in

La táctica de los falsos maestros

Es una bendición para mí saludarle amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy en el libro de Colosenses. Este estudio es parte de la serie titulada: La supremacía de Cristo. Una de las tácticas  para derrotar a un enemigo es conocer su forma de ataque. La iglesia ha estado siempre bajo el constante asedio del enemigo. El enemigo algunas veces toma la forma de un falso maestro. En el estudio bíblico de hoy veremos justamente cuál es la táctica de los falsos maestros.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en el libro de Colosenses capítulo 2 versículos 4 a 8. En este pasaje bíblico tenemos cuatro acciones que reflejan la táctica de ataque de los falsos maestros. La primera acción es: Engañar con palabras persuasivas. Colosenses 2:4 dice: Y esto lo digo para que nadie os engañe con palabras persuasivas.
Recordemos que en nuestro último estudio bíblico vimos al apóstol Pablo orando por los creyentes de Colosas, Laodicea y todos los que no habían visto su rostro. Sus motivos de oración eran: Para que sean consolados en sus corazones, para que se mantengan unidos en amor, para que alcancen todas las riquezas del pleno conocimiento y para que conozcan el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. Pablo pidió a Dios por todo esto para que los creyentes de Colosas no se dejen engañar por nadie con palabras persuasivas. Los falsos maestros siempre buscan engañar. El engaño da resultado cuando los creyentes no han alcanzado un conocimiento suficiente de lo que poseen en Cristo. Las sectas falsas no buscan a sus adeptos entre los impíos del mundo, no señor. Los más propensos a ser arrastrados en el error son aquellos que tienen un conocimiento superficial de la Biblia. Para conquistarlos lo único que hace falta es utilizar un lenguaje persuasivo. Cuando Pablo dice que los falsos maestros engañan utilizando palabras persuasivas, está refiriéndose a la habilidad que tienen para convencer con su palabrería. ¿Ha tocado alguna vez la puerta de su casa algún falso maestro de distintas sectas falsas que abundan en toda ciudad? Bueno, cuando usted abre la puerta, él mete el pie para evitar que usted le cierre las puertas en las narices. De esta manera, usted está obligado a escuchar un discurso florido, pero saturado de insensatez. Si uno no tiene la capacidad de discernir lo recto de lo torcido, fácilmente puede ser engañado por la persuasión que utilizan. Palabras persuasivas, significa literalmente el lenguaje que utilizaría un abogado para convencer a un juez sobre algo. Así son los falsos maestros. Esconden el anzuelo detrás de un torrente de palabras persuasivas. Cuidado con ellos. Además de engañar con palabras persuasivas, los falsos maestros eligen atacar cuando los líderes espirituales no están presentes. Colosenses 2:5 dice: Porque aunque estoy ausente en cuerpo,  no obstante en espíritu estoy con vosotros,  gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo.
Pablo no estaba personalmente presente en la iglesia de Colosas y esto era muy beneficioso para los falsos maestros, pues podían hacer su ataque sin estorbo alguno. Cuando en las iglesias locales existe un buen liderazgo, formado por pastores o ancianos que conocen bien la palabra de Dios y protegen a la grey, los falsos maestros no tienen mucho éxito atacado el rebaño. Pero cuando en una iglesia local no hay un liderazgo o el existente no conoce mucho de la palabra de Dios o no se preocupa de cuidar la grey, los falsos maestros pueden hacer de las suyas sembrando su errada doctrina. Aun cuando Pablo no estaba presente físicamente en Colosas, en espíritu estaba presente, y así podía ver el buen orden y la firmeza de la fe en Cristo de los Colosenses. La frase: buen orden como la palabra firmeza, son términos militares en el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento. Buen orden habla de un bien formado ejército, listo para entrar en batalla. Firmeza habla de un frente unido para repeler el ataque de enemigo. Así tenemos que disponernos los creyentes para hacer frente al poderoso enemigo encabezado por los falsos maestros. De manera que, la táctica de ataque de los falsos maestros es engañar con palabras persuasivas y elegir los momentos cuando los líderes no están presentes o si lo están, no cuidan la grey. Una tercera acción dentro de la táctica de los falsos maestros es eliminar la fe para el diario vivir. Colosenses 2:6-7 dice: Por tanto,  de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo,  andad en él;
Col 2:7  arraigados y sobreedificados en él,  y confirmados en la fe,  así como habéis sido enseñados,  abundando en acciones de gracias.
Los falsos maestros de ayer y ahora, siempre buscan arrastrar a los incautos al mundo de las nuevas experiencias, de las nuevas sensaciones, al mundo de lo sobrenatural. Con tristeza debemos admitir que hoy en día existe una verdadera pasión por lo sobrenatural. Donde se anuncia que habrá milagros, sanidades espectaculares, resurrección de muertos y tantas otras cosas más, allí habrá una masiva concurrencia. Les interesa solamente lo espectacular. Pero si saben que solamente se va a abrir la palabra de Dios y explicar su contenido, la asistencia es mínima. No son muchos los que están interesados en la persona de Cristo, no son muchos que están interesados en los tesoros de la sabiduría y del conocimiento que están escondidos en Cristo. Pero Pablo dice: No anden o no vivan guiados por lo que ven o guiados por sus experiencias, anden o vivan de la manera que recibieron a Cristo. ¿Cómo recibió a Cristo, amable oyente? Por la fe. Correcto. Entonces debe andar o vivir también por la fe, No permita que su motivación para seguir al Señor sea las cosas que ve, o que siente. Su motivación para seguir al Señor debe ser la persona del Señor. Una vez un hombre me mostró una fotografía, que según él, era la foto de Dios. Le expliqué lo mejor que pude que la Biblia dice que Dios es Espíritu y que por tanto no tiene cuerpo, por lo cual no puede ser visto con ojos humanos ni tampoco ser fotografiado. Pero él insistía que Dios le había hablado personalmente y le había dicho que salga de su casa al amanecer y apunte su cámara hacia donde sale el sol y tome una foto y que en esa foto aparecerá Dios. Este hombre estaba poniendo a su experiencia, real o ficticia, por encima de la palabra de Dios. A cosas como esta conduce el andar por la vista mas no por fe. Pablo dice por tanto, anden por fe, no por vista. Andar en la fe es estar arraigados y sobreedificados en la persona de Cristo. Pablo ve al creyente como una planta. La planta recibe todo su alimento de la tierra para mantenerse con vida. Así también el creyente debe recibir todo su alimento de Cristo para mantenerse con vida. Pablo ve también al creyente como un edificio. El edificio necesita de los cimientos para mantenerse erguido. El creyente debe también estar cimentado en la persona de Cristo para evitar derrumbarse. Los Colosenses sabían todo esto, por eso estaban todavía firmes a pesar del ataque de los falsos maestros. Lejos de jactarse por ello, debían abundar en acciones de gracias para con Dios, porque es Dios quien les permitía mantenerse firmes. La última acción dentro de la táctica de ataque de los falsos maestros es que emplean filosofías y huecas sutilezas para atrapar a sus víctimas. Colosenses 2:8 dice: Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas,  según las tradiciones de los hombres,  conforme a los rudimentos del mundo,  y no según Cristo.
La filosofía en sí mismo no es necesariamente mala. Filosofía simplemente significa amor a la sabiduría. Pero cuando la filosofía desplaza a la persona de Cristo, entonces la filosofía se torna en una hueca sutileza. Esta expresión, hueca sutileza, se refiere a las falsas enseñanzas, vacías de verdad, de los que pretenden alcanzar el conocimiento pleno ignorando a la persona de Jesucristo. Una filosofía así, además de ser una hueca sutileza es según las tradiciones de los hombres. Esto significa que tiene una cobertura religiosa, pero se origina en preceptos de origen humano, no en la palabra de Dios. Cuidado amable oyente con seguir doctrinas inventadas por hombres, las cuales con el paso del tiempo llegan a ser consideradas como que provinieran de Dios. Hoy en día un gran segmento del mundo llamado cristiano está inmerso en tradiciones humanas que no tienen nada que ver con algo que se sustente en la Biblia. Toda práctica religiosa que no esté fundamentada en la Biblia es una tradición de hombres y debería ser desechada. La filosofía que desplaza a Cristo del primer lugar, además de ser una hueca sutileza y de estar conforme a las tradiciones de los hombres, es una filosofía conforme a los rudimentos del mundo y según Cristo. Esto se refiere a los ritos y a las ordenanzas judaicas por las cuales mucha gente confiaba lograr el favor de Dios para ser aceptados por Él. Solamente Cristo puede poner en contacto a un hombre pecador con un Dios que es santo. Los ritos de nada sirven para salvar al pecador. Así es como ataca el enemigo por medio de los falsos maestros. Engañan con palabras persuasivas, eligen atacar cuando no hay liderazgo fuerte, eliminan la fe del diario vivir y emplean filosofías que apartan a Cristo. Cuidado con ellos.

Manera y motivos que tenía para orar el apóstol Pablo

Incalculable fortuna que tenemos en Cristo