in

“El Divorcio en la Vida Real 3”

Gretchen, estas a miles de kilómetros de distancia, evidentemente un montón de cosas estaban pasando en tu vida ¿Pensabas que él extrañaba a sus niños?

 Hay muchos que están pasando por momentos difíciles y sólo Dios puede ministrar el anhelo más profundo de sus corazones, estas personas necesitan saber que hay gente alrededor de ellos, personas que quieren alentarlos y hacerles saber que están orando por ellos y hacerles saber que van a estar a su alrededor para apoyarles.

 

PABLO// Estamos junto a una invitada muy especial, ella ha pasado por el reto del divorcio en su propia vida. Mi propósito es que veamos las cosas de las que hemos venido hablando en las escrituras aquí, en la vida real. Así que Gretchen, una vez más, bienvenida a nuestro programa de hoy, realmente apreciamos que nos acompañes.

Gretchen// Muchas gracias por permitirme estar aquí

PABLO// Gracias a ti. Bueno, habíamos estado hablando sobre tu separación matrimonial y cómo esto afectó a toda la familia. Tu continuabas orando por él y lo llamaste varias veces, le pediste que buscara consejería, que buscaran ayuda y, en el programa anterior te preguntamos ¿Cuál fue la respuesta de tu esposo cuando hiciste eso?

Gretchen// Oh, si así fue. Bueno, él dijo que lo haría, pero en sus propios términos, “no voy a cambiar nada en mi vida” “vas a regresar y vamos directo a donde estábamos” Bueno, yo no podía hacer eso, no podía regresar a esa vida inestable y de amenazas, y puedo decir que aun en su voz se podía percibir su violencia, yo no podía hacer eso.

PABLO// Gretchen, estas a miles de kilómetros de distancia, evidentemente un montón de cosas estaban pasando en tu vida ¿Crees que alguna vez extrañó a los niños? ¿Crees que alguna vez los echó de menos?

Gretchen// Los extrañaba. Los extrañaba mucho, pero no lo suficiente. Y cuando mi hijo creció, hizo un blog en internet y hablaba de esto, me decía que él no era digno de buscarlo. ¿Sabes? los niños se afectan mucho, eso los lastimó y nos lastimó muy fuerte. Tenemos que mostrar, a quienes queremos, cuanto nos importan. Pero él nunca estuvo ahí para ellos, a pesar de que sabía que lo echaban de menos y que le escribirían cartas y pequeñas notas. Él hablaba con ellos por teléfono y lloraba, pero ¿de qué sirve que llores si no cambias”

PABLO// Así es, tiene que haber alguna acción detrás de esa emoción.

Gretchen// Sí.

PABLO// Bien ahora, me gustaría que nos hables de tus hijos, ellos ya son jóvenes. Cuando te enfrentas al divorcio, tú sabias que estás haciendo lo mejor para ellos porque no querías ponerlos en una situación peligrosa, pero ¿cuáles eran las situaciones que pasaban? Quiero decir, estas en un lugar diferente, a muchos kilómetros de distancia, su padre no está ahí, tú estás haciendo lo posible para sostenerlos económicamente y son tiempos difíciles, ¿cuáles son las respuestas y las reacciones de ellos en ese tiempo?

Gretchen// Bueno, después del primer año, cada uno de ellos, en su momento, se derrumbaron; dos de mis hijos lloraron mucho con el pastor de la iglesia a donde estábamos asistiendo, luego, un día me senté al borde de la cama de otro de mis hijos y lloramos mucho juntos, fue una noche que no nunca olvidaré en mi vida, él solo tenía 12 años.

Mi otro hijo tenía apenas 10 meses, así que le afectó menos, pero para los otros tres fue devastador. Aunque estábamos libres del temor, sin escuchar que él rompía cosas y gritaba, pero al mismo tiempo, ellos habían perdido a un padre y yo había perdido mi matrimonio, fue terrible.

PABLO// Es increíble, estoy seguro de que cuando lo recuerdas debe ser muy complicado para tus emociones. Por un lado, estas agradecida por estar libre del temor, y al mismo tiempo, está el asunto de perder a la persona con la que un día decidiste formar un hogar.

La relación padre e hijo es una relación muy complicada ¿no es así?

Gretchen// Sí, mucho.

PABLO// Bueno, finalmente obtuviste algún dinero y decidiste mudarte a esta zona. Supongo que estás pensando que puedes intentarlo. Sólo regresaste y….

Gretchen// y entonces yo pensaba: “Veamos qué está pasando”

PABLO// Cuando regresaste descubriste algunas cosas que realmente no querías ver.

Gretchen// Así es, él había estado en una relación por algún tiempo, y durante ese tiempo vivía con su familia, lo que hizo las cosas fáciles para él, pues ellos pagaban sus facturas y cuidaban de él, y bueno, eso era algo a lo que yo le hacía frente también.

Sus hijos nunca estuvieron a la altura de su responsabilidad, bueno, descubrí que estaba en una relación y aún estaba enojado conmigo por haberme ido, y me dijo que no quería hablarme. De todas maneras, él hizo un esfuerzo por pasar tiempo con sus hijos, no pagaba las cuentas, nunca lo hizo, pero yo quería que ellos tuvieran una relación con él, y bueno, él nunca solicitó la custodia de los niños.

PABLO// Él quería verlos bajo sus términos.

Gretchen// Bajo sus términos, así es, ya sabes: sacarlos para almorzar, pero luego regresarlos, sin ningún tipo de responsabilidad.

PABLO// Gretchen, estas en un momento crítico de tu vida, él está viviendo una vida destructiva, económicamente no los está ayudando, ustedes tuvieron que alejarse por un tiempo, y sus padres lo apoyaron, debió haber sido muy fuerte.

Hay momentos en la vida de nuestros hijos, cuando debemos apoyarlos y ayudarlos a salir adelante, pero él está viviendo una vida destructiva, quisiera pedirte que les hables a los padres para animarlos a no permitir que sus hijos sigan con ese estilo de vida.

Gretchen// Si, Me gustaría decirles a los padres que si sus hijos son capaces de cuidarse por sí solos y no tienen ninguna enfermedad, entonces no necesitan que sus padres los mantengan, y peor aún si saben que están bebiendo o lo que sea, no permitan que la vida sea sencilla para ellos, lo mejor que pueden hacer por sus hijos y para sus familias es decirles que si desean vivir esa vida no pueden estar bajo el mismo techo que ellos, que ya no van a pagar sus facturas y todo eso.

¿Sabes? Hace algún tiempo, alguien me dijo algo que no había considerado antes, me habló de la historia del hijo pródigo, cuando el hijo dejó a su padre y se fue, el padre del hijo pródigo nunca fue tras de él diciéndole: “espera no alimentes a los cerdos, déjame que yo te cuide, déjame pagar tus facturas” El padre sencillamente lo dejó ir, ni siquiera sabía si aún vivía, solamente oraba por él. Estoy segura de que él esperaba que regrese a casa, pero esto no dependía del padre, y creo que es una muy buena historia de la Biblia, de la cual podemos aprender mucho.

PABLO// Y es una historia muy profunda. Cuando este muchacho regresó, su padre lo perdonó y lo abrazó. Él siempre estuvo esperándolo con los brazos abiertos, pero él no provocó que este hijo regresara. Es una muy buena observación, Dios estaba obrando en el corazón de ese hijo. Así que, al igual que este padre, permita que sus hijos pasen por este proceso y que Dios haga su obra en ellos.

Sigamos hablando de tu esposo, ahora estás nuevamente en la ciudad donde él también vive, él sigue con un estilo de vida destructivo, continúa con su temperamento abusivo y también está en una relación con otra mujer. En ese momento, tú todavía crees firmemente que el divorcio no es una opción, a pesar de que las cosas estaban tan graves. Imagino que tienes que estar muy dolida por todo y la infidelidad y el maltrato, eso fue algo muy doloroso también para tus hijos, ¿verdad?

Gretchen// Así es, yo vengo de una familia rota y, por lo tanto, creo que muchos están en esta misma condición, y sentimos que debemos luchar por que esto funcione.

Debo decirte algo, nosotros los cristianos, siempre tendremos gente viendo como reaccionamos a estas cosas, quieren ver que hacemos, y entonces tenemos que vivir frente a ellos de tal manera que la Palabra de Dios no sea calumniada de ninguna manera y esto es lo que él dijo. La palabra de Dios dice que debemos hacer todo lo que está a nuestro alcance, no tomar el camino fácil, digo esto porque sé que Dios está siempre al control y Él va a extender esto hasta cuando podamos soportar.

PABLO// Entonces ¿te estás tomando la vida cristiana muy en serio?

Gretchen: Oh sí.

PABLO// No estamos hablando de diferencias irreconciliables, estamos hablando de estar involucrados en una situación en la que estás experimentando abuso, y estás orando por tu esposo y deseas que el matrimonio funcione, estás esperando que la gente pueda ver que Dios es un Dios de milagros, incluso, con las relaciones difíciles. Él es un Dios que puede eliminar los temperamentos dañinos y destructivos, ¿eso es lo que deseabas que vea la gente?

Gretchen// Definitivamente Dios lo hace. Hoy en día puedo hablar apasionadamente con las personas acerca de esto, porque estoy segura, como dije antes, que Dios puede hacer milagros, puede hacer cosas increíbles. No es que yo esté deseosa de volver a estar con mi esposo, en este punto, todo lo que sentía por él, se ha ido, y quiero decir qué de igual forma puedo seguir viviendo sin él, pero Dios, si vas a hacer algo en su vida, entonces sé que tú puedes volver a juntarnos, porque tú eres el Dios que sana y qué restituye todo.

PABLO// Gretchen, estamos haciendo esta serie sobre el matrimonio y la familia. Sé que hay muchas parejas que han pasado por un divorcio y por todas estas situaciones, y sé que es difícil para la gente escuchar que esto afecta a los niños, tú has vivido estas situaciones en carne propia. Nos encantaría que nos puedas hablar un poco sobre las consecuencias del divorcio en tus hijos, pero eso será en un próximo programa. Esperamos que nos puedan acompañar en nuestra próxima emisión. Bendiciones.

 

“El Divorcio en la Vida Real 2”

“El Divorcio en la Vida Real 4”