mis mejores días, sé que necesito la guía de Dios y en mis días malos también.

El segundo defecto en el proceso de toma de decisiones de David fue este. Él olvidó las promesas de Dios. David se convenció a sí mismo, pensó: “no de estos días, voy a ser destruido por la mano de Saúl”, pero eso no es lo que Dios le había dicho. La promesa era que él se sentaría en el trono de Israel y que Dios lo usaría de maneras grandiosas.

Durante los primeros cinco años después de su unción, David tuvo un gran éxito, pero 10 años huyendo, desgasta a cualquier persona. Proverbios 13:12 dice: «La esperanza que se demora es tormento del corazón; Pero árbol de vida es el deseo cumplido.» El corazón de David se desanimó. Quizás Dios no iba a cumplir Sus promesas después de todo. Tal vez él había malentendido las promesas de Dios.

He aprendido en mi vida que la rendición comienza con la simple declaración: “Tú eres Dios y yo no, Tú ganas. En ese momento, no estoy tan feliz de dejar las armas, pero me doy cuenta de que pelear contra Dios no es una opción”. La declaración es el comienzo, pero no el final deseado. Debo pasar de la declaración a la aceptación. Señor, no sólo te declaro ganador, sino que también estoy dispuesto a confiarte mis circunstancias actuales.

Así que cuando dijiste que “Sí” pasaste de novio a esposo, de novia a esposa, y entonces, comienzas a trabajar en este viaje que llamamos vida y tienes estas altas expectativas de vivir felices para siempre, pero sabes que, a veces la vida se interpone en el camino de las historias felices para siempre y te das cuenta de que la vida es sólo un trabajo duro y el matrimonio es parte de ese trabajo.

“Una guía para buscar protección espiritual”

“Hagámoslo juntos”