in

“La resurrección 2”

Celebramos que Jesús resucitó de entre los muertos. San Agustín, uno de los primeros padres de la iglesia, escribió estas palabras. Él dijo: «Nos has hecho para ti, oh Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que encuentre su descanso en ti»

Toma tu Biblia y ábrela en el capítulo 20 de Juan, la historia de ese evento, la celebramos por la eternidad. Ahora, en el programa anterior vimos a Jesucristo convertirse en el cordero por excelencia. Mientras el pueblo se preparaba para celebrar la pascua, Jesús moría por una única vez, pues Él es el perfecto Hijo de Dios. El impecable Cordero de la Pascua fue asesinado.

Ahora, después de que Jesús murió, dos hombres vinieron a tomarlo de la cruz. El nombre de uno de ellos era José de Arimatea. Y esto es interesante porque José fue un discípulo de Jesús, pero un discípulo secreto porque temía a los judíos, él no quería que nadie lo supiera. Tal vez algunos de ustedes sean como José de Arimatea.

El otro fue Nicodemo, recuerda que él es el tipo que vino a Jesús de noche porque no quería que nadie viera que estaba con Jesús; quizás algunos de ustedes puedan identificarse con Nicodemo. Pero ellos vinieron y tomaron el cuerpo de Jesús de la cruz y lo tendieron en una tumba. ¿No es interesante que dos de los muchachos que habían seguido a Jesús en secreto ahora eran públicos en su muerte?

Y los discípulos que habían estado con Él durante tres años no estaban en ninguna parte. Pero luego todo cambió, mira el capítulo 20 de Juan versículo 1: «El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.» (Juan 20: 1-2).

Alguien ha robado el cuerpo de Jesús de la tumba. «Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí,» (Juan 20: 3-6). Echa un vistazo al versículo 7 «y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.» Juan señala específicamente que la tela estaba doblada por sí misma «separada del lino» pero,  ¿Por qué Juan hizo esa observación?

Bueno, en los días de Jesús, cuando el siervo ponía la mesa de la cena para el maestro, se aseguraba de ponerla exactamente de la manera en que el maestro quería. La mesa estaba decorada a la perfección, y luego, el criado iba a esperar fuera de la vista, hasta que el maestro había terminado de comer. El siervo no se atrevía a tocar la mesa, hasta que el maestro hubiera terminado. Ahora bien, si el maestro había terminado de comer, se levantaba de la mesa, se limpiaba los dedos, la boca, la barba y hacía un nudo la servilleta y la lanzaba sobre la mesa. El siervo entonces sabía que era el momento para limpiar la mesa. Porque en aquellos días, la servilleta arrugada quería decir, «he terminado». Pero si el maestro se levantaba de la mesa, doblaba la servilleta y la ponía junto a su plato, el siervo no se atrevería a tocar la mesa, porque la servilleta doblada significaba que el maestro volvería

Y sólo con esa tela, esa tela facial doblada, Juan dice, “Jesús nos decía que estaba en camino de regreso, Íbamos a verlo de nuevo”. Mira el versículo 8 «Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó». Pero leamos el versículo 9 «Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.»

Un amigo que había estado en Israel cuando estaba en la universidad, dijo que un día, como estudiante universitario, estaba esperando allí en fila y la mujer detrás de él dijo: «Oye, ¿vamos a ver el cuerpo de Jesús allí?».  Bueno la verdad es que muchos creen eso, ¿no es así? Y entonces él se volvió hacia ella y le dijo: «Recibí algunas noticias realmente buenas para ti. La tumba está vacía. Jesús se levantó de entre los muertos.”

El apóstol Pablo toma la historia completa de Jesús y la pone en unos 5 versículos y dice, 1 Corintios capítulo 15: » Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.«(1 Corintios 15: 3-8) Jesús no sólo resucitó de entre los muertos, sino que se apareció a todas estas personas como una prueba de su resurrección.

Celebramos que Jesús resucitó de entre los muertos, pero, la Resurrección plantea una pregunta, ¿no es así? Toma tu Biblia y ábrela en el capítulo 19 de Juan. Esta es la pregunta con respecto a la resurrección, ¿Por qué Jesús tuvo que morir? Bueno, San Agustín, uno de los primeros padres de la iglesia, escribió estas palabras. Él dijo: «He tratado de hacer todo para acercarme a Dios y, sin embargo, nunca he podido llenar esa inquietud en mi corazón. Él dijo: “había una un hambre interna. Estaba muriendo de hambre por Dios y simplemente no lo sabía”. Y tal vez tú estés aquí hoy, y tal vez te sientas así. Tal vez sientas esa inquietud por dentro y estás tratando de llenarlo con todo tipo de cosas: carrera, relaciones o algún nuevo juguete.

Pero cuando bajas la cabeza por la noche, sabes en el fondo de tus corazones que hay inquietud. ¿Todavía tienes hambre de algo? Pues estás hambriento de Dios porque Dios nos ha hecho para necesitarlo. Ahora, la Escritura dice que todos nosotros estamos separados de Dios ¿verdad’. Vamos a Isaías capítulo 59 esto dice así: «He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír « Lo ves, estamos separados de Dios, pero esto no es culpa de Dios, es nuestra culpa. «Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.” (Isaías 59: 2). Ahora no es que naciste perfecto y luego un día pecaste y te convertiste en un pecador. Es que naciste con una naturaleza pecaminosa. Pecamos porque somos pecadores. Y ese pecado nos separa de Dios, eso causa la hambruna interna, eso causa la inquietud, eso causa el vacío que tratamos de llenar con todo tipo de cosas, incluso cosas religiosas como: bautismos, confirmaciones, primeras comuniones, clases de Biblia, membresías de iglesias, dar a la iglesia y hacer cosas buenas tratando de llenar nuestra vida con todo eso.

Pero no podemos trabajar nuestro camino hacia Dios. «Todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios”.  Pensar que puedes llegar a Dios es totalmente ridículo.  Quiero decir, ¿cuántas buenas obras deberías realizar? ¿Cuál es el costo de la vida eterna? ¿Qué vas a tener que hacer para finalmente obtener la vida eterna? La Biblia dice que no se puede «por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios».

Isaías 64 dice: «Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.» (Isaías 64: 6). Nuestra mejor obra queda muy por debajo de Dios, y es por eso que Jesús vino, porque no había forma de que pudiéramos tener una relación con Dios a menos que Jesús viniera y pagara nuestro pecado en su totalidad. «En la cruz, Jesús cargó con nuestro pecado», dice 1 Pedro 2:24, «quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.»  ¿Ha hecho usted eso? ¿Has confiado solo en Jesucristo como la única forma en que puedes tener una relación con Dios? Hasta que lo hagas, habrá inquietud en tu corazón. Habrá un vacío en tu corazón y, hasta que lo hagas, no hay forma de que tengas ninguna seguridad de que cuando mueras, y todos nosotros haremos eso, podrás despertar y ver al Dios que te creó para Él. ¿No te gustaría saber eso?

Amo la Pascua, no porque celebramos la resurrección de Jesús. Pero como creyentes, debemos celebrarla todos los días. A mi esposa y a mí nos gusta decir que tenemos 52 domingos de Pascua, 52 fines de semana de Pascua aquí en la iglesia. Así que los invitaré hoy a confiar en Jesús. Nosotros oraremos para que Dios se mueva en su corazón y para que tengan el coraje de levantarse de su asiento y actuar, hablar de lo que Cristo ha hecho en tu vida. Tú puedes decir, espera un minuto. ¿Quieres que aparezca en frente de esa gente y le hable de Cristo? Pues sí, efectivamente eso es lo que dije, porque Jesús murió en una cruz por ti. Así que dime, ¿puedes caminar hasta aquí para Él?

Hay personas a las que les encantaría escucharte y orar contigo, pero también quiero hablar con otro grupo, algunos de ustedes están aquí hoy, saben todo sobre la iglesia y en algún momento de su vida hicieron una declaración para confiar en Cristo. No sé cuál es tu situación, pero tú sí, y espero que seas lo suficientemente honesto como para aceptar que estas lejos de Dios. Decir: “Hombre, ni siquiera estoy cerca de donde tengo que estar” Mira, yo no sé si te desilusionó otra persona, alguien en la iglesia te irritó así que dejaste de venir, no sé si sucedió algo en su vida que se sintió injusto y lo culpó a Dios, no sé cuál es tu situación, no sé por qué estás lejos de Él, pero es hora de volver a casa.

Pedro sabía lo que era estar lejos de Cristo. Cuando Jesús lo necesitó más, Pedro lo negó tres veces. Pedro, quien dijo: «Señor, moriré contigo». Al día siguiente dijo: “No lo conozco, yo no lo conozco” Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, Pedro y algunos de los otros discípulos salieron a pescar. Ellos no atraparon nada. Pero alguien, desde la orilla dijo que, si arrojas tu red a un lado del barco, vas a atrapar muchos peces, así lo hicieron y capturaron 153 peces. Juan estaba en el bote y dijo: «Ese es Jesús allá en la orilla». Y al oír esto, Pedro no pudo esperar y saltó al agua. Estaban en aguas poco profundas, así que saltó al agua y corrió hacia la orilla. Pero Juan 21 dice que se mantuvo alejado de Jesús.

Tal vez tú también estás allí hoy, de pie a la distancia. Entonces, Jesús invitó a Pedro y en Juan 21 vemos esas bellas palabras: «Pedro, ¿me amas? Entonces alimenta mis ovejas. «Pedro, me amas”, Jesús pregunto tres veces, por cada negación, ¿me amas? Pedro dijo: «Señor, tú sabes que te amo». ¿Sabes lo que Jesús le estaba diciendo a Pedro? Vuelve a casa. Volvamos a comprometernos. Sigamos con la relación. Vamos a seguir haciendo las cosas que te llamé a hacer. Pedro, vámonos. No tienes que mantenerte lejos de mí. 1 Juan 1: 9 dice: «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad» Él toma nuestros pecados y los separa tan lejos como el este del oeste. Él los pone detrás de Su espalda y ya no se acuerda más de ellos. Y Dios hará eso por ti.

 

“La resurrección”

“Legado: ser dueño de mi influencia”