in

“El Principio 13”

Todos los hombres y mujeres piadosos tuvieron una relación especial con Dios y Dios gobernaba sus vidas, ¿dirías que esto caracteriza tu vida? ¿Realmente caminas con Dios?

 

Ahora, lo que le sucedió a Enoc también les pasaba a otras personas en las escrituras. Mira en 2 Reyes capítulo 2, verso 11: “Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.” esto le sucedió también a Elías, “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” (Génesis 5:24) De esta manera Enoc y Elías son las dos únicas personas en las escrituras que sabemos que no murieron, por alguna razón Dios sólo se los llevó directo al cielo.

Esto es lo que pienso, aun cuando estamos en medio de “y murió” “y murió” “y murió” Moisés nos está diciendo: esta no es la manera en la que Dios deseaba que sea, Dios quiere llevarnos al cielo. Algunos pasarán a través de la muerte, pero Enoc fue llevado directamente al cielo, si tú caminas con Dios vas a estar con Dios en el cielo, ¡Qué hermosa promesa tenemos! justo en medio de este mundo de pecado. Precisamente en medio de esta cultura en donde reina la muerte, Dios dice: aquí está la esperanza, si caminas conmigo, vas a vivir conmigo. Hebreos capítulo 11 verso 5 y 6 dicen: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.”

Bueno, aquí tenemos otro ejemplo de esperanza, Mira el versículo 28, “Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo; y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo.” (Génesis 5:28,29).

Ahora llegó el diluvio, pero, ¿por qué vino el diluvio? Pues porque el pecado ha penetrado en el mundo, podemos verlo en Génesis capítulo 6, los 8 primeros versos nos hablan de la maldad humana y cómo se ha propagado por toda la tierra, no sólo en el Antiguo Testamento, sino también en nuestros días. Realmente hoy no es mejor que ayer, no existen buenos tiempos cuando hablamos de pecado, siempre el pecado ha creado solamente el mal.

“Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.” (Génesis 6, 1 y 2) Las hijas de los hombres eran probablemente las que venían a través del linaje de Caín, ahora, los hijos de Dios, este término sólo se utiliza en el libro de Job 1, 2 y 38 y puede aplicarse a los ángeles caídos, así que, hay muchos que creen que este versículo está diciendo que algunos ángeles caídos llegaron hasta la tierra y tomaron a algunas mujeres de las hijas de los hombres y tuvieron hijas e hijos con estas mujeres.

El problema es que no hay ninguna otra referencia en las escrituras que nos digan que los ángeles caídos podían tener hijos con los seres humanos. En efecto, Jesús dice que en el cielo seremos como ángeles, sin casarnos, ni darnos en matrimonio ¿verdad? Así que esto puede ser una interpretación incorrecta. Otra interpretación a este texto es que estos hijos de Dios pueden referirse a los descendientes de Set, así que las hijas de Caín y los descendientes de Set tuvieron hijos, comenzar a nombrarlos sería muy extenso. La tercera interpretación es que estos eran Reyes que tuvieron descendencia con las hijas de Tiranos (terratenientes malvados) de esos días qué bien podría ser el caso.

Yo tengo una versión híbrida de este asunto qué proviene de alguien llamado Allen Ross, él fue mi profesor en el Seminario y ha escrito un excelente comentario sobre Génesis llamado: “Creación y Bendición” él sostiene que estos hijos de Dios fueron gobernantes que se encontraban bajo la influencia o poseídos por demonios, así que esto tiene algo que ver con los ángeles caídos. Entonces llegaron a tener hijos con los Tiranos de esos tiempos, como en el libro de Daniel capítulo 10 verso 13 y Daniel 10:20, cuando se demuestra que los reyes de la tierra, muchas veces han sido influenciados por príncipes y poderosos gobernantes espirituales que están detrás de ellos y estos tiranos fueron poseídos por demonios y tuvieron relaciones sexuales con mujeres.

Posiblemente buscaban, a partir de la procreación, permanecer en el poder, esto también pudo haber sido el comienzo de lo que se conoce como un “harén”. Mira el versículo 4: “Había gigantes (en idioma hebreo “Néfilim” que viene de nafál: «caer», y de ahí “los caídos” o “los que hacen caer») en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.” Ahora la pregunta es: ¿los “Néfilim” eran los hijos de Dios, o son los hijos de los hijos de Dios? el nombre “Néfilim” significa gigantes, sólo sabemos de ellos en el Antiguo Testamento, en Números 13 cuando los espías de Josué llegan a la Tierra Prometida y dicen que es imposible tomar la tierra porque hay “Gigantes” en ella, aquí utilizan la palabra “Néfilim”

Así que aquí tenemos a estos gigantes, Moisés los llama “hombres de renombre en el mundo” y creo que esto es muy interesante, pues algunas cosas nunca cambian ¿verdad? Aquí en Génesis capítulo 6 las personas están celebrando a estos gigantes a esos “hombres de renombre” Pero esto es algo que todas las culturas lo hacen ¿cierto? Nuestra cultura celebra a los hombres y mujeres que tienen alguna habilidad: atlética, musical, capacidad para actuar y que obviamente manejan sus vidas al filo de la moralidad.

Es triste pero la verdad es que algunas cosas nunca cambian, aquí tenemos la descripción de lo que ha hecho el pecado en la tierra, adorar a hombres en lugar de Dios. Si hoy abrimos nuestros ojos, y preguntamos a los padres ¿A quiénes admiran nuestros hijos? ¿Nuestros hijos admiran a personas que caminan con Dios? Nos vemos en apuros cuando nuestros héroes son inmorales.

Génesis 6 verso 3 dice: “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.” (Génesis 6:3). La primera vez que leí esto me percaté de que las personas vivían muchos años antes del diluvio.

Bueno, finalmente Dios dice en el versículo 5 de Génesis 6 ¡hasta aquí! mira el versículo 5, Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.” Este pasaje describe la depravación total, no hay nada bueno en el corazón del hombre, el hombre es malvado, cada intención de su corazón es perversa, su corazón mismo se ha entenebrecido y su pensamiento de continuo es solamente en el mal, la depravación es total.

Todos hemos pecado, Jeremías 17:9 dice: Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Y aquí en Génesis capítulo 6 dice que no hay nada que el hombre pueda hacer para justificar su mal ante Dios.

Nuestro corazón es perverso, permanentemente tenemos malas intenciones, y hoy en día la depravación es total. Necesitamos de un Salvador y Dios lo va a enviar, mira el versículo 6, esto es algo complicado, “Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.” (Génesis 6:7) El diluvio está a la puerta, vamos a hablar de esto en el próximo programa, pero la cuestión es ¿Será que Dios cometió un error?

Dios está diciendo “he cometido un error al crear al hombre” pensemos en esto. En primer lugar, debemos entender que Dios es soberano, él está al control de todas las cosas, es Omnisciente, es decir que lo sabe todo, nada le toma por sorpresa, su pensamiento es eterno, por lo tanto, no le sorprende que el hombre haya pecado. En Génesis capítulo 3 vimos que el pecado entró en el mundo, recuerda que hablamos de eso, Dios le dio al hombre y a la mujer una ordenanza y junto a esto una responsabilidad. Él no nos ha creado como robots, tenemos la opción de seguirlo o no, de obedecerle o no, pero Adán y Eva optaron por no hacerlo, Dios está diciendo, en este capítulo que, el pensamiento del hombre continuamente es para el mal y esto entristece su corazón. Aquí hay algo que tenemos que recordar, ya hablamos de esto, Moisés está tratando de explicar a Dios en términos humanos, de manera que nosotros podamos entenderlo.

Nosotros no podríamos entender el obrar de Dios con el tema del diluvio a menos que Moisés nos lo explicará en términos humanos. Así que debemos pensar en este gran Dios, aquel que nos ha creado y aquel a quién nada le toma por sorpresa. Dios le ha dado al hombre la responsabilidad para caminar junto con la soberanía de Dios, estas son dos cosas que efectivamente caminan juntas a lo largo de las escrituras. Dios es soberano y el hombre es responsable, aquí tenemos a Dios en un punto en donde, de acuerdo a nuestra terminología para que podamos entender, Dios “está triste” Efesios capítulo 4 verso 30 dice: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”

Así que Dios quiere que entendamos, en términos humanos, qué podemos hacer nuestras propias elecciones, aún si van en contra de Él, y que eso le duele. Las consecuencias muchas veces son graves, el diluvio está por venir, Dios dice que va a comenzar todo de nuevo.

El diluvio llegó y terminó con ellos, así repentinamente. Vayamos al Libro De Mateo capítulo 24 verso 36 Jesús está hablando acerca de la segunda venida, Él está hablando del fin de los tiempos, “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.” Mira el verso 37, Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.” Simplemente, la gente estaba viviendo su vida con total normalidad, estaban haciendo sus cosas, estaban compartiendo con su familia, haciendo su trabajo, mira un poco más abajo versículo 39: “Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.” Solo se dieron cuenta cuando ya era demasiado tarde.

La gente estaba atrapada en su vida diaria y ni siquiera estaban consientes de los tiempos, Jesús dice que la segunda venida será exactamente igual, versículo 40, Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.” (Mateo 24:40-42)

La pregunta que quiero dejar con ustedes hoy es ésta ¿Saben qué día va a volver nuestro Señor? hemos escuchado esta pregunta tantas veces, tal cual como en los días de Noé la gente se preguntaba si en realidad iba a llover y año tras año nada sucedía, Jesús dice que, en nuestros días, tenemos esta misma mentalidad de Génesis 5 y 6 pero tal vez en algún momento, puede ser demasiado tarde.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y juntos responder a esta pregunta. Que Dios te bendiga.

“El Principio 12”

“El Principio 14”