in

“Poseer mi influencia”

Dios tiene algo específico y poderoso para que hagas hoy. Cada creyente es un ministro de Jesucristo. Nadie puede llegar a tu mundo como tú, nadie puede hacer lo que tú debes hacer.

 ¿Qué tipo de personaje se necesita para cambiar el mundo y dónde se encuentran esas virtudes? Hoy, Ron Moore comparte esas características bíblicas y lo invita a unirse a la comunidad de cambiadores del mundo. Primero, una breve palabra sobre nuestra oferta gratuita del recurso de audio de Ron titulado «Poseer mi influencia». Es el mensaje del programa de hoy en día. Aquí examina cinco puntos de referencia que conducen a un legado perdurable. Está disponible en ronmoore.org y tendré más detalles más adelante en la transmisión

¿Cuáles son los hitos de una vida heredada? ¿Cuáles son esas cosas que deben estar presentes en tu vida para que enseñes a las personas a dejar un legado? Hemos estado hablando acerca de esta vida que hace la diferencia y hemos visto estas características en 1 Timoteo capítulo 3. Y si tú dijeras que así es como se llega a las características que se encuentran en 1 Timoteo 3. Toma tu Biblia y vamos a 1 Timoteo 3 mientras seguimos observando estos rasgos de carácter que se encuentran aquí, en una lista que Pablo les da a Timoteo y a Tito acerca de las calificaciones para los líderes de la iglesia. Pero hemos visto estas calificaciones en todo el Nuevo Testamento, por lo que no son sólo para los líderes de la iglesia, nadie está exento de cumplir con ellas. ¿Qué te parece ser un seguidor de Cristo?

Nueve cosas que hemos visto. Primero, pasión. Tienes que tener una pasión por lo que crees. La vida cristiana no debe ser vivida plana. Tienes que decirle a la gente que crees y lo que crees. Segundo, un deseo de poseer nuestra influencia. Libre de acusación. Ahora, nadie es perfecto, todos tienen un pasado, pero debes vivir libre de asas de escándalo, nadie puede agarrar nuestras vidas y hacernos caer por las cosas que seguimos haciendo. Tercero, integridad familiar, fiel a tu esposa, a tu esposo e hijos. Cuarto, emocionalmente equilibrado, templado y autocontrolado. Hay una disciplina en la vida. Hay cosas que queremos decir, pero no podemos, debemos abstenernos, hay un filtro en nuestra mente y nuestro corazón que evita que digamos todo lo que pensamos. Quinto, respetable, obediencia fluyendo desde la identidad espiritual. Sexto, hospitalario, no invitar a la gente a nuestros hogares perfectos, sino invitar a la gente a nuestros corazones imperfectos. Séptimo, capaz de enseñar, adquiriendo la Palabra de Dios y creyendo en la Palabra de Dios, comunicándola con dulzura. Octavo, mantener tu fuerza bajo control. Y la última vez hablamos sobre ser generoso, no ser un amante del dinero.

Ahora estas son las cosas que necesitan caracterizar nuestra vida. Así que de nuevo si le vas a decir a alguien, que es lo que debe hacer. Estas son las nueve cosas que debes mostrar en tu vida, pero ¿cómo se llega allí? ¿Cuáles son los hitos que debemos señalar? Bueno, hay cinco hitos heredados encontrados en 1 y 2 Timoteo y Tito. A medida que avanzamos en estos cinco hitos, quiero que le preguntes a Dios en oración, en que es en lo que tienes que trabajar, cuál es el área que tiene que cambiar.

Este día veremos el primer hito, empecemos, aquí está el número uno, “identidad espiritual”. Leamos el capítulo 3 de Tito, el versículo 3 dice: «Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres” Mira el versículo 5. “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. (Tito 3: 3 y 7).

Ahí es donde comienza una vida de legado. Comienza con Jesucristo, si no tiene a Jesucristo en tu vida puedes dejar algunas cosas, puedes dejar algunos edificios, y puede dejar algo de dinero, pero no dejarás un legado eterno para los que están detrás de ti. Una vida de legado comienza cuando llegas al punto en tu vida en que te das cuenta de que no puedes tener una relación con Dios por tu cuenta: por tus buenas obras, tu donación a la iglesia, tu asistencia a la iglesia, tu primera comunión, tu clase de confirmación, tu bautismo, lo que sea que hayas hecho, esas cosas no importan cuando se trata de tener una relación con Cristo. Ninguna de las cosas rectas que hemos hecho, ninguna de las cosas buenas que hemos hecho serán suficientes.

Por cierto, ¿cuántas cosas buenas tendrías que hacer para la vida eterna? Quiero decir, ¿cuánto costaría eso? Pues déjame decirte que no hay pago que nosotros podamos dar, excepto el pago que Jesús pagó por nosotros en la cruz. Entonces, ser cristiano significa reconocer que no puedes salvarte a ti mismo; lo que sea que tú hagas no es suficiente, así que confía sólo en Jesucristo como la única forma en que puedas tener una relación con Dios, confía en el trabajo de Cristo

Jesús vino a la tierra siendo completamente Dios y completamente hombre, perfecto, sin pecado, Él murió como un sustituto sin pecado por mí en la cruz. Y a causa de su muerte, puedo tener una relación con el Dios viviente. Pablo dice: “para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” Él usa la palabra “justificado” que significa dos cosas: significa que cuando confiamos en Cristo, estamos ante Dios declarados no culpables, ahora, tal vez estás pensando, “pero Ron, ¿no estás leyendo el versículo 3? mira quién era yo, mira lo que hice” Y si yo lo sé pero mira, si hemos confiado en Cristo entonces estamos perdonados, fue Jesús quien pagó la pena por todos nuestros pecados, Él no es culpable de nada, y aun así Él toma el manto de justicia, la justicia que proviene de la vida y el trabajo perfectos de Cristo y la pone a nuestro alrededor. Entonces cuando somos justificados, cuando confiamos en Cristo, Dios nos mira y dice no eres culpable, eres justo a mis ojos. Jesús tomó tu pecado, te ha perdonado y no lo recordará más. La Biblia dice en el Salmo 103 “Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.”

Lo arrojaré al fondo del mar. Y ese es el primer y más importante hito de vivir una vida de legado. Necesitamos entender nuestra identidad espiritual. Estamos perdonados una vez para siempre. Somos aceptados como hijos del Dios viviente. Somos significativos no por quiénes somos sino por quiénes somos en Cristo. Estamos seguros Piensa en esto: «ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.» (Romanos 8:39). Y estamos empoderados, el Espíritu Santo vive dentro de nosotros y nos fortalece, es el motor que nos impulsa a vivir una vida que agrada a Dios. Si pudiéramos entender nuestra identidad espiritual, las cosas cambiarían.

Trabajamos mucho en los barrios marginales; ahí hay una escuela y los niños que asisten a ella viven en un lugar donde las aguas residuales crudas fluyen literalmente en el medio del camino. Viven en pequeñas casas de 10 x 10 es una situación terrible. Fue ahí donde conocí a Johnson Waumbua, él enseña a estos niños su identidad espiritual. Él constantemente les dice: “no eres un niño de barrio pobre, eres un hijo del Dios viviente, eres un hijo del Rey de reyes. Has sido perdonado. No eres importante debido a la casa en la que vives, eres significativo por lo que Jesús ha hecho por ti” La única forma de romper el ciclo de un niño en el barrio bajo es permitirles ver y entender que son especiales en Cristo, que no son niños de los barrios marginales, que son hijos de Dios. Por cierto, ¿qué ciclo necesitas romper en tu vida? ¿El ciclo que dice que eres insignificante porque alguien en tu pasado dijo que no eras digno o porque alguien te abandonó o porque alguien te hizo daño? Déjame decirte algo con el amor que nuestro Padre Celestial me da por ustedes, mis hermanos en la fe, hoy quiero decirte que si estás dependiendo de las personas para darle significado a tu vida, siempre estarás insatisfecho.

Nuestra identidad espiritual tiene que encontrarse sólo en Dios. Y si tenemos el privilegio de ser padres, también tenemos la responsabilidad de enseñar esto a nuestros hijos. Tenemos que hacerles saber a nuestros niños que no encuentran satisfacción en la promiscuidad, en el trabajo que persiguen, en su pareja sentimental o en lo que sea, ellos encuentran significado sólo en Jesucristo. Y, por cierto, como padre, no puedes impartir lo que no posees. Entonces, si no lo tienes, no puedes regalarlo. La identidad del espíritu es el primer hito.

Segundo, “la Palabra de Dios”. Tenemos que estar en la Palabra de Dios. Mira, si estás buscando un pasaje que te diga de qué se trata la Palabra de Dios, este es 2 Timoteo, capítulo 3, versículos 16 y 17 dice: «Toda la Escritura». No parte de ella, no es un poco de eso, no las partes que queremos escuchar sino » Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.»

Se usa para enseñar: este es el camino correcto. Se usa para reprochar: estás fuera del camino, necesitas volver al camino correcto. Se usa para corregir: esta es la manera de volver al camino. Y se usa para entrenar, esta es la manera de permanecer en el camino. Aquí está la razón por la cual la Palabra de Dios es tan importante «a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.»

“Multiplicando mi influencia 2”

“Poseer mi influencia 2”