in

Bajo Ataque – Inseguridad 2

 

75.-Inseguridad 2

Adaptación al español. Ron Moore en la voz de Pablo Logacho, Tunch Ilkin en la voz de Martin Piedra

 

PABLO// Lidiar con los pecados del pasado también es una batalla, nuestra mente empieza a pensar: ¿Cómo Dios podría usarme con todo lo que yo he hecho? A veces son sólo nuestros pensamientos y a veces es algo que está en nuestro corazón,

Bienvenidos a una edición especial de “El Camino” estamos aquí junto al pastor Tunch Ilkin, él es el líder del ministerio para varones en la Capilla de la Biblia, veterano de la NFL y comentarista deportivo, Tunch, estamos hablando de los hombres que están involucrados en la batalla ¿crees que los hombres deben comprometerse con esto?

MARTIN//Claro que sí, cada hombre debe comprometerse firmemente con esto.

PABLO// Muchas veces pensamos ¿De dónde vino esto? ¿Cómo puede usarme Dios si tengo este tipo de pensamientos? Pero si admitimos nuestros pecados, Dios nos perdona. Cristo pagó el precio en la cruz, no tenemos que recordar estos pecados, ni vivir con la culpa. Hay muchas personas que viven atormentadas por lo que hicieron hace 20 o 30 años, no tenemos que hacer esto, no tenemos que tratar de racionalizar estas cosas, porque Cristo murió por nuestros pecados, podemos llamar al pecado como lo que es, no importa lo feo o lo vergonzoso que sea, han quedado en el pasado, Dios nunca más se acordará de ellos, va a lanzarlos al fondo del mar. Esto es asombroso ¿verdad?

MARTIN// Creo que una de las cosas más hermosas de caminar durante un buen tiempo con Cristo es que esos viejos recuerdos se van haciendo cada vez más borrosos, podemos recordarlos de vez en cuando y aunque tratamos de no hacerlo viene a nuestra mente, pero de la misma manera, nuestro amor por Dios es cada vez más profundo y esos recuerdos se hacen más borrosos. Esto no significa que somos perfectos, pero el pasado está en el pasado, y esto es como dejar atrás los trapos sucios.

PABLO// Entender el perdón de Dios y aplicarlo a nuestras vidas, es algo difícil de hacer.

MARTIN// Tú estás hablando de aplicarlo a nuestras vidas perdonando a otros también, ¿cierto?

PABLO// C. S. Lewis dijo: “El perdón es algo maravilloso, hasta que tenemos que hacerlo” y Pablo dice: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Efesios 4:32)

MARTIN// Mira la belleza de este verso, al principio dice; “Antes sed benignos unos con otros” va más allá de la teoría, más allá de lo que dijo C. S. Lewis, y concluye el verso, “como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” Esa piedad es grande y maravillosa, así que tengo que hacer esto con los demás, no me puedo quedar con este perdón.

PABLO// Entonces; Sabemos quiénes somos, le pertenecemos al Dios eterno, estamos seguros en Cristo, somos valiosos para Él, hemos sido aceptados y perdonados y también recibimos poder, estas fueron las últimas palabras de Jesús: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,” (Hechos 1:8)

Tunch, a veces no estoy seguro de que entendamos esto, el poder del Espíritu Santo es el que proporciona a nuestro corazón el poder necesario para librar esta batalla, no podemos hacer esto solos, no podemos hacer algo que valga la pena por nosotros mismos, todo lo que hagamos tiene que ser a través del poder del Espíritu de Dios, obrando dentro de nosotros.

MARTIN// La batalla que tenemos dentro de nosotros es entre el Espíritu Santo y nuestra carne, que aún está orientada hacia el rendimiento, y puedo fallar de dos maneras diferentes: la primera es pensar que no soy capaz de lograr esto, es demasiado difícil, no estoy equipado para hacerlo, creo que fue Tony Evans quien dijo: “Dios no llama a los que están equipados, Él equipa a los que llama” Lo otro, es que lo que hagamos puede convertirse en un yo, yo, yo, yo, Leía sobre un pasaje de las escrituras, en Eclesiastés, todas las cosas que hacía Salomón estaban llenas de esta autosatisfacción. Así que podemos fallar de estas dos maneras, y tenemos que recordar que sólo por el Espíritu Santog somos fortalecidos, equipados y nos concede sus dones para hacer las cosas que sin Él no podríamos hacer.

PABLO// Así que podemos caer en la parálisis o en el orgullo.

MARTIN// Así es.

PABLO// Es lo uno o lo otro, ¿Eso está bien no crees?

MARTIN// Si, “Orgullo o Parálisis” esto es muy bueno, muy profundo, ¿Te robaste esta frase?

PABLO// Es una de mis frases originales, pero seguramente lo he oído en alguna otra parte.

MARTIN// “Orgullo o Parálisis” me gusta así, voy a usar esto, pero te daré el crédito, no voy a plagiar tus frases.

PABLO// Cuando Lori y yo estábamos saliendo juntos, fuimos a un restaurante muy agradable y tranquilo, siempre recuerdo que en el medio del restaurante había un auto precioso, un jaguar rojo con asientos de cuero blancos, me acerqué para mirarlo y cuando abrí el capo para ver el motor tenía un bar de ensaladas, ¿Te imaginas, Un bar de ensaladas en lugar del motor? Siempre pensaba en esto: “debe haber sido muy triste para este auto, tener un bar de ensaladas en lugar de su motor” Muchos cristianos se parecen mucho a esto, son muy vistosos en el exterior, pero cuando miras su motor, tienen un bar de ensaladas en lugar del Espíritu Santo. Mientras me hago más viejo me doy cuenta de que todo lo que hacemos, sólo puede salir del poder de Dios en nosotros.

MARTIN// Orgullo, parálisis, o poder de Dios.

PABLO// Esto sería un tema excelente para un sermón.

MARTIN// Tienes un gran mensaje aquí mismo, mira, predica esto cada domingo, que sin el Espíritu Santo: no podemos manejar, no podemos caminar, no podemos hacer nada, si hacemos algo por nuestras propias fuerzas vamos a fallar o vamos a terminar cansados, tenemos que alimentarnos del poder del Espíritu Santo de Dios.

PABLO// Cuando le pertenecemos a Cristo, somos valorados, estamos seguros, somos aceptados, somos perdonados, y recibimos poder, entonces podemos vivir una vida de impacto.

MARTIN// Dios realmente tiene mucho más para nosotros de lo que nosotros podríamos tener, Dios tiene un plan perfecto para cada uno de nosotros, si tú estás pensando que no puedes servir a Dios, Él te mostrará que puedes ser útil en sus manos. Dios no se limita por nuestros temores o por nuestras inseguridades, somos nosotros mismos quienes ponemos a Dios en una caja y en consecuencia terminamos con muchísimo menos de lo que Dios tiene para nosotros.

PABLO// Esta es una gran verdad Tunch, quisiera dejar esto con nuestros oyentes, Dios realmente tiene mucho más para nosotros de lo que nosotros podríamos tener, y quiere que sepamos que: en Dios, somos valorados, estamos seguros, somos aceptados, somos perdonados, y recibimos poder, poder para hacer todo lo que tenemos que hacer, pero hay algo con lo que todos los hombres batallamos, la lujuria sexual.

MARTIN// Hay una batalla por nuestras almas, por nuestros matrimonios, por nuestros hijos, una batalla por nuestros vecindarios, nuestras iglesias y nuestro país. Hemos estado hablando de esto y si no somos conscientes de ello, pronto lo seremos pues hay cosas que pueden entrar sigilosamente a nuestra propia familia.

PABLO// Así que, hemos estado hablando de los diferentes terrenos en los que batallamos, hemos hablado del mundo y de la avalancha del materialismo, de la carne que no nos ataca exteriormente sino desde el interior, pues somos criaturas pecadoras, en el programa anterior hablamos de la inseguridad y dijimos que en Dios: somos valorados, estamos seguros, somos aceptados, somos perdonados, y recibimos poder. Hoy queremos hablar de algo con lo que todos los hombres batallamos, la lujuria sexual.

MARTIN// ¿De verdad la lujuria es un problema para los hombres? Vamos, puedes escuchar el sarcasmo en mi voz. Bueno, el titulo lo dice todo, no es la batalla de algunos hombres, es la batalla de cada hombre, este es un gran libro, Ron, deberías darle un poco del suero de la verdad a cada uno y preguntar cuántos hombres hemos luchado contra la lujuria, mirar a las mujeres con poca ropa, o a los anuncios de chicas semidesnudas, ¿Sabes? Antes teníamos revistas como Playboy en el kiosko de periódicos, pero hoy todo esto está totalmente disponible en el internet, esto es algo que asusta.

PABLO// Si, teníamos que ir sigilosamente para tener algo de esto.

MARTIN// Teníamos que hacer cosas muy estúpidas para conseguir una revista de Playboy, pero hoy en día, si no tienes algún tipo de protección para tu computador simplemente aparecerá.

PABLO// Estamos hablando de una batalla, de una guerra de verdad, podemos tener algunas victorias a lo largo del camino o podemos ganar la batalla, pero siempre habrá una nueva batalla y tan pronto como bajemos la guardia estaremos propensos a ser derrotados.

MARTIN// Nunca terminan, el ataque del enemigo viene ola tras ola y no se detiene nunca.

PABLO// Hace algún tiempo, un amigo me dijo: “¿Puedes dictar una conferencia sobre la lujuria?” Y esta es la batalla de cada hombre.

MARTIN// ¿Recuerdas que habíamos hablado antes de la autocomplacencia y la lujuria?, cuernos del mismo toro, por así decirlo, se relacionan, vamos a poner las cosas en claro, porque sé que quieren saber cómo lidiamos con esto.

PABLO// Alguien escribió hace unos años en la revista Time: “mire las revistas, escuche a Oprah, mire en cualquier esquina del ciberespacio, el sexo está en todas partes: en los anuncios, en las películas, en la música, tenemos la impresión de que la vida es un banquete sexual” y luego dice, “un banquete sexual al que todo el mundo ha sido invitado menos tu” ¿Cierto? Entonces empiezas a sentir que nada te satisface y empiezas a hacer cosas que no deberías hacer y a mirar cosas que no deberías mirar.

MARTIN// Es lunes en la noche, sólo estas mirando un partido, empiezan los anuncios: si bebes esta cerveza, si te pones esta ropa, si haces esto o aquello, entonces tendrás un encuentro sexual, si manejas este tipo de auto, tendrás la oportunidad de conocer a más mujeres, es un bombardeo constante, somos una cultura obsesionada con el sexo. Una vez, alguien preguntó a Rooney, ¿Por qué no tienen porristas? Él les dijo: “la gente de los Steelers, saben cuándo tienen que animar a su equipo”, el mensaje era muy claro, no tenemos porristas, tenemos animadores, recuerdo los días cuando no salías al campo del juego hasta que no empezaban a saltar las porristas y entonces no dejabas de mirarlas, así que esto de los animadores era como un castigo para el ojo curioso.

PABLO// Bien, Jesús dijo en Mateo 5: “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mateo 5:27-30) No sólo es el acto físico, es mirar a una mujer lujuriosamente, no es sólo mirar mujeres en el internet, o verlas en las revistas. Job, uno de los libros más antiguos de la Biblia dice: “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?” (Job 31:1) Así que, vamos a pensar en esto y trazar algunos principios en cuanto a cómo tenemos que manejar estas cosas en nuestras vidas.

Te diré algo Tunch, tan pronto como acepté a dictar la conferencia sobre la lujuria, empezaron los ataques, apenas dije que sí, empecé a tener un ataque tremendo en esa área.

MARTIN// Vamos a enfrentarlo, el ataque en esta área va a llegar. Recuerdo cuando me deshice de los canales HD el showtime y HBO, y de toda esa basura, porque yo sé quién soy, y conozco mis debilidades, y no quiero ese tipo de tentaciones. Estaba sólo dándole una mirada a los canales en la televisión, y de pronto me encontré con esto, desnudez abierta, me tomó con la guardia baja, me quede hipnotizado, me gustaría decir que cambie de canal inmediatamente, pero no es así, quería hacerlo, pero mi pulgar no respondía, me quede encantado, la lujuria es algo muy tentador, aunque sea en televisión.

PABLO// Y sé que es enorme en las redes sociales, Facebook, twitter y todo lo demás. Encontramos mucho de esto en Facebook, en Twitter y a veces ni siquiera tienes que buscarlo, existe lo que se conoce como “tendencia” a veces es algo de política, o lo que sea, pero independientemente de esto, de pronto aparecen estas imágenes y ni siquiera tienes que buscarlas. La tentación siempre está allí. Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa dónde conoceremos más sobre esta tentación tan fuerte en la vida de todo hombre. Bendiciones

 

Bajo Ataque – Inseguridad 1

Bajo Ataque – La Lujuria 1