in

Bajo Ataque – La Lujuria 1

 

76. Lujuria-1

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

PABLO// No sólo es el acto físico, es mirar a una mujer lujuriosamente, así que vamos a trazar algunos principios en cuanto a cómo manejar estas cosas en nuestras vidas.

Si le das un pequeño espacio, la lujuria te vencerá, una debilidad en la línea de combate y serás derrotado, un leve descuido y seremos vencidos, hoy, veremos algunas ideas para estar preparados en esta batalla y ser más que vencedores en Cristo.

Bienvenidos a esta edición especial de “La Biblia Dice” estamos aquí con Tunch Ilkin, Tunch, gracias por acompañarnos en estos programas es muy divertido trabajar contigo.

MARTIN// Gracias hermano, es muy bueno estar aquí contigo.

PABLO// Tunch es un pastor de varones, viaja por todo el país hablando a hombres en sus conferencias. Estamos hablando de los hombres que se involucran en la batalla, que no pueden estar en pasividad, sino que tienen que tomar parte en la batalla, y las batallas nunca terminan.

MARTIN// Así es Roon, mira me gustaría contarte una pequeña historia. En alguna ocasión, un amigo mío me contaba que estaba buscando a alguien, y de repente aparecieron mujeres desnudas en su computador, él trató de salir de la página, pero la música y las imágenes lo atraparon, es un verdadero desafío lidiar con esto, ni siquiera tienes que buscarlo, para que lo tengas de frente en tu computador.

PABLO// Calvin dijo: “Algunos se jactan de no tocar a las mujeres, mientras en su corazón se queman con la lujuria” tenemos que entender que la lujuria está muy cerca del adulterio y esto afecta la relación con nuestra esposa y nuestra relación con Dios.

MARTIN// Déjame decir esto, podemos estar bien sin mirar pornografía, pero no hace falta mirarla para que esas imágenes pasen por nuestras mentes, este es otro campo de batalla, no necesito de una pantalla o de un computador para tener pornografía en mi cerebro.

PABLO// Bien, esto es muy importante, lo que hacemos hoy marca la diferencia, pero son las imágenes del ayer las que atacan desprevenidamente, así que vamos a hablar de algunas cosas que tenemos que hacer como hombres. Espero que los amigos que nos están escuchando no piensen, bueno, ellos lo lograron y nos van a decir que hacer, nada está más lejos de eso. Nosotros estamos constantemente batallando y sé que también hay mujeres escuchando el programa y deben saber que su esposo está en esta batalla todo el tiempo.

MARTIN// Es la batalla de cada hombre.

PABLO// Tener relaciones sexuales satisfactorias es muy valioso, pero, aun así, su esposo está batallando con esto, por eso es importante orar por su esposo, y con toda honestidad, esposo y esposa deben luchar por mantener su intimidad saludable, y entender que esto, no impide su batallar.

MARTIN// No, pero es bueno estar cubierto.

PABLO// Es bueno estar cubierto, es verdad.

MARTIN// Tener una esposa que entiende este asunto es muy valioso, es una bendición, “alégrate con la mujer de tu juventud,” Otra cosa que deben entender las esposas, es que mirar programas como “bailando con las estrellas” no es bueno para los hombres, cuando vi el programa, me di cuenta de que no es un programa bueno para los hombres. Verán, los esposos se estimulan visualmente, así que ese programa no es saludable para un hombre.

PABLO// Algunas mujeres piensan que estamos exagerando. ¿Verdad?

MARTIN// Yo creo que deben pensar que estamos bromeando.

PABLO// Pues no, no estamos bromeando.

MARTIN// Así es, hablaba con alguien sobre mirar la sección de lencería en los catálogos de moda, y se reía de lo que le decía sobre la batalla de cada hombre. Yo le hablaba del asunto de la mirada, y de cómo algunos se cubren los ojos, y alguien dijo: ¿Cuál es la diferencia entre mirar a una mujer hermosa y mirar a un auto precioso? Y le dije: “No puedes tener sexo con un auto” y no lo entendía, ¿Sabes lo que decía? “Mirar a una mujer es sólo como admirar una obra de arte”, pero en realidad, es como desear un pedazo de carne, eso es lo que es. Vamos a dejar muy claro el hecho de que los hombres somos estimulados visualmente y las esposas pueden ayudarnos asegurándose de que no veamos cosas que puedan contaminar nuestra mente.

PABLO// Lo primero que tenemos que hacer, es reconocer nuestra vulnerabilidad, déjame leerte esta frase, viene del libro de Jay Allen Peterson, “El Mito de la hierba más verde” dice: “La tentación no discrimina a nadie, todos somos tentados y siempre lo seremos, nadie puede evadirla o evitarla; si un hombre está vivo será tentado, si tiene una mente para pensar será tentado a través de su mente, si tiene un cuerpo para vivir, será tentado por medio de su cuerpo, si tiene una naturaleza social con la cual disfruta con otras personas, será tentado a través de esas personas, así pues, el hombre es un ser sexual y como tal tendrá tentaciones sexuales” Esta es una gran verdad, todos vamos a tener tentaciones sexuales, la tentación no discrimina a nadie, por lo tanto tenemos que reconocer nuestra vulnerabilidad. Esto es lo primero que tenemos que hacer: declarar que somos débiles, Salomón lo fue, Sansón lo fue, el hombre con el corazón conforme a Dios, David, también lo fue, todos ellos fallaron sexualmente. Sus deseos les costaron muy caro, así que tenemos que reconocer nuestra debilidad, esto no es algo que le guste decir a un hombre, queremos tapar esto, queremos decir que todo está bien, que no hay problema.

MARTIN// “Estoy bien” es casi como una señal de advertencia. El asunto de esto, es que la lujuria, jamás termina, no es que a los 56 años vas a decir: “ya no miro a las mujeres nunca más, eso me pasaba a los 26,” Bueno, tengo malas noticias para ti, esto no termina nunca.

PABLO// Proverbios 16:18 dice: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.” Un espíritu arrogante, siempre antecede a la caída, el orgullo siempre viene antes de la destrucción, no conozco a nadie que haya tenido problemas con el orgullo que no haya caído en esta situación de la lujuria, si no lo confesamos, somos vulnerables. Pablo lo dice de una manera más práctica: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

MARTIN// Hace algunos años un compañero mío me dijo: “¿Nunca has tenido un romance?” Le dije: ¿Estas bromeando, Crees que siquiera he fantaseado con tener un romance?, el me dijo: “seguro que sí”, yo le respondí: “si puedo imaginarlo, puedo hacerlo, por eso debo ser sumamente cauteloso con lo que pienso”, y Ron, te digo que siempre he sido muy temeroso de esto, me conozco y sé que soy capaz de llegar a las profundidades de la depravación potencial que está en mí, por lo tanto, siempre he sido muy, muy, cuidadosos de esto. Otro compañero cayó en un romance, y recuerdo que él decía que no era cuidadoso con estos pensamientos, en buena hora busco consejería, pudo reconciliarse con su esposa, y todo resulto bien. Recuerdo que, un día yo estaba hablando con un grupo de varones y él me dijo: “si yo hubiera escuchado esto, hace unos años atrás, no me hubiera metido en ese lio”. Debemos ser muy cuidadosos con este tema, si eres hombre, debes tener cuidado.

PABLO// Alguien le pregunto a Billy Graham: “¿Usted que viaja por todas partes, que pasa incluso meses fuera de casa, como es que se mantiene puro?” Él respondió: “simplemente salgo corriendo”, él tenía muy clara la situación, él sabía que era vulnerable en esa área, y creo que esto es lo primero que tenemos que hacer, reconocer que somos vulnerables, cualquiera que diga: “esto no me va a pasar a mi” no sólo está haciendo una declaración tonta, sino que es una declaración peligrosa. En segundo lugar, debemos reconocer como trabaja este pecado, 2 de Samuel capítulo 11, nos dice que llegó el tiempo cuando los hombres fueron a la guerra, no sabemos exactamente porque David no lo hizo, pero él se quedó en su palacio. Un día, David se levantó, estaba caminando por su terraza y vio a una mujer hermosa bañándose, David envió a alguien a preguntar por ella, así que primero la vio y no dejó de mirarla, luego mando a traerla y se acostó con ella, ella se quedó embarazada, entonces David mandó a matar al esposo de ella, Urías.

Este es el mismo modelo del pecado de Adán y Eva, en el huero del Edén, el de Acán en Josué 7, el de David: es el mismo modelo para todos, “lo vio, lo deseó y lo tomó” Lo consideramos visualmente, dejamos que se filtre en nuestras mentes, no llevamos esos pensamientos a los pies de Jesús. Se meten en nuestra cabeza y comenzamos a desearlo y luego lo tenemos, como dijiste antes: “si puedo imaginarlo, puedo hacerlo”

MARTIN// Hay un mensaje muy valioso en este pasaje de las escrituras, se supone que todos los hombres marcharon a la guerra, pero David se quedó en su palacio.

PABLO// Él no estaba haciendo lo que tenía que hacer.

MARTIN// Así es, y creo que esto es muy importante, sabes, estuve revisando tus apuntes, y me gustó mucho esto: cuando vemos que estamos siendo tentados, debemos salir corriendo y huir de la situación.

PABLO// Deberíamos seguir el ejemplo de José, él fue tentado, tuvo su oportunidad para caer, pero dijo: “no voy a hacerlo”, y salió corriendo.

MARTIN// Sabes, la primera vez que leí este pasaje, lo primero que se me vino a la mente al leer sobre José y la esposa de Potifar, que debió haber sido una mujer hermosa, fue: “yo no hubiera podido hacerlo” Creo que esa fue una prueba muy grande en la vida de José y su caminar con Dios.

PABLO// Las escrituras dicen que debemos huir de las pasiones juveniles

MARTIN// Así es, huir de ellas.

PABLO// No significa que debemos huir en nuestra juventud, debemos huir de las lujurias juveniles, a cualquier edad. Aquí está el tercer consejo, haz un convenio con tus ojos, Jesús dijo: “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mateo 5:29) Si tu ojo te hace pecar, si tu mirada te hace caer en tentaciones y tropezar, no tienes que sacarlo literalmente, tienes que sacar de tu vida las cosas que te pueden llevar a pecar con la lujuria, tenemos que hacer esto, ¡Realmente tenemos que hacer esto!

MARTIN// No mirar. Siempre estamos hablando de tener equilibrio con nuestros ojos, y mencionamos el pasaje de Job sobre mirar a una mujer sin lujuria en nuestra mirada, y el desafío consiste en comprender que Dios quiere pureza en nuestra manera de mirar a las mujeres. Entregar mi vida a Cristo significaba también cambiar mi manera de mirar a las mujeres, de verlas como a mis hermanas o como a mi madre, en lugar de verlas como objetos sexuales, esto marcó un verdadero antes y después de mi vida como creyente, fue determinante en mi caminar como cristiano aprender a pensar con pureza en mi corazón.

PABLO// Tunch, como padre de hijas sabemos que las mujeres son las hijas de alguien también, bueno, ¿Te gustaría que alguien mire a tus hijas de esa manera?

MARTIN// Tendría que matarlos, y no es broma.

PABLO// Otro asunto del que debemos hablar es de disciplinar nuestras manos, los hombres debemos tener mucho cuidado del toque inadecuado. No hay que ser demasiado inteligente para saber cuándo has tocado a una mujer de un modo inapropiado.

MARTIN// Bien, los hombres no podemos ser los mejores amigos de una mujer y menos si estamos casados, no podemos tener este tipo de relaciones de amistad íntima, si dices que eres el mejor amigo de una mujer y estas casado, cuidado, esto es algo que está prohibido. Si eres atractivo para alguna mujer cualquier toque es inapropiado, lo siento, llámalo como tú quieras, pero ningún toque puede ser aparentemente inocente. De hecho, es algo muy pero muy peligroso.

PABLO// Así que tenemos que disciplinar nuestras manos también, Jesús lo dijo: “Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” No dice que literalmente te cortes la mano, dice que no hagas las cosas que te pueden llevar a la tentación, no hagas cosas que puedan encender la lujuria.

Bueno aquí está la quinta recomendación, hay algunas cosas que tenemos que hacer para protegernos de la lujuria ya que es una batalla constante y nos ataca a todos, es la batalla de cada hombre, aquí está; Aléjate de situaciones tentadoras, 1 de Corintios 6, verso 18 dice: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (1 de Corintios 6:18-20)

MARTIN// Hablamos anteriormente de José, él huyo de la tentación, si tú estas frente a una situación parecida, debes huir cuanto antes, caer en las garras de la lujuria te causara mucho dolor y no solo a ti, sino a los que te aman también.

PABLO// Ahora ya sabes cómo es esta batalla. Este es el terreno del enemigo, si en tu trabajo hay una mujer que te atrae y provoca pensamientos de lujuria en tu mente, debes alejarte de ella inmediatamente, debes guardarte puro. Tú no eres solo tuyo, fuiste comprado por un precio muy alto, ese precio fue la sangre de Cristo, ese precio fue la cruz, por lo tanto, debes honrar a Dios con tu cuerpo. Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa dónde conoceremos más, sobre esta tentación tan fuerte, en la vida de todo hombre. Bendiciones

Bajo Ataque – Inseguridad 2

Bajo Ataque – La Lujuria 2