in

Pablo y sus compañeros se dirigieron a Iconio

Que privilegio es para todos los que hacemos La Biblia Dice… Contar con su compañía en esta oportunidad. Si esta es la primera vez que nos sintoniza le contamos que estamos desarrollando un interesante estudio que se titula: “La obra de Jesucristo después de su ascensión, por medio del Espíritu Santo”. Quédese con nosotros y conozca que es lo que dios quiere que aprenda en esta oportunidad con respecto a este tema.

I. Introducción. Saludos y bienvenida. Estudio del libro de Hechos en la serie titulada: La obra de Jesucristo después de su ascensión, realizada por el Espíritu Santo. En nuestro último estudio bíblico vimos a Pablo y Bernabé sacudiendo el polvo de sus pies en señal de reproche a los judíos en Antioquía de Pisidia, quienes con violencia rechazaron el mensaje del Evangelio. Este aparente revés no hizo mella en el alma y espíritu de Pablo y sus compañeros. Mas bien les trajo gozo. Siempre será motivo de gozo ser perseguidos por la causa de Cristo. Pablo y Bernabé actuaban así porque estaban llenos del Espíritu Santo. Una vez fuera, Pablo y sus compañeros continuaron con su primer viaje misionero y se dirigieron a Iconio. Veamos que sucedió aquí. Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en Hechos capítulo 14 a partir del versículo 1.

II. Lo primero con lo que nos encontramos es con la llegada a Iconio y el ministerio allí. Hechos 14:1 dice: Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos.
Iconio era una metrópoli donde moraban frigios, griegos, judíos y colonos romanos. Estaba localizada a 130 Km. al Sureste de Antioquía de Pisidia. Al llegar allí, Pablo y sus compañeros buscaron la sinagoga judía y una vez que la encontraron, entraron y predicaron el Evangelio a los allí presentes. La palabra de Dios y el Espíritu Santo produjeron un maravilloso resultado de salvación. Lucas registra que creyó un gran multitud de judíos y asimismo de griegos, o gentiles. Al igual que en Antioquía de Pisidia, esta victoria espiritual fue seguida de un malévolo ataque del enemigo. En segundo lugar tenemos la oposición de los judíos. Hechos 14: 2 dice: Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.
Una vez más tenemos a los judíos incrédulos en acción. Esta vez excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos, esto es, contra los que habiendo oído el mensaje del Evangelio, predicado por Pablo y sus compañeros, creyeron en Cristo y lo recibieron como Salvador. Los judíos despreciaban a los gentiles, pero cuando se trataba de atacar a los creyentes, no tenían ningún empacho en usar a los gentiles para atacar a los creyentes. Quien estaba detrás de toda la oposición es Satanás. En tercer lugar tenemos la ayuda de Pablo y sus compañeros a los hermanos en Iconio. Hechos 14:3 dice: Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios.
La situación difícil que estaban experimentando los hermanos en Iconio, a causa de la persecución, hacía necesario que Pablo y su equipo se queden en Iconio mucho tiempo, hablando con denuedo, el denuedo que solamente lo da el Espíritu Santo a los que se someten a él sin condiciones y confiados en el Señor. El hombre puede usar todo su ingenio y todo su poder para hacer mal, pero por sobre el poder del hombre está el infinito poder de Dios, y nada ni nadie puede hacer nada sin su consentimiento. Esta confianza en el Señor permitió a Pablo y sus compañeros que sigan en el campo de batalla a pesar de todos los peligros. El hijo de Dios que está haciendo la obra de Dios, en la voluntad de Dios, y a la manera de Dios, puede disfrutar de la protección de Dios en todo momento. Lucas hace notar también que el Señor daba testimonio a la palabra de su gracia por medio de señales y prodigios que hacían Pablo y sus compañeros. Las señales son obras sobrenaturales que comunican un mensaje espiritual. Los prodigios son obras sobrenaturales que asombran a la gente. Las señales y prodigios fueron los medios que Dios utilizó para autenticar el mensaje y los mensajeros. En cuarto lugar tenemos la actitud de la ciudad en general hacia la obra del Señor en Iconio. Hechos 14:4 dice: Y la gente de la ciudad estaba dividida: unos estaban con los judíos, y otros con los apóstoles.
El mensaje el Evangelio siempre ha tenido, tiene y tendrá un efecto polarizador. Hace que la gente adopte una posición al respecto. Al oír el Evangelio muchos se adhieren a él, pero muchos otros se oponen a él con tenacidad. Pues justamente esto fue lo que sucedió en la ciudad de Iconio. Dice el texto que la gente de la ciudad estaba dividida. Unos estaban con los judíos, es decir, estaban en contra de Pablo y sus compañeros y en contra del mensaje del evangelio. Otros estaban con los apóstoles, es decir, estaban a favor de Pablo y sus compañeros. Es interesante el uso de la palabra apóstol en este versículo. Note que está en plural, indicando que habría más de uno, pero sabemos que no es así, porque el único apóstol que había en el equipo misionero era Pablo. Bernabé no fue un apóstol como Pablo, por cuanto él no vio a Cristo resucitado ni tampoco fue enviado personalmente por Cristo. ¿Cuál es la explicación? Pues, sencillamente que la palabra apóstoles en este caso significa simplemente “mensajeros” La misma palabra que en este texto se ha traducido como “apóstoles” se ha traducido como “mensajeros” en 2 Corintios 8:23 y en singular aparece como “mensajero” en Filipenses 2:25. Muy bien. ¿Qué pasó después? Pues, en quinto lugar tenemos la partida de Pablo y su equipo misionero a Listra y Derbe. Hechos 14:5-7 dice: Pero cuando los judíos y los gentiles, juntamente con sus gobernantes, se lanzaron a afrentarlos y apedrearlos, habiéndolo sabido, huyeron a Listra y Derbe, ciudades de Licaonia, y a toda la región circunvecina, y allí predicaban el evangelio.
La persecución contra los creyentes estaba creciendo sin control en Iconio, ya no eran sólo los judíos quienes estaban al frente de la persecución, ahora se habían unido los gentiles, quienes por lo general eran despreciados por los judíos, pero en tratándose de perseguir a los creyentes, unieron fuerzas. A ellos también plegaron los gobernantes de la ciudad de Iconio. Todos estos tipos deben haberse reunido para diseñar la estrategia para acabar con Pablo y sus compañeros. Esta gente no andaba por las ramas. Eran de lo peor y en consecuencia decidieron que iban a afrentarlos, esto significa exponerlos a vergüenza pública y no contentos con eso, iban a apedrearlos. Por este hecho, el deseo de apedrearlos, podemos saber a ciencia cierta que los judíos estaban manejándolo todo, porque ellos tenían especial predilección por acabar con sus enemigos por apedreamiento. Pero Dios estaba trabajando detrás de bastidores. Los planes de los enemigos de Pablo y sus compañeros se filtraron y llegaron a oídos de Pablo. Pablo lo interpretó en el sentido que era la voluntad de Dios que salgan de Iconio y se dirijan a Listra y Derbe, ciudades de Licaonia, para saturar las regiones circunvecinas con el evangelio. Me admira la total dependencia de Pablo a la dirección del Espíritu Santo. Cuando surgió la oposición, Pablo no salió corriendo para salvar el pellejo, el Espíritu Santo debe haberle mostrado que debía quedarse, pero ahora el Espíritu Santo debe haberle mostrado que debía salir y por eso salió de Iconio. Cuando el Espíritu Santo está en control, nada puede salir mal. El equipo misionero se encuentra ahora en una región conocida con el nombre de Licaonia. Esta región era en realidad un distrito de la provincia romana de Galacia. En esta región quedaba Listra, una colonia romana situada a unos 30 Km al sureste de Iconio. En esta ciudad vivían la abuela Loida, su hija Eunice y su nieto Timoteo, personajes importantes del Nuevo Testamento. Derbe también estaba en Licaonia, localizada a 50 Km al sureste de Listra. Pablo y su equipo misionero, llegaron a esta región con el firme propósito de proclamar las buenas nuevas de salvación en Cristo. En nuestro próximo estudio bíblico estudiaremos acerca de un evento muy interesante que tuvo lugar en Listra. Mientras tanto amable oyente, note que la predicación de las buenas nuevas de salvación en Cristo no siempre es bien recibida por la gente. En todo lugar donde Pablo y su equipo predicaron el Evangelio se produjo rechazo de algunos y aceptación de otros. Igual es hoy en día. No se asuste cuando la gente hace una mueca de desagrado al oír el mensaje del Evangelio. El rechazo no es a Usted. El rechazo es al Señor Jesús y en último término a Dios. En todo caso, cuando surja la persecución no huya despavorido. Dependa de la guía del Espíritu Santo para saber si debe quedarse y resistir o debe salir e ir a otro lado a continuar la obra de Dios. Confíe en el Señor. No olvide que los hijos de Dios somos intocables mientras estamos haciendo la obra de Dios a su manera y en su voluntad. El enemigo no escatimará esfuerzo para hacernos mal, pero nada podrá hacer sin el consentimiento de nuestro poderoso y grandioso Dios. Amén.

Pablo advirtió a los judíos que no menosprecien algo asombroso que Dios ha hecho

Un milagro a un cojo de nacimiento