in

“Jehová Rafa 2”

Aquí tenemos algo más, “Jehová-Rafa” significa sanidad de la infidelidad. Jeremías capítulo 3:21 dice: “Una voz se oye sobre las alturas, llanto de los ruegos de los hijos de Israel, porque han torcido su camino, se han olvidado de Jehová, su Dios.” Aquí está el problema, la infidelidad de su pueblo, Dios dice: “si buscan mi rostro, y se convierten de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”

No existe distancia a donde Dios no pueda llegar, no existe pecado que Dios no pueda restaurar, sus brazos están abiertos, y solo en Dios podemos hallar la sanidad que necesitamos, si estas lejos de Dios, si estas apartado de Dios, te invito a volver a casa hoy mismo, “Jehová-Rafa” es el Dios que sana.

Aquí tenemos algo más, “Jehová-Rafa” significa sanidad de la infidelidad. No importa que es lo que hayas hecho o donde estés ahora mismo, hoy te invito a volver a casa hoy mismo, “Jehová-Rafa” es el Dios que sana.

Hemos estado considerando algunos nombres de Dios, y hoy veremos este nombre: “Jehová-Rafa”. “Rafa” es traducido en el Antiguo Testamento de varias maneras “Jehová-Rafa” nos puede dar sanidad emocional y me encanta contarles que uno de mis pasajes favorito de las escrituras es el Salmo 147 verso 3 que dice: “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.”

¿Cuántos recuerdan la famosa canción de los Bee Gees? «How Can You Mend a Broken Heart» en español sería algo como: ¿Cómo Puedes Reparar un Corazón Roto?) es una canción que fue lanzada en 1971. La canción fue escrita en agosto de 1970, cuando los hermanos Gibb habían vuelto a reunirse luego de un período en el cual se habían separado, hoy quiero mencionar algunas frases de esta canción, y dice así:

“No puedo creer lo jóvenes que fuimos algún día… Hicimos todo lo que un hombre podría desear hacer… No sabíamos del mañana, pero nunca hablábamos de la tristeza…

¿Y cómo puedes reparar un corazón roto? ¿Cómo se puede detener la caída de la lluvia? ¿Cómo se puede detener el resplandor del sol? ¿Qué es lo que hace girar a este mundo?

¿Cómo se puede reparar un hombre que está roto? ¿Cómo puede un perdedor ganar otra vez? Por favor, ayúdame a reparar mí corazón roto y déjame vivir otra vez…

Todavía puedo sentir la brisa que susurra por los árboles. Y las memorias brumosas de los días pasados. Nunca pudimos ver el mañana, nadie dijo una palabra sobre el dolor.

¿Y cómo puedes reparar un corazón roto? ¿Cómo se puede detener la caída de la lluvia? ¿Cómo se puede detener el resplandor del sol? ¿Qué es lo que hace girar a este mundo?

¿Cómo se puede reparar un hombre que está roto? ¿Cómo puede un perdedor ganar otra vez? Por favor, ayúdame a reparar mí corazón roto y déjame vivir otra vez.”

Encontré la letra en internet y subrayé la parte que decía “corazón roto” entonces fui a los sitios que estaban conectados a esta frase, y déjame decirte algo, hay muchos. Llegué al sitio de “corazonesrotos.com” quería leer lo que decían, pero me pedían una confirmación de celular y no lo hice. Había otros sitios como: “¿rompiste recientemente? Haz algo o no podrás recuperarlos”, “Asesoría para corazones rotos”, “Consejería para sanar un corazón”, “Seis preguntas para saber si tu ex no te amaba y que hacer”, “Asesoramiento para el amor libre”, “Por solo 1,99 puedes sanar tu corazón roto, tres minutos son gratis”

Ahora, estoy seguro de que nada de esto puede funcionar, hay muchas cosas en la vida que pueden rompernos el corazón: la ruptura de relaciones, un divorcio, la muerte, en fin, hay tantas cosas.

Mira, esta semana hable con alguien que estuvo casado por 59 años y perdió a su esposa, él estaba devastado emocionalmente, y me hizo esta pregunta: ¿Cómo puedes reparar un corazón roto y vivir otra vez? ¡Wow, está sí que es una buena pregunta!

Pues bien, hay muchas cosas que nos pueden romper el corazón, pero solo hay uno que puede repararlo, su nombre es “Jehová-Rafa” “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.”

Mira, “Jehová-Rafa” siempre nos ofrece sanidad espiritual. Esta es la más importante de todas las sanidades que puedes recibir; a sanidad física, la sanidad emocional, la sanidad de la infidelidad, en fin, todas estas cosas tienen un enfoque principal, y es lograr una sanidad espiritual.

Vamos a Isaías 53, versos del 1 al 5, esto fue escrito 700 años antes de Cristo y dice: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? Subirá cual renuevo delante de él, como raíz de tierra seca. No hay hermosura en él, ni esplendor; lo veremos, más sin atractivo alguno para que lo deseemos.  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en sufrimiento; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, ¡pero nosotros lo tuvimos por azotado, como herido y afligido por Dios Leamos juntos el verso 5, ¿listo? “Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados.” Otra vez, pero ahora, hagámoslo personal, ¿listo? “Mas él fue herido por [mis] rebeliones, molido por [mis] pecados. Por [darme] paz, cayó sobre él [mi] castigo, y por sus llagas [yo fui] curado.”

Bueno, hoy hemos considerado el gran nombre de Dios en el Antiguo Testamento, “Jehova-Rafa”, el Señor es mi sanador. Y hemos descubierto que esta sanidad puede venir de diferentes maneras. Tú puedes estar en necesidad de sanidad física, ¿estás sufriendo una lesión o una enfermedad que no desaparece?

Tú puedes estar en necesidad de sanidad emocional, algunas cosas en tu pasado, o tal vez tu presente se están poniendo emocionalmente complicadas. Tú puedes estar en necesidad de sanidad espiritual, entonces debes recordar que  sólo Jesús puede curar a los infectados por el pecado en el corazón. Así que quiero orar por ustedes y pedirle a Dios que traiga la sanidad que necesitan:

“Padre celestial, algunos que nos están escuchando hoy, están en gran necesidad de sanidad física. Tú eres el Gran Médico, hoy te pido Dios que los toques, tido que puedan lograr la sanidad en su vida, te pido Dios que los sanes como sólo Tú puede hacerlo y que te lleves lo que sea que esté causando esta enfermedad, esta lesión, esta difícil situación física en su vida. Padre, pido que consigan la sanidad física. Te pido por los que necesitan la sanidad emocional. Hay quienes están escuchando hoy y han atravesado momentos difíciles en su pasado, ellos están sufriendo, hay cosas que los mantienen atados, hay algunas cosas en su pasado que no les permite llegar a esta sanidad emocional hasta el día de hoy, te pido Dios que los sane, que traigas sanidad a las emociones de las personas que son desafiados en ese tema. Padre, sobre todo te pido que traigas sanidad espiritual a la persona que hoy se da cuenta de que su corazón está infectado con el pecado. Te pido Señor que traigas la sanidad de Jesús y pido hoy que la sanidad espiritual sea experimentada por aquellos que ponen su fe solamente en Jesucristo. Señor, Tú puedes sanar a quienes nos están escuchando hoy. Pido esto en el nombre de Cristo. Amén.

Mira, entre los años 1892 y 1954, más de 12 millones de personas llegaron desde diferentes países hasta los Estados Unidos. Ellos llegaron al puerto de Nueva York, contemplaron la estatua de la libertad y subieron por los peldaños de la isla Ellis. Muchas de estas personas viajaron en circunstancias muy difíciles; viajaron en los compartimientos de almacenamiento de buques atestados de personas que habían pagado al menos 2.000 dólares por un lugar en el Barco, el viaje había sido largo y peligroso, en medio de un mar embravecido.

¿Te imaginas lo que sentían cuando veían la estatua de la libertad? ¿Cuándo subían por las escaleras de la isla Ellis y se ponían en las filas de admisión? El único requisito para entrar una vez ahí era tener 20 dólares en el bolsillo, entonces los ponían en un bote más pequeño y los enviaban a New Jersey o a Manhattan. Era ahí donde comenzaron sus vidas y muchos de ellos se volvieron completamente independientes. Hoy en día todavía tenemos ese sentido de independencia, ¿verdad? Este es nuestro orgullo nacional,

Pues bueno, hoy te pido que por favor nunca olvides que el “fervor nacionalista” es peligroso, C.S. Lewis escribió en su libro “Cartas del diablo a mi sobrino” (si no lo has leído, necesitas hacerlo, en este libro un diablo viejo le está enseñando a un diablo joven el arte de la tentación), aquí le dice: “Debes dejar que los creyentes desarrollen su “fervor nacionalista” como parte de su religión, y que consideren su patriotismo como lo más importante de sus vidas, poco a poco su relación con Dios va quedándose relegada por reuniones, folletos, y argumentos partidistas en pro de su “fervor nacionalista”, cuando esto suceda, ya casi habrás logrado tu objetivo, al final él estará persiguiendo las cosas de este mundo, el movimiento, la causa y sus reuniones serán más importantes para él que la oración y los principios y de fe. Ahora él es nuestro, puedo enseñarte una bonita jaula donde tenemos muchos de estos creyentes con “fervor nacionalista”. Es más fácil emocionarse con la política que tratar con nuestros pecados ¿verdad? 2 Crónicas 7 dice: “si ellos [mi pueblo] se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo sanaré su tierra”

“Yo sanaré su tierra”  Hay un problema también con respecto a este orgullo nacional, con este sentimiento de independencia, y es que mucha gente desea transferir este mismo principio a su vida espiritual.

Muchos creyentes están convencidos de que pueden alcanzar una relación personal con Dios a través de sus propios medios espirituales. Mira, una vez que nos convertimos en creyentes debemos estar alimentados por quienes están en la línea de batalla, eso es bueno, nuestros hermanos en Cristo son muy importantes en nuestro caminar con Dios, pero tarde o temprano seremos decepcionados, y eso, aunque puede parecerlo, no es malo. ¿Sabes qué? A veces, Dios quiere que seamos formados conforme a la imagen de su Hijo y es por eso que Dios nos llevará a través de situaciones difíciles, Él sabe lo que se siente al perder a un hijo, Él sabe lo que es la decepción y Él sabe lo que se siente que quienes más amamos nos traicionen, pero al igual que un padre educa a su hijo, Dios permite que pasemos por estos momentos para formarnos. Dios no quiere convertirnos en niños mimados, y precisamente por eso, Él nos llevará a través de tiempos difíciles para enseñarnos a depender de Él.

A veces Dios es lo único que tenemos, y siempre es lo único que necesitamos, no te canses. Mira, cuando entrenas te cansas ¿verdad? pero tiene su recompensa, y el amor de Dios es tan grande que siempre coloca personas a nuestro alrededor de ti para animarte. Es momento que abandones esa independencia arrogante que te desgasta pues si no lo haces creo que nadie estará allí para sostener tus brazos.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer más sobre este Dios, el único capaz de devolver sanidad a nuestra vida. Que Dios te bendiga

“El Principio 17”

“Jehová-Mekaddesh”