in

La resurrección de los mártires de la tribulación y de los santos del Antiguo Testamento

Saludos cordiales amigo oyente, al inicio de un nuevo estudio bíblico sobre los eventos futuros. Hemos estado estudiando los eventos que se llevarán acabo con ocasión de la segunda venida de Cristo. Hemos visto que tan pronto Cristo venga por segunda vez, se sentará en su trono de gloria y derramará su juicio sobre los que se han rebelado contra él y todavía estén vivos.

Primero al Anticristo y al falso profeta, quienes serán apresados y lanzados vivos al lago de fuego.

Segundo a los ejércitos reunidos en Armagedón, quienes morirán por acción de la espada que sale de la boca del Señor.

Tercero a Babilonia religiosa y política, que simplemente serán destruidas.

Cuarto, a la nación de Israel, que será juzgada, los israelitas que pasen este juicio entrarán al reino milenial de Cristo y los israelitas que no pasen este juicio, porque nunca recibieron a Cristo como Salvador, serán cortados de la tierra y.

Quinto a las naciones gentiles, que serán juzgadas, resultado de lo cual, los gentiles que pasen este juicio entrarán al reino milenial de Cristo y los gentiles que no pasen este juicio serán también cortados de la tierra de los vivientes. Adicionalmente a todo esto, Satanás será encadenado y encerrado en un abismo por mil años. Todo esto hemos cubierto ya en detalle en nuestros estudios bíblicos pasados, por eso solamente estamos mencionándolo.

En el estudio bíblico de hoy David Logacho nos hablará acerca de otro evento que tendrá lugar con ocasión de la segunda venida de Cristo.

Otro de los eventos que ocurrirán con ocasión de la segunda venida de Cristo es la resurrección de los mártires de la tribulación y la resurrección de los santos del Antiguo Testamento.

Pero antes de hablar de estos eventos, recordemos que la Biblia nos habla básicamente de dos resurrecciones. Juan 5:28-29 dice: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”

Note que la resurrección es para todos los muertos, sin distinción de si hicieron lo malo o si hicieron lo bueno, pero los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida y los que hicieron lo malo saldrán a resurrección de condenación. Aquí tenemos entonces especificadas las dos resurrecciones. Una que se llama resurrección de vida y otra que se llama resurrección de condenación.

La Biblia nos habla además que estas dos resurrecciones no ocurren simultáneamente sino que están separadas por no menos mil años entre la una y la otra. Apocalipsis 20:5-6 dice: “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

La primera resurrección es la resurrección de vida y el texto dice que ocurrirá mil años antes de que los otros muertos vuelvan a vivir. Los otros muertos se refiere a los incrédulos a lo largo de la existencia de la humanidad, quienes resucitarán mil años después que resuciten los muertos creyentes.

Muy bien, pero eso no es todo sobre la resurrección. La Biblia nos habla también de que la resurrección de vida no es un solo episodio, sino algunos. El primero es la resurrección de los santos de la era de la iglesia, el cual ocurrirá en el Arrebatamiento. 1ª Tesalonicenses 4:16-17 dice: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”

Observe que esta resurrección es única y exclusivamente para los muertos en Cristo. La frase muertos en Cristo se refiere a las personas que han recibido a Cristo como su salvador y que han muerto, en el período comprendido entre el inicio de la iglesia en Pentecostés hasta el momento del Arrebatamiento. Pero recuerde que estas personas no son las únicas creyentes, porque antes de que se inicie la iglesia también habían creyentes y después de que la iglesia sea arrebatada también habrá creyentes, aquellos que reciban a Cristo durante la tribulación. Estos creyentes también deben resucitar.

¿Cuándo lo harán? Pues a raíz de la segunda venida de Cristo. Esto es lo que podemos ver en la Biblia. Pongamos la mira en los creyentes muertos durante la tribulación. De ellos nos habla Apocalipsis 20:4 en su segunda parte, donde dice: “y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”

Aquí tenemos a los santos de la tribulación, quienes por haber recibido a Cristo como su Salvador fueron perseguidos por el Anticristo y finalmente martirizados. Sin embargo, dice el texto que vivieron. Esto significa que resucitaron. Su resurrección se operó con ocasión de la segunda venida de Cristo. Una vez resucitados pasarán a reinar con Cristo en su reino milenial, al igual que los santos de la iglesia. ¿Y qué de los santos del Antiguo Testamento? Bueno, ellos también deben resucitar en cumplimiento a las infalibles promesas de Dios.

Hablando de los santos del Antiguo Testamento, Isaías 26:19-21 dice: “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. Despertad y cantad, moradores del polvo porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos. Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos”

Isaías está profetizando al pueblo de Israel. Los sujetos de la profecía son por tanto israelitas. La promesa para los israelitas creyentes es que sus muertos vivirán, que sus cadáveres resucitarán. ¿Pero cuándo se cumplirá esta promesa? Bueno, el texto dice, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación.

Todo esto apunta a que la resurrección de los santos del Antiguo Testamento ocurrirá después de la tribulación. En la tribulación se verá la indignación de Jehová contra un mundo sumido en su rebelión hacia Dios. Por eso es que el texto dice: Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él.

Mientras dura la tribulación, los cuerpos de los santos del Antiguo Testamento permanecerán en sus tumbas, con sus puertas cerradas, escondidos un poquito, por un momento en tanto que pasa la indignación de Jehová contra la tierra.

Pero de pronto aparecerá la señal del Hijo del Hombre en las nubes. El Señor vendrá por segunda vez. La tribulación terminará. El Señor derramará su juicio sobre sus enemigos. La indignación de Jehová habrá pasado. Ahora será el momento para que los santos del Antiguo Testamento salgan de sus tumbas con cuerpos resucitados. Ya no hace falta esconderse. Llegó el glorioso momento cuando con cuerpos glorificados entren al reino milenial de Cristo.

Así qué, amigo oyente, cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez a la tierra, además de derramar su juicio sobre sus adversarios, se producirá la resurrección de los santos de la tribulación y la resurrección de los santos del Antiguo Testamento, Entonces se cumplirá la palabra de Dios cuando dice: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ¿Tiene Ud. la bendita esperanza de la resurrección para vida amigo oyente?

Si Ud. ha recibido a Cristo como su Salvador, Ud. tiene ya esta promesa. Pero si Ud. todavía se resiste a recibir a Cristo como Salvador, Ud. no tiene la esperanza de la resurrección para vida. Ud. ciertamente resucitará, pero no para vida sino para condenación eterna en el infierno. No deje pasar su oportunidad. Hoy mismo venga a Cristo y reciba no solo la salvación sino también la seguridad de la resurrección para vida.

Juicio que Jesucristo llevará a cabo en la tierra

El reino milenial de Cristo