in

El riesgo del amor. Pt. 1

Hola amigo, amiga oyente, que bendición estar junto a ti una vez más. Toma tu Biblia y acompáñame al libro de Rut capítulo 3 verso 3, ahí Noemí está dando instrucciones precisas a Rut, ella dice: “Te lavarás, pues, y te ungirás, y vistiéndote tus vestidos, irás a la era; mas no te darás a conocer al varón hasta que él haya acabado de comer y de beber.”

Entonces, en el programa anterior vimos como Noemí explica a Rut, la necesidad de que demuestre a Booz que ella ya no se encuentra de luto por la muerte de su esposo. Entonces, en el idioma original del Antiguo Testamento, básicamente es como que Noemí está diciendo: esto es lo que vas a hacer, y esto aumenta la tensión y prepara el escenario para lo que sucederá; «e irás y descubrirás sus pies, y te acostarás allí».

Está bien, aquí es donde se pone difícil. Tres palabras en hebreo aquí que están llenas de matices sexuales: descubre, pies o piernas y acuéstate. Eso no es algo que haces con cualquiera, todos los días. Mientras escuchas esto, muy seguramente estarás cuestionando lo que está haciendo Noemí, ¿qué le dice Noemí a Rut que haga? El efecto de estas palabras en el lenguaje original del Antiguo Testamento denota la urgencia de hacerlo. Y entonces tu puedes pensar: ¿descubrir sus piernas y acostarse? ¿Y esto es lo que se supone que debe hacer? ¿Esto es lo que se supone que una trabajadora moabita de campo debe hacer con el dueño israelita del campo?

Ahora, veamos la respuesta de Rut en el versículo 5, ella dice: «Haré todo lo que tú me mandes»., respondió Rut. «Así que ella va a hacer esto». Y me encanta lo que dice el versículo 4: «cuando él se acueste, notarás el lugar donde se acuesta«. Esa frase está diciendo: Rut, asegúrate que no hagas esto con el tipo equivocado. Debes prestar mucha atención. Mantén la mirada fija en Booz, fíjate donde se acuesta. Asegúrate de que sea Booz y ante eso, Rut dice: está bien «Haré todo lo que tú me mandes. Descendió, pues, a la era, e hizo todo lo que su suegra le había mandado«. Ella lo hizo.

En este momento tenemos una gran expectativa aquí. Y el narrador nos dice el versículo 7: «Y cuando Booz hubo comido y bebido, y su corazón estuvo contento, se retiró a dormir a un lado del montón».

Así que cuando terminó de comer, Booz estaba de buen ánimo. Sucedió tal cual Noemí lo dijo, ¿coincidencia? Creo que no. Ahora, ponte en los zapatos de Rut en este punto; te estás escondiendo en una especie de pequeña grieta o algo donde nadie puede verte y estás mirando a Booz. Tus ojos están en él. Estás viendo a tu hombre aventar, la cebada. Quiero decir, esta es una escena romántica e intensa. Casi se puede escuchar el latido del corazón de Rut en esta escena, ya que ella está anticipando lo que está a punto de hacer al acercarse a Booz. Y ella lo ve caminar hacia un lado a punto de acostarse e irse a dormir.

La imagen que tengo en mi mente aquí, es la de cuando nuestros niños pequeños están enfermos o están teniendo dificultades para dormir y entonces entramos y simplemente damos palmadas en la espalda y conseguimos que se calmaran y los seguimos acariciando y dando palmaditas. Tu brazo comienza a cansarse haciendo todo este ejercicio de palmaditas para que finalmente llegues al punto en el que piensas: “está bien, creo que está dormido y luego solo extiendes tu mano.” ¿Alguna vez has hecho esto? Y luego simplemente saliste muy despacio. E inevitablemente tan pronto como uno retrocede uno o dos pasos, su cabecita aparece y mira a su alrededor y dices: “ah pensé que estabas dormido”. Y piensas, de acuerdo, aquí vamos. Y vuelves a hacer eso, creo que esa es la imagen aquí con Rut solo mirando y pensando: está bien, ¿está dormido? Y justo cuando ella piensa que él es, él se da vuelta y ella dice está bien, esperaré, esperaré.

Y ella espera hasta que él esté dormido hasta que ella pueda acercarse a él totalmente desapercibida. Y cuando él está dormido, el versículo 7 dice: «Entonces ella vino calladamente, y le descubrió los pies y se acostó.» ¡guau! Está bien, está sucediendo. Y no lo sabemos, este es un lenguaje intencionalmente ambiguo. No sabemos si ella está acostada. Esto es más que sólo tomar una siesta en sus pies. No sabemos si está tendida perpendicular o paralela. Todo lo que sabemos es que esta es una imagen muy provocativa en el lenguaje del Antiguo Testamento. Ahora vamos a hablar sobre esto, no sucede nada que podamos ver en las Escrituras. El narrador no nos dice nada aquí que cuestione la moralidad, la nobleza y la pureza de Rut o Booz. Pero la escena es intensa. Ella está acostada allí. Ahora el versículo 8 dice: “Y aconteció que a la medianoche se estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer estaba acostada a sus pies”.

Ahora, ponte en los zapatos de Booz. En medio de la noche, algo lo sobresalta. La mayoría de los comentarios son que probablemente la brisa en las piernas desnudas causó un poco de sorpresa. Y entonces eres Booz y tienes una brisa en las piernas desnudas y por eso te das la vuelta. Y aquí está la imagen que tengo.

Volveré a tomar el tema de los niños por un segundo. Hace dos días estaba tumbado en el sofá tomando una pequeña siesta y estaba acostada allí tranquilamente durmiendo y de repente sentí que algo estaba cerca de mí. Y entonces abro los ojos y allí, a dos pulgadas delante de mi cara, está mi hijo de tres años, Caleb. Sus ojos me miran directamente y, tan pronto como mis ojos se abren, me mira y dice: «Papi, ¿te gustaría jugar conmigo ahora?» Eso es lo que estoy imaginando aquí; piénsalo, Rut está definitivamente despierta en este momento. Ella no está roncando al lado de Booz. Ella está despierta. Ella está esperando, anticipando el momento en que se va a despertar y verá que ella está allí. Y entonces ella lo está mirando. Así que siempre me imagino a Booz un poco sorprendido por cualquier razón, dando vueltas para cubrirse, abre los ojos y hay dos ojos que lo miran directamente. Y me encanta esta pregunta, que él hace en el versículo 9: «¿Quién eres?» Qué gran pregunta. Ojalá tuviéramos un poco más de información sobre el tono en que lo dijo. ¿Cómo lo preguntó? Justo cuando pensaba en esto, no podía dejar sonreír pensando ¿cómo estaba Booz? Él preguntó: ¿quién eres tú? Fue como un shock, él dijo ¿quién eres? O ¿fue más bien como una especie de dulce susurro?

«¿Quién eres?», Preguntó. Ella responde: » Yo soy Rut tu sierva». Entonces, es interesante que la palabra sierva, mencionada anteriormente es totalmente diferente a la palabra que usa para describirse a sí misma ahora, que cuando conoció a Booz. Cuando conoció a Booz por primera vez, ella dijo en el capítulo 2, versículo 13, » has hablado al corazón de tu sierva” y la palabra que se usa allí es la que es casi como esclavo. Es el peldaño más bajo de la escalera de un trabajador. En la traducción al español se traduce lo mismo, “Soy tu sierva Rut”, pero esta vez es una palabra totalmente diferente. Es una palabra más personal, una palabra que denota una relación con alguien. Básicamente es: soy tu sierva. Estoy disponible para una relación contigo.

Ahora aquí es donde se vuelve interesante porque Rut, de repente, se aparta del plan del juego de Noemi. Noemi le había dicho que descubriera sus pies, que se acostara a su lado, que él le dirá qué hacer. Entonces, ella se presentó a sí misma y ahora deba esperar a que Booz le diga qué hacer, pero de repente, Rut sigue hablando. Escucha lo que ella dice: «extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano.» Lo que está ahí es claro, Rut le dice: “quiero que me pidas en matrimonio.” Esto sí es atrevido.

Rut dice «extiende la esquina de tu prenda sobre mí». Esta es una frase que básicamente usan los esposos; un esposo solo hace esto con una esposa para extender su prenda sobre ella, traer su protección sobre ella, para ponerla bajo su cuidado, cerca de su lado. Lo que es realmente interesante cuando dice: » extiende el borde de tu capa» esa palabra es la misma palabra que se usa en Rut, capítulo 2, versículo 12, cuando Booz estaba hablando con Rut, diciendo una bendición sobre ella. Booz dijo: » Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte». Básicamente, lo que Rut está diciendo es: “¡eh, Booz! ¿Recuerdas cuando oraste para que el Señor extendiera su protección sobre mí? Bueno, ahora es el momento para que seas la respuesta a esa oración”.

Debe ser maravilloso cuando una esposa usa las Escrituras en ti. Rut dice: “Tú serás la provisión de Dios. Tu extiende tu protección sobre mí ya que eres un pariente redentor.” Esto es más de lo que Noemí le había dicho. Ella está apostándolo todo aquí y crea esta duda en nuestros corazones y nuestras mentes: ¿cómo va a responder Booz?

Una moabita acaba de proponer a un israelita matrimonio. Un trabajador en el campo acaba de proponer al dueño del campo. Una persona más joven acaba de proponer a una persona mayor. Esto está rompiendo todas las reglas. ¿Cómo va a responder Booz? Esto fue arriesgado por decir lo menos. Entonces Booz se da cuenta de que hay una mujer a sus pies. Él podría haber dicho: “¿Qué estás haciendo? ¿No deberías estar aquí? Regresa a casa para no volver a mi campo nunca más”. Él podría aprovecharse de ella. Este es un momento en medio de los jueces. Período histórico del pueblo de Israel donde la inmoralidad sexual era desenfrenada y todos estaban haciendo lo que era correcto ante sus propios ojos. Esto era arriesgado, peligroso por decir lo menos, y estamos pensando en cómo responderá Booz ante el mundo. Y en el versículo 10, Booz dice: «Bendita seas tú de Jehová, hija mía«. ¡Qué alivio!

Las primeras palabras de la boca de Booz son favorables a Rut. Booz dice que él no va a tomar ventaja de ella de ninguna manera, él dice que quiere bendecirla. Booz dice: «Bendita seas tú de Jehová, has hecho mejor tu postrera bondad que la primera» hablando de la bondad que le había mostrado a Noemí. «No yendo en busca de los jóvenes, sean pobres o ricos.» y la imagen es que Booz está sorprendido de que ella esté realmente interesada en él y que de todos los hombres lo haya buscado a él. El verso 11 dice: «Ahora pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa». ¿Quieres saber algo realmente interesante aquí? Mantente en Rut 3 y ven conmigo a Proverbios capítulo 31, versículo 10.

Proverbios 31 es el último capítulo del Libro de los Proverbios. Lo que es interesante es que la Biblia hebrea tenía un orden de libros diferente del que tenemos en nuestro Antiguo Testamento actual. Nosotros tenemos los 39 libros en el Antiguo Testamento agrupados de la manera en que tú lo conoces. En la Biblia hebrea ellos no fueron agrupados de esta manera. Ahora hay un debate sobre cómo se agruparon exactamente, pero la mayoría confía bastante en que Rut en la Biblia hebrea estuvo mucho más tarde en la historia y luego los profetas en un grupo de libros que se llama Los Escritos al final de la Biblia hebrea. Y muchos piensan que Rut realmente vino justo después del Libro de los Proverbios. Ahora, piensa en esto a la luz de la forma en que termina el Libro de los Proverbios. Proverbios capítulo 31, versículo 10 dice: “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. «Este exactamente el mismo lenguaje que se utiliza para describir a Rut en Rut capítulo 3 versículo 11 donde Booz dice: “Ahora pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa.”

Mujer virtuosa. Misma frase. «¿Una mujer virtuosa ¿quién la hallará?». Puedes revisarlo, no tenemos tiempo para hacerlo, solo lee lentamente a través del libro de Proverbios 31 y solo piensa en Rut a la luz de todas estas descripciones, que ella trabajó duro, proveyendo a su familia, Noemí. Y luego llega al final Proverbios capítulo 31, versículo 31 «Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.» Nuevamente se usa el mismo lenguaje que se usa en Rut 3:11 cuando habla sobre la gente del pueblo, la gente de la puerta es la que habla de lo noble que es. Proverbios 31 es la guía perfecta para el retrato de la mujer virtuosa de Rut.

Rut es una mujer virtuosa y esta parece una hermosa historia de amor a punto de terminar y llegamos al versículo 12, Booz dice: «Y ahora, aunque es cierto que yo soy pariente cercano, con todo eso hay pariente más cercano que yo.» ¡wow! Qué declaración. ¿Hay un hombre más? Esta es una verdadera historia de amor, y ahora ya se nos terminó el tiempo, espero que nos acompañes a nuestro próximo tiempo juntos para conocer los planes de Dios en medio de todo esto. Que Dios te bendiga.

El Ministerio de la Misericordia Parte 9

El riesgo del amor. Pt. 2