in

Un encuentro lleno de significado con los Ancianos de la iglesia de Efeso

Que privilegio es para todos los que hacemos La Biblia Dice… Contar con su compañía en esta oportunidad. Si esta es la primera vez que nos sintoniza le contamos que estamos desarrollando un interesante estudio que se titula: “La obra de Jesucristo después de su ascensión, por medio del Espíritu Santo”. Quédese con nosotros y conozca que es lo que dios quiere que aprenda en esta oportunidad con respecto a este tema.

I. Introducción. Saludos y bienvenida. Estudio del libro de Hechos en la serie titulada: La obra de Jesucristo después de su ascensión, realizada mediante el Espíritu Santo. En nuestro último estudio bíblico dejamos a Pablo y su equipo misionero en Mileto, en su trayecto hacia Jerusalén. Allí en Mileto tuvo lugar un encuentro lleno de significado con los Ancianos de la iglesia de Efeso. Sobre esto girará nuestro estudio bíblico de hoy. Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en Hechos 20 a partir del versículo 17.

II. Haciendo memoria recordemos que Pablo había estado en Filipos cuando se celebró la fiesta judía de la Pascua. Su deseo era llegar a Jerusalén para la siguiente fiesta judía, Pentecostés. Entre Pascua y Pentecostés había cincuenta días de diferencia. De estos cincuenta días, habían transcurrido ya 16 días hasta que Pablo y los suyos llegaron a Mileto. Es decir que el tiempo apremiaba y eso explica por qué Pablo no se detuvo en Efeso. En lugar de eso, veamos qué es lo que hizo. Hechos 20:17 dice: Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia.

Efeso no estaba sino a unos 48 Km. de Mileto, así que Pablo hizo llamar a los ancianos de la iglesia para tener una reunión con ellos en Mileto. En el mensaje que dio a estos ancianos se revela el corazón de pastor de Pablo. Nos muestra como ministró durante los tres años que pasó en Efeso. La palabra “anciano” es la traducción de la palabra griega presbúteros de donde viene la palabra “presbítero” y se refiere a una persona madura que ha sido establecida para ejercer el liderazgo en una iglesia local. Esta misma persona aparece como obispo en Hechos 20:28 y su función es apacentar la iglesia del Señor. Apacentar es la obra que hace un pastor. Pablo dice que una iglesia local es un rebaño, según Hechos 20:29. De modo que, en las iglesias locales del Nuevo Testamento los títulos de anciano, obispo y pastor son sinónimos. Los requisitos para que un creyente sea anciano, obispo o pastor en una iglesia local, aparecen en 1 Timoteo 3:1-7 y Tito 1:5-9. En la iglesia local en Efeso había más de un anciano, obispo o pastor. Era un liderazgo plural. En el mensaje que Pablo dio a los ancianos de Efeso podemos distinguir tres partes. Primero Pablo dio un vistazo al pasado en los versículos 18 a 21, segundo, dio una mirada al presente en los versículos 22 a 27 y tercero, dio una mirada al futuro en los versículos 28-35. Así que, vayamos a la primera parte del mensaje de Pablo a los ancianos de Efeso. Este pasaje bíblico se encuentra en Hechos 20:18-21. Dentro de esto, Pablo va a hablar de su comportamiento como mensajero de Dios y del contenido de su mensaje como mensajero de Dios. En cuanto a su comportamiento como mensajero de Dios, Hechos 20:18-19 dice: Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia, sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;

Tan pronto llegaron los ancianos de Efeso a Mileto, Pablo se reunió con ellos. Lo primero que hizo Pablo fue recordar la manera como se había comportado entre ellos. Esto era algo que a todos los ancianos de Efeso lo sabían. Desde que Pablo entró en Asia a los ancianos en Efeso les constaba que Pablo se dedicó a servir al Señor. El verbo servir significa la acción que realiza un esclavo. Pablo era un esclavo del Señor Jesucristo. Veamos como fue su comportamiento como esclavo del Señor Jesucristo. Fue con toda humildad. Humildad significa aquello que es bajo, y que no se levanta mucho de la tierra. Mientras muchos de los “siervos del Señor”, entre comillas de hoy en día, buscan con afán encaramarse lo más alto posible para que todos los vean y los admiren, Pablo servía al Señor con humildad. Además, Pablo servía al Señor con muchas lágrimas. Esto es notable. Si la falsa doctrina llamada teología de la prosperidad fuera verídica, Pablo debería ser el más rico de su tiempo, el más sano de su tiempo, y el más feliz de su tiempo. Pero no hay tal. La teología de la prosperidad no es bíblica. Pablo es uno de los muchos ejemplos. Pablo no fue rico, Pablo no estuvo siempre sano, Pablo no estuvo siempre feliz. De hecho, vemos aquí que servía al Señor con muchas lágrimas. También, a todos los ancianos de Efeso les constaba que Pablo tuvo que enfrentar muchas pruebas por la oposición de judíos incrédulos. ¿Quién dijo que servir al Señor es fácil? El mismo Señor dijo: Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán. Pero ni el sufrimiento, ni las persecuciones pudieron frenar el ministerio de Pablo en Asia. Así fue como Pablo se comportó todo el tiempo que estuvo en Asia, desde el primer día que llegó. Pero mirando hacia atrás en el tiempo, al pasado, Pablo también recuerda a los ancianos de Efeso, cual fue el contenido de su mensaje entre ellos. Hechos 20: 20-21 dice: y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Que gran ejemplo para los que somos siervos del Señor. Pablo no rehuyó anunciar y enseñar absolutamente nada que fuera útil para la iglesia. Más adelante va a decir que no ha rehuido anunciar todo el consejo de Dios. En otras palabras, Pablo no se limitó a anunciar y enseñar solamente lo que la gente quería oír. Pablo no hizo encuestas en Efeso para saber qué es lo que a la gente le gustaría oír en la iglesia. Pablo simplemente sintonizó su corazón con el corazón de Dios para saber qué es lo que debía anunciar y enseñar y eso anunció y enseñó. A muchos debe haberles gustado lo que dijo Pablo, a muchos otros debe haberles disgustado lo que dijo Pablo, pero eso no era un problema para Pablo. Su ministerio no estaba enfocado en agradar a los hombres sino a Dios. Tal vez Pablo pudo haber dicho como afirma el conocido refrán: Al que le queda el sombrero que se lo ponga. Si yo hubiera hecho una encuesta a mis hijos, cuando ellos eran niños, acerca de qué les gustaría comer, de seguro que me habrían dicho: helados, dulces y galletas. Si yo como padre hubiera hecho caso a mis hijos, les hubiera causado gran daño, por falta de una dieta balanceada con leche, vegetales, carne y otras cosas más que difícilmente están en los helados, los dulces y las galletas. Cuidado amable oyente con comer sólo golosinas espirituales. Usted necesita todo el consejo de Dios y eso fue justamente lo que hizo Pablo en Efeso. Por otro lado, Pablo no era el tipo de maestro bíblico o evangelista que hablaba sólo a las masas. Usted sabe, ese tipo de predicador que si no le garantizan miles de oyentes en un estadio o un coliseo, no predican. No… Pablo predicaba por igual a las masas, públicamente, y a pequeños grupos por las casas. Notamos también que la forma de predicación de Pablo fue muy sencilla. Simplemente testificaba. Testificar es decir lo que uno vio u oyó. También vemos que Pablo no orientó su mensaje sólo a determinado tipo de auditorio. Pablo habló por igual a judíos y a gentiles. Tanto judíos como gentiles son almas por las cuales Cristo murió en la cruz y necesitan saber las buenas nuevas de salvación. Por supuesto que el mensaje no va a ser recibido por todos por igual, pero eso no justifica al siervo de Dios para restringir el mensaje a determinado grupo de personas y favorecer a otro grupo de personas. Finalmente notamos que el mensaje de Pablo tenía que ver con el arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo. Arrepentirse significa un cambio en la mente, un cambio en la forma de pensar. Arrepentimiento para con Dios significa un cambio de la manera de pensar en cuanto a Dios. Es un tácito reconocimiento que Dios es santo, que el hombre es pecador y que Dios juzga y castiga el pecado del hombre. Pero las buenas noticias que predicaba Pablo es que Dios ama al pecador y por ese amor, Dios envió a su Hijo al mundo para que muera en lugar del hombre pecador, de modo que el hombre pecador no tenga que pagar la consecuencia de su pecado. Pablo insistía que para ser salvos es necesario depositar la fe en la persona y obra del Señor Jesucristo. Muchos recibieron el mensaje de Pablo y obtuvieron la salvación por fe, pero otros rechazaron el mensaje de Pablo y prefirieron vivir en su pecado. Este fue el mensaje que anunció y enseñó Pablo. Gracias a Dios por el ejemplo que significa Pablo para todos los que servimos al Señor.

Un accidente fatal

La determinación de Pablo