in

“Viviendo mi influencia”

Respetable” este término describe a una persona cuya vida ordenada hacia afuera es un reflejo de la estabilidad interna. Una persona respetable, en el sentido bíblico de la palabra, vive de adentro hacia afuera.

¿Qué enmarca tu mundo interno? ¿Son los pensamientos y las intenciones de tu corazón una estructura desordenada de madera, heno y rastrojo? o ¿el metal precioso y la piedra costosa forman los componentes básicos de tu vida? Bueno, Ron Moore está aquí para ofrecer consejos de construcción de la Palabra de Dios. Este es un consejo que garantizará que tu personaje y legado se mantengan firmes frente a las pruebas del tiempo.

Estamos involucrados en una serie de sermones centrados en el legado. Cuando todo está dicho y hecho, cuando se ha escrito el último capítulo de nuestra vida, cuando el libro sobre nuestra vida se ha cerrado, ¿qué vamos a dejar atrás? ¿Qué tipo de impacto habrán hecho nuestras vidas? ¿Cómo seremos recordados por aquellos que nos conocieron de cerca?

Charles Spurgeon, fue un tremendo pastor. Él vivió y escribió varios textos en el siglo XIX. Gran parte de su trabajo todavía se lee ampliamente hoy, él dijo esto: “Un buen carácter es la mejor lápida. Aquellos que te amaron y a quienes tú ayudaste te recordarán cuando las flores se hayan marchitado. Talla tu nombre en los corazones, no en el mármol” Eso es cierto, ¿verdad?

Bueno, ahora te invito a tomar tu Biblia, vayamos a 1 Timoteo. Estamos utilizando los rasgos de carácter que se encuentran en 1 Timoteo capítulo 3 como el marco para nuestro estudio. Pablo dice: «Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.» (1 Timoteo 3: 1). Este pasaje es principalmente para aquellos que van a conducir en la iglesia, pero no se detiene allí, estas características son para todos nosotros. Y Pablo dice: «si alguno pone su corazón», eso significa estirarse para captar algo, dar todo lo que tienes, no dejar nada más atrás. Si alguien hace eso, hará algo bueno, algo noble, algo correcto.

Entonces, lo primero que vimos al comenzar esta serie fue un deseo apasionado de ser un influente. ¿No quieres eso tú también? Ahora, aquí está la segunda característica. «Pero es necesario que el obispo sea irreprensible,» (1 Timoteo 3: 2)

Mira, eso no significa ser perfecto, sino que significa alguien que no puede ser juzgado. Uno que no tiene manijas de escándalo, uno que vive su vida de una manera que cuando se presentan acusaciones contra ellos, no pueda comprobárselo, sin manchas. De nuevo, no perfecto; pero no hay manejos de acusaciones a las que aferrarse. Avancemos, debe ser «irreprochable, esposo de una sola esposa, esposa de un solo esposo» Y allí vimos que esta persona, que va a tener un impacto, tiene que ser fiel a su esposa, fiel a su esposo, fieles para dirigir a su familia de una manera significativa.

Ahora el verso 4 dice: «que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad» Pablo continúa diciendo entre paréntesis «(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios? (1 Timoteo 3: 5). ¿Cómo diablos va a encargarse de su negocio? ¿Cómo va a ser una influencia si no puede cuidar a los que están en su casa?

Pablo continúa diciendo que debemos ser irreprochables, un esposo de una sola esposa. Y la última vez vimos que debe ser templado y autocontrolado. La templanza excluye los patrones de acción temeraria y el autocontrol excluye los patrones de exceso en nuestra vida y, por lo tanto, usamos la palabra “equilibrio”. El obispo debe vivir un estilo de vida equilibrado. Y ahora, una característica más, veremos que el obispo debe ser respetable, esto parece bastante sencillo, ¿verdad? Pero si vas a tener un impacto, si vas a dejar un legado, debes ser realmente respetable.

Ahora cuando leemos esa palabra “respetable”, muchas cosas vienen a nuestra mente; pensamos en cosas que son buenas y apropiadas, creemos que esa persona es un ciudadano que paga sus impuestos, que siempre trabajan duro, que tiene méritos y mantiene una actuación respetable. La palabra «respetable» nos hace pensar en palabras como: moral, agradable, cortés y correcto.

Ahora pregunto, ¿Con qué frecuencia escuchas a los padres hablar sobre el chico con quien su hija está saliendo y dicen que es tan amable y educado? Mira, no dejes que te engañen con eso. Solemos medir la respetabilidad de una persona por lo que vemos en el exterior y eso es porque todo lo que vemos está en el exterior, pero son muy pocas las veces que nos enfocamos en mirar el interior de una persona.

Ahora, en este tiempo, nuestra intención no es juzgar a otras personas, lo que queremos es evaluar nuestros propios corazones. Entonces, cuando Pablo usa esta palabra “respetable”, él mira algo más profundo que las cosas que la gente ve en el exterior. La palabra “respetable” en las Escrituras proviene de la palabra griega <cosmos> que significa «ordenado» esta palabra abarca todas las cosas visibles que hacemos. Ahora te pregunto ¿por qué haces esas todas las cosas que haces? ¿Cuál es tu fuerza impulsora? ¿Por qué haces lo que haces? La palabra toma lo que hacemos en el exterior y penetra profundamente en el alma hasta que llega al fundamento espiritual, es por eso por lo que, este término “respetable” describe, básicamente, a una persona cuya vida ordenada hacia afuera no es más que un reflejo de la estabilidad interna. Una persona respetable en el sentido bíblico de la palabra vive de adentro hacia afuera.

Las características que vemos en el exterior representan las cosas buenas que están sucediendo, en el interior. Ahora, tenemos que tener cuidado aquí, y quiero aclarar nuevamente que no estamos haciendo esto para juzgar a otras personas, pero todos sabemos que hay algunas personas que las miras desde fuera y se ven muy bien, pero la verdad es que ellos viven su vida solamente para impresionar a otras personas. Son personas agradables y quieren verse bien, quieren ser celebrados antes que otras personas. Para ellos, eso se trata ser respetable. Pero nuevamente esta palabra bíblica conduce hacia algo más profundo; no estamos hablando de una persona que se ofrece como voluntaria para entrenar al equipo de recreación de sus hijos, servir en el consejo escolar, usar su tiempo para limpiar las casas de los vecinos u hornear galletas para una familia que cruza la calle.

Esas son cosas geniales. Pero, ¿cuál es el verdadero motivo detrás de lo que hacemos? Mira, cuando el motivo no es correcto, siempre aparece tarde o temprano en el exterior. Eso es lo que Pablo dice en 1 Timoteo capítulo 5 versículo 24 «Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, más a otros se les descubren después.» Pero el punto del versículo es que tarde o temprano verás tus errores. Ahora el versículo 25 dice: «Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras; y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas.» Verás, tarde o temprano se reflejará lo que está pasando en el interior de una persona. Ser respetable en lugar de parecer respetable comienza con una estabilidad espiritual interna que se demuestra en una vida equilibrada en el hogar, en el trabajo, en la escuela y en la comunidad.

Ahora, ser respetable es una característica más de una persona cuya vida se basa en la verdadera roca, en cuya persona tiene un amor apasionado por Jesucristo, pues es justo ahí donde comienza todo. Todo se trata de Jesús, y cuando eso sucede todo lo demás fluye. No se trata de nosotros mismos, todo es acerca de Cristo, Él es la verdadera roca y es así como la vida fluye.

Pero ¿cómo construimos esa característica? ¿Qué debe pasar en nuestra vida para que te muestres respetable? ¿Cuáles son las cosas que necesitamos saber? ¿Cuáles son las cosas que debemos hacer? Creo que hay tres bloques de construcción para lograr tener esta característica de ser respetable.

Repasémoslos, antes que nada, si vamos a tener la característica de ser respetables en el sentido bíblico, tienes que comenzar con el respeto por Dios. Mi vida exterior es un reflejo de mi estabilidad interna y eso siempre comienza con Dios. Ahora el respeto por Dios se ve de muchas maneras diferentes en las Escrituras. Pero creo que esta frase lo resume perfecto, “el temor de Dios o el temor a Dios”. Y temer a Dios es tener un honor para Él, esto no significa estar arrollado en una esquina aterrorizado de la persona de Dios, esto significa respetarlo por lo que Él es, es dar honor a Él y eso debe demostrarse en las acciones de nuestra vida; viviendo en obediencia a Su Palabra. Mira, podemos decir que respetamos a Dios, que lo amamos y que estamos maravillados de Él, pero si no se muestra en los detalles de nuestra vida, entonces estamos hablando al aire. La Escritura dice que el temor de Dios es el comienzo de la sabiduría. Honor, respeto y asombro se demuestran al vivir en obediencia. Proverbios 9:10 dice: «El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.»

Ahora leamos Gálatas capítulo 5, aquí podremos ver lo que es vivir con esa sabiduría, lo que es vivir por el Espíritu. Gálatas dice: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” pero vivir llenos del Espíritu Santo, no sólo implica eso, también implica ser reflejo de su obra en nuestra vida. Más adelante, en Gálatas podemos ver que los dones del Espíritu son amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, gentileza, fidelidad y autocontrol, esto es una fiel muestra de que es el Espíritu mismo, quien trae autocontrol y temor a Dios.

Es en el temor a Dios donde comenzamos a entender quién es Él y quiénes somos. Y es el temor de Dios lo que nos da valor. Proverbios 14:26 dice: «En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.» Como padres, no basta que tengamos esa gran confianza, sino que la transmitimos a nuestros hijos. Entonces, pensemos en este Dios que servimos. ¿Quién es Él y cuáles son algunas de sus características? No los analizaré todos, pero déjenme darles algunos. Primero que nada, Dios es eterno.

 

“Impactando con Mi Influencia 2”

“Viviendo mi influencia 2”