in

Bajo Ataque: “El Presente 2”

58. Bajo Ataque. El Presente 2

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

 

PABLO// El punto aquí es que Dios estába del lado de Ezequías, y entonces el rey asirio pregunta ¿Quién es su Dios? Hoy veremos como a pesar de que Dios estába del lado de Ezequías, al finalizar sus días su corazón se llenó de orgullo y vanidad, y es justamente eso lo que veremos hoy, y cómo este orgullo debe ser desechado para la batalla.

MARTIN// Claro que sí, el orgullo es un peso muy grande para cualquiera que quiera triunfar en una batalla.

PABLO// Bueno, hoy quiero ir a 2 de Reyes 20, versos del 2 al 3, ésto dice; “En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías [así que esto es en el tiempo del profeta Isaías también] hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.” Aquí hay cosas muy graves que Ezequías escucha. Ahora veamos el verso 2, “Entonces él volvió su rostro a la pared, y oró a Jehová y dijo: Te ruego, oh Jehová, te ruego que hagas memoria de que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro.”

Así que Ezequías no quiere morir y le hace una petición a Dios, mira el verso 4, “Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.” (2 de Reyes 20:4-6)

Voy a concederte 15 años más de vida” ¿aceptarías 15 años más de vida?

MARTIN// Claro, y bueno, si tuviera 15 años más pensaría ¿Qué es lo que puedo hacer con estos 15 años más?

PABLO// Así es.

MARTIN// Así que, ahora Ezequías tiene 15 años más y ahora tiene una oportunidad de hacer algo que sea de impacto aquí en la tierra.

PABLO// Bien, el rey de Babilonia escucha que Ezequías está muy enfermo y envía mensajeros con una carta y algunos regalos. Ahora Tunch, si tú eres el rey de Judá, estás enfermo y el rey de babilonia te envía regalos, ¿No te parecería algo sospechoso?

MARTIN// Claro que sí, yo me preguntaría ¿Para que vienen? Sería muy sospechoso, yo no les daría la bienvenida, y mucho menos les daría un paseo por el palacio.

PABLO// Bueno, pues esto es justamente lo que hizo Ezequías, mira el verso 13, “Y Ezequías los oyó, y les mostró toda la casa de sus tesoros, plata, oro, y especias, y ungüentos preciosos, y la casa de sus armas, y todo lo que había en sus tesoros; ninguna cosa quedó que Ezequías no les mostrase, así en su casa como en todos sus dominios.”

MARTIN// Así que, yo me pregunto ¿Qué es lo que estaba pensando este rey?

PABLO// Claramente es orgullo. – “Déjenme mostrarles lo bien que estoy, miren todas las cosas que tengo, mis tesoros y mis especias, y todos mis almacenes” Pero no suficiente con ésto, él los lleva para que conozcan su armería, – “Quiero que vean mi riqueza, y mi poder”.

MARTIN// Sabes, creo que esto fue muy equivocado.

PABLO// Una cosa es mostrarles tus especies, pero ¿mostrarles tus armas? 2 de Crónicas capítulo 32 cuenta la misma historia y dice que Ezequías se volvió orgulloso, “Mas Ezequías no correspondió al bien que le había sido hecho: sino que se enalteció su corazón, y vino la ira contra él, y contra Judá y Jerusalén.” El punto es éste, si Dios me diera 15 años más, tengo que decidir bien cómo puedo aprovecharlos y vivirlos para Dios, pero ¿si mi corazón se vuelve orgulloso?

MARTIN// Es muy triste lo que el orgullo hace en nuestro corazón ¿verdad?

PABLO// Así es, hace que nos volvamos irracionales.

MARTIN// Creo que lo interesante de esto, en cierto modo, es que no estamos criticando a Ezequías, sino que somos críticos de la situación y entendemos que esto podría sucedernos a nosotros.

PABLO// El orgullo es como una droga y cuando piensas en esto, sabes que hay un tema espiritual. Muchas veces cuando estamos en una situación buena, empezamos a revisar lo que hemos hecho y olvidamos que todo lo que tenemos es del Señor. Parece que Ezequías cayó en este problema y dejó que el orgullo haga el trabajo en su corazón diciendo –“Miren lo que he conseguido”.

MARTIN// Así es, lamentablemente, Ezequías se olvidó de dónde provenía todo esto.

PABLO// Así es, entonces creo que es un buen momento para hacer un alto y hacer un pequeño control de corazón.

MARTIN// Aquí hay varias preguntas que podemos hacernos para este control: ¿Cuáles son las señales peligrosas del orgullo en nosotros? ¿Por qué no respondemos a la bondad que Dios nos muestra al concedernos la vida?

PABLO// Mira, leemos muchas de estas historias en las escrituras y están ahí para que nosotros podamos aprender de ello. Tú sabes, Dios permite que estas historias estén en su palabra para mostrarnos como aún personas que estaban muy cerca de Dios podían hacer cosas tan tontas y como nosotros, también podemos hacerlas.

Entonces necesitamos estar seguros de dónde está nuestro corazón, de no tener estas señales de orgullo o insensibilidad, ¿Qué cosas te gusta andar luciendo? Tal vez es algo económico, algo material, tu carrera profesional, tu familia, tus hijos, en fin, hay un sin número de cosas que pueden hacer que tu corazón se llene de orgullo. Creo que es bueno que podamos evaluarnos.

MARTIN// Recuerda que la historia con Ezequías comienza diciendo que él hizo lo correcto ante los ojos del Señor. Ezequías es alguien que Dios alaba al principio, pero que se deja llevar por el orgullo. El orgullo es muy resistente. Y lo podemos ver en varias historias de la Biblia, una de ellas es cuando Dios le pregunta a Caín sobre su pecado, entonces el responde: – “Acaso soy guardia de mi hermano” Lo ves, orgullo nuevamente.

PABLO// Dios conoce todo, debemos estar siempre en guardia y no permitir que el pecado del orgullo nos corrompa, porque el orgullo siempre está hablándonos al oído, es más sutil que lo obvio, más sutil que la lujuria de los ojos, la avaricia o el robo y puede entrar sigilosamente. Sabes, hay un juego para niños que tiene unas pequeñas cabezas que aparecen y tú las golpeas con un martillo, ese es el modo en que debemos actuar contra el orgullo, aparece, se va y sale nuevamente, entonces debemos golpearlo, debemos golpear al orgullo tantas veces como aparece en nuestra vida.

MARTIN// El orgullo es algo que se arrastra en nuestras mentes y tenemos que tomar a este pensamiento cautivo y llevarlo a los pies de Cristo.

PABLO// Sabes que no hay una fórmula mágica espiritual para decir, bien esto es orgullo, nos toma tiempo descubrirlo y esto es algo que debemos preguntarles a otros, por eso es tan importante tener a personas alrededor nuestro que tengan la confianza de decirnos lo que estamos haciendo mal.

Pero lo difícil es cuando no puedes hacer ésto y muchos amigos que están escuchando nos van a decir – “yo sé que mi amigo hizo cosas que no están bien, y veo muchas cosas en su vida, pero a pesar de esto, no sé porque no puedo decirlo, no puedo confrontarlo.”

MARTIN// El autocontrol es bueno porque con frecuencia estamos haciendo esto, pero es bueno también tener amigos que nos ayuden para saber qué es lo correcto y qué es lo que está mal. Esto es una introspección muy saludable y hace que podamos caminar por el camino adecuado con Dios.

PABLO// Así es, y esto es lo que hace Ezequías, vienen los babilonios y entran y él les enseña todo, “Entonces el profeta Isaías vino al rey Ezequías, y le dijo: ¿Qué dijeron aquellos varones, y de dónde vinieron a ti? Y Ezequías le respondió: De lejanas tierras han venido, de Babilonia.” Verso 15, “Y él le volvió a decir: ¿Qué vieron en tu casa? Y Ezequías respondió: Vieron todo lo que había en mi casa; nada quedó en mis tesoros que no les mostrase.” (2 de Reyes 20:15)

MARTIN// Casi parecería que se estaba jactando, ¿verdad?

PABLO// Miren lo que Isaías le dijo a Ezequías, “Oye palabra de Jehová: He aquí vienen días en que todo lo que está en tu casa, y todo lo que tus padres han atesorado hasta hoy, será llevado a Babilonia, sin quedar nada, dijo Jehová.” (2 de Reyes 20:17) extranjeros van a llevarse todo, todo esto va a desaparecer, verso 18, “Y de tus hijos que saldrán de ti, que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia.

MARTIN// Supongo que escuchar esto fue terrible.

PABLO// Aquí está la respuesta de Ezequías, verso 19, “Entonces Ezequías dijo a Isaías: La palabra de Jehová que has hablado, es buena. Después dijo: Habrá al menos paz y seguridad en mis días.” No me tengo que preocupar por el futuro, sólo me interesa el presente.

MARTIN// ¿Sabes lo que yo hubiera esperado que diga? – “Lo siento tanto, realmente hice mal las cosas, por favor perdóname”

PABLO// Recuerdo el salmo 51 cuando David ha sido confrontado por el profeta Natán sobre su pecado con Betsabé y como mató a su esposo Urías, – “Estoy seguro que ésto es el peor pecado que yo he cometido desde que dejé el vientre de mi madre” Aquí vemos a David de rodillas con su cara en el suelo diciendo, – “soy un pecador por favor perdóname” y es precisamente ésto, lo que no entiendo de lo que hace Ezequías.

MARTIN// ¿No sé qué es lo que estába pasando por su mente y en su corazón?

PABLO// Sé que después de ésto yo ya no voy a estar aquí, algunas cosas muy desagradables van a pasar pero yo no tengo porque preocuparme por eso. Todo lo que importa está en el presente, esto podríamos llamarlo el síndrome de Ezequías.

Ezequías dice: está bien, voy a ser feliz ahora, al menos no tendré que pagar las consecuencias de mi pecado. Nuestro desafío consiste en que estamos tomando parte en una batalla y tenemos que demostrar que queremos hacer los sacrificios que sean necesarios hoy, a fin de dejar algo bueno para el futuro.

Bien, ahora veamos 2 de Timoteo, aquí está el Apóstol Pablo y él era un fariseo de fariseos, era un intelectual, era un fanático, sabía la Palabra de Dios y odiaba a los cristianos, estába en el camino a Damasco, y entonces Dios llamó su atención.

MARTIN// Y Dios siempre hace ésto para nosotros, irrumpe en nuestras vidas y nos llama. Sabes, recuerdo que era febrero de 1982 cuando Dios me llamó.

PABLO// Cada conversión es algo milagroso, no puedo creer cuando alguien me dice que escuchó un testimonio aburrido sobre una conversión. Dios no hace nada aburrido. Alguien dijo “la semilla del pecado se siembra en nuestros propios corazones” caminar en nuestros propios caminos no es una sabia decisión. Saulo creía que estába haciendo lo correcto, él era un fanático judío y entonces Dios irrumpió en su vida y lo transformó todo, lo cambió todo, me encanta leer sobre Pablo.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y así poder conocer más sobre éste apasionado en contra del cristianismo y que ahora está apasionado por Jesús. Bendiciones

 

Bajo Ataque: “El Presente”

Bajo Ataque: “El Presente 3”