in

“El Diseño de Dios para la Paternidad 2”

Sé que algunos de ustedes estarán diciendo “Gracias por echarnos sal en las heridas” “estoy divorciado, tengo a los niños una semana y él o ella los tienen la siguiente semana o los fines de semana” pero quisiera decirte algo al respecto.

Los niños pequeños son vulnerables, son impresionables y son tu responsabilidad. Dios se los dio a ustedes, si tú eres un joven adulto y aún no estás casado, debes estar seguro de que con tu relación actual vas a hacer estos votos y qué piensas cumplirlos.

Sé que algunos de ustedes estarán diciendo “Gracias por echarnos sal en las heridas” estoy divorciado pero los niños no se han visto afectados, yo los tengo una semana y él o ella los tienen la siguiente semana o los fines de semana.  ¿Sabes qué? lo siento, lo siento realmente, siento que tengas que pasar por esto, sé que, para algunos de ustedes, esto es lo último que hubieran planificado o deseado, pero te diré algo, lo mejor que puedes hacer, es no utilizar a tus hijos como peones para recuperar a tu ex cónyuge. Por favor no hagas eso, tampoco hagas lo contrario, no hables negativamente sobre tu cónyuge delante de tus hijos, él o ella también son sus padres y esto nunca va a cambiar. Sé que es difícil, pero hoy te invito para que saques el mejor provecho de esta situación.

¿Sabes? Yo tenía un amigo muy cercano, sus padres se divorciaron cuando él era muy joven. Una vez estábamos hablando, y él me dijo esto: “la navidad pasada mi papá y su esposa y mi mamá y su esposo nos reunimos en Navidad” Mi primer pensamiento fue: esto es un poco raro, y él me dijo: “sí, pero es algo que yo había estado soñando toda mi vida, mi papá y mi mamá en la misma habitación en Navidad” Sabes, aunque no lo creas, mi amigo tenía 30 años.

Recuerden, no hay un método de disciplina único, cada niño es diferente y lo que funciona con uno, seguramente no funcionará con otro. Así que estamos recordando algunas cosas que ustedes necesitan saber acerca de la crianza de los hijos, no son profundas y no son nuevas, son sólo recordatorios de cosas que ya sabemos.

Una cosa más: Sea el padre de familia, la paternidad es algo que no se puede delegar, no es un trabajo que pueda transmitirlo al maestro de la escuela, no se lo puede pasar al pastor de jóvenes, en el mejor de los casos, sus hijos van a estar bajo la influencia de un pastor de jóvenes durante 2 horas a la semana y están en su casa todo el tiempo, haga los cálculos, ¿quién debería tener más influencia sobre ellos? Tú eres el padre, tienes que ayudarlos a administrar su tiempo. Puede ser que ellos no lo tomen adecuadamente al principio, pero tú tienes que ayudarles a decir “No” De hecho, muchas veces tú tendrás que decir no, por ellos.

Quiero darte unas estadísticas rápidamente, hace unos años la revista Times publicó un artículo sobre la adicción de los hijos y el abuso de sustancias estupefacientes en la universidad de Columbia, este estudio lo realizaron durante 20 años, los hijos que comían a menudo con sus padres tuvieron 40% menos de probabilidades de utilizar drogas en la universidad que los chicos que sólo tenían una o dos cenas a la semana con sus padres. Aquí hay otro estudio, los investigadores hallaron que los niños que pasan más tiempo y almorzaron con sus familias, sufren índices significativamente menores de consumo de cigarrillos, alcohol y uso indebido de drogas, y también disfrutaron de un mayor puntaje promedio y lucharon más saludablemente contra la depresión y el suicidio.

Ahora bien, ¿Por qué crees que es esto? Pues, porque tener una comida juntos, significa que usted hizo algunas decisiones para dejar de hacer ciertas cosas, significa que durante la comida tú puedes: hablar, reír, llorar, y tratar temas de la vida, significa que puedes sentarte a la mesa preguntando: ¿qué fue lo mejor del día? Es así como puedes conocer a tus hijos, pero no sólo es importante la hora de la comida. Como padres tenemos la responsabilidad de hacer sacrificios en cuanto a nuestros horarios para poder comer juntos, tenemos que hacer sacrificios en nuestros horarios para pasar más tiempo con nuestros hijos.

Tú tienes que enseñarles responsabilidad, una de las razones por las cuales mi esposa y yo no tenemos personas que nos ayuden con la limpieza en la casa, es porque de esta manera nosotros podemos enseñar a nuestros hijos cómo: limpiar la casa, cocinar, cortar el césped; y sentimos que esto es nuestra responsabilidad. También debemos aprender a poner límites de acuerdo a sus edades. Siempre decimos 16, pero 16 años es demasiado joven, pero como padres tenemos que poner límites a su alrededor, a esa edad los niños deben aprender todavía muchas cosas; pueden tener un trabajo sencillo, pueden aprender responsabilidades fuera de la casa, pueden aprender qué significa trabajar duro, cómo ganar dinero y como administrar y diezmar de su dinero.

Todo esto es tu responsabilidad, ¿Por qué crees que la mayoría de la gente hoy en día no da su diezmo? Pues porque se dan cuenta que en sus casas esto no es importante, así que podemos cambiar eso, tienes que establecer los límites, la disciplina tiene que ser amorosa, nunca abusiva, pero tiene que ser la adecuada. Hebreos capítulo 12 verso 7, dice: ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?” ¿Amas a tus hijos? Mira el verso 8: “Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos” Piensa en esto: el hecho de ser un padre amoroso no admite ser un padre permisivo. David era un hombre conforme al corazón de Dios, Adonías fue uno de sus hijos, pero Adonías era todo un lío pues su padre nunca había le había preguntado ¿por qué te comportas de esa manera? Este joven era muy apuesto, pero él creció junto con Absalón.

Lo ves, David nunca disciplinó a este hijo, así que, tú puedes ser un hombre piadoso, pero no puedes fallar en la disciplina. La necesidad de un padre es enseñar a sus hijos que también en esta vida hay cosas en las que fallamos, no necesitas asegurarte de que tu hijo tenga éxito en todo; la vida tiene algunos fracasos, no tienes que hablar con su profesor cada vez que llegue a un 9 en lugar de 10, deja que tus hijos fallen, deja que fallen en algunas cosas que son alterables, cosas que no se pueden cambiar. Como padres tenemos un desafío específico, hoy en día a causa de la tecnología tenemos hijos a los que llamamos mileniales, ellos están criándose en un mundo diferente, ellos no toman fotos ellos se toman “selfies”

La revista Time, publicó un artículo sobre los mileniales, escucha esto: “hay una gran incidencia de narcisismo en este grupo más que en cualquier otro grupo, los mileniales están convencidos de qué son lo mejor en este mundo, esto puede provocar que tengan la sensación de que todo lo que está relacionado con ellos es lo correcto” Ahora, este sentimiento es preocupante.

Hoy en día los teléfonos móviles permiten a los chicos sociabilizar mientras trabajan o estudian, ellos reciben un promedio de 88 textos al día, ellos están viviendo bajo constante influencia de sus amigos, nunca antes habíamos tenido una época de influencia tecnológica cómo esta. Un investigador dice: “algunas personas son capaces de crecer y llegar a la edad de 23 años y estar completamente dominados por sus compañeros digitalmente” Hoy en día los mileniales están perdiendo la capacidad para relacionarse con las personas, en lugar de ello nuestros niños están aprendiendo a relacionarse con las cosas, algunos jóvenes adolescentes nunca crecen aun cuando ya tienen alrededor de 17 años, pero, ¿adivina qué? estos son nuestros hijos. Tú aún eres el padre o la madre de ellos, si tus hijos aún no tienen el nuevo celular de última tecnología, no es nada malo para ellos, hace algunos años nosotros como padres no hubiéramos puesto alimentos que no sabíamos que no eran buenos para ellos sobre la mesa.

Pero hoy en día todo el mundo puedes tener un teléfono móvil, si tú tienes el privilegio de ser el padre de un hijo, tienes la responsabilidad de criarlo adecuadamente, no te debes a nadie más, yo no me debo a nadie más, excepto a mis cuatro hijos. La paternidad es modelar a nuestros hijos, básicamente es mostrarles con el ejemplo más que con las palabras. Hay una gran cantidad de recursos, aquí en “La Biblia Dice” hemos preparado suficiente material para que lo puedas descargar de nuestro sitio web. Como ministerio deseamos ayudarte en la tarea de criar a tus hijos, recuerda, las mejores respuestas están en la Biblia, puedes comprobarlo tú mismo. Por ejemplo, en 1 de Corintios 11:1, Pablo dice: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” Tu eres el padre, el modelo a seguir, debes cuidar con celo de este regalo de Dios.

Oremos, Padre, queremos agradecerte porque nos amas con una gracia maravillosa, te damos gracias porque has hecho que nuestros pecados desaparezcan, nos has hecho libres. Gracias porque te llevaste nuestra culpabilidad y la dejaste en el pasado. Te damos gracias porque esto no ha sido gracias a nosotros, Tú tomaste nuestros pecados y los pusiste tan lejos como está el este del oeste, los lanzaste en el fondo del océano, Tú cargaste la culpabilidad de nuestros pecados a tus espaldas y no nos recuerdas nuestros pecados nunca más. Padre, también oramos por la libertad que sólo viene por Gracia, que tu palabra sea la que nos hable en este día. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.

Hemos estado involucrados en esta serie de mensajes llamados “Familia bajo Ataque” nuestro propósito ha sido bastante sencillo y directo, queremos asegurarnos de que cada familia sepa que es lo que Dios tiene en mente sobre el matrimonio y sobre las relaciones familiares, queremos aprender de las escrituras. Siempre debemos comenzar por ahí y queremos aplicar lo que aprendemos en nuestra vida, porque tenemos demasiados cristianos que tienen solamente los conocimientos, pero no practican nada de eso en su vida. El conocimiento debe ponerse en práctica.

Nosotros en esta serie hemos considerado que el diseño original de Dios para la familia es lo correcto, ahí es donde comienza todo, hemos considerado la sexualidad bíblica como algo que puede fortalecer a las familias, hemos visto que el ataque va directamente dirigido al diseño de Dios, hemos hablado sobre el divorcio y hemos hablado acerca de vivir juntos, hemos considerado a la homosexualidad y hablamos sobre la crianza de los hijos.

Quiero hacer esto tan práctico como sea posible, quiero darles las herramientas que puedan ayudarles en la crianza de sus hijos, no hay fórmulas garantizadas, así que no les voy a decir que lo que estoy diciendo tiene garantía de que funcione con sus hijos, pero aquí hay algunas cosas que necesitan saber para que sus hijos tengan un fundamento espiritual. Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer juntos más sobre cómo educar a nuestros hijos. Bendiciones

“El Diseño de Dios para la Paternidad 1”

“El Diseño de Dios para la Paternidad 3”