in

Entendimiento

Es una bendición estar junto a Usted amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Nuestro tema de estudio es el libro de Daniel. Lo último que vimos sobre este libro fue como Daniel y sus amigos, Ananías, Misael y Azarías, lograron que no se les obligue a contaminarse comiendo la comida que comía el rey y bebiendo el vino que bebía el rey. Además lograron que se les permita alimentarse de legumbres y agua, durante los tres años que iba a tomar su preparación antes de estar listos para presentarse ante el rey. En el pasaje bíblico de hoy, vamos a ver lo que sucedió una vez que se cumplieron esos tres años.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en Daniel 1:17-21. Lo primero que notamos es la obra de Dios en la vida de Daniel y sus amigos. Daniel 1:17 dice: A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.
Daniel honró a Dios proponiendo en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía, y Dios honró con creces a Daniel y a sus amigos por medio de darles conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias. El conocimiento es una capacidad para discernir con claridad y precisión la materia que se estudia. La inteligencia es el conocimiento intuitivo. Comentando sobre las palabras conocimiento e inteligencia, Walvoord sugiere que Daniel y sus amigos no solamente estaban completamente familiarizados con el saber de los caldeos, sino que además, podían discernir su verdadero significado. Note con atención amable oyente, que el conocimiento y la inteligencia provienen de Dios y normalmente resultan de dar la importancia debida a la persona y a la palabra de Dios. Cuánta razón tiene Salomón cuando en Proverbios 1:7 dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová. De modo que, joven, señorita que me escucha, si Usted desea adquirir conocimiento e inteligencia, no sólo en las cosas espirituales, sino en todos los asuntos de la vida, es necesario que ponga a Dios en el primer lugar de su vida y que haga de la palabra de Dios su alimento espiritual diario. Pero no se puede pasar por alto el hecho que Daniel tenía algo más que sus amigos Ananías, Misael y Azarías. Dice el texto leído que Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. Dios dio a Daniel la habilidad para interpretar todo tipo de visiones y de sueños. Fue esta habilidad justamente lo que en su momento llevó a Daniel a una posición espectacular en el reino de Nabucodonosor. Está bien que los jóvenes se preparen secularmente, como Daniel y sus amigos lo hicieron en su tiempo, pero esto debe ser complementado por la comunión personal con Dios para poder entender y practicar lo que dice su palabra. Solamente así podrán adquirir como Daniel conocimiento e inteligencia. En segundo lugar notamos la presentación de Daniel y sus amigos ante el rey Nabucodonosor. Daniel 1:18-20 dice: Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen, el jefe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor.
Dan 1:19 Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey.
Dan 1:20 En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.
Según el versículo 5 del capítulo 1 de Daniel, Aspenaz el jefe de los eunucos recibió órdenes del rey Nabucodonosor de criar o cuidar, a Daniel, Ananías, Misael y Azarías, durante tres años, y al final de este tiempo presentarlos delante del rey. Pues habían pasado los tres años, y por decirlo así había llegado el momento de la graduación. Seguramente con toda la pompa que se acostumbraba en las cortes orientales, Daniel, Ananías, Misael y Azarías, fueron escoltados por Aspenaz, el jefe de los eunucos a la presencia misma del rey Nabucodonosor. Había llegado el momento crucial. Dice el texto que el rey habló con ellos. Esto suena como que Nabucodonosor entabló una amena charla con Daniel y sus amigos, pero en realidad no fue así. Lo que sucedió fue que el rey Nabucodonosor sometió a un riguroso examen a Daniel y sus amigos. Debe haberles hecho preguntas sobre la historia caldea, sobre la política caldea, sobre la literatura caldea, sobre las artes caldeas, sobre la religión de los caldeos, sobre la geografía caldea, sobre ciencias como matemáticas, física, química y quien sabe qué más. Pregunta que hacía Nabucodonosor, respuesta precisa que tenían Daniel y sus amigos. Tal vez Nabucodonosor no hizo más preguntas por no saber más qué preguntar. Al final del examen, el rey Nabucodonosor emitió su dictamen. Tal vez dijo: En toda mi vida no he encontrado hombres tan sabios como Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Seguramente usó los nombres babilónicos para estos jóvenes judíos. Si los jóvenes judíos tenían como 15 años cuando comenzó su programa de capacitación en Babilonia, deben haber tenido alrededor de unos 18 años cuando fueron examinados por Nabucodonosor. Qué gran testimonio a favor de Jehová el Dios de Israel. Se trata de jóvenes cautivos, que sin embargo no bajaron los brazos en señal de sentirse derrotados, sino que se mantuvieron fieles a Dios, obedeciendo su palabra y Dios les premió por medio de llegar a ser los más sabios de su tiempo. Puede ser amable oyente que Usted esté atravesando por alguna circunstancia difícil. No sé. Cosas como problemas económicos, o problemas de salud, o problemas sentimentales, o problemas familiares, hasta derrotas espirituales. A lo mejor Usted ha estado tan desanimado que ha bajado los brazos pensando que no hay esperanza. Si ese es el caso, yo le animo a que reflexione sobre la vida de Daniel y sus amigos. Ellos también fueron sacados por la fuerza de sus familias, de sus ciudades, de su país y fueron transportados a una tierra extraña, con costumbres extrañas, con un idioma extraño, pero a pesar de todo esto, no se desanimaron, no bajaron los brazos sino que comprendieron que Dios estaba en control de la situación y se esforzaron por someterse a Dios cumpliendo todo lo que sabían acerca de él. Dios premió esta actitud de Daniel y sus amigos y les puso en una situación de privilegio. Dios transformó lo que parecía una tragedia en una gran bendición. A Dios le gustaría hacer lo mismo con Usted. Es necesario por tanto que Usted recapacite sobre como ha sido su vida hasta este momento en medio de esas circunstancias adversas y se levante de ese estado de postración y comience a someterse a Dios obedeciendo todo lo que él le pida. Esfuércese y sea valiente, no desmaye. Trabaje como si todo dependiera de Usted y ore como si todo dependiera de Dios. Si Usted es fiel, como Daniel y sus amigos, estoy seguro que Dios permitirá que su tragedia se transforme en bendición. Daniel y sus amigos probaron ser tan capaces que Nabucodonosor no tuvo reparo alguno para tenerlos en su presencia como sus principales colaboradores. No podía ser de otra manera, porque el texto leído dice que en todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó; los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. De un momento a otro, Daniel y sus amigos estaban por encima de la flor y nata de la sabiduría de su tiempo en Babilonia. Dios estaba haciendo una gran diferencia entre estos jóvenes judíos y los viejos magos y astrólogos. Los magos eran los hombres sabios de Babilonia, los astrólogos eran los encargados de recurrir a las artes mágicas para aconsejar sobre los asuntos del reino. Dios ha cumplido con una primera etapa de su plan para Daniel y sus amigos. Llegaron tres años atrás como esclavos a una tierra extraña. Tres años más tarde estaban por encima de todo lo que se consideraba como fuente de sabiduría en Babilonia. Era sólo el principio de lo que Dios estaba por hacer por medio de Daniel en Babilonia. En tercer lugar tenemos la permanencia de Daniel en Babilonia. Daniel 1:21 dice: Y continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.
Esto significa que Daniel ejerció su influencia hasta el reinado de Ciro el Persa. Se ha pretendido demostrar que el libro de Daniel contiene errores porque en este texto dice que Daniel estuvo hasta el año primero del rey Ciro, mientras que Daniel 10:1 dice que Daniel recibió una revelación en el año tercero del rey Ciro. Pero esta aparente contradicción se resuelve al entender que en Daniel 1:21 simplemente se está dando a entender que la presencia de Daniel continuó más allá del comienzo del reinado de Ciro el Persa. Así termina el capítulo primero de Daniel. Se trata básicamente de un marco histórico de la vida de Daniel. Lo que resta del libro muestra lo que Dios hizo por medio de Daniel durante su vida en el exilio. No olvide jamás amigo oyente que Dios es experto en cambiar la tragedia en bendición.

Naturaleza cristiana

Obras de Dios