in

Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 5

 

69.-El-Peso-de-la-Guerra-5

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

 

PABLO// Lo que queremos decir es que somos competitivos, y siempre hay que estar haciendo un chequeo de cómo está nuestro corazón con estas cosas. Para mí, es como un control de corazón.

Bienvenidos a una edición especial de “La Biblia Dice” estoy aquí con Tunch Ilkin. Tunch jugó en la NFL por 14 años. Hemos estado hablando sobre los campos en los que se desarrolla la batalla, el terreno también determina el tipo de soldados que van a enviar los ejércitos. Todavía seguimos hablando del mundo, y algo que encontramos constantemente en el mundo, es ese sentimiento de competencia y reconocimiento por cada una de nuestras acciones.

MARTIN// ¿Cómo está mi corazón, en relación con este sentimiento de búsqueda de reconocimiento?

Muchísimas gracias por tu invitación, es realmente una bendición poder participar de esta serie preparada especialmente para aquellos varones que buscan ser parte de la batalla.

Bueno Ron, muchas veces parece que estoy en el camino, pero otras veces me olvido de quien proviene todo, entonces tengo que decir: – “perdóname Señor, perdóname” Sé que esto es terrible y muy lamentable, pero debes tomar cada pensamiento y llevarlo cautivo a la obediencia de Cristo. Para mí esto es una batalla constante, supongo que es porque soy muy competitivo por eso puedo decir que entiendo la batalla de todos estos hombres. Debo mantenerme humilde, fiel, disponible y debo ser enseñable

PABLO// Jesús dijo en Mateo 6:11: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.” ¡Aprende a depender de Dios!

Hace algún tiempo estuvimos en Kenia, y estábamos en un lugar donde había: niños, hombres y mujeres que realmente dependían de Dios para el pan de cada día. Eso me golpeó muy fuerte.

MARTIN// Puedo decir honestamente, que, en mis 56 años sobre esta tierra, nunca faltó comida en mi casa, nunca.

PABLO// Cuando estuvimos en Kenia, pasamos tiempo con los niños de la iglesia y de la escuela y cuando vimos que ellos tenían apenas dos comidas por día, nuestro corazón se quebrantó mucho. Esto me hace pensa, que cuando la gente ora diciendo: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” deben hacerlo muy agradecidos a Dios, sabiendo lo que significa.

MARTIN// Tenemos que aprender a depender de Dios. Para nosotros es difícil aprender a ser agradecidos y depender de Él cuando sabemos que siempre vamos a tener comida en la casa, pero Dios nos llama a valorar todo lo que tenemos porque esto sólo proviene de Dios.

Dios dice, a aquellos que tienen riqueza: “sean gratos y disfruten de esta riqueza, disfruten de mis bendiciones”

PABLO// Dios no es un aguafiestas, Él nos da cosas para que podamos disfrutarlas y para ser generosos al compartirlo. El verso 18 de 1 Timoteo 6 dice: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;” Disfrutamos realmente nuestras bendiciones cuando aprendemos a compartirlas, cuando no adoramos al dinero.

MARTIN// Volviendo a lo que decía Salomón, debemos tener temor de Dios, así que Él debe ser lo primero en nuestras vidas, es Él quien permite que disfrutemos de las bendiciones que nos da. Ron, no hay mayor placer que compartir lo que Dios nos ha dado, con otros, tú estuviste trabajando con una misión, la misión “la luz de la vida”. Dios te bendijo de muchas maneras en ese lugar, hasta que llegó el punto en donde Dios te dijo: “Aquí está lo que te he dado, ahora es tiempo para compartirlo”

PABLO// Sí, hay una cosa que recuerdo con mucha claridad, habíamos estado repartiendo comida, a una gran cantidad de personas, y una mujer, que vino con su padre muy anciano, nos dijo: – “señor ¿usted puede ayudarnos?, no tenemos dinero para poder viajar a otro lugar, tampoco tenemos dinero para encontrar un sitio donde quedarnos, ¿tal vez usted tiene algo de dinero?” Recuerdo haberle dado, un poco de dinero que tenía conmigo, y pensé: ¿qué puedo hacer por estas personas? Cuando conocí a la gente de la misión y vi que ellos habían trabajado mucho, mostrando el amor de Dios a todas esas personas, entonces me di cuenta de que era eso lo que yo tenía que hacer.

Todas ellos están destrozadas, son adictos, son desamparados que atraviesan esas puertas esperando recibir un desayuno y un lugar para quedarse los 365 días al año. Ellos reciben un programa para tratar de reconstruir nuevamente sus vidas.

Yo tuve el privilegio y la bendición de pasar tiempo ahí, sirviendo como voluntario, conociendo a las personas y ayudando a muchos. Una de las más grandes bendiciones y gozo para mí, fue conocer y ministrar a tantas personas a través de devocionales. Yo compartí con ese grupo, ellos pasaron por todo un programa, aprendido del amor, ellos tratan de reconciliarse con sus esposas e hijos, y comparten del amor de Dios, con otras personas.

Así que puedo decir: “¡wow! Gracias Padre por permitirme ser parte de esto, gracias por esta enorme bendición, gracias Jesús por dejarme ver tantas cosas maravillosas, y por considerarme para servir aquí”

MARTIN// Hay gente que escucha sobre Jesús, Dios los ha bendecido y saben que todo viene de Él, ellos están agradecidos y son humildes, han aprendido a depender de Dios, son muy generosos, y dan de su dinero a muchos ministerios diferentes.

PABLO// Hablemos sobre cuál sería el siguiente paso que estas personas pueden dar, no sólo expidiendo un cheque, sino también sirviendo, hay una diferencia, entre dar una cantidad de dinero, para todos estos ministerios, y la profundidad de la emoción verdadera que no sólo viene de girar un cheque, sino de implicarse, de involucrarse en un ministerio.

MARTIN// Mira Ron, no quiero que parezca que hago algo especial, porque realmente no lo hago, sólo estoy muy agradecido por mi trabajo, y una de las cosas que he disfrutado, es poder ayudar a muchos a liberarse de sus adicciones: tanto químicas como mentales. Estás personas, están discapacitadas mentalmente y tienen adicciones muy fuertes, la mayor parte de ellos son gente sin hogar, se sienten perdidos, sienten que son invisibles, pues la mayoría de las personas que los ven en la calle, no quieren hacer contacto visual con ellos.

PABLO// Lo más hermoso de estar en un lugar como “la luz de la vida” es que cada una de estas personas tienen historias realmente conmovedoras. Así que, creo que unas de las mayores bendiciones para mí, ha sido llegar a conocer a estos individuos.

Cuando tienes la oportunidad de conversar con alguien que ha estado en el programa o sencillamente alguien que viene por un plato de comida, conoces el mundo real y entiendes, porque les toma mucho tiempo concebir lo que es la gracia de Dios, pues muchos de ellos están en una condición muy difícil. Cuando conoces este tipo de situaciones, tú empiezas a decir: “gracias Padre, estoy tan agradecido por lo que has hecho conmigo”.

Sabes, esto también me ha permitido construir grandes amistades, personas que han pasado por el programa y que ahora son consejeros, es muy bueno haber logrado está amistad con ellos. Yo tengo algunos amigos íntimos, he orado por ellos y ellos han orado por mí, y ha sido Dios quien me ha permitido construir estas amistades.

Al iniciar estos programas, ves la cara de las personas y ellos están asustadas, no confíen en nadie, se sienten solos y desesperados, pero después, con el pasar del tiempo, ves hombres que han estado en el vicio durante muchos años y que se paran al frente, a contar su testimonio de vida, ves a sus hijos realmente conmovidos y agradeciendo con Dios por haber escuchado sus oraciones, rompiendo las ataduras del vicio de sus padres. Sabes, eso es asombroso, creo que no hay momento más hermoso en la vida. Así que, en ese instante digo: “gracias Dios, gracias por dejarme ser parte de esto”

MARTIN// Donde quiera que estés escuchando, hay un ministerio, una misión, una iglesia, algún sitio donde puedes tener la oportunidad, no sólo para dar económicamente, de todo lo que Dios te ha bendecido, sino también para ofrecer: tu tiempo, tu energía y hacer lo que dijo Ron, llegar a conocer a las personas que pasan por estos tiempos difíciles y poder ser de ayuda para ellos.

Es muy fácil hacer un juicio cuando no conoces a las personas, pero cuando oyes sus historias, puedes ver la gracia de Dios, puedes ver lo que la gracia de Dios hace con la vida de estas personas, y lo que ha hecho contigo. Su propósito en este momento es ponerte a ti y darte la oportunidad de devolver lo que te ha dado, compartiendo de lo que Él te ha provisto.

PABLO// Una última cosa Tunch, dice Pablo en 1 de Timoteo capítulo 6 verso 17: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;” ahora el verso 19: “atesorando para sí buen fundamento para lo por venir,” me encanta esto, “que echen mano de la vida eterna.” Todo esto está bien, pero el placer perdurable viene cuando inviertes en las cosas eternas.

MARTIN// El Señor siempre nos lleva a pensar de esta manera, porque está es la verdad. Cuando tú lo experimentas, lo ves, lo tocas, tú dices: “sí, el Señor está en esto, esto es lo que debería ser”. Pero esta tentación, está siempre fuera del escenario, así que pienso que esta es una palabra muy valiosa para nosotros.

PABLO// “Vida que es realmente Vida” Padre, esta es nuestra oración: “que cada persona que escucha este programa: hombre o mujer, muchacho o muchacha, que pueda tener en su corazón, dar generosamente a cualquier ministerio, Padre oramos para que el dinero no sea su ruina debido a la tentación de hacerse más ricos, Oramos para que pongas el deseo de invertir en cosas eternas y que puedan vivir la “Vida que es realmente Vida” está es nuestra oración, en el nombre de Cristo, amen.”

PABLO// Este es un argumento que nos derrumba, Jesús conoce nuestros pensamientos y toma a un pequeño niño, a un ser humano sin ningún derecho o status “y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.” (Lucas 9:48) Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo capítulo, donde hablaremos del orgullo y cómo vencerlo, para estar listos en la batalla. Bendiciones.

 

 

 

Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 4

Bajo Ataque – Orgullo