in

“El Principio 16”

El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos. Sus caminos son torcidos en todo tiempo; Tus juicios los tiene muy lejos de su vista; A todos sus adversarios desprecia. Dice en su corazón: No seré movido jamás; Nunca me alcanzará el infortunio.”

Continuamos con el estudio del libro de Génesis, este es un libro fundamental en el Antiguo Testamento, e importantísimo para entender el Nuevo Testamento.

Bueno, hoy queremos analizar Génesis capítulo 11, Esta es una historia acerca del pecado del orgullo. El orgullo que vimos antes en el Jardín del Edén con: Adán y Eva y con Caín y Abel.

Hoy tenemos 5 principios para considerar acerca del orgullo, están en Génesis capítulo 11, pero antes de llegar allí necesitamos establecer el contexto, así que toma tu Biblia y vamos a Génesis capítulo 6.

Génesis capítulo 6 es antes del diluvio, en Génesis 6:5 dice: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” Así que Dios tomó el asunto en sus manos y dijo que iba a hacer algo al respecto, esto es lo que vimos durante el diluvio. Dios limpio la tierra de la mayoría de las personas, solamente se salvaron: Noé, su esposa, sus hijos y las esposas de sus hijos, pero quiero que consideres esto, incluso después del diluvio y después de la limpieza el pecado, todavía existe en la tierra el pecado original.

Este pecado aún se encuentra en el corazón del hombre, el diluvio no terminó con el pecado original, mira Génesis capítulo 8 versículo 21: y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.”

El pecado existe todavía y aún tenemos consecuencias que vienen con el pecado. Dios no va a volver a enviar un diluvio, pero aún estamos contaminados por el pecado original. Ahora, después del diluvio, Dios tiene algunas instrucciones específicas para Noé su esposa, sus tres hijos y sus esposas. Dios quiere llenar la tierra y así lo dice en el capítulo 9 verso 1: Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.” Este es una importante ordenanza de Dios, aunque hoy en día algunas personas no quieren hacerlo. Noé y su familia tienen la responsabilidad de multiplicarse y llenar la tierra, Dios va a bendecir nuevamente con vida y prosperidad esta tierra.

Ahora, la última vez vimos a Noé, él era un hombre de gran integridad era un hombre justo. Esto significa que él era intachable, un hombre que vivía de acuerdo con las normas de Dios, justamente por eso, Dios lo escogió para construir el arca, sin embargo, Noé no era perfecto, mira los versos 20 y 21 del capítulo 9: Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda.”

Moisés supo de todo esto a partir de la tradición oral, posiblemente de algunos escritos y por supuesto, también lo supo a partir de la inspiración divina. Pero bueno, algunas de estas historias muestran cosas de las que pensamos: ¿realmente deberían estar registradas aquí? ¿no podría simplemente haber puesto que Noé construyó el Arca y obedeció a Dios? ¿Por qué registrar que Noé se emborracho y andaba en su tienda desnudo? Esto no es algo positivo ni digno de contar ¿verdad?

Mira lo que sucede a continuación versículo 22: “Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.” Algunos comentaristas piensan que sucedió algo sexualmente explícito en este pasaje, pero no hay nada en el texto que muestre exactamente eso.

Bueno de todas formas, cuando leemos el capítulo 9 versículo 22, hay dos cosas que tenemos que considerar: en primer lugar, cuando Adán y Eva pecaron contra Dios ¿Qué es lo que ellos descubrieron? Pues ellos se dieron cuenta de que estaban desnudos, y esto los avergonzaba y trataron de cubrirse a sí mismos. En la cultura hebrea, la desnudez es una vergüenza, y hoy en día también existe esa concepción, Dios les dio instrucciones específicas que están incluidas en la ley acerca de cubrirse y de la desnudez, incluso cuando los sacerdotes caminaban hacia el templo Dios le dio instrucciones específicas a fin de que su caminar sea decente.

La desnudez siempre ha estado asociada con una conducta inapropiada, además ver al padre en esta condición, no dice nada bueno de la ética en la familia. Ahora, en la cultura hebrea, incluso insultar a tu padre y a tu madre era un asunto muy serio, bueno, para nosotros también lo es, pero en esos días tú podrías haber sido lapidado por esto, realmente estamos agradecidos de que esa ley ya no existe hoy en día, aunque insultar a tu padre y a tu madre es algo sumamente grave. Recuerda, el quinto mandamiento dice: honra a tu padre y a tu madre.

Bien, aquí tenemos a Noé, completamente desnudo y borracho, su hijo lo ve en esa condición en la tienda, él ve la desnudez de su padre y en lugar de llamar a sus hermanos para que lo ayuden a cubrirlo sale de la tienda y les cuenta a todos lo que ha visto.

Podemos analizar esto desde el punto de vista de Cam, su hijo. Él pretende poner en vergüenza pública a su padre y les cuenta a sus hermanos que lo ha visto desnudo, Noé es un hombre con debilidades, como cualquiera de nosotros, él está borracho en su tienda, su hijo va a decirles a sus hermanos que ha visto la desnudez de su padre, pero con la intención de ponerlo en vergüenza. De esta manera podemos ver la intención no de su acto sino de su corazón.

A veces escuchamos cosas que hacen atletas o personas populares y lo que todo el mundo dice es: “bueno, sólo son jóvenes” Es verdad, son jóvenes y Dios puede redimirlos también, y a veces, los jóvenes hacen cosas estúpidas, sin embargo, todos debemos tener la capacidad de frenar el pecado qué es un reflejo de lo que hay en nuestro corazón. Así que, cuando Noé se entera de lo que ha sucedido, él no está muy contento, mira el versículo 24: “Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos.”

Ahora, esto es interesante, él no maldice a Cam, pero maldice a su hijo menor, ahora debemos detenernos momento y entender esta situación, Cam tenía 4 hijos: Cus, Mizraim, Put y Canaán. Cam era hijo de Noé, y Noé maldice al hijo menor de Cam.

Ahora, este es el punto, Dios maldijo a Satanás, maldijo la tierra y maldijo a Caín después de que mató a su hermano Abel. Esta es la primera vez en las escrituras, en donde vemos que una persona maldice a otra. Es muy importante que entendamos esto, porque a lo largo de las escrituras vamos a considerar bendiciones y maldiciones, y específicamente, muchas de estas en el libro de Génesis. Ante todo, debemos decir que Noé no tenía la autoridad para hacer esto, esto es algo que sólo Dios puede hacer.

Sin duda, Noé vio las intenciones de Cam su hijo, nuevamente, este incidente es un reflejo de lo que tenía en su corazón, y pudo haber sido algo de lo que él había visto en Canaán. Ahora, Canaán no es responsable por el pecado de su padre, en las escrituras vemos que somos responsables por nuestros propios pecados, el pecado no se transmite a nuestros hijos. Canaán va a pagar por sus propias equivocaciones, él va a ser responsable de sus propios pecados.

Ahora, recuerda que Moisés escribió el Pentateuco, los cinco primeros libros y Génesis es el primero de estos libros. Moisés escribió este libro alrededor del año 1.400 cuando Israel salió de la tierra de Egipto, ahora están preparándose para tomar la Tierra Prometida, Moisés quiere recordarle al pueblo qué Dios tiene el poder sobre los descendientes de Cam, estos son los “cananitas” cuyos descendientes ocupan la Tierra Prometida en ese momento. Dios les mostró que Él tiene poder sobre Egipto y ahora, quiere mostrarles que Él también tiene poder sobre los “cananeos”

¿Recuerdas en el libro de Números que enviaron a unos espías a la tierra de Canaán? Los espías regresaron con un informe negativo, excepto Josué y Caleb, todos dijeron que era imposible conquistar la tierra porque estaba llena de gigantes, pero aquí Dios, a través de Moisés, les está diciendo que ellos pueden conquistar esa tierra, pero ellos no confían en eso. Bueno, esto es algo para otro mensaje.

El capítulo 10 del libro de Génesis habla acerca de las generaciones y los descendientes de Noé y sus tres hijos, mira el versículo 8: Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra.” Digamos algo acerca de Nimrod, el comienza su propio reino en el versículo 10, y esto va a ser algo importante dentro de un momento. Aquí vemos las generaciones, bueno, esto fue solamente la introducción, nos fuimos de largo ¿verdad?

Ahora sólo tenemos 2 minutos para terminar con este mensaje, vamos a avanzar rápidamente, dijimos que teníamos cinco puntos referentes al orgullo los cuales podemos considerar a través de la historia de la torre de Babel.

Génesis capítulo 11 verso 1 dice: “Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras.” Esto es muy interesante, la palabra hebrea para idioma es “lavio” así que toda la tierra tenía el mismo “lavio” “la misma boca” “el mismo vocabulario” verso 2: “Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí.”

Bien, ahora ¿Quién es el rey de Sinar? Nimrod, Nimrod es el líder de esta gente, él es un hombre poderoso en esta historia, su nombre pudo haber sido “Sargon I” puedes buscar la historia en tu casa. Bueno, aquí tenemos este hombre muy poderoso conduciendo a estas personas, recuerda que la orden de Dios era fructificar y multiplicarse en la tierra. Estas personas nos recuerdan a los beduinos, que viven en tiendas de campaña y conforman pequeñas poblaciones, pero aquí hay un grupo dirigido por este hombre, Nimrod, y la historia nos dice que este hombre intentaba hacer algo independientemente del plan de Dios para llenar la tierra.

Bien, aquí está la primera lección “El orgullo conduce a la desobediencia” Ahora te pregunto: ¿Dios puede tener un espacio en el corazón de los necios? Leamos el Salmo 10 verso 7: “Sus caminos son torcidos en todo tiempo. Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude; Debajo de su lengua hay vejación y maldad.” Bien pues, una vida de orgullo y arrogancia jamás podría agradar a Dios, ni la arrogancia ni la falsa humildad, pues todo esto es la antítesis de la vida que Jesús quiere para nosotros.

Filipenses 2:3 dice: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;” Debo reconocer que esto es muy difícil ¿verdad? “No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” (Filipenses 2:4).

Usted podría decir: “pero Dios, yo solo estoy velando por mi bienestar” Mira lo que dice la escritura: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:5-8)

Ahora a la luz de este mensaje, dime: ¿Jesús velaba por sus propios intereses? ¿Esto es lo que él nos enseñó? Pues la respuesta es sencilla, la respuesta es un rotundo “No”. Mira, Él murió por nosotros en la cruz, murió por nuestros pecados siendo Él inocente.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa. Que Dios te bendiga.

“Jehová Rafa”

“El Principio 17”