in

“El diseño de Dios para la familia”

La mayor amenaza para tu matrimonio eres tu. Y podemos decir que la dura verdad de los matrimonios, dentro de la iglesia, es similar a la de los matrimonios fuera de la iglesia.

Dentro de tu casa acecha la mayor amenaza para tu matrimonio desenmascaremos esa amenaza y les proporcionaremos contramedidas escriturales para derrotarla.

Estamos involucrados en una serie de mensajes a los que hemos titulado “familias bajo ataque” el propósito que tenemos es bastante sencillo, queremos tener una comprensión bíblica de lo que Dios tiene que decirnos sobre el matrimonio y la familia, Tenemos que comprender primero que esto viene de Dios, la familia es su idea, es su diseño, ¿Qué dice Dios sobre el matrimonio?

Ahora, no quiero que esto sea solamente un tiempo para escuchar durante unos minutos este mensaje, obtener el material y luego olvidarte de todo, queremos que tú pienses en estas cosas todos los días.

Hemos preparado un material sobre lo que la Biblia dice acerca del matrimonio, el divorcio, la convivencia y la homosexualidad. Me gustaría contarte que es nuestro mayor anhelo capacitar a todo cristiano en su forma de vivir, por ello también hemos grabado una serie de programas con Tunch Ilkin que hablan sobre la hombría bíblica, tú puedes escucharlo en cualquier momento en nuestro sitio de internet, labibliadice.org. Pensamos que esta serie es muy importante porque como hombres tenemos que saber cuáles son nuestras responsabilidades y lo primero que tenemos que hacer es estar bien equipados. Nosotros deseamos ofrecerles todos los recursos que podamos.

A través de esta serie queremos que cada persona pueda aplicar las verdades bíblicas acerca del matrimonio, porque podemos tener toda la información, pero eso no significa nada, hasta que no lo pongamos en práctica.

Hoy quiero que determines qué es lo que vas a hacer pues hay muchas cosas que tienes que arreglar. Quiero pedirte que hagas algo, considera las 7 preguntas con las que empezamos esta serie, estas preguntas son: ¿El Señor es tu Dios?, ¿Es el Señor tu único Dios?, ¿Amas a Dios con todo tu ser?, ¿Está tu vida basada en los fundamentos de la fe?, ¿Estás enseñando diligentemente a tus hijos en tu casa cómo amar y servir a Dios a través de sus palabras y sus acciones?, ¿Son tus pensamientos y hábitos algo que agrada a Dios? Y por último ¿Podrías decir que tu hogar se destaca como un hogar cristiano?

Se que en varias de estas preguntas tu respuesta no fue nada favorable, así que hoy te pregunto: ¿Qué vas a hacer? Quiero que escribas esa decisión como una determinación física: quiero que tomes decisiones y las pongas en práctica, cada mañana, cada día, cada hora de tú tiempo, quiero que digas: “Voy a hacer algo al respecto” Por favor, no te quedes inactivo, si tu matrimonio está mal, si tu familia es disfuncional eres tú quien tiene que hacer algo al respecto.

Queremos que nuestra casa sea exclusivamente cristiana, podemos tener una casa preciosa, pero si no es una casa cristiana, entonces no sirve de mucho, debes darle a conocer a la gente que tienes pasión por Cristo y no estoy hablando de poner una bandera cristiana en el frente de tu casa, estoy hablando de hacer cosas para que la gente sepa dónde pueden encontrar a Dios.

Algunos dirán, me encantaría hacer eso, pero mis hijos se han ido y ya son mayores. Bueno, pues entonces, haz lo que tengas que hacer para buscar a tu hijo y hablar con él o con ella, no te imaginas lo importante que será para ellos sentarte para conversar o para comer, hacerles saber qué deseas que ellos hagan lo correcto, que estás comprometiendo tu vida para Jesucristo y que deseas que ellos también lo hagan, que sepan que vas a estar orando por ellos cada día esto, eso sería impactante para tus hijos, tú puedes construir tu legado a partir de ahora mismo, ¿Qué es lo que tus hijos dirán de ti? Todo estará determinado por las cosas que hagas hoy.

Es por esto que hoy deseo comenzar a considerar el diseño original de Dios para el matrimonio, ¿Qué es lo que Dios tiene que decir acerca de esta cosa que llamamos matrimonio?  Podríamos leer muchos pasajes de las escrituras que hablan acerca de esto, de hecho, creo que cada pasaje que habla sobre las relaciones puede ser aplicado al matrimonio, Proverbios 12:18 dice: » Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.» Eso debería aplicarse al matrimonio cada día. Howard Hendricks, un profesor que tenía en el Seminario de Dallas, solía decir: “si esto no funciona en su hogar, muchachos, no funciona. No lo exportes Y es verdad, ¿no? Si la Biblia no funciona en nuestro hogar, si la instrucción de las Escrituras no funciona en nuestro hogar, entonces no funciona porque esta es la unidad fundamental que Dios tiene para construir su iglesia. Y si se está desmoronando en ese nivel, también se derrumbará a cualquier otro nivel. Así que podríamos ir a muchos pasajes, pero hay dos pasajes que quiero ver hoy Génesis capítulo 2 versículo 24 y Efesios capítulo 5 versículos 22 al 33.

Hay pasajes específicos qué podemos considerar: en primer lugar, Howard Hendricks, un profesor de Seminario que tuve en Dallas, solía decir esto: “si algo no funciona en tu casa, afuera tampoco va a funcionar” y esto es muy cierto, porque la familia es la unidad fundamental que Dios tiene para construir su iglesia y si la familia está desmoronándose todo va a derrumbarse en otros niveles también.

Podríamos considerar muchos pasajes, pero hay dos pasajes que quiero analizar hoy. El primero está en Génesis capítulo 2 versículo 24 y el segundo lo encontramos en Efesios capítulo 5 verso 22 al 33.  Y de estos pasajes quiero dibujar cinco elementos esenciales para un matrimonio exitoso. Ahora hay muchas cosas de las que hablamos. Hay herramientas de comunicación, hay manejo de conflictos y hay cosas de sexualidad. Pero los cinco elementos esenciales del matrimonio se encuentran en estos dos versículos; veámoslos:

Génesis capítulo 2. Permítanme comenzar con el versículo 20 «no se encontró ayuda idónea». Entonces el Señor Dios hizo que el hombre cayera en un profundo sueño; y mientras dormía, tomó una de las costillas del hombre y luego cerró el lugar con carne. Y entonces el Señor hizo a la mujer de la costilla que le había quitado al hombre, y él la trajo al hombre. Y el hombre dijo: «Esto es ahora hueso de mi hueso y carne de mi carne; ella será llamada ‘mujer’, porque ella fue tomada del hombre «(Génesis 2: 20-23). Ahora Moisés es el escritor de esto y él está escribiendo después del hecho. Él no estuvo en la creación. Dios le reveló esto, así que está escribiendo después del hecho.

Pero ahora, en el versículo 24, es como si Moisés se acercara a la hora actual y dice: «Por tanto» Dios creó al hombre y a la mujer. Es por eso que hacemos lo que hacemos. Es por eso que tenemos celebraciones matrimoniales. Es por eso que tenemos tiempos de compromiso. Es por eso que honramos el matrimonio. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”

Ahora pensemos en ese pasaje y obtengamos tres de los cinco elementos esenciales para un matrimonio exitoso. Aquí está el primero: “es por eso que un hombre deja a su padre y a su madre”. Lo primero que tienes que hacer en tu relación matrimonial para que sea exitoso es dejar a mamá y papá. En el matrimonio exitoso, un esposo y una esposa dejan a sus padres. Ahora piénsalo, son mamá y papá, en ese momento de nuestra vida ellos representan las relaciones más fuertes que jamás hayamos conocido. Ellos son las dos personas que nos trajeron al mundo, nos criaron, nos protegieron y nos proporcionaron alimentos, medicinas, todo lo necesario para crecer sanos y fuertes, ellos se sacrificaron por nosotros, cambiaron nuestros pañales sucios cuando éramos pequeños, se sentaron con nosotros cuando estábamos enfermos, se quedaron despiertos en la madrugada del día de Navidad armando una bicicleta con instrucciones incompletas y partes faltantes. Ellos nos aman como nadie más y debemos dejar esa relación conectada. Obviamente, si vamos a dejar esa relación conectada, debemos dejar cualquier relación que tengamos con otros miembros de la familia o amigos. Ahora, ¿qué significa irse? Bueno, obviamente, no significa de otros pasajes de las Escrituras lo mismo que a tus padres, que abandonas a tus padres, que nunca los vuelvas a ver o que no veas ni a tu familia ni a tus amigos. Continuaremos disfrutando de nuestros padres. De hecho, un día tendremos la responsabilidad de cuidar de ellos y esto también es algo bíblico.

La amorosa rivalidad de hermanos continuará, seguiremos amando a nuestros hermanos y todavía tendremos tiempo para los juegos de fútbol de la noche del lunes y los viajes de compras con nuestros mejores amigos, pero en el matrimonio estas relaciones cambian. El matrimonio requiere una nueva prioridad, la lealtad primaria de un esposo y esposa reemplaza la lealtad a los padres, los compromisos anteriores son reemplazados por el esposo y la esposa. La familia, los amigos, y otras relaciones son reemplazadas por relaciones nuevas en el matrimonio, hay una transferencia emocional de devoción.

En el libro llamado “Aliados Intimos” Allender y Longman lo dicen de esta manera: “dejar significa empezar una nueva relación en la que el núcleo de la lealtad no es la prioridad por los padres o la influencia de las tradiciones familiares, un matrimonio es una familia completamente nueva, qué debe establecer su propio curso su forma y finalidad”

Jóvenes adultos y solteros, si no se han casado todavía, es mejor que se aseguren de que están dispuestos a dejar padre y madre, eso significa que no pueden vivir en la calle del frente, ¿Están dispuestos a dejar a papá y a mamá? Esperamos que puedas acompañarnos en el próximo programa, para conocer juntos ¿cómo tener un matrimonio exitoso a la luz de la eterna palabra del Señor? Que Dios te bendiga

“El Ataque 2”

“El diseño de Dios para la familia 2”