in

Bajo Ataque: “El Presente 3”

59. Bajo Ataque. El Presente 3

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

 

PABLO// Tunch, has jugado fútbol durante todos estos años, sé que debes haber escuchado el dicho, “deja todo en el campo”

MARTIN// Así es, pero ésto es algo que se debe aplicar para la vida misma.

PABLO// Es verdad, es decir, tu no quieres que se acabe el partido sabiendo que aún tenías mucho por dar ¿cierto?

¿Cuándo el día se termina, te queda algo para dar? ¿Has dejado algo para ti? O ¿Lo diste todo por Cristo en el campo de batalla? Éstas son las preguntas que responderemos en esta emisión. Quédate con nosotros y escucha la manera como puedes reenfocar tu entrega en la batalla.

Bienvenidos a una edición especial de “La Biblia Dice” estamos aquí con Tunch Ilkin, un buen amigo que jugó en fútbol para los Pittsburgh Steelers durante 13 años y un año con los Green Bay Packers, 14 años más como profesional y ahora es un analista deportivo para la radio emisora Steelers Network, Tunch, siempre es un gusto tenerte en el programa y apreciamos mucho lo que haces.

MARTIN// Me siento importante contigo Ron. Como siempre, estar aquí es una bendición.

PABLO// Hemos titulado a esta serie “Involucrados en la Batalla” y Tunch es un pastor con un ministerio para varones, así que nos dirigimos básicamente a los hombres, pero quisiéramos hacer un alto por un momento y decir que sabemos que muchas mujeres están escuchando este programa, Tunch ¿Por qué una mujer debería escuchar esta serie?

MARTIN// Bueno Ron, es muy interesante que menciones ésto. Hace aproximadamente 6 meses vino una señora y me dijo – “sólo quería que usted sepa que he escuchado su serie con el pastor Ron y le dije a mi esposo que debería escuchar estos programas, así que él fue con varios de sus amigos del grupo de varones y también comenzaron a escucharlo” Así que podemos decirles a estas mujeres, que nos están escuchando, que ellas son la conexión para que otros hombres, puedan escuchar estos importantes programas.

PABLO// Es algo fantástico que esta señora nos haya puesto en contacto con otros hombres, ella solamente se lo contó a su marido y así logró llegar a otros varones.

Bueno, hemos dicho en esta serie que tenemos que conocer el campo de batalla, y todo está conectado, tenemos que conocer el campo y tenemos que conocer al enemigo. Como cónyuge, también es importante conocer a su esposo; tiene que saber por las cosas que los hombres atravesamos y los desafíos que tenemos.

MARTIN// Alguien dijo que hay que estudiar a su esposo, bueno, pues estúdielo, conózcalo. Nuestro trabajo como hombres es presentar a nuestras mujeres, santas e intachables al Señor y éste es el mandato al cual Dios nos ha llamado a cumplir. Nosotros deseamos enseñarles y animarlos a poder hacer ésto y si de algún modo podemos ayudar para que todo esto suceda, pues entonces oramos por ello.

Entonces, las esposas también deben saber cómo animar a sus esposos, para estar más cerca del Señor y viceversa.

PABLO// Así que nos estamos dirigiendo a hombres y mujeres sobre el tema de enfrentarnos en la batalla, hemos dicho que hay tres campos de batalla principales, el campo de batalla del mundo, el de la carne, y el del diablo, hemos comenzado la vez anterior hablando del mundo y estuvimos considerando la vida de un rey del Antiguo Testamento llamado Ezequías. Tunch, refréscanos la memoria, ¿Qué es lo que nos podemos llevar de esta historia?

MARTIN// Bien, lo primero que podemos llevarnos de esta historia es que Ezequías sabía que se iba a morir y luego Isaías, el profeta, le dijo que Dios había escuchado su oración y le había concedido 15 años más de vida, así que Ezequías hace algo muy tonto, pues los babilonios llegan a su palacio y él les enseña todos sus tesoros, incluida toda su armería.

PABLO// Ezequías les mostró todo, y cuando Isaías le dice lo que van a sufrir sus descendientes, le dijo que sus nietos iban a ser llevados como esclavos y los iban a convertir en eunucos, (ésto no es para nada un pensamiento agradable).

Sabemos que al principio Ezequías estuvo haciendo las cosas bien para Dios, pero lo que hizo después no fue nada agradable a los ojos del Señor. Pero ¿por qué sucedió ésto? Pues porque apareció el orgullo, y déjame decirte que ésto es algo que puede pasarnos a cualquiera de nosotros.

MARTIN// Claro que sí, nosotros tampoco estamos exentos de que nos suceda esto.

PABLO// Así que, aquí está Ezequías reconociendo que Dios va a enviarle un castigo y qué va a tener algunas consecuencias, pero tristemente su pensamiento es, – “No me va a pasar a mí, ésto no va a suceder en mi tiempo”. Éste es un pensamiento que lo vemos con mucha frecuencia en el mundo, el mundo vive para el hoy. Muchos están muy felices por lo que les pasa ahora y no se preocupan por el futuro.

Ezequías se convirtió en un hombre orgulloso, pero al final reconoció su pecado, ésto es justamente lo que todos tenemos que hacer.

Hoy vamos a ver la vida de alguien que no comenzó bien, pero Dios tomó su corazón y al final lo entregó todo, estamos hablando del apóstol Pablo. Si tienes tu Biblia te invito para que vayas al libro de 2 de Timoteo, vamos a comenzar. Pablo también es conocido como Saulo, él era un fariseo, un intelectual, abogado, fanático judío que conocía la palabra de Dios y odiaba profundamente a los cristianos, hasta el punto de matarlos. Pero, un buen día, camino a Damasco, Dios irrumpe en su camino y llama su atención.

MARTIN// ¡Qué increíble escuchar esto!

Ésto es lo que realmente Dios hace por nosotros, irrumpe en nuestras vidas y sencillamente nos llama. Sabes, recuerdo que era febrero de 1982 y Dios me dijo: – “bueno ya has escuchado todo sobre mí, ahora ¿Qué vas a hacer?”

Sólo puedo decir que estoy muy, muy, agradecido por eso.

PABLO// Cada conversión es algo milagroso, no puedo creer cuando alguien me dice que escuchó un testimonio aburrido sobre una conversión. Mira, Jesús murió en la cruz por tus pecados, Dios te está llamando y por supuesto, Dios no hace nada aburrido.  Alguien dijo “la semilla del pecado se siembra en nuestros propios corazones” Y déjame decirte que caminar en nuestros propios caminos no es una sabia decisión.

MARTIN// Saulo creía que estaba haciendo lo correcto.

PABLO// Así es, Pablo era un fanático judío, pero, Dios irrumpió en su vida y lo transformó todo, lo cambió todo.

MARTIN// Me encanta leer sobre Pablo porque pasó de ser un apasionado en contra del cristianismo a ser un apasionado por Jesús.

PABLO// Bien, vamos a 2 de Timoteo, por cierto, éste es el último libro que él escribió y lo hizo desde la prisión.

MARTIN// Supongo que entonces estaría más viejo.

PABLO// Así es, y él sabía que estaba al final de su vida por lo que escribe estas palabras para los pastores jóvenes.

MARTIN// Estas últimas palabras se han grabado en mi cabeza, porque quisiera hacer lo mismo al final de mi vida, quisiera decir, – “he peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe” Me encantaría ser capaz de llegar al final de mis días y que el testimonio de mi vida pueda conducir a otras personas a la presencia de Dios.

PABLO// Pablo sabe que su tiempo en esta tierra se ha terminado y dice, “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.” (2 de Timoteo 4:6) Él está diciendo que su tiempo para partir está cerca, él se da cuenta que su vida se está escapando de sus manos y dice: “Yo sé que el tiempo de mi partida está muy cercano”

Pablo había dado toda su vida al servicio de Jesucristo, y al llegar su final, él quiere seguir haciéndolo. Tunch, conocemos a muchas personas que han trabajado toda su vida y luego se retiran y casi pareciera que se retiran de su vida cristiana también. Ésta es la manera de pensar del mundo: – “he trabajado mucho, ahora merezco unas largas vacaciones”

MARTIN// Bueno, yo iría a la playa, a las montañas, y a la playa nuevamente.

PABLO// Un buen hotel, jugar golf, la playa, independientemente de lo que sea, yo sé que nos merecemos eso, pero mira, Pablo nunca se retira, él sabe que su vida se le está escapando de las manos y a pesar de eso, él quiere seguir sirviendo. El mundo nos dice que debemos pensar en el presente, en el ahora, “pásalo bien ahora y disfruta después de los años dorados”, pero las escrituras no dicen eso.

MARTIN// Cuando escuchas las palabras de Pablo en los versos finales del capítulo 4 de 2 de Timoteo, casi puedes escuchar la intensidad, la pasión y el fervor en su voz.

PABLO// Piensa en lo que Pablo dijo cuando hablaba de su amor por la gente. Él quería que los judíos tuvieran la salvación y en Romanos 9 versos del 1 al 3 vemos que él dice “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón, Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos,”

MARTIN// Esto era una declaración, una declaración de amor. Él dijo que era capaz de dar su vida por aquellos que amaba.

PABLO// Pero ¿y su salvación? ¿Su eternidad?

MARTIN// Su eternidad ¡wow! así pues, cuando Pablo dice ´”yo sé que mi tiempo está cerca”, él mismo está ofreciéndose, él está entregando su propia vida.

PABLO// Sabes. Pensar en esto me recuerda que hay un libro

MARTIN// ¿Un libro? Y ¿Cuál es el nombre de este libro?

PABLO// Es un libro viejo, salió en el año 1960, se llama “Robustos en la fe” Este libro es sobre grandes hombres de la fe. Hay un capítulo sobre Pablo, y dice que este hombre soportaba todos estos castigos, desnudo. Ahora imagínate la humillación y el tormento físico. El desafío de seguir adelante y todo ésto debe haber sido un tormento emocional y mental, pues él tenía gran preocupación por las iglesias, todas estas Iglesias que él comenzó y todos los hombres como Timoteo, Bernabé, Tito y Juan Marcos, toda la gente en la que él invirtió su vida. El peso tiene que haber sido bastante grande para Pablo.

MARTIN// Pablo sabía todo sobre la gracia y él nos enseñó todo lo que él sabía.

PABLO// Así es, sabemos que es por la gracia de Dios que tenemos la salvación pues es un regalo completamente gratuito para nosotros. No podemos hacer nada para ganarlo. Cuando Cristo nos salva, no sólo sigue ofreciéndonos esa gracia. Él camina con nosotros y hay algunas cosas que Dios quiere que nosotros hagamos, Él espera muchas cosas de nosotros, así que hay cierta disciplina con todo esto.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa, donde estaremos conociendo más sobre esta disciplina que debemos llevar para la batalla. Bendiciones.

 

Bajo Ataque: “El Presente 2”

Bajo Ataque: “El Presente 4”