in

“El diseño de Dios para la familia 2”

“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá”, “y serán una sola carne.”

Hoy en día, hay un montón de matrimonios luchando porque no han dejado a papá y a mamá, ¿Aún sigues emocionalmente ligados a ellos? Por supuesto que, si en el matrimonio surge alguna cuestión difícil, tienen derecho a buscar el consejo de sus padres, pero no permitas que ellos intervengan en las decisiones matrimoniales.

Ahora, padres, permitan que sus hijos puedan salir de la casa, esto no debe ser un problema, es parte del proceso, sé, por experiencia, que no es fácil, no hay duda de eso, entregar a una hija es como entregarle una pieza de cristalería fina a un gorila, eso es lo que se siente, pero es esencial dejar que los hijos salgan de la casa. Así que los padres no debemos ser un problema en este proceso. Bien, ese fue el primer elemento.

Continuamos estudiando Génesis capítulo 24, aquí está el segundo elemento, “y se unirá” El esposo y la esposa deben dejar sus relaciones pasadas, esto es básicamente fidelidad, el uno al otro; deben abandonar cualquier otra relación. Me gusta mucho esta palabra “y se unirá” significa aferrarse, aferrarse fuertemente. La palabra es usada en las escrituras otras dos veces, se utiliza para describir la piel aferrándose a los huesos, eso sí que es fuerte ¿verdad? también se usa en 2 de Samuel hablando del guerrero Eliezer, él ha estado luchando contra los filisteos y él está ganando las batallas y luchó tanto y tan duro y está tan agotado que cuando la batalla termina, no puede soltar la espada, la espada se ha quedado pegada en su mano, es lo mismo en la relación matrimonial, “y se unirá” Significa compromiso, permanencia, estabilidad, significa estar pegado, significa comprometerse a largo plazo. Significa meta, compromiso: compromiso con el compromiso

Si no estás dispuesto a hacer un compromiso para toda la vida, entonces no estás listo para el matrimonio, la pregunta es: ¿están comprometidos con su matrimonio para bien o para mal, en pobreza o en riqueza, en enfermedad y en salud? El matrimonio es una habitación sin puertas ni ventanas, hablaremos sobre una excepción más adelante, pero el matrimonio es estar comprometido completamente el uno con el otro, para bien o para mal, esto es lo que decimos cuando hacemos los votos matrimoniales y es algo que tenemos que mantenerlo y es mejor que te asegures de que cuando te paras y dices eso, lo estás diciendo a alguien con quien puedes cumplir ese voto

Hemos visto tres elementos esenciales del matrimonio aquí en Génesis: dejan al padre y la madre, se unen a la esposa y los dos se convertirán en una sola carne. Esta carne significa cinco cosas. Déjame revisarlos rápidamente.

Número 1, la unidad espiritual, deben desarrollarse juntos como seguidores de Jesucristo, es necesario orar juntos, hacer devocionales juntos, adorar juntos, servir juntos, es necesario que desarrollen su vida espiritual juntos, para los hombres hay un poco más de responsabilidad pues son los líderes de su familia, pero en la familia debemos adorar juntos, esto crea unidad espiritual.

Número 2, la unidad física, deben tener un compromiso sexual satisfactorio y exclusivo, hablaremos de la sexualidad bíblica en el próximo programa.

Número 3, la unidad mental, concentrar los pensamientos en nuestro cónyuge solamente.

Número 4, la unidad emocional, comprometer nuestros sentimientos de manera exclusiva con nuestro cónyuge, sabemos que Facebook está destruyendo muchos matrimonios. Hay un montón de hombres y mujeres que prefieren estar en su Facebook charlando con viejos o nuevos amigos, en lugar de estar en su habitación con una persona de la vida real desarrollando esa relación, si esto es un problema para ti, detenlo ahora mismo.

Unidad espiritual, unidad física, unidad mental, unidad emocional, unidad misional; en el matrimonio hay que caminar en la misma dirección, al mismo tiempo y por las mismas razones, son una sola carne. Supongamos que un esposo viene y me dice: “estoy muy entusiasmado quiero comenzar un ministerio, he estado leyendo algunos libros sobre misiones, quiero vender mi casa y salir al extranjero, Dios me está llamando pero mi esposa no está de acuerdo” Bueno, yo no soy profeta, pero si tu esposa no siente el mismo llamado creo que Dios no te está llamando, porque Él ha dicho en su palabra que son una sola carne, creo que aquí tienes dos opciones, tienes que pedirle a Dios que cambie tu corazón o que cambie el corazón de tu esposa, porque el matrimonio es algo que se debe hacer en unidad, en la misma dirección, al mismo tiempo y por las mismas razones. “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”

Bien, ahora tenemos que ir a Efesios capitulo 5 para obtener los otros dos elementos, mira el verso 22: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo” (Efesios 5:22-24)

Hemos dicho que hay cinco elementos para un matrimonio feliz, este es el elemento número cuatro, El esposo tiene que ser el siervo líder, Dios Llama a cada esposo a ser el líder espiritual de su hogar. Esto es algo que no puede ser delegado, no puede ser defendido, y no puede ser ignorado. El liderazgo de la familia tampoco debe ser dictatorial, nunca debe ser una carga pesada para la familia ni tampoco abusivo. El liderazgo se compone de estas cuatro cosas:

Número 1, se compone de un amor sacrificial, mira el verso 25, “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” Cristo se sacrificó por la iglesia y los hombres deben estar dispuestos a sacrificar cualquier cosa que pueda causar la desaparición de su matrimonio: si se trata de tu carrera es mejor buscar otra carrera, si es tu trabajo es mejor buscar otro trabajo, porque tu matrimonio es más importante que cualquier cosa y al final del día, tus hijos no van a estar hablando de tu casa bonita o de tu cheque de pago, ellos van a estar hablando de papá y mamá y de cómo se mantuvieron juntos; van a decir cosas como: “fue un hombre de integridad” “él fue un líder espiritual en nuestro hogar” Este es el amor que se sacrifica.

Número 2, no es solo un amor que se sacrifica, sino un amor que santifica mira los versos 25 y 26 otra vez: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, [¿para qué?] para santificarla” Ahora, hay una sola persona que puede hacernos santos y es Jesucristo. Por eso los esposos deben apoyarse en Cristo, y alentar a sus esposas en su vida espiritual, ser un ejemplo para ellas: en la oración, en la devoción, en el culto familiar, ejercer un liderazgo que sirva, un amor que se sacrifica y que santifica.

Número 3, Alimentar el amor, mira los versos 28 y 29, “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia” Los esposos debemos cuidar a nuestras esposas, por sus necesidades físicas, por sus necesidades mentales y emocionales. Al igual que cuidamos nuestros cuerpos debemos cuidar a nuestras esposas.

Y, por último, número 4, el amor debe ser satisfactorio, mira Efesios 5:31, Génesis 2:24 se repite nuevamente aquí en Efesios. “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne” Si van a caminar por la vida juntos, el amor tiene que ser satisfactorio. Si tú no sabes si tu esposa está satisfecha, todo lo que tienes que hacer es preguntarle a ella, tener una conversación, comunicarse, saber qué necesita ella de ti. Los hombres debemos ser siervos líderes de nuestro hogar, esto es algo que no se puede delegar, y no puede ser ignorado.

Por último, la esposa debe ser parte de esta sociedad espiritual, mira el versículo 22: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor” Sé que este versículo no es muy apreciado, ya que en nuestra cultura todo está al revés, así que desearía hablar unos minutos sobre esto ¿Qué significa lo que dice este pasaje? Bueno, vamos a empezar por lo que no quiere decir:

Primero, la sumisión no significa que la esposa es inferior a su esposo de ninguna manera. Gálatas dice que el esposo y la esposa son iguales ante Dios, Dios no nos ve a través de Jesús bajo ningún tipo de desigualdad, no hay varón o hembra, no hay griego ni judío, ni esclavo ni hombre libre, todos somos iguales, por lo que no tiene nada que ver con ningún tipo de inferioridad espiritual, emocional, física o lo que sea.

Segundo, la sumisión no significa que la esposa pierda su identidad y se convierta en una marioneta sin opinión. Su identidad está intacta en Cristo.

Tercero, la sumisión no significa que la esposa sea un miembro pasivo del matrimonio y la familia; esposo y esposa tienen un papel importante y su trabajo en equipo es determinante.

Te agradecemos por acompañarnos en este tiempo, esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa y conocer más sobre los planes de Dios para el matrimonio. Que Dios te bendiga.

“El diseño de Dios para la familia”

“El diseño de Dios para la familia 3”