in

Inminencia del arrebatamiento

Saludos cordiales amigo oyente. Es un gozo poder compartir con Ud. estos pocos minutos. Bienvenido a un nuevo estudio bíblico sobre los eventos futuros.

Continuamos con el tema del arrebatamiento. Ya hemos considerado el significado de esta palabra, su antecedente y su fundamento bíblico. En el estudio bíblico de hoy, el hermano David Logacho nos hablara acerca de la inminencia del arrebatamiento.

Al hablar de la inminencia del arrebatamiento, nos estamos refiriendo a que el arrebatamiento puede ocurrir de un momento a otro.

Esto significa que el arrebatamiento podría perfectamente acontecer hoy mismo, aún este preciso instante. Existen muchos indicios que nos llevan a esta conclusión. Permítanos citar los siguientes.

Primero, la formación del Estado de Israel en 1948. Es vital que Israel exista como nación para que el arrebatamiento de la iglesia tenga lugar, porque el arrebatamiento justamente marcara el reinicio de los tratos de Dios con la nación de Israel, que por su incredulidad en Jesús como su Mesías fue dejada de lado momentáneamente, lo cual abrió paso a la existencia de la iglesia.

Por siglos, Israel dejó de existir como nación, pero en el año 1948 las Naciones Unidas reconoció la existencia del Estado de Israel, con un gobierno y un territorio soberano. Hablando de las señales que precederán al fin del siglo, el Señor Jesucristo dijo lo siguiente según Lucas 21:29-31: “También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano esta ya cerca. Así tambien vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que esta cerca el reino de Dios”

La higuera es un símbolo de la nación de Israel. Por siglos la higuera estuvo sin hojas simbolizando el tiempo que Israel no existió como una nación, pero en 1948 aparecieron los primeros brotes en la higuera, simbolizando el reconocimiento de Israel como nación.

Este hecho debe ser entendido como un indicio de que el verano esta ya cerca. El verano es el símbolo de la manifestación de la ira de Dios para castigar y purgar a la nación de Israel por su obstinado rechazo a aceptar a Jesús de Nazaret como su Mesías.

Segundo, el surgimiento de muchas naciones en el mundo. En la porción que leímos anteriormente, Jesús dijo que no solo la higuera brota anunciando la cercanía del verano, sino también los árboles. Los árboles son un símbolo de las naciones. Esto significa que en el mundo deben surgir una cantidad de naciones antes del arrebatamiento que marca el inicio del fin del siglo.

Cuando se constituyo las Naciones Unidas, en 1945, contaba con un puñado de naciones miembros en relación con el número de naciones que hoy lo constituyen.

Tercero, el retorno de Israel a su territorio, pero en un estado de incredulidad. Ezequiel 36:24-25 dice: “Y yo os tomare de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiare”

Ezequiel profetizó que la nación de Israel, regresara a su tierra en un lamentable estado espiritual. Esto se está cumpliendo, porque en su mayoría, Israel hoy en día es una nación mayormente agnóstica en la cual solamente un pequeño segmento de la población son judíos ortodoxos. El resto, ha perdido su fe en su Dios y lo que es peor siguen desechando a Jesús de Nazaret como su Mesías.

Está próximo entonces el tiempo cuando la nación toda será limpiada por el Señor. Este momento se iniciara con el arrebatamiento de la iglesia.

Cuarto, el surgimiento y fortalecimiento del movimiento ecuménico. El movimiento ecuménico lo entendernos en el sentido de agrupar a todas las religiones existentes en el mundo en un solo bloque y con una sola cabeza visible, sin importar las diferencias doctrinales éticas y morales.

Hoy en día vemos fuertes tendencias en esta dirección en el mundo. Grupos religiosos otro hora diametralmente opuestos por sus hasta ese entonces irreconciliables deferencias doctrínales, de pronto, han tendido puentes que los unen y bajo el lema: Olvidemos divergencias y fortalezcamos convergencias se han cobijado bajo una misma bandera de lucha.

Esto, amigo oyente, es el inicio de lo que va a ser la norma en el mundo una vez que la iglesia de Cristo sea arrebatada. Cuando la iglesia sea arrebatada en el mundo florecerá un sistema religioso ecuménico apostata conocido en el libro de Apocalipsis como Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra.

Quinto, el aumento a nivel mundial del ocultismo. 1ª Timoteo 4:1-3 dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostataran de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios: por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandaran abstenerse de alimentos que Dios creo para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad”

Hoy mas que nunca vemos un interés inusitado por el ocultismo, el satanismo, el espiritismo, la brujería, la magia, la adivinación en sus múltiples formas el tan inocente y popular horóscopo que no es otra cosa que vulgar astrología, todo lo cual es condenado por la palabra de Dios porque en esencia es la acción de espíritus engañadores y doctrinas de demonios. Este incremento por el ocultismo no es por casualidad, es mas bien el claro indicio de que esta a la puerta el arrebatamiento de la iglesia de Cristo.

Sexto, el relajamiento de la moral a nivel mundial. 2ª Timoteo 3:1-5 dice: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos, porque habrá hombres amadores de si mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella a éstos evita”

Estamos convencidos que estamos ya viviendo estos tiempos peligrosos que presagian el pronto e inminente arrebatamiento de la iglesia de Cristo. La impiedad está aumentando en progresión geométrica. Solo basta mirar las noticias en cualquier diario de cualquier ciudad de cualquier país para reconocer que la maldad esta en su apogeo. No hay respeto para la propiedad privada, no hay respeto alguno por la vida de las perdonas. No hay respeto por la santidad del matrimonio, no hay respeto por la permanencia del matrimonio. El aborto ya no se lo ve como terminar la existencia de un ser humano sino como un método valido de control de natalidad. No hay limite para el desenfreno moral. Vivimos en un mundo que ha endiosado el placer a cualquier costo. El lema para muchos es: Si te produce placer, hazlo. Aún las dantescas enfermedades que son el resultado del mal uso del sexo no han podido hacer retroceder el ímpetu avasallador de la descomposición moral. Es triste ser testigos de lo que la Biblia llama tiempos peligrosos, pero su presencia debe encender luces rojas en nuestras mentes comunicando: Ey, el arrebatamiento esta cerca.

Existen otros indicios, que serán tema eje un próximo estudio bíblico, pero los que hemos mencionado nos deben hacer reflexionar en el sentido de vivir alerta ante la inminente aparición del Señor en las nubes para arrebatar a su iglesia. Mucho de lo que hemos dicho han sido cosas negativas, permítanos por tanto terminar con una nota positiva. El mundo va cuesta abajo, pero los creyentes no vamos con el mundo porque los creyentes no somos del mundo sino del Señor.

En el momento menos pensado, a lo mejor mas pronto de lo que pensamos, seremos transformados y con cuerpos incontaminados, inmortales incorruptibles moraremos con el Señor por la eternidad. Esta esperanza acelera los latidos de mi corazón, y si Ud. es del Señor Ud. también puede compartir conmigo este sentir, pero si Ud. no es del Señor, porque todavía no ha recibido a Cristo como su Salvador. Ud. está en grave riesgo de sufrir eterna condenación. Si ese es su caso, no arriesgue por mas tiempo su destino eterno. Hoy mismo reciba a Cristo como su personal Salvador.

Detalles sobre el fastuoso acontecimiento

Segunda parte del arrebatamiento de la iglesia de Cristo