in

¿Qué es esto del lago de fuego?

Saludos cordiales amigo oyente, bienvenido al estudio bíblico de hoy. En nuestro último estudio bíblico vimos que al final del reino milenial de Cristo resucitarán todos los incrédulos desde que el hombre fue creado sobre la faz de la tierra hasta que la creación toda fue purificada y se presentarán ante la majestuosidad de Cristo Jesús, quien como Juez se sentará en el gran Trono Blanco. El Juez entonces abrirá la Biblia y el Libro de la Vida y juzgará a los impíos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida será lanzado al lago de fuego. ¿Qué es esto del lago de fuego? Algo ya dijimos sobre ello, en nuestro estudio bíblico pasado, pero en esta ocasión, David Logacho nos dará mas detalles.

Muchos de nosotros hemos oído términos como Seol, Hades, Infierno y ahora tenemos un nuevo elemento que de una u otra manera está relacionado con esto, nos referimos al lago de fuego.

Para evitar confusión sobre el significado y uso de éstos términos es necesario ver como son utilizados en la Biblia.

Para ello, comenzaremos diciendo que la Biblia utiliza dos palabras para describir el lugar en el cual están los muertos hasta el tiempo de su resurrección. A saber: Seol, y Hades. Veamos en detalle el significado y uso de estas palabras.

Primero, Seol. Es una palabra propia del Antiguo Testamento, por tanto es una palabra hebrea, que simplemente significa la morada de los muertos, por lo tanto, a menudo se usa meramente como sinónimo de sepulcro. Por ejemplo, note este uso en Génesis 42:38: «Y él dijo: No descenderá mi hijo con vosotros, pues su hermano ha muerto, y él solo ha quedado; y si le aconteciere algún desastre en el camino por donde vais, haréis descender mis canas con dolor al Seol»

En este texto, seol significa simplemente sepulcro, pero otras veces, se usa no solo para designar el sepulcro, sino para describir un lugar de angustia consciente al cual van los malos y del cual no se puede salir. Note: este uso en Salmo 116:3 donde dice: «Me rodearon ligaduras de muerte, Me encontraron las angustias del seol; Angustia y dolor habla yo hallado»

Segundo, Hades, esta es una palabra propia del Nuevo Testamento, por tanto es una palabra griega, que es la traducción de la palabra hebrea seol, y se usa para designar el lugar donde se encuentran, hasta el día de la resurrección los espíritus humanos que han partido de este mundo. Hades denota un lugar real, en el cual sus ocupantes son atormentados en llama. Lucas 16:24 hablando de la experiencia del rico en la historia del rico y Lázaro, dice así «Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua: porque estoy atormentado en esta llama»

Sobre el Hades, el autor Scofield dice que antes de la ascensión de Cristo, el hades estaba dividido en dos partes, una para los salvos y otra para los perdidos. La primera de estas divisiones se llamaba el paraíso o el seno de Abraham, y la otra se llamaba simplemente Hades. Las dos partes estaban separadas por una gran sima.

Pero después que Cristo ascendió, en lo que a los perdidos toca, no hubo ningún cambio en su condición o lugar en el mas allá. Cuando se efectúe el juicio del gran trono blanco, el hades entregará a los muertos, quienes serán juzgados y lanzados al lago de fuego. Pero si hubo cambio en lo que tiene que ver al paraíso o al Seno de Abraham.

Pablo fue arrebatado hasta el tercer cielo, al paraíso. El paraíso por tanto, está ahora en la presencia Inmediata de Dios. Hasta aquí lo que este autor señala y con lo cual coincidimos plenamente. Pero además de este lugar temporal de tormento, Seol o Hades, la Biblia nos habla de un lugar de tormento eterno, en el cual las personas estarán no solamente en espíritu sino también con cuerpos indestructibles. La Biblia lo llama infierno o lago de fuego.

La palabra infierno, es la traducción de la palabra griega Gehena que técnicamente era el nombre de un valle, el Valle de Hinom, de triste recordación porque allí estaba ubicado el centro del culto idolátrico a Moloc, a quien se inmolaba niños mediante el fuego y posteriormente fue el lugar donde se arrojaba los animales muertos y se quemaba la basura de la ciudad de Jerusalén y debido a ello se podía ver columnas de humo elevándose de aquel valle permanentemente.

Para un judío este nombre simbolizaba de una manera vivida lo que seria el tormento eterno del cual habla la Biblia. Así que. Gehena indica entonces la retribución que por la eternidad recibirán los incrédulos.

Algo interesante de notar es lo que dijo el Señor Jesucristo en Mateo 25:41 «Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles»

La palabra preparados, literalmente se puede traducir en el sentido que ha sido preparados lo cual sugiere que el infierno o el Lago de Fuego ya esta en existencia y solo espera a sus ocupantes.

El autor Ryrie, en su Teología Bíblica del Nuevo Testamento, dice al respecto: Un estudiante de la Universidad de Nueva York preparó una tesis como paso previo a su graduación, y en ella sostenía que la existencia de un lugar donde el fuego nunca se apaga es perfectamente posible desde el punto de vista científico. Algo de lo que él ha escrito apunta a lo siguiente: La palabra lago denota una masa liquida. Por tanto, si la Escritura es verdad, este fuego eterno debe estar en forma liquida. Un fenómeno así existe hoy en día en las estrellas enanas. Su discusión prosigue diciendo lo siguiente. Una estrella enana es aquella que por alguna razón desconocida deberla ser aproximadamente 5000 veces más grande de lo que realmente es. Estas estrellas tienen una temperatura de 30 millones de grados Fahrenheit o más, y a temperaturas tan altas, toda su materia se encuentra en forma de gas, pero en una estrella blanca la presión es tan grande que los gases se llegan a comprimir a la consistencia de un liquido aunque todavía responden a la característica de un gas. Después explica como una estrella enana permanece en ese estado perpetuamente. Dice: Antes que una estrella enana se enfrié y llegue a ser normal, tendría que expandirse a sus proporciones normales. Eso significa que tendría que crecer 5000 veces, pero aquí viene la dificultad, tal expansión elevaría la temperatura de la estrella enana, lo cual a su vez haría que la estrella se comprima más, y de esta manera, hasta donde los astrónomos y físicos saben, las estrellas enanas nunca se pueden enfriar, han llegado a ser literalmente un fuego liquido que nunca se apaga.

Hasta aquí la cita de este autor. Un fuego que nunca se apaga, ya existe en el universo. Que interesante, el Señor dijo que el infierno o el lago de fuego ya está preparado. No estamos diciendo que el infierno o el lago de fuego necesariamente estará en una estrella enana, pero si estamos diciendo que la existencia, de un fuego que nunca se apague es perfectamente posible, porque un fenómeno similar existe ya en el universo.

Resumiendo lo dicho. Los incrédulos muertos, pasan sin sus cuerpos al Seol o Hades, donde son atormentados en fuego. Al final del reino milenial de Cristo, resucitarán y con cuerpos indestructibles se presentarán al juicio del gran trono blanco, donde escucharán el veredicto del Juez, el Señor Jesucristo, diciendo: Apartaos de mi malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Con esas palabras, y con sus cuerpos indestructibles irán a parar al Infierno o el Lago de fuego y azufre donde serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

En el infierno o el lago de fuego no existe nadie en la actualidad. Los primeros en llegar allí serán el Anticristo y el falso profeta al inicio del reinado milenial de Cristo. Es tan horroroso el destino final de los incrédulos, que muchos se han atrevido a desconocer su realidad y han afirmado que el infierno o el lago de fuego no existe.

Pero a quien va creer Ud. amigo oyente, a la infalible palabra de Dios que afirma la existencia de un infierno literal o la frágil palabra del hombre que desconoce esta verdad. Si en verdad Ud. teme a Dios y a su palabra, Ud. debe reconocer la existencia de un infierno literal y debe recibir a Cristo como su Salvador para evitar ir a parar en el infierno algún día.

La Biblia dice en Juan 3:36: «El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no vera la vida, sino que la ira de Dios está sobre él» No sea objeto de la ira de Dios innecesariamente amigo oyente. Venga a Cristo hoy mismo y recíbalo como su personal Salvador.

El juicio del Gran Trono Blanco

Último de los eventos futuros registrados en la Biblia