in

Preparándonos para la Guerra: Armas 4

56. Preparandonos para la Guerra. Armas 4  (Haz clic y descarga el texto)

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

PABLO// “Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;” 2 Corintios 10:3-4

Estamos hablando de prepararnos para la batalla, hablamos sobre los diferentes terrenos: el mundo, la carne y el diablo; estos son los terrenos en los que tenemos que luchar, así que debemos estar firmes, seguros de que estamos en Cristo.

Pensemos por ejemplo en un hombre que está siendo tentado sexualmente y en esto hay un aspecto mental también, pero para conquistar este terreno del área sexual el hombre necesita estar muy firme, también necesita ser reconocido por su esposa y que ella le dé el valor que él necesita. A menos que tenga sus pies bien firmes en la convicción de su valor en Cristo, será muy fácil caer, pues esto, puede ser muy tentador.

MARTIN// Ambos hemos aconsejado a hombres que han caído en adulterio. Bueno, muchos de ellos, aunque nunca desearon hacerlo, comenzaron sólo con una aparente amistad, una inocente relación con otra mujer, ya que su esposa no le daba el valor que éste hombre necesitaba.

PABLO// Claro que sí, y todos sabemos lo que sigue después de esto.

Entonces esta otra mujer comenzó a adularlo y decirle que él era alguien especial y, a decir verdad, todos los hombres sabemos que esto se siente bien.

MARTIN// Nosotros nos preocupamos mucho de ver como hombres buenos caen en esta trampa del enemigo.

PABLO// Así que, ella empieza a contarle a él sobre sus problemas (y la naturaleza del hombre es ser protector, y ser un caballero), así que él le dice – “bien, voy a matar a ese dragón por ti, déjame ayudarte con esto” Y empiezan a caer en la seducción de esta relación y están totalmente inconscientes.

MARTIN// Así es Ron, y lamentablemente sólo se dan cuenta de todo esto, cuando ya es demasiado tarde, cuando ya están demasiado involucrados en esta relación.

PABLO// Recuerden, nuestro valor debe venir de saber quiénes somos en Cristo, debemos recordar que no necesitamos de este tipo de adulaciones, para saber quiénes somos. Puede ser que se sientan bien, y es comprensible que podamos caer fácilmente en esto, pero tenemos que entender que nuestro valor viene de tener a Cristo en nuestro corazón, no de las palabras que nos puedan decir.

MARTIN// Una vez más, tenemos que seguir recordándonos a nosotros mismos quiénes somos, nuestro lugar y nuestro valor en Cristo.

PABLO// Claro que sí. Debemos recordar que nosotros hemos sido aceptados, perdonados, estamos seguros, hemos sido elegidos, somos suyos y Él es nuestro. Es ahí donde está nuestra fortaleza, nuestros pies están vestidos con el evangelio de la paz, y en mi corazón tiene que haber paz al saber quién soy yo y que soy propiedad de Dios.

MARTIN// Me gusta mucho la manera en la que lo pones y te agradezco mucho por este momento de reflexión. Pero, ¿Qué te parece si regresemos nuevamente a la armadura de Dios?

PABLO// Claro que sí, bueno tenemos el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, los pies revestidos del evangelio de la paz, el escudo de la fe, y ahora el casco.

Dios siempre es fiel, Él va a darnos todo lo que necesitamos para hacer lo que estamos llamados a hacer. El casco de la salvación, ésta es la última cosa que el soldado se pone y se lo pone cuando ve que el enemigo se acerca, cuando el peligro es inminente, ¿Te dice algo esto sobre el casco de fútbol?

MARTIN// El casco, siempre es lo último que te colocas, pero debe estar muy bien asegurado. El casco es muy incómodo, no se siente bien en la cabeza, y lo usamos sólo cuando estamos en el campo, cuando entramos a jugar lo abrochamos y no lo sacamos hasta salir del campo de juego. Nosotros teníamos un refrán, “abróchalo fuerte porque va a ser un juego muy fuerte”

En mi primer año, mi año de novato, pasaba todo el tiempo corriendo junto al pateador, esto se llama el L1, significa el hombre a la izquierda. Mi trabajo era muy sencillo, debía correr tan rápido como pueda, había un hombre en la punta, y yo debía correr tan rápido como podía y golpear mi cabeza contra su cara.

¿Conoces el refrán “no tienes que estar loco para trabajar aquí, pero ayuda”? de modo que éste era mi trabajo, y amé mi trabajo, era genial, sólo corre tan rápido como puedas, pero que tu casco este bien apretado, de lo contrario, se te van a brotar los ojos.

PABLO// El casco de la salvación; ésta es nuestra protección y no podemos entrar a la batalla sin protección, cuando nos ponemos éste casco que Dios nos ha proporcionado, esto va a salvarnos y cuando nos ponemos esto en la cabeza durante la batalla, Dios es el que nos provee la protección para ésta parte tan importante de nuestro cuerpo.

MARTIN// De acuerdo al conocimiento que tenemos de las escrituras, el casco de la salvación protege nuestra cabeza.

PABLO// Obviamente, esto quiere decir que cuida nuestra mente de las cosas que vienen a nuestro pensamiento, claro que tenemos que cuidar el corazón, pero las escrituras llegan a nuestra mente y luego pasa a nuestro corazón. Así que, debemos asegurarnos de que nuestra mente tenga las cosas claras. Solamente protegiendo toda nuestra mente, va a estar bien todo el resto del cuerpo.

MARTIN// Así es, solamente así nos vamos a poder cuidar de las cosas falsas que llegan a nuestra mente.

PABLO// El pecado comienza en nuestros pensamientos, lo vemos con nuestros ojos, comenzamos a pensar en ello, luego va a su corazón y ahora lo tiene en sus manos “lo vio, lo quiso y lo tomó” Por tanto, el casco de la salvación es muy importante, es la protección de lo que vemos, lo que pensamos, lo que deseamos tener, y lo que no deberíamos tener.

MARTIN// Así es, incluso cuando vemos algo que no debemos, empezamos a desearlo y añoramos eso en nuestro corazón y de ahí puede pasar a la acción.

PABLO// Y justamente para evitar esto, es que debemos usar el casco de la salvación.

Bien, ahora, la espada del Espíritu; Pablo dice que ésta es la Palabra de Dios, es la única arma ofensiva que tiene la armadura de Dios, Hebreos 4:12 dice, “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”

Yo soy incapaz de juzgar los pensamientos y las intenciones de mi corazón, entonces debo ir a la palabra de Dios, y la palabra de Dios va a decirme: esto es negro y esto es blanco, no hagas esto y haz aquello. Es una espada de doble filo. Lo importante aquí Tunch, es que todos los hombres que leen la palabra de Dios diariamente dicen que no hay ningún sustituto para esto.

MARTIN// Así es Ron, efectivamente no hay ningún sustituto para la palabra de Dios.

PABLO// Hay que memorizar las escrituras, hay que meditar en ellas. Sinceramente creo que es mucho mejor si hacemos esto cuando aún somos jóvenes. Pues hay muchas cosas que pueden hacer volar tu mente y la palabra de Dios es lo que nos mantiene firmes. Pero lamentablemente, hay muchos que realmente son perezosos con esto de leer la palabra.

MARTIN// Sabes Ron, hace algunos años, yo también era muy perezoso, pero necesitaba de las escrituras, porque mi batalla era terrible, así que tuve que aprender a leerlas todos los días y aprender a memorizarlas.

Cada temporada con los Steelers yo revisaba mi libreta de juego, y de ésta manera estaba al tanto de las reglas de la NFL y de las reglas de los Pittsburgh Steelers, de cada jugada que íbamos a hacer ese año y de todas las jugadas defensivas que íbamos a practicar.

PABLO// Así es, y Dios también tiene su libreta de juego y en su libreta de juego, en su palabra, no hay nada que no haya sido escrito, que no pueda aplicarse en mi vida. No hay nada que yo pueda decir que me ha tomado por sorpresa. En su palabra, Dios nos dice cómo debemos amar a nuestra esposa, cómo debemos enseñar a nuestros hijos, cómo debemos ser un buen padre, cómo debemos ser un buen amigo, un buen hermano, un buen pastor; todo está en su palabra. Esto es muy importante, porque es esa, la espada que nos sirve cuando la batalla viene hacia nosotros.

MARTIN// Entonces nosotros tenemos que estar listos y preparados para utilizar ésta espada, así que tenemos que aprender a leer la Palabra de Dios diariamente.

PABLO// ¿Tuviste que aprender?

MARTIN// ¡Tuve que hacerlo!

PABLO// Y claro que esto toma tiempo. Pero, cuéntanos esa historia de tus primeros años con el equipo, cuando te ponían el spray ese.

MARTIN// Ah sí, sí, sí.

PABLO// Y Chuck Noll vino y dijo “esperen un momento”

MARTIN// Me da mucha vergüenza admitir esto, pero, habíamos escuchado de un tipo de silicona que podías poner en tus hombreras para que se vuelvan resbaladizas, así que tu opositor no podría agarrarte tan fácilmente y estábamos muy emocionados con esto. Entonces nos pusimos nuestras camisetas muy apretadas y rociamos este spray en las hombreras.  Entonces, entró Chuck y nos dijo ¿Qué es lo que están haciendo? y nunca voy a olvidar esto, él nos dijo – “somos los Pittsburgh Steelers, nosotros no hacemos trampas” Esta fue la última vez que alguien puso ésta silicona en sus hombreras.

Lo que quiero decir es que sólo se necesita un comentario de desaprobación para que las cosas cambien para siempre.

PABLO// Y en algún punto de nuestras vidas nosotros también podemos estar como esos muchachos, entusiasmados de haber encontrado algún atajó para no tener que leer la palabra de Dios todos los días, entonces Dios entra y nos dice: – ¡Esto no se hace! ¡no podemos tomar atajos!

MARTIN// Efectivamente. No hay atajos en las cosas del Señor.

PABLO// Así es, no hay atajos, no podemos hacer trampas, ésta es la manera como peleamos las batallas, ésta es la manera como jugamos este juego, ésta es la norma, éste es el estándar. Puede ser que todos los demás lo hagan, puede ser que todos los demás apliquen este spray en sus hombreras, pero Dios nos está diciendo que, como creyentes, no podemos hacer esto; no nos importa si todo el mundo lo hace. Hoy Dios nos dice – “tú me perteneces a mí. Recuerden son aceptados, han sido perdonados, están seguros, son de mi propiedad y por eso la palabra de Dios es tan importante.

MARTIN// Sabes, a mí me disgusta mucho cuando la gente utiliza la palabra de Dios como un amuleto, – “hoy día leí las escrituras voy a tener un buen día, hoy día olvide leer la palabra hoy va a ser un mal día.” La verdad, no entiendo cómo pueden vivir así.

PABLO// La Biblia es la libreta de juego de Dios, y tenemos que leer la palabra de Dios, de modo que sepamos cómo manejar correctamente nuestras vidas. La palabra de Dios discierne los pensamientos y las intenciones de mi corazón, puedo racionalizar cualquier pecado, pero la palabra de Dios me dice no hagas ésto, no lo racionalices. La palabra de Dios juzga los pensamientos y las intenciones de mi corazón.

PABLO// Esta es la manera de entrar en la batalla mi hermano. Prepararnos para la batalla, y solamente la palabra de Dios nos dice cómo hacerlo, ponte toda la armadura de Dios, el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, los pies equipados con el evangelio de la paz, el escudo de la fe, el casco de la salvación y la espada del espíritu que es la palabra de Dios.

Padre, ayúdanos a ponernos toda la armadura, no solamente un poco de la armadura; a veces la armadura puede ser algo incómodo para nosotros, pero esto es lo que tenemos que hacer para nuestra propia protección, ayúdanos a ponernos la armadura de Dios; ésta es nuestra oración en el nombre de Cristo, amén.

MARTIN// Sabes, creo que muchas veces vivimos solamente el día a día, no pensamos en el mañana, no pensamos en que las acciones de hoy van a afectar a nuestro futuro.

PABLO// Así que, la vida de un cristiano, sea hombre o mujer, debe ser una vida muy disciplinada. Todo lo que hagamos hoy tendrá mucha importancia en el futuro. Esto es algo que vale la pena, es algo que podemos enseñarles a nuestros hijos, y a la gente que está a nuestro alrededor, Dios ha puesto esta oportunidad para nosotros hoy.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa para conocer más sobre las maravillosas oportunidades que el Señor coloca frente a nosotros. Bendiciones

 

Preparándonos para la Guerra: Armas 3

Bajo Ataque: “El Presente”