in

“El Diseño de Dios para la Paternidad 1”

Sé que todos los padres cuando escuchan un tema sobre la crianza de los hijos quieren la fórmula mágica y muchas veces la comunidad cristiana nos ha llenado de expectativas poco realistas sobre este tema.

Los hijos son un regalo de Dios, a veces no lo percibimos de esta manera especialmente cuando la crianza no va por buen camino, con esto en mente hoy Ron Moore nos ofrece alivio y esperanza a través de las escrituras, aliento del cielo para los padres y las madres.

Mi esposa Lori había estado toda la noche con dolores en la espalda, después me enteré de que se llamaban dolores de parto, ella me despertó en la madrugada y me dijo: “hoy es el día” Afortunadamente yo había descansado toda la noche, porque teníamos un tiempo verdaderamente agotador por delante, yo tenía toallas húmedas y bolsas de hielo picado, listas para aliviar su dolor.

Finalmente llegó el momento mágico, una tarde caliente de agosto nuestra pequeña hija, nuestra primera hija, llegó a este mundo, una emoción jamás antes experimentada inundó el corazón de mi esposa y el mío.

Recuerdo la primera vez que fuimos a la iglesia con nuestra pequeña hija, alguien se nos acercó y nos dijo que disfrutemos cada día, porque crecen demasiado rápido. Yo miraba a mi bebé y estoy seguro de que en ese momento no la veía como una señorita, aunque ahora lo es. Dos de nuestros hijos están casados, uno está en la universidad y otro está en la escuela secundaria, mi esposa y yo a veces nos miramos y decimos ¿Cómo pudo pasar el tiempo tan rápido?

Los padres tenemos un pequeño periodo de tiempo, es fugaz, el tiempo apenas necesario para poner en nuestros hijos valores bíblicos, para nutrir su carácter, para inculcar en ellos el amor a Jesucristo. El tiempo pasa muy rápido y esta es una enorme responsabilidad como ninguna otra responsabilidad sobre la tierra.

Sé que todos los padres, cuando escuchan un tema sobre la crianza de los hijos, quieren la fórmula mágica, y muchas veces, la comunidad cristiana nos ha llenado de expectativas poco realistas sobre este tema de cómo criar a un hijo correctamente para asegurarnos de que van a honrar a Jesucristo, de cómo criar a un hijo para que sea obediente, de cómo criar a un hijo con las medidas adecuadas de disciplina.

Mira, cada padre joven, quiere saber las 10 cosas que puede hacer para que su hijo sea el presidente de su curso, el presidente del consejo estudiantil de su colegio, ellos quieren saber cómo criar a su hijo para que pueda obtener una beca académica en la universidad y este es el sueño de todos los padres que conozco.

Ahora mira, a nosotros nos gustaría tener un libro con los 10 pasos fáciles para criar a nuestros hijos, pero ahora quiero que sepan que no hay ninguna fórmula, simplemente hay que relajarse, así es, simplemente hay que respirar profundo. No hay un método de disciplina único, cada niño es diferente y lo que funciona con uno, seguramente no funcionará con otro. Así que lo que quiero hacer es recordarles 5 cosas que ustedes necesitan saber acerca de la crianza de los hijos, no son profundas y no son nuevas, son sólo recordatorios de cosas que ya sabemos.  Hoy hablaremos de 3 de ellas.

Por cierto, hace tiempo cuando compartí este mensaje en la iglesia, entonces un niño comenzó a calificar a su mamá y a su papá para ver cómo lo estaban educando, eso no es algo quisiera que pase, yo no quisiera que mis hijos hagan eso, pero creo que sería bueno hablar con sus hijos y preguntarles cómo se sienten al respecto.

Aquí está el número uno: Los hijos son un don de Dios, salmo 127:3 dice: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos” los hijos son un don del Señor “Cosa de estima el fruto del vientre” Ahora, sé que muchas veces los padres lo sienten de esa manera, especialmente los padres jóvenes.

Uno de mis teólogos favoritos Erma Bombeck dijo: “recuerdo cómo es tener hijos, simplemente no recuerdo porque los quería tener” Ella concluyó: “un hijo es como un proyecto espacial que acaba de caer de alguna manera en nuestras manos, un niño no es un producto planificado, un niño no es un error, un niño es un regalo del Dios soberano” Si bien entendemos la biología para hacer un bebé, sabemos que es Dios quien nos regala ese bebé. Salmo 139 verso 13 dice: Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” y ahora lee el verso 14: “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra” (Salmo 139:14 y 15)

Un niño es un regalo de Dios, Ahora ¿Qué significa eso? Significa que un niño no es tu segunda oportunidad en la vida. Padres, deben saber que su hijo es un regalo de Dios, tu hijo no es tu identidad, es decir, un niño no es una excusa para colocar una calcomanía en tu auto que diga “mi hijo está en el cuadro de honor de su escuela”

Cuando los padres comprendemos que nuestros hijos son un regalo de Dios, las preguntas cambian a algo como: ¿Cómo quiere Dios que instruyamos a este niño? ¿Cómo quiere Dios qué asumamos el reto de criarlo a él o a ella? ¿cómo quiere Dios moldearlos? Lo ves, las preguntas qué debemos hacer no son ¿a qué universidad quieres ir? o ¿qué carrera quieres estudiar?

La cuestión no es que es lo que él desea hacer con su vida, la pregunta es: ¿qué es lo que Dios quiere hacer con la vida de nuestros hijos? y por supuesto nuestro trabajo es ayudarlos a preguntar y a contestar las preguntas adecuadas. Cuando entendemos esta sencilla pero profunda verdad de cada uno de nuestros hijos, cuando entendemos que nuestros hijos son un regalo de Dios, que ellos son un regalo especial del Padre Celestial, entonces todas las cosas cambian. Cada hijo es un ser viviente que te hará experimentar un sinnúmero de emociones: pondrá a prueba tu paciencia, te enseñará a sobre el amor y la comprensión; habrá momentos en donde terminaras en el suelo riendo a carcajadas y otras veces con lágrimas brotando desde el fondo de tu alma, aprenderás qué es la aceptación incondicional y la desesperante angustia, este es el pequeño regalo de Dios. En fin, cada niño llevará a sus padres a una montaña rusa de emociones.

Aquí está la segunda cosa que necesitamos recordar, como padres tenemos la responsabilidad de tener un tiempo devocional con nuestros hijos, este es el tiempo de tomar en serio su caminar con Jesucristo, ha llegado el momento de poner otro engranaje en su caminar cristiano; no pueden seguir haciendo lo que están haciendo ahora, con la responsabilidad que Dios les ha dado, es tiempo de crecer, es hora de llegar al nivel que usted sabe que su hijo puede llegar, ahora, la velocidad del niño dependerá de la velocidad de sus padres, Hebreos 6:1 dice: “Por lo cual, dejando ya la enseñanza primaria acerca de Cristo, vayamos adelante hacia la madurez” Si hay algo que debe motivar a la madurez espiritual de nuestros hijos es cuando escuchamos que nuestro bebé llora por primera vez.

Los padres y las madres deben conocer las verdades fundamentales de la fe cristiana, ¿Cómo van a enseñar a sus hijos lo que ustedes no conocen? Su riqueza espiritual es mucho más importante que su riqueza financiera. Cuando Pablo estaba escribiendo a su hijo espiritual Timoteo le dijo, en 2 de Timoteo 3:14 y 15: “Pero tú persiste en lo que has aprendido y de lo que te persuadiste, sabiendo de quién lo has aprendido; y que desde la infancia sabes las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para salvación por medio de la fe que es en Cristo Jesús” Quiero que notes esto, “desde la infancia” Así que, vuelvo a hacer la pregunta ¿cómo pueden enseñar a sus hijos lo que ustedes no conocen?

Número 3, lo mejor que como padre puedes hacer por tu hijo es estar comprometido con tu esposa, Mateo 19:6 dice: Así que ya no son dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” Para un hijo ver a papá y a mamá amándose significa seguridad, eso es mucho mejor que pagar toda la colegiatura del año entero. Asegurarte de que tus hijos tienen las mejores lecciones, están en los mejores equipos y pasan todo el año viajando y jugando fútbol por todo el país, no es lo mejor que tú puedes hacer para tus hijos. Padres, lo mejor que pueden hacer por sus hijos es mostrarles que están comprometidos como matrimonio, que son fieles. lo mejor que pueden hacer por sus hijos es demostrarles el valor de la familia, mostrarles que están comprometidos mutuamente y que son fieles.

La estabilidad de una familia sólida no puede ser sustituida por nada, hemos hablado de esto antes, en un mensaje sobre el divorcio y sobre las razones por las que Dios odia el divorcio, Él sabe lo que el divorcio puede hacer a los niños. Algunos pueden decir: “Ron, creo que estás un poco equivocado con esto, mi esposa y yo no nos comunicamos muy bien, a veces peleamos enfrente a los niños y esto es desagradable, sería mejor que nuestros hijos no nos vieran discutiendo pero está bien, los niños son inteligentes y también son muy resistentes, ellos entienden que no todo es de color de rosa” Pues bueno, yo no estoy de acuerdo con usted, creo que necesitan trabajar más en su matrimonio, creo que necesitan consejería matrimonial, creo que necesitan dejar de pelear enfrente de los niños, creo que necesitan saber que sus problemas no tienen que afectar a sus hijos.

Si ahora mismo estás separado y estás pensando en el divorcio déjame hablarte sobre un estudio realizado por 25 años a niños de hogares divorciados, y déjame preguntarte si desearías que tus hijos pasen por esta situación. La mayoría de estos niños están convencidos de que la razón por la que sus padres se divorciaron fue por ellos. Los hijos son un regalo de Dios y Él espera que tengas cuidado de este regalo, Él espera que les des confort y seguridad en un hogar sólido.

Los niños pequeños son vulnerables, son impresionables y son tu responsabilidad. Dios se los dio a ustedes, si tú eres un joven adulto y aún no estás casado, debes estar seguro de que con tu relación actual; con tu novia o tu novio, podrás pararte en el altar y decir con toda seguridad: “para bien o para mal, en riqueza y en pobreza, en salud y en la enfermedad” Debes estar seguro de que vas a hacer estos votos y qué piensas cumplirlos.

Sé que algunos de ustedes estarán diciendo: “Gracias por echarnos sal en las heridas”, “estoy divorciado, tengo a los niños una semana y él o ella los tienen la siguiente semana o los fines de semana” pero me gustaría decirte algo al respecto, esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer juntos más sobre cómo educar a nuestros hijos. Bendiciones

“La Homosexualidad 2”

“El Diseño de Dios para la Paternidad 2”