in

Manera como estará gobernado ese formidable reino

Es un privilegio para nosotros contar con su sintonía amigo oyente. Saludos y bienvenido al estudio bíblico de hoy sobre los eventos futuros. Después de la Tribulación y la segunda venida de Cristo, se establecerá el reino milenial o el reino Mesiánico o simplemente el milenio. En este reino. Dios cumplirá a Israel todas las promesas hechas en los diferentes pactos, por eso es imperativo que este reino exista. Será un reino esplendoroso.

En nuestro estudio bíblico último vimos que habrá paz, plenitud de gozo, santidad, justicia, pleno conocimiento de Dios, sanidad, prosperidad económica, mayor luz, y aún la naturaleza misma será transformada. Los animales hostiles al hombre, como el lobo, el león, el áspid, dejarán su hostilidad a un lado y se convertirán en mansas mascotas.

En el estudio bíblico de hoy, David Logacho compartirá con nosotros la manera como estará gobernado ese formidable reino. Adelante David.

Las naciones en la actualidad tienen distintos tipos de gobierno.

Algunas tienen gobiernos democráticos con líderes elegidos democráticamente por el pueblo.

Otras tienen gobiernos dictatoriales, con líderes que de alguna manera han usurpado el poder.

Otras tienen gobiernos monárquicos con un rey o una reina en el trono.

Otras tienen un sistema de gobierno que es una mezcla entre la monarquía y la democracia. En fin, son diversas maneras de gobernar. Cada una de ellas tiene sus pros y sus contras.

En el pasado, sin embargo, hubo una nación que tuvo un gobierno teocrático. Estamos hablando de la nación de Israel. Teocracia es el gobierno del estado mediante la inmediata dirección de Dios; Jehová condescendió a reinar sobre Israel de la misma manera directa en que un rey terrenal reina sobre su pueblo.

Con la sabiduría digna de él mismo, asumió la supremacía no solo religiosa, sino también política sobre la descendencia de Abraham. Jehová se constituyó a sí mismo, en el sentido más estricto de la expresión, en Rey de Israel, y el gobierno de Israel llegó a ser, en consecuencia, estricta y literalmente, una teocracia.

Desafortunadamente para Israel, en algún momento de su historia, según lo que dice la Biblia, cada uno hacia lo que bien le parecía. Esta condición espiritual trajo como consecuencia el rechazamiento de la forma teocrática de gobierno y condujo a la petición de un rey humano como tenían todas las naciones.

Dios reveló a Samuel el profeta que tal acción constituía un tácito rechazamiento de la teocracia. 1ª Samuel 8:7 dice: “Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos”

A partir de este momento, Israel no ha tenido un gobierno teocrático hasta ahora, pero en el milenio, Israel volverá a tener un gobierno teocrático.

Veamos algunos detalles de este gobierno teocrático.

En primer lugar, El Mesías, el Señor Jesucristo, Dios en carne, una vez que haya venido por segunda vez, con su cuerpo glorificado será el Rey. Isaías 9:6-7 dice: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre admirable, Consejero, Dios fuerte. Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán limite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”.

El Señor Jesucristo es quien se sentará, en el trono de David sobre su reino para siempre. En el relato de su segunda venida, que lo tenemos en Apocalipsis 19:11-16 encontramos en el versículo 16 estas palabras: “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES”

Su autoridad real será universal. Esta posición la tendrá por designación divina. Así es amigo oyente. El Señor Jesucristo será el Rey en el milenio. Tiene todo el derecho legal para ocupar el trono de David y le sobran merecimientos. Pero además, en el milenio, David resucitado ocupará una posición de elevada autoridad en el reino, Isaías 30:8-9 dice “En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán más a poner en servidumbre, sino que servirán a. Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré”

Ciertamente que algunos han aplicado este pasaje a Cristo, cuando habla de David su rey. Pero una interpretación literal obliga a entender el pasaje en el sentido que en el milenio, David el rey será resucitado o levantado por Dios para cogobernar con Jesucristo, quizá como regente sobre Palestina y reinará sobre esa tierra como príncipe, ministrando bajo la autoridad de Jesucristo, el Rey. Sobre esto, Ezequiel 34:23-24 dice: “Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, el las apacentará, y él les será por pastor. Yo Jehová les seré por Dios, y mi siervo David, príncipe en medio de ellos. Yo Jehová he hablado”

Tenemos entonces a Jesucristo como Rey y David resucitado como un príncipe. Pero además, habrá gobernadores que funcionarán bajo el liderazgo de David. El nombre que lleva en su muslo el Señor Jesucristo en su segunda venida es REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Lo cual indica que bajo él habrán reyes y señores, no solamente David. Isaías 32:1 dice: “He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio”.

A lo mejor los príncipes serán los apóstoles a quienes les fue prometida autoridad sobre las doce tribus de Israel. Mateo 19:28 dice: “Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel”.

Además de todo esto, en el milenio estaremos reinando también los creyentes. Apocalipsis 5:10 dice: “y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra”

El mundo venidero no estará sujeto a ángeles sino a hombres resucitados y glorificados. Satanás y sus demonios serán removidos de la potestad del aire y en el milenio será la iglesia quien ocupe las potestades celestiales. Así que, la iglesia reinará sobre los reyes y jueces terrenales, amigo oyente. Satanás sabe eso y por eso mismo nos odia tanto.

Finalmente, en el reino milenial habrá jueces y gobernadores. Isaías 1:26 dice: “Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel”

En la época del gobierno teocrático de Israel, había también jueces y gobernadores, pero muchos de ellos no hicieron la voluntad de Dios y por ello el pueblo se alejó mucho de Dios, pero en el milenio Dios va a levantar jueces y gobernadores que juzgarán y actuarán con justicia. Como Ud. podrá notar, amigo oyente, el gobierno en el milenio ha sido descrito en detalle en la Biblia. Será un gobierno teocrático con Jesucristo como Rey, David resucitado y glorificado como un príncipe, varios personajes en posiciones de autoridad, la iglesia reinando en las esferas celestes y jueces y gobernantes para administrar justicia con rectitud. Nada ha sido dejado al azar, la infalibilidad de quien ha prometido esto garantiza que acontecerá tal como ha sido anunciado.

Pensando en ello, nuestros corazones deben latir más aprisa y nuestros pensamientos y acciones deben ser puros. 1ª Juan 3:3 dice: “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”

Condiciones que imperarán en el reinado milenial de Cristo

Los súbditos del reino milenial