in

Señales que precederán la venida del Señor Jesucristo

Saludos cordiales amable oyente. Soy David Araya extendiéndole una cálida bienvenida al estudio bíblico de hoy. El tema de estudio es el Evangelio según Mateo, en la serie que se titula: Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores. En instantes más estará junto a nosotros David Logacho para guiarnos en el estudio de las señales que precederán la venida del Señor Jesucristo.

Qué gozo es para mí contar con su sintonía amable oyente. Estamos estudiando el Evangelio según Mateo, y hemos llegado a los capítulos 24 y 25 los cuales forman parte de la sección escatológica del Evangelio según Mateo. Estos capítulos son la respuesta a dos preguntas que los discípulos hicieron al Señor Jesús. La primera pregunta fue: ¿Qué señal habrá del fin del siglo? Esta pregunta fue respondida en Mateo 24:4-28, lo cual ha sido tema de nuestros últimos estudios bíblicos. La segunda pregunta fue: ¿Qué señal habrá de tu venida? Esta pregunta fue respondida en Mateo 24: a partir del versículo 29 hasta el final del capítulo 25. Resumiendo un poco lo que estudiamos del capítulo 24 de Mateo hasta este momento, diremos que inmediatamente después de que la iglesia sea arrebatada, se iniciará lo que se llama la tribulación. Es un periodo de siete años en el cual Dios derramará su ira sobre este mundo incrédulo en preparación de la venida de su Hijo del Señor Jesucristo. Estos siete años de tribulación se dividen en dos periodos de igual duración. La primera mitad, conocida simplemente como tribulación, está caracterizada por lo que el Señor Jesús dijo en Mateo 24:4-14. La segunda mitad, conocida como la gran tribulación, está caracterizada por lo que el Señor Jesús dijo en Mateo 24:15-28. De manera que hoy nos corresponde estudiar la respuesta del Señor Jesús, a la pregunta: ¿Qué señal habrá de tu venida? Vemos que esa señal tiene que ver con cambios cósmicos. Leo Mateo 24:29. La Biblia dice: E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.
La señal ocurrirá inmediatamente después de la tribulación de aquellos días. Esto significa al final de los siete años de tribulación. La señal involucra tres elementos en el universo: El sol, la luna, y las estrellas o las potencias de los cielos. En cuanto al sol, se obscurecerá. Dejará de brillar como brilla hoy en día. ¿Qué tanto se obscurecerá? La Biblia no lo declara. Simplemente dice que se obscurecerá. La luna no dará su resplandor. Esto es natural porque la luna no tiene luz en sí misma sino que refleja la luz del sol y si el sol se obscurece, la luna igualmente no dará su resplandor. Las estrellas caerán del cielo. Esto no puede significar que las estrellas del cielo caigan sobre la tierra, porque una sola estrella puede ser varias veces superior en tamaño a la tierra. Parece que el Señor Jesús está describiendo en lenguaje simbólico la súbita desaparición de las estrellas en el firmamento. Puede ser que sea a este fenómeno a lo que el Señor Jesús se refirió cuando dijo: Y las potencias de los cielos serán conmovidas. Estos cambios cósmicos producirán efectos catastróficos en la tierra. Alguien ha tratado de describir lo que sucedería en la tierra si un cuerpo celeste de gran tamaño se acercara lo suficiente a la tierra sin chocar con ella, al punto de hacer cambiar en algo la inclinación de su eje de rotación. Dice que en ese momento la corteza terrestre temblaría ocasionando un terrible terremoto. El aire y el agua continuarían moviéndose por la inercia, los huracanes se abatirían sobre la tierra y los océanos arrasarían los continentes arrojando rocas, arena y animales marinos. Se incrementaría la temperatura, las rocas se derretirían, los volcanes erupcionarían, la lava fluiría por las fisuras en el suelo y cubriría bastas regiones. Las montañas se desprenderían de sus bases y se apilarían unas sobre otras, causando fallas geológicas y profundos precipicios. Los lagos se inclinarían y se vaciarían, los ríos cambiarían su curso, grandes áreas habitadas de los continentes quedarían sepultadas bajo las aguas de los océanos. ¿Qué le parece? No siquiera puedo imaginar los efectos que produciría sobre la tierra los cambios cósmicos que anunció el Señor Jesús. Estas son las señales que precederán a la manifestación gloriosa del Señor Jesucristo. Inmediatamente después sucederá lo que tenemos en Mateo 24:30. La Biblia dice: Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.
Inmediatamente después de los eventos catastróficos en el cosmos, aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo. ¿Cuál es esta señal? Los intérpretes bíblicos tienen sus diferencias en cuanto a esto. Para algunos, es el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, según Mateo 24:27. Para otros es la nube de gloria que rodea a la Deidad y ciertamente a la persona del Señor Jesucristo, la famosa Shekina, para otros es la misma persona del Señor Jesucristo. No se puede saber con certeza. Pero algo interesante es que en su venida el Señor Jesucristo se atribuye a sí mismo el nombre Hijo del Hombre, el mismo nombre que usó tantas veces en su primera venida, en clara alusión a la profecía de Daniel 7:13-14 donde dice: Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.
El Señor Jesucristo es ese como un hijo de hombre de quien habló Daniel, a quien le fue dado dominio, gloria y reino para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. El dominio del Señor Jesucristo es eterno y su reino uno que no será destruido. Tan pronto se manifieste el Señor Jesucristo, lamentarán todas las tribus de la tierra. Se entiende que los que lamentan serán principalmente las doce tribus de Israel. Será un profundo lamento porque reconocerán que aquel que fue rechazado en su primera venida a este mundo, es el mismo que está viniendo otra vez, pero en todo su poder y gran gloria. Absolutamente todos verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Será una venida tan diferente a su primera venida. En su primera venida el Hijo del Hombre vino rodeado de humildad, pero en su segunda venida, el Hijo del Hombre vendrá rodeado de poder y gran gloria. Qué momento tan glorioso. Aquel que fue azotado, escupido y crucificado aparecerá rodeado de gloria. El manso y humilde Jesús aparecerá como el mismo Jehová. El cordero que fue inmolado aparecerá como un poderoso León. El despreciado carpintero de Nazaret aparecerá como Rey de reyes y Señor de señores. Su carruaje será las nubes del cielo. Vendrá como un conquistador poderoso, rodeado de esplendor. Habrá llegado el momento por el cual la creación toda ha estado con dolores de parto por miles de años. El profeta Zacarías inclusive señala el lugar donde el Señor Jesucristo pondrá por primera vez sus pies cuando venga otra vez. Note lo leo en Zacarías 14:4. La Biblia dice: Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.
Esto es muy interesante. El monte de los Olivos es el lugar en el cual el Señor Jesús pronunció su discurso sobre lo que sucederá cuando venga por segunda vez a la tierra. Además el monte de los Olivos es el lugar desde el cual el Señor Jesucristo partió al cielo en su primera venida a la tierra. El hecho que el Señor Jesucristo ponga sus pies sobre el Monte de los Olivos en su segunda venida será un cumplimiento de lo que dijeron los ángeles cuando el Señor Jesús partió al cielo en su primera venida. Hechos 1:11 dice: los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.
Muy bien. Cuando venga por segunda vez el Señor Jesús, tendrán lugar varios eventos en la tierra. Mateo se refiere a uno de ellos. Leo en Mateo 24:31. La Biblia dice: Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.
Los siervos del Señor, sus ángeles serán enviados por toda la tierra, por los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro, con gran voz de trompeta para juntar a los escogidos de Dios, tanto judíos como gentiles, de modo que se gocen con la presencia física del Señor Jesucristo y estén listos para entrar en su reino glorioso, el reino mileanial. ¿Qué pasará con los que queden vivos hasta la venida del Señor Jesús, pero no son parte de ese grupo de escogidos? Pues ellos morirán. Los súbditos del reino milenial serán exclusivamente creyentes, algunos de trasfondo judío. Otros de trasfondo gentil. Así es amable oyente. Las cosas en este mundo van de mal en peor, pero los creyentes tenemos todas las razones del mundo para vivir con esperanza en medio de este caos, porque las cosas no van a ser siempre así. Está cercano el día cuando se cumplirá lo que Dios ha anunciado en su palabra y para los que hemos recibido al Señor Jesucristo como Salvador, será algo maravilloso en todo sentido. ¿Tiene usted esta esperanza?

Características de la segunda mitad de la tribulación

Ilustraciones alusivas a la segunda venida del Señor Jesús