in

“El Ataque 2”

 

El buen testimonio de un creyente consagrado al Señor es una permanente bofetada al mundo y a los creyentes que no están viviendo como deberían y esto desencadena persecución en contra del creyente. Pero detrás de todo esto existe una hermosa promesa. Así como Cristo padeció y después fue glorificado, el creyente que padece también algún día va a ser glorificado.

Es muy fácil sonreír y agradecer a Dios cuando todo sale como lo esperamos, pero cuando las cosas se ponen difíciles, allí es cuando flaquea nuestra fe y hasta dudamos de Dios. No hay razón para ello. En los momentos de prueba es cuando más claramente podemos percibir la voz de Dios. Así que, anímese, fortalézcase en Cristo y consuélese sabiendo que la glorificación está en camino. Qué bueno ha sido mirar lo que hace el Espíritu Santo en la vida del creyente. Todo esto nos pertenece por el sólo hecho de haber recibido a Cristo como Salvador. Si todavía no ha recibido a Cristo como su personal Salvador, no tarde más en tomar esta decisión. No olvide lo que está en juego.

Toma tu Biblia y vamos a buscar el libro de Deuteronomio capítulo 6, quiero empezar el mensaje de hoy con una confesión de fe, repetida diariamente por piadosos y judíos, ellos van cada día a las sinagogas y lo repiten. Ahora, a lo largo de esta serie, voy a plantearte 7 preguntas, así que te recomiendo que busques un pedazo de papel, un lápiz y te prepares para contestarlas. Ahora sí: la escuela entra en acción.

Recuerda, son 7 preguntas y me gustaría que te califiques en cada pregunta del 1 al 5, en donde uno representa qué no estas nada bien, que tienes mucho trabajo por hacer, y en donde 5 representa que estás bien con ese tema en particular y que no tienes ningún trabajo que hacer al respecto. Recuerda, debes ser honesto ante Dios, Él va a calificar tu papel. De seguro tú dirás: ¿cómo es eso? Pues así es amigo, Dios va a calificar tu papel, así que tienes que ser honesto ante Él, después que hayamos terminado con las preguntas voy a pedirte que tomes una decisión sobre las cosas en las que tengas la menor puntuación.

Bien, empecemos, Deuteronomio capítulo 6 verso 4 dice: “Oye, Israel” Por cierto, esto se lo conoce como el “Shemá” la primera palabra significa “escucha” Shemá fue repetida por el piadoso judío cada día y en las sinagogas una vez a la semana.

Primero está el pronombre personal, “Jehová nuestro Dios” Esta es la primera pregunta: ¿El Señor es tu Dios? ¿Has confiado solo en Jesucristo? No en tu estudio bíblico, no en tu confirmación, no en tu bautismo infantil, no en la tradición de tu familia. ¿Has confiado personalmente en Jesucristo solo?  ¿Puedes realmente decir, “Jehová es mi Dios a través de Jesucristo”? ¿Cómo te calificarías en esta pregunta?

La segunda pregunta es: ¿Es el Señor tu único Dios? “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” Moisés está diciendo aquí: Dios no admite competencia, ¿Es Él, el Dios de tu vida? Cuando evalúas tu vida seriamente puedes responder esto: ¿El dinero es tu Dios? ¿Cuáles son las pasiones con las que te despiertas? ¿Puedes decir con integridad? “¡Sí!, este es mi mandamiento número uno” Recuerda: “No tendrás dioses ajenos delante de mi” “Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” ¿Cómo te va del uno al cinco con esto?

Versículo 5: “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” Podríamos estudiar en cada palabra, pero por ahora aquí está la tercera pregunta: ¿Amas a Dios con todo tu ser? ¿Realmente lo amas con tus pensamientos, tus actitudes, tus deseos, tu pasión, tu tiempo y tu energía? Quiero decir: realmente demuestras tu amor por Dios con toda tu persona o eres una especie de cristiano en la iglesia, pero no eres cristiano en el trabajo, tal vez tú dirás: “Ron tú sabes que mantener un trabajo es difícil, así que no puedo ser un buen cristiano ahí” ok, entonces ¿qué tal en el colegio o en la universidad? Tú puedes decir: “es que lo que pasa es que tú no conoces a mis compañeros, podrían burlarse de mí si hablo de Cristo” En fin, siempre existen justificaciones, pero déjame decirte algo: esto se llama hipocresía y eso es una falta de integridad, integridad quiere decir totalidad. ¿Eres un creyente en cada área de tu vida?, ¿cómo te está yendo del 1 al 5 con esta pregunta?

Ahora leamos el versículo 6, “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón” Estos mandamientos a los que Moisés se refiere son los Diez Mandamientos que él acaba de repetir en el capítulo 5 de Deuteronomio. Estos mandamientos son el resumen de la ley, y Moisés dice que deben estar en nuestro corazón, Así que esta es la pregunta número 4, ¿Está tu vida basada en los fundamentos de la fe? esto es conocimiento, ¿estás viviendo conforme a estos mandamientos? eso es práctica, en otras palabras ¿Sabes por qué crees en lo que crees? ¿Quién es Dios? y ¿Quién es Jesús? ¿Quién es el Espíritu Santo? ¿Cuáles son tus dones? ¿Qué es la iglesia? ¿Cuál es tu misión en la vida? ¿Cuáles son los fundamentos de la Vida Cristiana? ¿Cómo te va? ¿Tu vida está basada en los fundamentos de la fe? ¿Vives bajo estos principios? responde del 1 al 5.

Versículo 7, “y las repetirás a tus hijos, [los mandamientos] y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” Aquí está la quinta pregunta, ¿estás enseñando diligentemente a tus hijos en tu casa cómo amar y servir a Dios a través de sus palabras y sus acciones? La palabra repetir significa impregnar, enseñar diligentemente, y por cierto, no se puede enseñar algo que no se sabe, entonces tú tienes que estar con los pies sobre la tierra con el fin de enseñarles a tus hijos, recuerda, nadie puede dar lo que no posee entonces ¿Cómo te va? ¿estás enseñando diligentemente a tus hijos? Esta no es la responsabilidad de la escuela cristiana, no es la responsabilidad del grupo de jóvenes, no es la responsabilidad de la escuela privada. Debes enseñar diligentemente a tus hijos cómo amar y cómo servir a Dios a través de sus palabras y de sus acciones.

Mira ahora el versículo 8, “Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos” La pregunta es: ¿son tus pensamientos y hábitos algo que agrada a Dios? Los judíos de hoy en día literalmente llevan una pequeña caja delante de su frente que contiene los 10 mandamientos, y recuerda que las palabras más duras de parte de Jesús fueron para los fariseos, él les llamó hipócritas. No importa si tú tienes una Biblia bajo el brazo, no importa si tienes una Biblia en tu escritorio o en tu trabajo, no importa si tienes una imagen de Jesús en tu casa, Realmente ¿Estás viviendo la palabra de Dios? ¿Son tus pensamientos y hábitos lo que agrada a Dios? Esa es la sexta pregunta.

Para terminar, mira el versículo 9, “y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” Aquí está la pregunta: ¿Podrías decir que tu hogar se destaca como un hogar cristiano? ¿Qué dice la gente cuando pasa por tu casa? “Oh la casa de estas personas es la casa más bonita de la ciudad” “Estas personas viven en la casa más linda del vecindario” “Esta familia tiene un patio hermoso. Parece que el papá tiene un cargo muy importante en alguna empresa y parece que la mamá trabaja en una empresa pública muy respetada. Son una familia que están involucrados en la comunidad y además van a la iglesia” Ahora, ninguna de estas cosas son malas en sí mismas, pero ¿no te gustaría que la gente dijera: “En esta casa vive una familia cristiana”? A Satanás le interesa tenernos concentrados en muchas cosas en donde no podemos hacer nada, es así como puede consumir toda nuestra energía. La familia está bajo ataque, y no podemos resolverlo con el gobierno. Jesús dice qué debemos resolverlo en el corazón, todo se resuelve mi corazón.

Cualquiera que está familiarizado con C.S. Lewis sabe que las “cartas del diablo a su sobrino” son un gran libro, te lo recomiendo si aún no lo has leído, y aquí está una historia de un diablo viejo enseñándole algunas cosas a un diablo joven, permítanme leerles lo que dice: “la cosa es impedir que los cristianos hagan algo, no importa cuántas buenas intenciones tengan mientras esto no se convierta en acción, no importa cuánto tiempo pasen pensando en hacer cosas mientras no se conviertan en acciones, esta es la mejor manera de fertilizar las semillas que el enemigo ha sembrado en el alma humana, no hay que permitirles hacer nada, ninguna cantidad de piedad será perjudicial para nosotros mientras la mantengan lejos de la acción, los seres humanos son esclavos de sus hábitos pero si se mantienen pasivos estos hábitos se ven debilitados”

Así que esto es lo que voy a pedirte que hagas, vuelve a considerar estás 7 preguntas, quiero que determines qué es lo que vas a hacer, hay muchas cosas que tienes que arreglar, hay preguntas en las que has respondido 1 o 2 y no estás satisfecho con esa respuesta. Entonces ¿Qué vas a hacer? Quiero que escribas esa decisión como una determinación física: “Voy a hacer algo al respecto” No te quedes inactivo, si tu matrimonio está mal, si tu familia es disfuncional, tú tienes que hacer algo al respecto.

Una de las cosas que me enferma, es cuando una pareja viene y me dicen estamos mal, hemos tenido problemas durante los últimos 5 años. Entonces pienso: “Ustedes sabían que tenían problemas, entonces, ¿por qué no vinieron hace 5 años?”

Déjame decirte algo: Hombre, debes tratar con tus problemas, tú eres el responsable de cuidar a tu familia, así que tienes que hacer algo al respecto: tienes que conectarte, tienes que poner los pies sobre la tierra, debes hacer algo ahora mismo, si tienes un problema, tienes que resolverlo, si eres adicto a algo tienes que buscar ayuda, tienes que hacer algo al respecto, tienes que tomar una decisión.

Quiero empezar a considerar el diseño original de Dios para el matrimonio, justamente por eso, esperamos, de todo corazón, que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer juntos el diseño original de Dios para la familia. Bendiciones

 

“El Ataque”

“El diseño de Dios para la familia”