in

El carácter de Dios Pt. 1

Bienvenido a un nuevo programa sobre la serie: Hilos, la cual te alentará a compartir el evangelio a personas cercanas. Recuerdas que en el programa anterior escribiste en un papel nombres de personas quienes estaban en tu esfera de influencia y a quienes queremos compartir de Cristo, entonces te pido que siempre los mantengas en mente y no dejes de orar por ellos.

La oración debe ser por oportunidades para tejer el evangelio dentro de tus conversaciones con esas personas, que es de lo que vamos a hablar hoy. La verdad es que Dios te ama tanto que, aunque hayas pecado y te hayas rebelado contra Él, Él envió a su hijo Jesús a pagar el precio de tus pecados para que al confiar en el Señor puedas ser salvo completamente de una muerte eterna y puedas experimentar la vida eterna en el cielo. Entonces, si esto es cierto, ¿sería un gran esfuerzo para algunas personas ir y compartir esta verdad?, ¿querrías que alguien te amara lo suficiente como para darte el más grande regalo?, claro que sí, y en esto se manifiesta el verdadero amor, que si conoces de esta verdad maravillosa, ¿cómo no compartirla con las personas que amamos?

En un vídeo sobre Penn Jillette, un famoso mago en las Vegas quien había declarado públicamente que era ateo. Cuenta que una vez después de un show un hombre se le acercó amablemente y le dio una Biblia. Penn comentó sobre lo mucho que respetaba a ese hombre. Ahora, quiero que pienses ¿cuánto tienes que odiar a alguien para no compartir el evangelio con él? Entonces, hay algo que quiero decirte a ti, seguidor de Jesús, vamos te animo a amar a las personas tanto como para anunciar las buenas nuevas. Te animo a hacerlo porque eso es exactamente lo que la trinidad hace y no lo hagas sólo porque escuchas nuestros programas, eso sería lo más frío que podríamos hacer, hazlo como un modo de vida.

Vamos a hacer esto. Compartamos el evangelio. Oremos para que la gente que conocemos llegue a conocer a Cristo. Trabajemos y digamos que vamos a dejar de lado el miedo a la incomodidad o el miedo al rechazo. No vamos a abordar a la gente, pero vamos a decir que queremos ser voluntarios para compartir de Dios. Recuerda, lo que Dios está haciendo alrededor de nosotros, entonces estas personas de nuestra esfera de influencia van a ser salvos. Dios los ama por eso está trabajando en sus vidas. Está atrayendo gente hacia sí mismo y el compartir del evangelio se une a sus propósitos. Él traerá personas a ti casualmente y ellas te dirán que han estado luchando con algunas preguntas sobre la religión, y tal vez te pregunten: ¿tendrías tiempo para sentarte conmigo y hablar sobre las dudas que tienes?Lo que Dios desea es que conozcas la gracia y la misericordia que ha puesto en tu vida, así que seamos intencionales y luego hablemos el Evangelio.

De hecho, algo que hicimos, aquí en el ministerio de “La Biblia Dice” es que hemos configurado una cuenta de correo electrónico al cual puedes escribir tus dudas acerca del evangelio, pero también puedes contar tus experiencias tras empezar a compartir del amor de Dios a quienes te rodean.  También te animamos a enviarnos la lista de tus 10 personas a quienes vas a hablar de Cristo y nos pondremos en oración por la vida de cada uno de ellos, así que te animo a escribirnos a [email protected]

Entonces, si tras escucharme a través de esta serie y saber que tienes la oportunidad de compartir el evangelio. Quiero animarte a que compartas con nosotros historias de como va eso de compartir de Dios a los demás. Entonces, si tienes la oportunidad de compartir el Evangelio con todas estas personas por las que estás orando o con alguien inesperado y va muy bien, entonces comparte eso. Si tienes la oportunidad de compartir el Evangelio y todo sale mal, entonces comparte eso también, serás alentado por eso. Entonces, solo comparte historias con nosotros y con los demás eso nos alentará mutuamente, animémonos unos a otros con historias y les prometo que no usaré su nombre o el nombre de la persona que comparte con nosotros. Así que esto será totalmente anónimo glorificando a Dios, edificándonos los unos a los otros.

Bien, dicho eso hay algo más que quiero compartir contigo. Hay cinco preguntas que nos hicieron llegar al programa de personas de todo el mundo, las cuales dan forma a nuestra visión del mundo. La primera, ¿quién es Dios? Y si existe ¿cómo es Dios? La segunda, ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿tengo valor inherente o solo soy el producto de los procesos evolutivos? Todas las religiones en el mundo tienen diferentes respuestas a estas preguntas fundamentales acerca de quién es Dios y quiénes somos. Esto nos lleva a la tercera pregunta: ¿cómo es que Jesús es único? Entonces tienes todo tipo de religiones en el mundo, todo tipo de maestros religiosos. ¿No están todos fundamentalmente diciendo lo mismo?, ¿hay uno superior a todos los demás o solo es una línea de cafetería donde podemos escoger y elegir lo que mejor funcione para nosotros? O simplemente somos seguidores de Jesús porque nacimos en una parte del mundo donde hay iglesias en todas partes y si nacimos en India donde son templos hindúes en todas partes, ¿seríamos hindúes? O si nacimos en Asia Central, donde hay mezquitas en todas partes entonces, ¿seríamos musulmanes? Te pregunto, ¿eres solo un producto de esta cultura?, o ¿es Jesús tan diferente de todas estas otras religiones en el mundo?, ¿hay algo que sea único en él que lo distinga como verdadero y que los otros “dioses” sean falsos?, o ¿solo es otro buen maestro en la historia humana? Si para ti y a para mí es único, entonces ¿cómo sería o significaría seguirlo después de todo?

Hay muchas personas que dicen ser cristianas, pero sus vidas son como las del mundo. Me agobia la realidad que decenas de personas aquí y alrededor del mundo se identifican culturalmente como cristianos, pero que bíblicamente no son seguidores de Cristo. Las personas que dicen ser cristianos, sino hacen la voluntad de Dios no son verdaderos seguidores de Jesús. Creo que Jesús cuando dijo el sermón más famoso, muchos se preguntaron: ¿no profetizamos en tu nombre, no hicimos ningún milagro, expulsamos a los demonios? Mientras que Dios te responde: No todos los que me dicen: Señor, Señor, entrarán en el Reino de los cielos, sino solo el que hace la voluntad de mi padre.” Quiero que notes algo aquí; Jesús usa la palabra “todos” no dice uno, Él dice “todos”, esto me atormenta como pastor. Muchas veces me quedo despierto obsesionado por la idea de que muchas personas que le dicen Señor, no entrarán en el Reino de los cielos, tal vez muchos de nosotros un día estaremos frente a Jesús y lo escucharemos decir: “Nunca te conocí”. Realmente necesitamos entender lo que significa seguir a Jesús, lo que significa conocerlo. Entonces esa es una pregunta importante. Y luego, última pregunta final, ¿por qué es esto importante?, ¿es la religión tan importante?, ¿es el cristianismo tan importante?, ¿por qué siquiera hablamos de estas cosas? Y estas son preguntas reales presentes en nuestras mentes y corazones.

El Evangelio aborda cada una de estas preguntas, las cinco representan cada hilo de los que comprende el evangelio. Entonces, el primero es sobre el carácter de Dios y la pregunta es: ¿quién es él?, y en el evangelio encontramos la respuesta a través de la pregunta ¿quién soy yo? El segundo hilo del evangelio se refiere a quiénes somos al describir cómo hemos sido creados a la imagen de Dios, pero hemos sido corrompidos por nuestro pecado, lo cual crea un gran problema para todos nosotros y para el mundo. Claramente, si miras alrededor del mundo, las cosas no son las que se supone que deberían ser. Algo está mal y el Evangelio dice que lo que está mal en el mundo es la pecaminosidad del hombre. El tercer hilo es sobre la suficiencia de Cristo. En la palabra de Dios comprendes quién es Dios y quién eres. Cuando existe un diagnóstico correcto sobre lo que está mal en el mundo, entenderás que Jesús es único y que solo Él es suficiente para satisfacer nuestra necesidad más profunda. ¿Cómo eso llega a tener significado? La respuesta está incluida en el cuarto hilo del evangelio al decir que los hombres y las mujeres pecaminosos pueden ser restaurados por Dios, solo, a través de la fe en Jesús. Piensa en esta imagen: Jesús está en el Templo, las lámparas están encendidas, estas lámparas son el recordatorio de la columna de fuego que guiaba al pueblo de Dios en el desierto, y entonces, justamente allí Jesús dice: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. “El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” exactamente como lo hizo Dios a través del desierto, y esto es lo que Jesús dice; “Yo soy la luz de Dios que los puede guiar hacia la vida eterna”. Con Jesús nunca caminaras en oscuridad él siempre será la luz de tu vida.

Quiero decirte que la fe comienza cuando recibimos a Cristo como Señor y Salvador; en el evangelio nos dice que cada persona tiene un destino eterno, pero depende de ti dejar que Dios restaure tu vida. Jehová ha hecho su parte, ahora es decisión de cada uno de nosotros cómo responder ante el evangelio. Así que mi objetivo, a través de este programa y de esta serie es ayudarte a pensar cómo poder compartir este evangelio todos los días. Y sé que pueda que no lo hayas hecho nunca o lo hayas dejado de hacer hace mucho tiempo, pero ahora es el tiempo para tejer los hijos del evangelio en nuestras conversaciones.

No tienes que buscar a Dios en un edificio, no tienes que buscarlo en una Iglesia, no tienes que ir a un lugar con vitrales y un órgano caro para sentir la presencia de Dios, Él vive dentro de nosotros cuando confiamos en Cristo, donde quiera que estemos, todo el tiempo, en todo momento, lo podemos adorar a Él. Cantar unas cuantas canciones no es adorar, el tema no es recargarse en un día para toda la semana, la adoración es una manifestación de mi amor y devoción por Dios y por lo que Él ha hecho por mí en cada área de mi vida.

Dentro de otras culturas y países el panorama es diferente, por ejemplo, en el Medio Oriente donde es ilegal compartir el evangelio con un musulmán parecería que por esa razón no haya nadie que lo haga. Sin embargo, la realidad es distinta ya que existen grupos de hermanos y hermanas quienes se encuentran allí haciendo discípulos y multiplicando iglesias en esos países. Obviamente, lo hacen de manera discreta. Y quiero aclararles que estas personas no son ni siquiera misioneros como pensaríamos, se trata de un pequeño grupo de hombres y mujeres que tienen un negocio exitoso quienes emplean a musulmanes y, a lo largo del camino, comparten el evangelio con ellos todos los días. Piensa, si es ilegal hacerlo ¿Cómo están compartiendo el evangelio todos los días? Bueno, esta es la forma en que lo hacen, pues su objetivo es tejer el evangelio con cada interacción que tienen con los musulmanes, en cada negocio, en cada reunión, en cada hogar donde buscan oportunidades para hablar de quién es Dios. No lo hacen de una manera abrumadora sobre todo lo que significa la palabra de Dios, sino que lo hacen a través de los hilos del evangelio, como el tejido de hilos en una colcha, es decir, poco a poco.

La oración que hacen es para que con el tiempo Dios abra los ojos de los hombres y mujeres musulmanes para que lleguen a entender el evangelio y conozcan así a Cristo. Cuando escuchas algo como esto, te sientes animado para impulsar a que lo sobrenatural se vuelva algo normal en tu vida. En este sentido, te exhorto, una vez más, a que, en tu lugar de trabajo, en tu familia, con tus amigos compartas historias sobre el amor, la gracia, la misericordia de Dios y específicamente acerca de Cristo. Dios nos ha amado desinteresadamente y como respuesta a ese amor compartimos de Cristo.

El caracter de Dios Pt. 2

El carácter de Dios Pt. 3