in

Preparándonos para la Guerra: Armas 3

55. Preparandonos para la Guerra. Armas 3 (Haz clic y descarga el texto)

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

PABLO// Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.” (Efesios 6:11)

Es muy interesante hablar de esta armadura, si queremos realmente ser hombres de integridad, tenemos que estar siempre en guardia, siempre seguros.

MARTIN// Debemos vestirnos con la armadura espiritual, de manera que podamos resistir en la batalla ¿Qué significa esto y cómo podemos lograrlo? En el programa de hoy, le daremos una mirada a los elementos de la armadura espiritual, y cómo se deben utilizar, de manera que podamos permanecer firmes en la batalla.

Pero antes, quiero invitarte a que conozcas nuestra oferta para esta importante serie, los audios y escritos de estas interesantes conversaciones. Esta serie se llama: “Involucrados en la Batalla” y puedes encontrarlo completamente gratis en nuestro sitio web. Ahora el mensaje: “Preparándonos para la Guerra” aquí en “Estudio Bíblico”

PABLO// Estamos conversando con Tunch Ilkin, él es un pastor del ministerio para hombres, también es un veterano de la liga de fútbol americano, fue jugador durante 14 años, y ahora es un analista para la red de emisoras de radio de Pittsburgh.

Bueno, vamos a ir a las escrituras, Dios dice: aquí está la batalla y será mejor que estés preparado, así que ponte la armadura, Efesios, el capítulo 6 verso 10 dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.”

La responsabilidad también es nuestra, no podemos simplemente decir voy a dejar que Dios haga todo, hay algunas cosas que tenemos que hacer. Una de estas cosas es ponernos toda la armadura de Dios, no solamente un poco de ella.

MARTIN// Vestíos de toda la armadura de Dios”. Esto no es una opción, esto es un mandato. El texto dice “Toda la Armadura”, no solamente un poco.

PABLO// Así que voy a enfrentarme a la batalla, debo fortalecerme, debo asegurarme de que estoy preparado, pues mi fortaleza viene de Dios, y debo ponerme toda la armadura. Así que no importa lo que venga contra mí, debo ser capaz de enfrentar todo.

MARTIN// Hay que mantenerse firmes a fin de estar preparados para cualquier cosa que venga y ser capaz de salir adelante, por lo tanto, no es ninguna novedad que lo primero que tengamos que hacer en nuestra vida espiritual, es conocer nuestras propias debilidades y aprender a fortalecernos, aprender a pararnos firmemente.

MARTIN// Hay que estar de pie, hay que estar preparados porque la batalla viene.

PABLO// Así que, aquí está lo que nos tenemos que poner, vamos a hablar de la armadura completa.

PABLO// Claro que sí, bueno, tenemos el cinturón de la verdad, los pies revestidos del evangelio de la paz y ahora, la coraza de la justicia.

Bien, lo siguiente en la armadura de Dios es la coraza de justicia. Esto no está hablando de nuestra conversión a Cristo, esto es, según un comentarista, un sacrificio de justicia, vivir justamente, correctamente; es decir, practicando lo que es correcto.

MARTIN// ¿Qué es lo que protege la coraza? Protege nuestro corazón, y sabemos por el proverbio que es justamente de él, de quien mana la vida.

PABLO// Así es Tunch, pero ¿Por qué mejor no lo leemos?, vamos a Proverbios 4:23 que dice “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”

MARTIN// Lo ves, es del corazón de donde provienen mis deseos. Y es solamente por la gracia de Dios que podemos hacer lo que Él nos pide.

PABLO// Quisiera hablar de esto, pero sólo durante unos minutos, porque muchas personas se quedan estancadas en este asunto. Yo he hecho sermones donde voy paso por paso analizando las escrituras, y tienen mucho de “hay que hacer esto y no hay que hacer aquello” y luego la gente me escribe algún correo electrónico diciéndome; porque no hablas de la gracia, algún mensaje sobre la gracia, ¿Dónde está la gracia en este mensaje? Pero, todo esto nos habla sobre la gracia.

MARTIN// Esto es gracia precisamente.

PABLO// Es verdad, y necesitamos la gracia para la salvación, necesitamos gracia para vivir, necesitamos gracia para obedecer, en fin, necesitamos gracia para todo lo que vamos a hacer. Pero esta es mi responsabilidad, no es un tema de lo que se debe hacer o de lo que no se debe hacer.

MARTIN// Imagínate a Dios diciéndole a Abraham ¿Quieres irte de ésta tierra? imagínate a Dios diciéndole a Moisés ¿Quieres ir a liberar a mi pueblo? Dios nos llama; no es un tema de santidad o de legalismo, ésta es nuestra responsabilidad. Yo tengo la responsabilidad de conducir a mi esposa y a mis hijos por el camino correcto, tengo la responsabilidad de hacer lo que es justo; la vida implica muchos asuntos en los cuales yo tengo la responsabilidad, así que, aquí también tengo una responsabilidad espiritual, esto es algo que debo hacerlo a diario.

PABLO// Así que Dios nos dará todo lo que necesitamos para poder vivir de esta manera, nos da toda la gracia que necesitamos. Él nos dice: ponte ésta armadura, ponte el cinturón de la verdad, ponte la coraza de la justicia, viste tus pies con el evangelio de la paz. Ahora sal y comparte este Evangelio. Debes permanecer firme, tienes los pies revestidos con el evangelio de la paz.

Es tan importante que los hombres y las mujeres escuchen esto y entiendan su posición en Cristo como creyentes, nada puede cambiar esto, podemos dejar muchas otras cosas, pero esto no. Nosotros somos aceptados por Dios, la palabra dice que somos sus hijos, hemos sido perdonados, nada nos puede separar de su amor, Él ha tomado nuestros pecados y los ha puesto en el fondo del mar, no se acuerda nunca más de nuestros pecados, Él a puesto al pecado bajo sus pies.

PABLO// Así es, y hay tantos ejemplos en las escrituras de esto, y es que Dios quiere que sepamos que hemos sido perdonados, Él quiere que estemos seguros. Mira, yo crecí creyendo que podía perder mi salvación, que no había manera de estar seguros de esto, pero después de decidir conocer verdaderamente a Dios, entendí que no podemos hacer nada para que Dios nos ame más, no podemos hacer nada para que Dios nos ame menos, su amor es perfecto. Él nos dice: “fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.” hemos sido aceptados, hemos sido perdonados, estamos seguros en Él, podemos permanecer firmes en esto ¿verdad?

MARTIN// Amén, y hemos sido amados por Dios y Él ha hecho esto con nosotros y nos ha elegido desde antes de la fundación del mundo para cumplir con su propósito.

PABLO// Claro que sí. Bueno tenemos el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, los pies revestidos del evangelio de la paz y ahora, el escudo de la fe.

Entonces, el soldado Romano tenía éste escudo de madera para que sea más ligero, sus medidas eran aproximadamente de 1 metro de alto por 70 cm de ancho, revestido con lino y cuero, y esto debía proteger su cuerpo de las flechas encendidas que venían del ejército enemigo. Así que debemos tener este escudo de la fe, que es la confianza en Dios, es decir, debemos saber que es Dios quien nos protege, lo ha hecho en el pasado y va a hacerlo ahora.

MARTIN// Así es Ron, precisamente estos días estuve mirando un documental sobre los soldados romanos y la manera cómo luchaban contra los enemigos que disparaban flechas encendidas hacia ellos.

Los solados humedecían el cuero y lo empapaban en agua y lo ponían sobre los escudos de modo que cuando llegaban las flechas éstas se apagaban ya que el cuero estaba mojado, éstos escudos tenían la intención de proteger los órganos vitales. En la cultura espartana, la formación en la que se ponían los soldados era muy importante, pues los escudos realmente protegían los órganos vitales del hombre que estaba al lado tuyo, el soldado que estaba a tu derecha protege a tu corazón y el soldado que estaba a tu izquierda protegía otros órganos vitales de tu cuerpo.

PABLO// Oh Tunch, ahora que te escucho hablar sobre esto, pienso que esto es algo que podemos aplicar a nuestra vida también. Mira, cuando estamos con otros hombres nos animamos mutuamente y nos protegemos el uno al otro y eso es algo que anima nuestra fe y muchas veces nosotros nos convertimos en protectores para nuestros hermanos y compañeros de armas.

MARTIN// Claro que sí, es más, ahora mismo no puedo recordar cuántas veces he sido animado en la fe por algún hermano.

PABLO// Hace algunos meses leí un libro llamado “Puertas de Fuego” que es el libro en el que se inspiraron para hacer la película “300” el libro es muy bueno, pero se concentra en la cultura espartana, para ellos si no tenías la capacidad de sostener tu escudo entonces ibas a ser derrotado.

MARTIN// Claro, no poder sostener tu escudo era un gran problema ya que no podías proteger a tus compañeros.

PABLO// Imagínate lo que esto quiere decir, esto quiere decir que siempre estamos luchando por alguien más.

MARTIN// Para alguien más; así es, y hay mucho en juego, nuestros matrimonios, nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros amigos, nuestras familias, y la lista continúa.

PABLO// Tunch, hay algo que quisiera compartir aquí y quisiera que tú lo leas, es de Martin Luther King, tú sabes, él nunca dio golpes a nadie, pero él se dirigió a los pastores y quiero que los pastores escuchen esto, porque los pastores estudiamos la palabra de Dios cada día, hacemos sermones todo el tiempo y no podemos ser perezosos con el tema de leer la palabra de Dios, así que quiero pedirte que leas lo que Martin Luther King dice.

MARTIN// Claro que sí, esto dice: “Muchos pastores y predicadores son perezosos y ésta no es una buena manera de comportarse, no oran, no leen, no buscan de la palabra de Dios, siempre viven ocupados, por eso no pueden leer las escrituras, y lo que leen no lo leen con cuidado, lo que leen con cuidado no lo entienden bien, y lo que entienden bien no pueden enseñarlo, y lo que enseñan no pueden vivirlo, por eso el diablo y el mundo delira en contra de los cristianos, queridos hermanos, los pastores y los predicadores debemos orar y leer la palabra, estudiar, ser diligentes. Son tiempos muy difíciles, no es tiempo para estar perezosos, para dormir y para roncar”

PABLO// Así que estamos hablando de prepararnos para la batalla, hablamos sobre los diferentes terrenos: el mundo, la carne y el diablo, estos son los terrenos en los que tenemos que luchar, así que debemos estar firmes, seguros de que estamos en Cristo.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa para conocer más sobre la armadura del Señor en nuestra vida, y cómo, solamente junto a Él podremos mantenernos firmes para la batalla. Bendiciones.

Preparándonos para la Guerra: Armas 2

Preparándonos para la Guerra: Armas 4