in

La historia de la redención Pt.1

Y entonces, la imagen que vimos en nuestro último programa, es a Noemí buscando al pariente redentor que cuide de ella, su tierra y su nuera, y en medio de eso, este nuevo pariente acepta ser ese hombre redentor. Él es el pariente más cercano. Y aquí es donde esto sólo se presenta en una bandeja de oro. Toma tu Biblia y ábrela en Rut 4, versos del 3 al 4, ahí Booz dice: “Luego dijo al pariente: Noemí, que ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras que tuvo nuestro hermano Elimelec. Y yo decidí hacértelo saber, y decirte que la compres en presencia de los que están aquí sentados, y de los ancianos de mi pueblo. Si tú quieres redimir, redime; y si no quieres redimir, decláramelo para que yo lo sepa; porque no hay otro que redima sino tú, y yo después de ti. Y él respondió: Yo redimiré”.

Básicamente lo que este hombre obtiene en el trato es un gran pedazo de tierra de la que luego puede producir frutos, cosechar y en los próximos años pasar a sus hijos. Todo lo que él tiene que dar a cambio es básicamente su voluntad de traer a Noemí a su vida, una viuda implicará un poco de activos para cuidarla, pero la realidad es que a largo plazo es una gran inversión que vale la pena tomar. Ahora imagínense lo que está sucediendo mientras él comparte esto y luego llegamos al final del versículo 4, el muchacho responde: «Yo redimiré«. El énfasis está en Yo. Yo, yo mismo, lo voy a redimir.

Ahora no lo sabemos, solo imaginamos que Rut y Noemí se habían colado en la multitud y estaban mirando a su lado cuando vieron que esto sucedía, cuando vemos que el sr. dice: “yo redimiré” Nuestros corazones simplemente se hunden. ¿Puedes imaginar la mirada en la cara de Rut? El sr. acaba de decir “yo redimiré”. Personalmente, quiero ver a Booz y decir algo como “¿qué estás haciendo, hombre?” Esto sería enloquecedor si el Libro de Rut terminará en el capítulo 4, versículo 4 con Rut y el señor.

Ahora, al igual que Booz, quien se siente estupefacto. Noemí, ya no está amargada, ahora está furiosa. Ella debe pensar: “¿Qué estabas pensando, Booz? Mi nombre ya no es amargo, mi nombre está echando humo en este momento, Booz. ¿Qué acabas de hacer?, ¿qué estás pensando Booz?”.

Bueno, afortunadamente Booz sabe exactamente lo que está haciendo. Así que, el tipo dice «yo redimiré» y Booz dijo: » Entonces replicó Booz: El mismo día que compres las tierras de mano de Noemí, debes tomar también a Rut la moabita, mujer del difunto, para que restaures el nombre del muerto sobre su posesión.» (Rut 4: 5). ¡Ja! Booz sabe exactamente lo que está haciendo aquí en el versículo 5.

Él dice: “oh, por cierto, olvidé mencionar un pequeño detalle. Ves que no es solo Noemí en esta imagen. No es solo esta viuda, una que ha pasado la edad de la crianza de los hijos, la que tendrá que cuidar por un tiempo, también está Rut. Ahora Rut está en edad de crianza, lo que significa que, si la traes a tu familia, tienes la responsabilidad de proporcionarle hijos, incluido un heredero, un hijo, que luego recibirá la herencia de la tierra que estás comprando. Así que, esta tierra que estás a punto de comprar y que tuviste que imaginar, se transmitiría a tus hijos, ahora no vas a obtener nada de eso. Esta tierra será de este otro hijo, a propósito, un hijo que nacerá de un matrimonio con una moabita. Oh sí, Rut la moabita. ¿Recuerdas como ese grupo de personas que causó que 24.000 israelitas fuesen abatidos un día debido a lo que las mujeres moabitas estaban haciendo? Sí, ella es una de esas. Y quiero asegurarme que llamó tu atención con este pequeño detalle. ¿Cambiaría algo si también la adquieres y luego tienes la responsabilidad de proporcionarle descendientes a través de ella que obtendrán toda la tierra que comprarás?” Booz sabía exactamente lo que estaba haciendo.

Verso 6: «Y respondió el pariente: No puedo redimir para mí, no sea que dañe mi heredad. Redime tú, usando de mi derecho, porque yo no podré redimir” Este es el momento que hemos estado esperando desde el comienzo de este libro. Necesitados de comida, con necesidad de familia, de que alguien los provea y aquí este otro tipo, sale de escena y Booz se acerca. Aquí es donde la música orquestal comienza a elevarse desde el fondo. Y la escena se desarrolla. Escucha el versículo 7: “Había ya desde hacía tiempo esta costumbre en Israel tocante a la redención y al contrato, que, para la confirmación de cualquier negocio, el uno se quitaba el zapato y lo daba a su compañero; y esto servía de testimonio en Israel.” (era el método de legalizar las transacciones en Israel.) Entonces el pariente dijo a Booz: Tómalo tú. Y se quitó el zapato.» (Rut 4: 7 y 8).

En este caso, no le escupió en la cara, pero una imagen de quitarse la sandalia era una imagen que representaba ceder el derecho de propiedad para canjear ese pedazo de tierra, esa propiedad eso perteneció a Noemí y su familia. Entonces él se quita la sandalia y se la da a Booz. Booz está radiante de oreja a oreja y aquí es donde está la multitud, se vuelve loca y estalla en aplausos. Esa es la imagen aquí. Redime tú, y él le regala la sandalia. Y la multitud enloqueciendo. Todos los testigos alrededor. Y luego Booz calma a la multitud. La música de la orquesta se desvanece en un segundo plano y se convierte en un agradable y tranquilo descanso para que Booz dé un discurso final apasionado. Sus últimas palabras en el libro. Booz dice en el versículo 9: «Y Booz dijo a los ancianos y a todo el pueblo: Vosotros sois testigos hoy, de que he adquirido de mano de Noemí todo lo que fue de Elimelec, y todo lo que fue de Quelión y de Mahlón.» Así que él tiene todas las propiedades, pero luego, en el versículo 10 dice: «Y que también tomo por mi mujer a Rut la moabita «. Él menciona su nacionalidad. « Y que también tomo por mi mujer a Rut la moabita, mujer de Mahlón»

Ahora, paren y piensen de dónde venimos a donde estamos hoy. En Rut capítulo 1, versículo 20 vemos a Rut la Moabita. En Rut, capítulo 2, versículo 10 vemos a Rut como la extranjera. En Rut capítulo 2, versículo 13 ella es la esclava en el campo de Booz. En Rut capítulo 3, versículo 9 ella es una sierva que quiere casarse. Ella viene de los Moabitas, extranjera, esclava, sirvienta, y en Rut capítulo 4 verso 10 vemos a Rut como esposa. Esta mujer moabita de fuera del pueblo de Israel ahora está injertada en el pueblo de Israel como la esposa de un israelita. El verso 10 continua y dice: “para restaurar el nombre del difunto sobre su heredad, para que el nombre del muerto no se borre de entre sus hermanos y de la puerta de su lugar. Vosotros sois testigos hoy«.

Y escuchen cómo responden el versículo 11: «Y dijeron todos los del pueblo que estaban a la puerta con los ancianos: Testigos somos» Es como si estuvieran gritando, amén, amén». Ellos dijeron «testigos somos». Y luego, ellos comienzan a orar y a bendecir sobre ellos. Ellos dicen:  «Jehová haga a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel; y tú seas ilustre en Efrata, y seas de renombre en Belén«. Esa es una oración fuerte; Raquel y Lea. Habla sobre una oración por la fertilidad. Raquel y Lea entre las dos dieron 12 hijos. Las doce tribus de Israel. Esta es una mujer moabita que está recibiendo una oración sobre ella, así como Dios fue fiel para traer a las doce tribus de Israel, que Dios haga lo mismo con esta mujer moabita en su hogar, «y tú seas ilustre en Efrata, y seas de renombre en Belén.» (Rut 4:11).

Acerca de Efrata aquí, muchos piensan que es solo el nombre antiguo de Belén que significa «fructífero» al igual que Belén significa «casa de pan». Vimos antes en Rut capítulo 1, versículo 2 que el narrador se había referido a Elimelec y a su familia como efrateos, así que es realmente una especie de la misma imagen. Que tu nombre sea grandioso, tu nombre aquí en Belén. La importancia de Belén puede conocerse a través de ti. Y luego, el versículo 12: «Y sea tu casa como la casa de Fares, el que Tamar dio a luz a Judá, por la descendencia que de esa joven te dé Jehová«.

Ahora, si tuviéramos más tiempo, podríamos sumergirnos en algunos de los antecedentes aquí, pero para ser honesto, creo que hemos tenido suficientes historias sombrías en el Antiguo Testamento para una serie. Y tan solo brevemente, echa un vistazo a esto. Puedes regresar a Génesis 38 si realmente quieres verlo, pero básicamente es una imagen de Deuteronomio 25. Se supone que la imagen completa de la provisión para una viuda se debe llevar a cabo, pero no siempre sucedió así y el resultado es Tamar, cuyo marido murió y terminó teniendo hijos con su suegro, Judá. Uno de esos niños es Fares. Son gemelos, uno de los gemelos es Fares. Ahora la correlación aquí además de esa imagen de Deuteronomio 25 que no se llevó a cabo allí, es que Tamar era una mujer cananea fuera del pueblo de Israel y como resultado tenemos a la línea de Judá siendo llevada por una mujer no israelita y eso es lo que está pasando aquí. La gente del pueblo dice: “De la misma manera que Dios siguió la línea a través de Tamar, una mujer cananea, que Dios continúe y bendiga tu línea a través de esta mujer moabita, Rut”.

Y eso es lo que oraron; bendiciones sobre ellos y este es el punto donde simplemente estamos listos para ver qué sucede. Hemos llegado al clímax de cómo va a suceder esta relación. Este pariente redentor, Booz, se ha intensificado. Él ha hecho promesas y nos lleva al versículo 13 y la Biblia dice: «Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo.” ¿Sabes qué tiene de interesante esta historia? Toda la acumulación, de detalles minuciosos de presión. Tienes todo un capítulo que describe un día en el campo. Tienes todo un capítulo que describe un par de horas una noche, y luego en un verso tenemos una boda y un bebé. Cómo si la solución del problema del libro se resuelve en un verso. Ah, sí tuvieron un bebé y se casaron.

¿Notaste sin embargo lo que el narrador hizo aquí muy, muy intencionalmente? Presta atención de lo contrario lo pasarás por alto «Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella «y esto es lo que quiero que no te pierdas «y Jehová le dio que concibiese «. Ahora que hemos visto al Señor, Yahweh en el fondo, por así decirlo, en cada versículo de este libro; pero hay dos veces en que el narrador intencionalmente pone al Señor en primer plano. Aquí y luego regresa y presta atención en Rut capítulo 1, versículo 6, es dos veces cuando el Señor está explícitamente en primer plano haciendo la acción. Pon atención en Rut capítulo 1, versículo 6: «Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan «.

El Señor hizo esto. Yahweh hizo esto. Entonces la imagen es que Yahweh proveyó comida. Esa es una de las necesidades del libro, ¿verdad? Otra necesidad en el libro es ¿qué? Familia. El Señor le permitió concebir. El narrador es muy intencionado para asegurarse de que sepamos que fue Yahweh el que proporcionó comida y familia. Así que amiga y amigo es Yahweh, Yahweh es el único que puede satisfacer las necesidades más profundas que tenemos en nuestras vidas. Claramente, sólo Yahweh puede hacer esto. Y entonces él dice » y Jehová le dio que concibiese.» Y luego llegas al versículo 14 y básicamente tienes una fiesta de cumpleaños y hay muchas damas festejando. «Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová «. Ellos saben de quien es el crédito. «Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente» ¿qué es lo interesante aquí? Que aquí las damas se refieren al niño como pariente redentor. Es el único lugar en el Antiguo Testamento donde alguien que no es un adulto se conoce como pariente redentor.

Todos los pronombres aquí se refieren al niño. Y la imagen, obviamente no es en el mismo sentido en que Booz era el pariente redentor, pues es el niño quien va a ser el que va a seguir la línea familiar, él se encargará del futuro de Noemí, hablará incluso cuando ella ya no esté. «cuyo nombre será celebrado en Israel; el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz» escucha esta frase “que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos». Siete, el número de la perfección o finalización en el Antiguo Testamento. ¡Sorprendente, nuestro Padre Dios siempre hará lo mejor para cada uno de nosotros! Él siempre está en control de todo y su amor es mucho más que una simple historia de amor. Espero que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer el desenlace de esta maravillosa historia de amor. Que Dios te bendiga.

El riesgo del amor. Pt. 4

La historia de la redención Pt. 2