in

“Adoradores efímeros”

 

Verás, solo la tumba vacía llena el corazón vacío. Al final de un sermón, siempre quieres tener una buena conclusión. Quieres llegar a casa y sentir que fue una predica poderosa, así que aquí está mi confesión, no tengo buenas conclusiones, Dios es el único que puede otorgar excelentes conclusiones a tu vida.

 Padre, tú eres el Hacedor del cielo y de la tierra y nos inclinamos ante ti. Nos hemos reunido y hemos interactuado el uno con el otro. Hemos cantado juntos y ahora queremos orar juntos como nuestro Salvador: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.»(Mateo 6: 9-13).

Ahora no sé dónde estás con tu caminar espiritual, pero solo tienes que saber que Jesucristo vino a morir por ti, resucitó a la vida por ti. Y mi desafío para ti es confiar en Él, sólo se honesto contigo mismo. Tiene todo tu esfuerzo, tiene todas tus cosas, ¿algo de eso llenó tu corazón vacío? Tiene que haber algo más para esto, y de hecho, lo hay, su nombre es Jesucristo y hoy voy a pedirte que confíes en Él. Algunos de ustedes han confiado en Cristo, pero necesitan volver a dedicarse a Él y hoy es el día en que deben volver a casa. Debes darte cuenta de que esta vida que has estado viviendo lejos de Dios no te satisfará nunca. Solo Dios puede satisfacer tu corazón y lo sabías en un momento, pero sucedió algo y no sé lo que era, pero estás lejos de Dios y tienes que volver a casa.

Padre, quédate con nosotros ahora mientras oramos, pero antes de orar quiero decirte algo, tú eres el único que puedes traerte a Jesucristo a ti mismo. Pero nuestro Padre es el único que puede hacer que una persona vea la realidad de lo que tu Hijo hizo en esa cruz y Él único que puede hacer que sientas el poder de la Resurrección dentro de tu corazón. Entonces querido amigo, hoy te pido que hagas tu trabajo, si desea confiar en Cristo, solo te pido que ores conmigo, listo, oremos.

Padre, sé que soy un pecador. Sé que no hay nada que pueda hacer para ser lo suficientemente bueno para Ti, el Dios viviente, y sin embargo, Padre, en mi corazón está este vacío, existe este vacío y deseo que lo llenes Tú. Por favor, perdona mis pecados. Por favor hazme la nueva criatura que prometes en Tu Palabra. Padre, lo siento por el pasado, pero a partir de ahora quiero caminar en la primicia de la vida. Confío solo en Jesucristo como el único que pagó la pena por mi pecado y el único que puede ponerme en una relación eterna contigo, el Dios viviente. Esa es mi oración y ese es mi deseo y ese es mi compromiso ante Ti, mi Padre celestial. Amen

Bueno ahora, esto es para aquellos de ustedes que se han desviado, pueden orar conmigo y decir: Padre, hubo un día en que confiaba en Jesús. Sé lo que significa tener una relación contigo, pero me he alejado mucho y hoy quiero volver a casa. Estoy cansado de tratar de llenar mi corazón con todo lo que me rodea. Ha sido un desastre, pero hoy vuelvo a casa. Y mi deseo es vivir una vida que te agrade. Mi deseo es seguir duro después de ti. Sé que no puedo hacer eso solo, lo intenté una vez y no funcionó, pero a través de Tu poder y de Tu fuerza, estoy volviendo a casa. Padre, pido que honres esas oraciones, que Tú harías tu trabajo en los corazones de hombres y mujeres, niños y niñas. Te agradezco, Padre, por lo que has hecho por todos nosotros a través de Tu Hijo, nuestro Señor y Salvador resucitado, Jesucristo, y oramos en Tu nombre.

Padre, tu Palabra dice «Alaba, oh alma mía, a Jehová. Alabaré a Jehová en mi vida; Cantaré salmos a mi Dios mientras viva. No confiéis en los príncipes, Ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación. Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos. Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, Cuya esperanza está en Jehová su Dios, El cual hizo los cielos y la tierra, El mar, y todo lo que en ellos hay; Que guarda verdad para siempre,» (Salmo 146: 1-6). Y Padre, nos inclinamos ante ti como el Hacedor del cielo y la tierra. Tú eres el Dios que habló al mundo y ciertamente puedes hablarle a nuestro corazón. Tú eres el Dios que creó todas las cosas y ciertamente puedes tomar esos desafíos en nuestra vida: tiempos difíciles, desilusiones, grandes momentos de bendición; y puedes moldearlos en nuestras vidas para que podamos estar preparados para la próxima etapa de nuestro viaje. Amén.

Una persona ha escrito estas palabras: «Me gustaría comprar 3 dólares de Dios, por favor. No lo suficiente como para explotar mi alma o perturbar mi sueño, pero lo suficiente como para igualar una taza de leche tibia o una siesta al sol. Quiero el éxtasis, no la transformación. Quiero que el calor del útero no sea un nuevo nacimiento. Quiero una libra de lo eterno en una bolsa de papel”. “Me gustaría comprar 3 dólares de Dios, por favor».

Tomen sus Biblias y vamos a Juan capítulo 12, ahí encontraremos un grupo de adoradores efímeros; de algún modo quieren ser adoradores que quieren tres dólares de Dios. Este grupo viene decidido a poner una libra de Jesús en su saco de papel de expectativas, pero cuando descubren que Jesús vino a hacer la voluntad del Padre, no la de ellos, rápidamente lo rechazan.

Mira el capítulo 12 versículo 12. «Al día siguiente» Juan nos dice que «la gran muchedumbre que había venido para la fiesta oyó que Jesús iba de camino a Jerusalén» Ahora la fiesta que se menciona aquí es la Fiesta de la Pascua; es una celebración de siete días para que los judíos recuerden ese momento cuando Moisés los guio de la esclavitud de Egipto a través del Mar Rojo hacia la Tierra Prometida. La instrucción original de la Pascua se dio en Éxodo capítulo 12. Después de demostrar el poder de Dios sobre 9 dioses de Egipto, en las primeras 9 plagas, Dios demostró su poder una vez más. Él les dijo a los hijos de Israel: esto es lo que deben hacer: deben llevar un cordero de un año, sin defecto, un cordero macho. Puedes tomarlo de las ovejas o de las cabras. Necesitas, realmente necesitas mátalo, tienes que asarlo, debes comerlo, y luego debes tomar la sangre y lo pones en los postes de tu puerta y en el marco superior de ella. Y ahora, aquí está el por qué hacerlo. Éxodo capítulo 12 versículo 12: Dios dijo «Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.»  Las 10 plagas fueron en contra de los dioses de Egipto, pero ¿por qué?  Pues porque Dios dice: «Yo soy el Señor». “Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto» (Éxodo 12:12-13).

Ahora había sucedido mucho en la historia de Israel desde la primera Pascua. Recuerdas que Moisés los llevó a través del Mar Rojo a lo que querían ir a la Tierra Prometida. Sin embargo, ellos desobedecieran y deambularon durante 40 años en el desierto. Finalmente Josué vino y los llevó a la Tierra Prometida. Una gran nación fue construida bajo el Rey David. Esa nación se expandió bajo el hijo de David, Salomón, pero Salomón tuvo un problema de corazón y su corazón dividido condujo a un reino dividido.

La guerra civil dividió el reino. Israel en el norte y Judá en el sur. Y hubo una guerra civil durante años, hasta que finalmente en 722 a. C. los asirios liderados por Sargón II capturaron el reino del norte y los deportó a Asiria, que en la actualidad es Irak. Y tomó algunos otros y los colocó al sur del Mar Caspio, actual Irán. Y luego en 586 aC el reino del sur fue capturado por otra potencia mundial, los babilonios. Nabucodonosor fue a Jerusalén y se apoderó de la ciudad y finalmente hizo un agujero en la pared.

Sedequías era el rey en ese momento y dijo: “hey, tengo un agujero en la pared; voy a escapar”. Y entonces salió por el agujero en la pared pero fue capturado. Y ¿recuerdas lo que Nabucodonosor hizo? Él los tomó de vuelta a Riblah, su cuartel general, y él alineó a todos los hijos de Sedequías frente a él y los mató uno por uno. Y entonces, eso fue lo último que Sedequías recordaría, pues Sedequias fue arrancado los ojos y encadenado. Entonces, los persas llegaron y el griego se convirtió en la potencia mundial. Y ahora, en Juan 12 los romanos son el poder mundial. Y a pesar de que los judíos pueden adorar libremente, viven bajo opresión y constantes tributos que dar y además, ahora están esparcidos por todo el mundo.

Es el tiempo de la Pascua y por eso Juan dice que esta gran multitud había venido para la fiesta. Todos los judíos regresaban para la fiesta. Incluso hoy, el 80% de las familias judías celebran la fiesta. Ahora, un notable erudito dijo que, en ese momento, Jerusalén tenía una población de entre 20 y 30 mil personas, pero durante la Pascua la población aumentó en más de 150 mil. Así que piensa en el caos de la ciudad. Cada habitación llena, campings a lo largo de las laderas. Y luego, la gente, dijo Juan, escuchó que Jesús se dirigía a Jerusalén. Ahora, para ellos ¿qué significaría que Jesús estaba en camino a Jerusalén? El ministerio terrenal de Jesús duró, aproximadamente, 3 años y medio, y 2 de esos años fueron en la parte norte del país en Galilea.

Sin embargo, la palabra había comenzado a extenderse. En Galilea sucedieron algunos milagros como: alimentar a 5 mil personas con dos barras de pan y cinco peces, hacer que los ciegos vean, que aquellos que estaban lisiados caminen. Estos fueron milagros mesiánicos. Estos fueron los milagros que el Mesías venidero iba a hacer. Y luego Jesús tuvo un milagro que llamó la atención de todos. ¿Sabes lo que era eso? Solo unos días antes había un hombre que estaba muerto, Lázaro; y Jesús se paró frente a esa tumba y dijo: «Lázaro, sal fuera» y este hombre muerto fue resucitado de la tumba. Y ahora todos venían a ver a este hombre que podía resucitar a los muertos. ¿Te puedes imaginar el caos?

Los israelitas tal vez pensaban que su opresión había terminado pues tristemente, ellos al igual que nosotros somos adoradores efímeros, que solo acudimos a Él cuando necesitamos milagros, tendemos a concentrar nuestra mirada en las cosas físicas antes que en las espirituales.

 

“Encendiendo un corazón vacío”

“El costo de la gracia”