in

Manera como se manifestó el avivamiento espiritual

Damos gracias a Dios por el privilegio que nos brinda de estar junto a Usted a través de esta emisora. Bienvenida, bienvenido. Le extendemos una cordial invitación al estudio bíblico de hoy en el libro de Nehemías. Luego de la pausa musical estará junto a nosotros David Logacho para hablarnos acerca de la manera como se manifestó el avivamiento espiritual en la época de Nehemías.

En los dos últimos estudios bíblicos hemos tratado el asunto del avivamiento. Para que exista un avivamiento, debe haber primeramente ciertos elementos. Un pueblo dispuesto, una persona capacitada y la Palabra de Dios disponible. Después se necesitan de ciertas acciones, la lectura de la palabra de Dios, la adoración al Dios de la Palabra y la comprensión de la Palabra de Dios. Con este antecedente, se abre la puerta para la llegada del avivamiento. Cuando se habla de avivamiento, casi siempre se piensa en mucha gente que viene a la iglesia, un desborde descontrolado de emociones, gente llorando, toda clase de hechos sobrenaturales como sanidades, milagros, lenguas, etc. Algunos de estos elementos estuvieron presentes en el avivamiento en la época de Nehemías, pero no todos, por tanto será muy ilustrativo observar como fue este avivamiento, para compararlo con los avivamientos que suceden a nuestro alrededor. Le invito a abrir su Biblia en el Libro de Nehemías capítulo 8 versículos 9 a 18. En este pasaje vemos los resultados del avivamiento en la época de Nehemías. Podemos notar que hubo un efecto en las emociones del pueblo, también hubo un efecto en el intelecto del pueblo y por último hubo un efecto en la voluntad del pueblo. Es decir el avivamiento afectó la totalidad del ser humano, impactó las emociones, el intelecto y la voluntad. El avivamiento es algo que comienza en la intimidad del creyente. En una ocasión preguntaron al gran evangelista Gypsy Smith cómo iniciar un avivamiento. Él respondió: Vaya a su casa, enciérrese en su cuarto, arrodíllese en medio del piso, trace un circulo con tiza alrededor de Usted y pida a Dios que inicie un avivamiento dentro de ese círculo. Cuando Dios responda esa oración, el avivamiento habrá comenzado. El evangelista tenía mucha razón en esto, porque como vamos a ver, el avivamiento tiene que ver con la totalidad del ser humano, emociones, intelecto y voluntad. Consideremos primeramente el impacto emocional del avivamiento. Nehemías 8:9-12 dice: «Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley. Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza. Los levitas, pues, hacían callar a todo el pueblo, diciendo: Callad, porque es día santo, y no os entristezcáis. Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que les hablan enseñado» Qué espectáculo debió haber sido este. ¿Puede imaginar amigo oyente a 50.000 personas llorando a una? Sin lugar a dudas el avivamiento trajo un impacto emocional considerable. ¿Se ha preguntado por qué lloraban? Pues porque el Espíritu Santo a través de la Palabra de Dios produjo tal convicción de su pecado, que reconocieron cuan necios habían sido al haberse alejado de Dios. Reconocieron cuan Santo es Dios y cuan ofendido debe haber estado a causa del pecado. Esto es lo que trajo el avivamiento, un dolor profundo por el pecado. ¿Ha llegado a odiar el pecado al punto de derramar lágrimas de dolor por haberlo cometido? Bueno, un avivamiento trae justamente eso, un odio acérrimo al pecado y un celo profundo por una vida santa. Después, de dar rienda suelta al llanto generalizado por el pecado, Nehemías y sus acompañantes tuvieron que intervenir para consolar al pueblo. Es hermosa la manera que lo hicieron. Dijeron: No os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza. Esta frase puede ser entendida en el sentido que Jehová se goza cuando el pecado es reconocido y confesado y esto trae fortaleza al hombre, pero también puede ser entendida en el sentido que Jehová se goza cuando él creyente se fortalece en él y no cede ante la insinuación a pecar. Una vez consolado, el pueblo desbordó de alegría. Ciertamente que la confesión de pecado y la restauración trae gozo a la persona. La mejor manera de caer en el abismo de la tristeza es cometiendo pecado y ocultando ese pecado. El avivamiento espiritual afecta las emociones, ¿en qué sentido? Provocando dolor por el pecado y gozo cuando la situación de pecado es arreglada. Pero no sólo esto. El avivamiento también afecta el intelecto. Nehemías 8:13-15 dice: «Al día siguiente se reunieron los cabezas de las familias de todo el pueblo, sacerdotes y levitas, a Esdras el escriba, para entender las palabras de la ley. Y hallaron escrito en la ley que Jehová había mandado por mano de Moisés, que habitasen los hijos de Israel en tabernáculos en la fiesta solemne del mes séptimo; y que hiciesen saber, y pasar pregón por todas sus ciudades y por Jerusalén diciendo: Salid al monte, y traed ramas de olivo, de olivo silvestre, de arrayán, de palmeras y de todo árbol frondoso, para hacer tabernáculos como está escrito» Lo que uno es en la mente lo es en la práctica. Este es un principio inviolable. Proverbios 23:7 dice: «Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él» Si esperarnos algún cambio de conducta debe haber primeramente cambios en la mente. Por esto es tan importante que la Palabra de Dios sature la mente del individuo. Una mente que guarda pensamientos impuros y toda clase de basura, producirá todo tipo de actos pecaminosos, pero una mente que guarda la Palabra de Dios producirá acciones de justicia. Un avivamiento afecta el intelecto del creyente, ¿de qué manera? Colocando la Palabra de Dios en la mente del creyente. Esto es lo sucedió en la época de Nehemías. Esdras enseñó la Palabra de Dios, a los cabezas del pueblo a los sacerdotes y a los levitas y ellos guardaron la Palabra de Dios en sus mentes. Intelectualmente percibieron que durante la fiesta de los tabernáculos todos los israelitas debían vivir en tiendas hechas de ramas. Este mandamiento quedó grabado en la mente del pueblo porque así estaba escrito en la ley de Moisés. Amigo oyente, cuan importante es la Palabra de Dios en la vida de una persona. No podemos darnos el lujo de dejarla a un lado. La Palabra de Dios debe ser escuchada, leída, estudiada, meditada y memorizada, sólo así llegará a impregnar nuestro intelecto. Un avivamiento entonces, afecta las emociones de las personas y también el intelecto de las personas, pero esto no es todo. Además, el avivamiento afecta la voluntad de las personas. Nehemías 8:16-18 dice: «Salió, pues, el pueblo, y trajeron ramas e hicieron tabernáculos, cada uno sobre su terrado, en sus patios, en los patios de la casa de Dios, en la plaza de la puerta de las Aguas, y en la plaza de la puerta de Efraín. Y toda la congregación que volvió de la cautividad hizo tabernáculos y en tabernáculos habitó; porque desde los días de Josué hijo de Nun hasta aquel día no habían hecho así los hijos de Israel. Y hubo alegría muy grande. Y leyó Esdras en el Libro de la ley de Dios cada día, desde el primer día hasta el último; e hicieron la fiesta solemne por siete días, y el octavo día fue de solemne asamblea, según el rito» Hay ocasiones cuando la Palabra de Dios afecta nuestras emociones y afecta nuestro intelecto pero todo queda allí. No llega a afectar nuestra voluntad. Esto es equivalente a una fuente sin agua. Cuando nuestra voluntad no actúa en concordancia con la Palabra de Dios, lo cual intelectualmente ya lo sabemos, es como cuando una madre da a luz a un niño muerto. Santiago 1:22 dice: «Pero sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos» El avivamiento en la época de Nehemías afectó la voluntad del pueblo y salieron al campo a buscar ramas y con ellas hicieron tabernáculos y habitaron en tabernáculos por siete días. Es notable la declaración al final del versículo 17, dice: Y hubo alegría muy grande. Sí, amigo oyente, la verdadera fuente de la felicidad es la obediencia a la Palabra de Dios. La tristeza es consecuencia de la desobediencia a la palabra de Dios. ¿Cómo se manifiesta un avivamiento? Afectando las emociones, un dolor por el pecado cometido. Afectando el intelecto, cuando la Palabra de Dios satura la mente y afectando la voluntad, cuando la Palabra de Dios es obedecida. Note que no existe ninguna manifestación de poderes sobrenaturales, el avivamiento genuino tiene mas bien que ver con un celo por vivir vidas santas y un compromiso a obedecer la palabra de Dios.

Las acciones que condujeron a un genuino avivamiento espiritual

Todo genuino avivamiento tiene que ver con un alejamiento del pecado y un acercamiento a Dios