in

Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 3

67. Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 3

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

PABLO// La riqueza puede ser un caballo de Troya que se desliza por los rincones de nuestra alma, puede hacernos pensar que todo está bien, pero, de hecho, esta riqueza la está usando el enemigo para alejarnos de Dios, en el programa de hoy, hablaremos sobre la bendición y el engaño del dinero y el papel que tiene todo esto en la batalla que libra cada hombre.

MARTIN// Escuché una frase muy interesante, decía algo así: “Señor, dame lo suficiente para no poner en riesgo lo que creo y hacer algo deshonesto, pero no demasiado para que no vaya a pensar que todo eso me lo merezco”

PABLO// Bienvenidos a una edición especial de “La Biblia Dice” estoy aquí con Tunch Ilkin, Tunch jugo en la NFL por 14 años, Tunch cada vez digo casi lo mismo sobre ti.

MARTIN// Sí, la gente ya debe estar cansada, deben decir algo cómo: –“no me importa cuantos años jugo este tipo ¿a quién le importa eso?”

PABLO// Los que nos escuchan diariamente ya saben todo esto. Tú tenías una carrera muy prometedora en el fútbol profesional, y ahora eres analista deportivo y también eres pastor de varones.

MARTIN// Bueno, esa es mi verdadera pasión Ron, es mi responsabilidad, mi trabajo y mi desafío: animar a otros hombres a vivir de acuerdo con los principios de Dios.

PABLO// Tú sabes que algo de lo que hablamos aquí generalmente es sobre tu carrera, y creo que esto es muy importante, sobre todo con lo que vamos a considerar hoy, pues tú has tenido la oportunidad de ser entrenador también.

MARTIN// Si, si, así es.

PABLO// Y creo que hay varias razones, pero principalmente, una razón muy fuerte, es la oportunidad de inspirar la vida de otros hombres a través del ministerio.

MARTIN// Así es, sabes, la cosa con el fútbol es que puedes tenerlo todo y puedes perderlo todo; puedes llegar al punto de perder a tu familia, a tus hijos, todo. Esto es porque es un juego que te consume. Tú has escuchado ya varias historias de esto, en el programa pasado, hablamos de Bill Walsh, sobre su obsesión por ganar, hasta el punto de perder todo su gozo; has oído de Joe Gibbs que se quedaba a dormir en las instalaciones del estadio los miércoles y los jueves en vez de ir a su casa, y luego esta Bill Belichick; su esposa y sus hijos venían al estadio y se quedaban a dormir y cenaban ahí porque él todo el tiempo estaba en su bicicleta estática haciendo ejercicio y viendo videos.

PABLO// Bueno Tunch, hablemos sobre los ESPN 30, todos estos atletas tenían todo y lo perdieron todo porque quisieron más, pues ellos no se satisfacían con lo que tenían.

MARTIN// Así es Ron, y lo que es realmente asombroso es que, estos hombres vienen en todas las tallas, colores y años, no hay una categoría definida.

¿Escuchaste alguna vez hablar sobre la lista de los 30 que terminaron en la banca rota?

PABLO/ No, muy bien.

MARTIN// Pues es fenomenal, y muchos de estos hombres fueron compañeros míos. León Searcy, un hombre grande, lo perdió todo, era un jugador de contrato libre, hizo un montón de dinero y lo perdió todo, él no tenía ni un centavo, entonces, un día se lastimó una rodilla en una empresa de trabajos varios y la empresa le pagó 80.000 dólares, él mismo dijo “no puedo creer que me haya pasado esto”

PABLO// ¡Sorprendente!

MARTIN// Así es Ron, y ¿sabes lo que hizo? fue y se compró un auto, un Hummer, ¿Qué te parece? ¿Qué crees que debería hacer alguien que no tiene nada, y de pronto recibe algo de dinero?

PABLO// Exactamente esto es lo que pasa cuando la locura por lo material te conquista, es como la historia del hombre que fue a un casino, perdió todo y al final solo tiene unas monedas y dice: “lo perdí todo, pero voy a probar suerte con esto que me queda” El deseo de tener más y más, y más, nunca se sacia. Cuando vimos la vida de Salomón entendimos que nada puede satisfacer la sed por tener cosas materiales, pues no hay contentamiento con todas esas cosas, no existe un: ¡al fin lo conseguí! ¡Es suficiente con esto!

MARTIN// Yo he tenido, por 5 ocasiones, la oportunidad de entrenar a 5 equipos diferentes de la NFL, y una parte de mi quisiera hacer esto, quisiera acumular mucho dinero y riquezas, pero luego, a través de la oración, el Señor me libra de mí mismo.

Cuando la gente me dice, Tunch, ¿te arrepientes de no ser entrenador? Yo les digo: “no, ¿sabes qué? tengo el trabajo de entrenador que deseaba”

PABLO// Y es con los varones de la iglesia, y estamos tan contentos con eso, Tunch es pastor aquí en la Capilla de la Biblia, y no sólo aquí, bueno, él viaja por todo el país dictando conferencias para hombres que quieren involucrarse en la batalla.

Hay una batalla desarrollándose y debemos conocer todo sobre ella. Estos días hemos considerado algunos campos de batalla, y hoy, estamos hablando del mundo. Una de las cosas que nos dice el mundo es: sólo busca lo material, y para hablar más acerca de esto, hablamos sobre Salomón, y vimos cómo, al final de su vida, él dijo que todo era en vano, que todo era vanidad, que era como “perseguir el viento” que nada tenía sentido. En Lucas capítulo 16, Jesús les dijo a sus discípulos: “Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” (Lucas 16:13)

Sabes Tunch, esto es muy interesante, porque los fariseos lo escuchaban, pero nunca lo entendieron.

MARTIN// Especialmente, porque esto, les llegaba al corazón.

PABLO// Exacto, y Lucas dice en este capítulo, “Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él.” (Lucas 16:14)

MARTIN// Y ésta es la clase de cosas interesantes que tú dices,  “mira yo no me preocupo por el dinero, yo quiero hacer lo que Dios quiera en mi vida” Pero en la cultura en la que vivimos, la gente escucha esto y te dice: “¿es en serio? ¡No puedes estar diciéndome la verdad!” Entonces pienso que, si tendría esta conversación con Joe Blow y le diría que la raíz de todos los males es el amor al dinero, muy seguramente conseguiría una cara de desprecio, como respuesta.

PABLO// El mundo y los que están en el mundo enfrentan estas tentaciones todo el tiempo, y hay una tentación para cada uno, ésta es para mi, no poder tener lo que deseo cuando lo deseo, tal vez un auto nuevo, una moto acuática y todas esas cosas.

En 1 de Timoteo capítulo 6, Pablo ataca el asunto de lleno, de hecho, Randy Alcorn lo dice en su libro más de 2.000 veces, el dinero es como algún tipo de moda, así que Jesús habla de esto muchas veces también. En 1 de Timoteo Pablo se dirige a dos tipos de persona: en primer lugar, se dirige a las personas que desean enriquecerse, y luego les habla a aquellos que ya son ricos, hay muchos peligros con ambos tipos de personas, así que, vamos a comenzar con los que desean enriquecerse. Mira 1 de Timoteo capítulo 6 versos del 6 al 9: “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;” Vamos a pensar en esto un momento, “Porque los que quieren enriquecerse” Pablo dice que la piedad y el contentamiento, son la ganancia. La enseñanza de Pablo tiene un alcance a toda la vida cristiana.

PABLO// La piedad y el contentamiento son la mejor ganancia de la vida cristiana, pero la gente siempre desea lo material, aunque esto los entierre en la ruina y la destrucción. Ahora, el fútbol es un juego con tipos que tienen mucho dinero, ¿verdad?

MARTIN// Así es.

PABLO// Tú lo has visto de primera mano, has visto lo que el dinero les hace a las personas y que siempre quieren más

MARTIN// Así es, yo conocía a un agente deportivo, un hombre de negocios muy afortunado, muy rico, tenía una casa enorme, sólo su casa parecía como un pequeño pueblo, recuerdo que una vez me dijo que deseaba algo un poco más grande y yo le dije: “¿para qué quieres algo más grande?” y él me dijo: – “yo siempre consigo todo lo que me propongo, nunca puedo tener lo suficiente”. Nunca voy a olvidarme de esto, ésta fue la primera vez que me encontré con alguien que fuera tan honesto sobre sus deseos, -“Nunca tendré lo suficiente”

En cierta ocasión, él trataba de aconsejarme con la compra de una casa más grande y obviamente una hipoteca más grande, entonces yo le dije: – “No quiero una hipoteca más grande” y le pregunté: – “¿De qué tamaño debe ser la hipoteca de alguien como yo?” y él me dijo: – “del tamaño de qué desees ahogarte, hundirte hasta el fondo para conseguir más dinero”, así que le dije: – “no gracias”

También recuerdo que él viajó alrededor de todo el mundo, se divorció de su primera esposa, dejó a su hijo y a su hija, se volvió a casar, tuvo otro hijo. Entonces yo pensaba ¿Desearía esto para mí? Yo siempre le decía, debes pasar más tiempo con tu hijo, más tiempo con tu esposa, la verdad, no sé en qué punto la riqueza y la acumulación de lo material es suficiente como para estar contentos.

En qué punto dices: “¡basta, esto es suficiente!”, su casa es gigantesca y sólo viven 3 personas en esta casa inmensa, podrían estar los 3 ahí mismo y nunca verse el uno al otro y yo pensaba: “yo no quiero esto para mí”

PABLO// Así que Pablo dice “no trajimos nada a este mundo y no podemos llevarnos nada de este mundo” Esto debería detener esa locura por lo material ¿verdad? pero todos conocemos a millonarios que tienen todo el dinero del mundo, pero al final terminan en la misma condición que una persona que está en la ruina.

MARTIN// Así es, sin hogar, sin dinero, totalmente quebrados.

PABLO// Venimos desnudos a este mundo y nos vamos de la misma manera, sabemos esto, pero no queremos entenderlo.

MARTIN// Sabes, yo también cometí algunos errores muy temprano en mi carrera. Hice algunas inversiones realmente malas, los chicos en el vestuario hablaban de cómo invirtieron en algunos negocios: invertir dinero en edificios y en sociedades de responsabilidad limitada, y yo solía pensar: “si aquellas sociedades de responsabilidad limitada sólo se limitan a poner tu dinero en otras inversiones, ¿por qué no poner tu dinero ahí?” Así que, escuchar todo esto despertó en mí el deseo de hacer algunas inversiones. Al principio pensé que no tenía nada de malo, pero después, aprendí que esto era avaricia, era un falso deseo de seguridad. Yo pensaba,  “si invierto este dinero tendré seguro una ganancia” Pero al final, solamente terminé perdiendo una gran cantidad de dinero.

Recuerdo que estaba tan enojado, sobre todo porque yo pensé en convertirme en un gran inversionista, ser “Mister inversiones” y no creía en hacer algo sencillo como tener una cuenta de ahorros, tal como lo hacía mi padre. Las cuentas de ahorros eran buenas para mi papá, pero no para mí, así que me propuse ser Mister Wall Street, pero algo bueno que aprendí y aunque me molesté mucho cuando perdí el dinero, fue que, el Señor nos da el dinero para enseñarnos administrar ese dinero, para Él.

Lo que quiero decir es que, mientras más dinero te concede el Señor, puedes hacer más a través de eso.

PABLO// ¿Por eso quieres hacer más dinero verdad? Para dar más, por eso necesitas una casa más grande, para poder hospedar a las personas que lo necesiten.

MARTIN// Ahora que lo mencionas, es por eso, por lo que quiero ser un corredor de motos acuáticas, y de casa rodantes, para llegar a estas otras personas.

PABLO// Sería como un ministerio rodante.

MARTIN// Un ministerio, el ministerio de las casas rodantes y las motos acuáticas.

PABLO// Ahora, aquí está un versículo que viene directo de las escrituras, es una gran verdad, pero voy a ser honesto, esto es muy difícil, este versículo dice: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.” Lo he leído, lo he predicado, pero pienso, “¿sólo comida y ropa? Desearía algo más que eso”, Pablo dice: “puedes estar contento con esto, si viene de parte de Dios”.

Esperamos contar con ustedes en nuestra próxima emisión, donde estaremos hablando más sobre cómo disfrutar del amor de Dios, en medio del gran peso que trae la guerra. Bendiciones.

Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 2

Bajo Ataque – El Peso de la Guerra 4