in

“El Principio 17”

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:5-8)

Ahora a la luz de este mensaje, dime; ¿Jesús velaba por sus propios intereses? ¿Esto es lo que él nos enseñó? Pues la respuesta es sencilla, la respuesta es un rotundo “No”. Mira, Él murió por nosotros en la cruz, murió por nuestros pecados aun siendo inocente.

El orgullo es la antítesis de La vida cristiana y, en el programa anterior, dijimos que teníamos cinco puntos referentes al orgullo los cuales consideraremos a través de la historia de la torre de Babel. En el pr

ograma anterior vimos el primero de ellos, y hoy veremos los 4 restantes.

Bien, aquí está el segundo principio “el orgullo se ve reforzado por la inteligencia o el Ingenio” recuerda que hemos estado diciendo que fuimos hechos a la imagen de Dios; Dios es omnipotente, nosotros no somos todopoderosos, el hombre tiene algún tipo de capacidad y poder, pero no es todo poderoso. Dios es omnisciente, él sabe todo, nosotros no podemos saberlo todo, tenemos la capacidad de aprender, pero no podemos saberlo todo. Dios es el creador, no podemos crear como Dios, no podemos crear algo de la nada como Dios, tenemos la capacidad de crear grandes inventos, de hacer cosas impresionantes, pero no tenemos la capacidad de ser como Dios.

Bien, ahora mira el Ingenio del hombre en Génesis 11 versículo 3: “Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.” Esto es lo que hoy en día está ubicado en Irak, no hay piedras en esa zona, lo único que pueden hacer es construir a base del barro, entonces alguien dijo: “¡vamos a poner el barro en un horno! y construyeron ladrillos” El Ingenio puede hacer grandes cosas pero el intelecto es un arma de doble filo; por un lado es una fuerza motora y por otro lado siempre existe la tentación de que nos haga pensar qué somos poderosos, sin ningún tipo de límites.

“Tenemos más experiencia que los demás, estamos más capacitados que otras personas, la gente hace las cosas bien, pero no a nuestro nivel, somos más inteligentes, tenemos más experiencia y debido a nuestra formación, tenemos cosas muy valiosas, hemos levantado empresas muy importantes, y esto demuestra lo que somos. La gente puede ver nuestro triunfo a través del auto que conducimos, eso refleja quiénes somos.”

Vayamos al libro de Deuteronomio capítulo 8, recuerda este pasaje, vamos a leerlo rápidamente, comenzamos en el versículo 11, Dios les está diciendo a los israelitas que van a hacer algunas cosas muy grandes pero que deben ser cuidadosos: “Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre;”  Verso 15, “que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal;” Ahora mira el 16, “que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien; y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza.” Deuteronomio 8:11-16

Dios está diciendo: no te olvides que todo lo que tienes es gracias a mí, no te olvides de que tu inteligencia es gracias a mí. A veces pensamos que somos la gran cosa, pero debemos dar un paso hacia atrás y decir “si no fuera por la gracia de Dios, nada de esto podría haberse hecho”

Recuerda que todo lo que tenemos viene de su mano: la inteligencia y el Ingenio son una espada de doble filo. podemos hacer grandes cosas con nuestra inteligencia, pero Dios quiere que utilicemos nuestro intelecto para honrarlo a Él, no para que eso se convierta en algo que traiga orgullo a nuestras vidas.

Aquí está el tercer punto sobre el orgullo “el orgullo es motivado por un deseo de reconocimiento” mira el versículo 4: “Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.”

Sabemos lo que debemos hacer, pero no queremos hacerlo, queremos resolver nuestras cosas nosotros mismos y poner nuestras propias reglas. Los cananeos adoraban a las estrellas y lo que querían construir eran torres hasta el cielo, así que, estás torres eran templos a sus dioses. Algunas de ellas aún siguen en pie hoy en día. Ellos dijeron, construyamos esto para nosotros mismos. Bien, aquí viene una pregunta difícil, te invito para que tomes un tiempo durante esta semana en oración para responderla, ¿Estás haciendo algo en tu vida para resolver algo por ti mismo? ¿Estás permitiendo que los dones espirituales se muestren en tu camino, en el de tus hijos y en el de tu casa? ¿Cómo estás manejando las cosas materiales? ¿Qué tienen tus hijos? ¿Deseamos el nuevo iPhone o los juegos más recientes, sólo porque otros lo tienen?

Ahora, no estoy diciendo que no podemos aspirar a las cosas buenas, que no podemos aspirar a ser lo mejor que podamos ser, de hecho deberíamos aspirar a estas cosas, no estoy diciendo que no debemos utilizar nuestros dones espirituales y es una ordenanza que utilicemos nuestros dones espirituales, nuestra carrera profesional ha sido dada por Dios y es un gran llamado y necesitamos honrar a Dios con el trabajo, pero nuevamente, el orgullo es una enfermedad insidiosa y es un pecado que debe ser borrado de nuestra vida, Jesús dice en Mateo capítulo 5: Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.” (Mateo 5:14 y 15).

Tú eres una luz, tú debes brillar: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Cuando la gente vea que tienes éxito, deben saber que tus triunfos vienen de Dios, “tú luz debe alumbrarlos” Cuando vean tus empresas, deben decir ¿Cómo pudo ser que alguien levanto este negocio? Y tú debes decir: “Todo ha sido gracias a Dios” “para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre” A Dios sea la Gloria pues Él nos ha dado la capacidad para levantar el negocio, la empresa, la casa: todo se lo debemos a Él. A mí me pasa esto muchas veces, me dicen: “eres un gran maestro” y yo respondo: “Es la gracia de Dios”

Alguns me dicen: “eres un gran maestro eres mi profesor favorito para los niños, ¿Cómo puedes hacerlo? Bien, déjenme decirles: “Estoy tan agradecido de lo que Dios me ha regalado, Dios me ha dado estos dones” Nunca minimices lo que Dios ha hecho contigo, es Dios quien me ha dado esta capacidad, para él sea la gloria.

Ahora, mira el versículo 5: “Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.” Dios es omnipresente Él está ahí, ha visto lo que estaban haciendo, pero Moisés escribe a los israelitas y les recuerda que Dios está al control de todo, entonces Jehová dijo en Génesis 11 versos 5 y 6: “Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.”

Dios está diciendo, “su maldad va a seguir y cada vez va a ser peor” Aquí está el cuarto principio: “el orgullo es la mejor receta para el mal” el orgullo hace que las personas saquen lo peor de sí mismas, el orgullo tiene la capacidad de crear guerras, opresión. El pecado del orgullo gobierna a los tiranos y ellos a su vez gobiernan a sus pueblos y les hacen gran daño.

Aquí va el último principio: “Dios va a tratar con el pecado del orgullo a su manera y en su tiempo” tal vez no sea mañana, pero estamos seguros de que Dios va a tratar con este pecado a su manera y en su tiempo. Él no quiere que este pecado persista en nuestras vidas, mira el versículo 7: “Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.” Dios va a derrumbar todo orgullo, Dios vio qué los hombres estaban construyendo esta torre y dijo: “voy a tomar cartas en el asunto” Dios hizo que ya no pudieran comunicarse, “Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.” (Génesis 11:8, 9).

Babel es la palabra hebrea que significa “confusión” Los hombres pretendían levantar una torre tan alta, tan alta que llegue a los cielos, Dios confundió su lenguaje y así tuvieron que estar dispersos, puedes verlo en el mapa del mundo, estos son los resultados de Génesis 11.

Cuando vemos el mapa del mundo, vemos una gran cantidad de países, en ellos existen diferentes idiomas y diferentes tipos de dialectos, de manera que las personas no pueden comunicarse y a veces, esto provoca desacuerdos, Dios se hace cargo a su manera y en su tiempo.

Isaías capítulo 2 verso 12 dice: “Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;” ¿Estas construyendo algo para solucionar tus asuntos por ti mismo? Proverbios 16:18 es la advertencia, leamos lo que dice: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.” Ahora Mira Santiago capítulo 4 versos del 6 al 10: “Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los ¿qué? soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.”

Santiago dice: Si estas luchando con algo, entonces arrepiéntete “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.” ¿Sientes que en algo has ofendido a Dios? “limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.” Tu éxito debe ser utilizado para darle gloria a Dios, no para engordar tu orgullo. Cosas muy grandes pueden suceder en tu vida, tú puedes usar esto como testimonio del amor y el poder de Dios para con sus hijos fieles. La gente puede ver tus buenas obras, y eres tú quien debe confesar que todo eso es sólo por la gracia y la misericordia de Dios.

Dios me ha bendecido en gran manera ¿Y saben qué? El mismo gran Dios quien me bendice a mí, puede bendecir a cada uno de ustedes.

Hemos considerando, en los primeros capítulos de esta serie, algunos nombres de Dios, y hoy veremos este nombre: “Jehová-Rafa” “Rafa” es traducido en el Antiguo Testamento de varias maneras, una de esas es “Renovador”.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer más sobre en el amor de Dios. Que Dios te bendiga.

 

“El Principio 16”

“Jehová Rafa 2”